Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Jaen

Andújar

Pueblos de Jaen

Andújar, Parque Natural de las Sierras de Andújar

La localidad de Andújar se encuentra situada a los pies de Sierra Morena, al oeste de la provincia. Su término municipal está incluido en el Parque Natural de las Sierras de Andújar, formaciones de media montaña que contienen un verdadero ecosistema mediterráneo integrado por masas de encinas, alcornoques, quejigos, pino piñonero, robles y matorrales. En él habitan numerosas especies faunísticas que le añaden un gran valor cinegético.

Bañada por el Río Guadalquivir, sobre el que posee un imponente puente de posible origen romano, la antigua Liturgi ibera es una ciudad atractiva, que mezcla su componente serrano con su tradición olivarera y su relación con el Guadalquivir. Casas señoriales, edificios modernos y viviendas de arquitectura tradicional conforman su paisaje urbano, en el que se encuentran edificios monumentales como la Iglesia de Santa María, la Iglesia de S. Miguel, la Iglesia de S.Bartolomé, el Palacio de Cárdenas, el torreón de la Fuente Sorda, la Torre de Tavira, el Ayuntamiento y otros muchos.

En el término municipal de Andújar se encuentra el Santuario de la Virgen de la Cabeza, donde se celebra una de las romerías más importantes de la Comunidad y la más antigua de España. Galardonada con la Medalla de Oro de la Junta de Andalucía.

Andújar, con 212 m de altitud y sobre el valle del río Guadalquivir, ubicándose en una de sus terrazas, es un pueblo, una ciudad, cargada de historias. No muy lejos del actual casco urbano y en dirección Este se han encontrado restos líticos que pertenecen a la Cultura Achelense. Dando un salto en el tiempo fueron los oretanos, pueblo ibérico, el que pobló estos contornos y entró en contacto con los turdetanos, fenicios, griegos y cartagineses; pueblo ibérico que destacó por sus ciudades fortalezas como Obulco (Porcuna), Cástulo (Linares), Iliturgi (Mengíbar), Isturgi (Andújar), etc.

Con la llegada de los romanos toda esta zona fue romanizada muy pronto, primero bajo la organización de la Hispania Ulterior y más tarde bajo la Bética y dentro del Conventus Cordobensis. El puente Viejo tiene con toda seguridad origen romano, aunque muy alterado por numerosas remodelaciones. Las “villae” poblaban toda la ribera del Guadalquivir cuando cayó el Imperio Romano y le sucede la organización Visigoda, “la territorio” bajo un “iudice”.

Tras la batalla del Guadalete en el 711 todo el sur peninsular pasaría a convertirse en el Al-Andalus. Según cuenta Inb Idarí, durante el emirato de Muhammad V en el 853, hubo un encuentro bélico en Anduyar (Andújar), siendo la primera vez que el nombre de Andújar aparece en una fuente histórica; Abd Allah en el 888 manda fortificar Andújar y algo más tarde los almohades, a mediados del siglo XII, fortifican la ciudad definitivamente, cuyos restos han llegado hasta hoy muy mermados.

Andújar era ya un centro de producción de cerámica y alfarería continuando con la tradición de la “sigillata” hispano-romana. En 1225 Fernando III consigue de forma pacífica la ciudad a los almohades, comenzando pronto la transformación de ciudad islámica a ciudad cristiana; son tiempos bajomedievales y aparecerán las primeras iglesias de estructuras góticas. Andújar y su tierra es declarada por el monarca tierra de realengo, dándole el Fuero de Cuenca. Un final de la Edad Media rico en acontecimientos: en 1368 una raza nazarita pretende tomar la ciudad, hecho que imposibilitará su alcaide Juan González; en 1446 el rey Juan II le otorga a la villa el titulo de “ciudad” por su fidelidad a la corona; en 1466 Enrique IV la convierte “En muy noble y Leal”. En 1472 Pedro de Escavias es su alcalde mayor perpetuo, hombre de letras, de canción y de armas. En estos años también queda formado su escudo con todos sus elementos con el pendón rojo municipal. Con Isabel la Católica llegarán los corregidores, siendo en 1478 Francisco de Bobadilla, el mismo que manda derribar las fortificaciones y cumplir el mandato real. En 1478 milicias de Andújar intervienen en la conquista de Málaga, como antes habían intervenido en la conquista de Moclín.

