Andalucia Rustica

Buscar más

Monumentos en Almería

Almería – Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación

Monumentos en Almería

Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación

La Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación se encuentra situada en la Plaza de la Catedral con Plaza Bendicho, en la ciudad andaluza de Almería, a pocos minutos de la impresionante Alcazaba de Almería.

La Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación de Almería presenta planta dividida en tres naves y cubiertas con bóvedas góticas estrelladas, que apoyan en pilares con capiteles de tradición corintia. Sus muros son de sillares ciclópeos. Posee dos crujías en el lado sur; una donde se aloja la sacristía, rematando en un cubo, adaptado para Sala capitular; la otra crujía se abre al claustro. Interesante es el espacio creado en el crucero, elevado un tanto con respecto a los demás espacios, en donde aparecen decoraciones platerescas en torno a las ventanas que dan luz a la nave central. Todo el espacio se cubre con una bella bóveda estrellada. La capilla mayor queda estructurada a base de una planta octogonal, cubierta con una bóveda estrellada anclada a distintas zonas.

Tras el presbiterio se encuentra la girola a través de la cual se accede a tres capillas que corresponden al exterior con tres baluartes o torres. La capilla central, llamada del Santo Cristo, se concluyó en 1554; tiene planta cuadrada que queda transformada a nivel del arranque de la bóveda, en octogonal. A la capilla se accede a través de un arco de medio punto con decoración a base de cardinas, capiteles y fustes que apean en basas góticas. La capilla de la Piedad, construida en estilo renacentista, se encuentra dividida en dos partes, una de ellas cubierta por un rico artesonado y la otra mediante un casquete esférico. La capilla de San Indalecio fue terminada en 1562.

La sacristía, que comenzó a construirse en 1566, está cubierta por una bóveda de cañón con casetones dividida en tres tramos. El templo queda completado con la erección del tabernáculo, pulpitos y trascoro, con hermosos mármoles. El tabernáculo fue programado por el obispo Claudio Sanz. Se estructura a base de un altar en cuyo frontis se encuentran bellos medallones, apareciendo en el central el tema de la Encarnación. Sobre el altar, sirviendo de basamento, se levanta el tabernáculo de tres cuerpos. El primero alberga el Sagrario, el segundo lo compone un templete sostenido por ocho columnas pareadas y el tercero está constituido por la cúpula con un basamento en su centro en el que apoya la escultura del Salvador. El trascoro, al igual que los púlpitos y el órgano del lado del Evangelio, fueron acometidos por el obispo Claudio Sanz, en el año 1777.

Los planos los llevó a cabo Ventura Rodríguez con la aprobación de la Real Academia de San Fernando. El claustro, realizado con plano del arquitecto Juan de Munar, se concluyó en 1795. Destaca la puerta de acceso al citado claustro desde el crucero del templo. La realizó Juan de Lezcano, en 1529, y posee una decoración propia del Gótico Flamígero

Al exterior destacan sus dos portadas, la principal y la Puerta de los Perdones. La fachada Norte es la principal y destaca por su ornamentación en la sobriedad del conjunto. Fue realizada según planos de Juan de Orea en 1567. Es un claro ejemplo de Renacimiento purista y posee un significado de exaltación triunfal. Esta dividida en tres cuerpos y posee un buen repertorio decorativo propio de la época. La puerta de los Perdones es similar a la puerta principal, aunque de menor tamaño y con menor riqueza decorativa. Está situada a los pies del templo en el lado de poniente. Fue trazada y construida por Juan de Orea, en 1569.

Trascoro: zona localizada detrás del coro.
Presbiterio: Espacio que en un templo o catedral precede al altar mayor.
Tabernáculo: Sagrario donde se guarda el copón con las hostias consagradas.

Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación de Almería

Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación de Almería

Información al Peregrino

Almería, el Portus Magnus romano, pasa con los siglos a constituir la Mariyat Bayyana (la atalaya de Bayana), en el lugar donde se encontraba el fondeadero y torre vigía de la ciudad musulmana de este nombre, situada unos kilómetros aguas arriba del río Andarax, en el entorno de las actuales poblaciones de El Chuche y Pechina. Con el tiempo, Bayyana entra en decadencia mientras que crece la importancia de Al-Mariyat, hasta que en el 955 Abderrahman III ordena amurallarla y construir su alcazaba y mezquita mayor. Pasa, entonces, el antiguo pequeño asentamiento a configurarse como medina, naciendo la definitiva ciudad de Almería, la cual es incorporada a la Corona de Castilla en 1489.

Por sus recientemente peatonalizadas calles del centro histórico podremos realizar agradables paseos que nos permitirán entrar en contacto con los herederos barrios de aquel pasado y de sus principales vestigios patrimoniales, donde destacan la Alcazaba, la Iglesia de San Juan, la Catedral-fortaleza, la Plaza Vieja o el Cable Inglés (cargadero de mineral), junto con muchos otros elementos de interés.

Iniciado el Camino, nuestro itinerario sigue el encadenamiento de los valles del los ríos Andarax y Nacimiento para dirigirse a Guadix y Granada a lo largo de antiguos caminos romanos y musulmanes. Este camino de Catedral a Catedral, que aún con arquitecturas tan diferentes (pues distintas eran las situaciones y necesidades en las  que se desenvolvían Almería y Santiago en el momento de la construcción de cada una de ellas) fueron impulsadas bajo un mismo sentir político, social y religioso. En este sentido, el recorrer la diagonal máxima de la Península Ibérica otorga un mator interés, si cabe, a este Camino Mozárabe de Santiago. Nos envolverán los paisajes subdesérticos, que contrastan con el verdro de vegas y riberas, y la soledad de los antiguos caminos, indisolublemente unidos a los cauces de las ramblas para formar las verdaderas venas de nuestra geografía.

Seguramente este itinerario cultural, más allá de las creencias religiosas de cada uno, nos ayudará a encontrarnos con lo  más profundo de nuestro ser, en soledad o en compañía de nuestras personas más cercanas, para igualmente entrar en contacto con una infinidad de gentes de los pueblos y del Camino que, seguro, nos ayudarán a superar nuestro reto.

Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación | Iglesia Catedral de la Encarnación
Catedral de la Encarnación de Almería | Catedral de Almería


0 comentarios

Deja un comentario