En el siglo XVI, con el comercio abierto hacia el Atlántico, la ciudad vivirá momentos de esplendor, y fruto de ello será el ennoblecimiento debido a una pujante aristocracia y a una gran proliferación de órdenes religiosas que se ubicarán en la nueva ciudad-convento nacida ya extramuros por los arrabales de San Bartolomé y de San Miguel.

Monumentos

Puente de posible origen romano.

Iglesia de Santa María, siglo XIII. Estilo gótico. En su interior se encuentra La Oración en el huerto de El Greco y un cuadro de la Purísima, de Giuseppe Cesari, conocido como el caballero D’Arpino.

Iglesia de Santiago. Estilo gótico. Capilla barroca y tallas y rejas renacentistas.Se encuentra cerrada y solo se utiliza para actos culturales.

Iglesia de San Bartolomé. Estilo gótico. Fue reformada en el siglo XVII. En su interior destaca un retablo del Renacimiento y una reja labrada.

Iglesia de San Miguel, siglo XVI. Estilo gótico. En su interior conserva un hermoso artesonado y un retablo plateresco.

Santuario de la Virgen de la Cabeza. En el corazón del Parque Natural de Sierra Andújar.

Urbanismo

Plaza de España.

Palacio de Cárdenas, siglo XVI. Estilo renacentista.

Puente de posible origen romano.

Torreón de la Fuente Sorda, siglo XII. Restos de la fortificación musulmana.

Torre de Tavira. Restos de una fortificación musulmana.

Ayuntamiento. La portada es de estilo neoclásico. Antigua Casa de Comedias.

Casa de los sirvientes de Mieres, siglo XVIII.

Casa de los Cárdenas de Valdivia.

Casa de los Gome Valdivia.

Casa de Albarracín. Primer Cabildo de Andújar.

Presa de EncinarejoPresa de Jándula

Gastronomía de Andújar

La singular gastronomía de Andújar tiene su más destacada expresión en la carne de caza: ciervo, jabalí, conejo, perdiz…, aderezados a su vez con especias procedentes igualmente de su sierra. Con el fruto de su naturaleza sedimentado por el paso de los años, la gastronomía de Andújar condensa los aromas de sus carnes de caza, aquí de monte, y salpica sus platos con el sabor inconfundible de su extraordinario aceite de oliva de justo y reconocido renombre.

Para las carnes procedentes de la caza mayor, el clásico condimento es el adobo, al que cada cocinero/a procura imprimir su sello personal. La perdiz en escabeche o con habichuelas puede seguir a un revuelto de espárragos trigueros o a una larga serie de platos confeccionados a partir de los productos de la huerta. Naturalmente, también se prodigan los postres entre los que cabe destacar las gachas, plato típico de la sobremesa campestre en el día de todos los Santos.

En este aspecto gastronómico no podemos olvidar algunos ejemplos autóctonos como el flamenquín, los cantos, a base de pan, tomate y bacalao, regado todo ello con el aceite de oliva y acompañado de aceitunas, tan fácil y rápido como sabroso; el ajo blanco; el alda de choto…

En primavera se podrán degustar los suculentos caracoles a la taza, ampliamente demandados y ofrecidos en bares y tabernas de mayo a junio.

Cómo llegar a Andújar

– Autovía de Andalucía (E-5), km 323.
Desde Madrid: 2h 30min
Desde Sevilla: 2h
Desde Córdoba: 35min

– Carretera Nacional N-323:
Desde Granada: 1h 30min
Desde Costa del Sol: 3h

– Carretera Nacional N-322:
Desde Albacete: 3 horas.

Distancias

A Jaén 44 km
A Mengíbar 32 km
A Bailén 27 km
A Arjona 15 km
A Marmolejo 11 km
A Villa del Río 25 km
A Pilar de Moya 33 km
A Martos 49 km
A Linares 43 km
A Baeza 63 km


0 comentarios

Deja un comentario