Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Cabra

Pueblos de Córdoba

Cabra – Sierras Subbéticas

Cabra es un municipio andaluz situado al sur de la provincia, en las estribaciones de las Sierras Subbéticas, en un paisaje que presenta amplias zonas de olivar, huertas, en los alrededores de la ciudad y una gran zona de sierra, incluida en el Parque Natural de la Sierra Subbética, que presenta un relieve de fuertes elevaciones calizas y valles poblados de encinares y quejigales, y álamos blancos en las riberas de los cursos de agua. Aquí se puede disfrutar de lugares muy interesantes como El Picaho, la Viñuela, la Nava, etc.

La ciudad, rodeada de huertas, parece un oasis en la campiña, formando un conjunto señorial, limpio y cuidado; repleto de edificios, calles, y lugares de interés como la Fuente del Río, el Castillo y la Iglesia barroca de la Asunción, que conserva la planta de una mezquita, la Puerta del Sol, y numerosas casas señoriales.

Se atribuye su fundación a los Iúrdalos aunque su nombre más antiguo es griego, Aigagros, que significa cabra montés.

Plinio nombra a Egabrum entre las más célebres ciudades del Imperio. Los restos romanos son abundantes en todo el término municipal y su explotación de canteras de mármol rojo.

Este lugar tan destacado llegará a ser uno de los primeros focos del cristianismo en la Bética Romana, siendo evangelizada por Hissio, primer Obispo de la ciudad; en el siglo III llegará a ser Sede Episcopal.

Las luchas de musulmanes y cristianos en la Baja Edad Media la convierten en lugar estratégico, por lo que el Rey de Granada Mohamed I mandará reforzar su castillo y murallas.

Cabra será conquistada en 1244 y estando ya en poder cristiano, el rey Alfonso IX de León la donará a su hijo Alfonso, Señor de Aliger. Alfonso X hará donación de Cabra a la ciudad de Córdoba en 1258. Su hijo Sancho el Bravo, sin respetar la decisión paterna, la donará al Infante D. Pedro y éste a su hijo Sancho el cual la permuta, en 1295, a la Orden de Calatrava.
Tras diversas conquistas, tanto por parte de los musulmanes como de los cristianos, pasa a poder de D. Enrique, Conde de Cabra.

En 1455, Cabra es donada a Diego Fernández de Córdoba, Mariscal de Castilla y Señor de Baena, con el título de Conde de Cabra, gobernándose por el Fuero de Córdoba desde época de Alfonso X.

Monumentos

Iglesia de San Juan Bautista (barroco, siglos XVI-XVIII).

La Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción y Ángeles (siglo XVII, barroco, elementos musulmanes/góticos y torre del XVIII)

Parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios (barroco, siglo XVIII).

Iglesia – Convento San Juan de Dios (siglos XVI al XVIII, barroco).

Iglesia de Sto. Domingo de Guzmán

Ermita de Ntra. Sra. de la Sierra (siglos XIV al XVI, popular-barroco).

Colegio-Iglesia de las Escolapias (torre de estilo musulmán, edificio siglo XVII).

Iglesia Conventual de las Agustinas

Castillo de Cabra.

Real Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción, hoy Instituto
Aguilar y Eslava (principios del siglo XVII).

Convento hospital de San Rodrigo (s. XVI).

Casería, Haciendas y Molinos en Cabra

Casería de la Esperanza o Hacienda el Aguilita
Casería del Pintor
Hacienda Don Gabriel o Casería Lastres
Hacienda el Corneta o Fábrica de Aceite Belda
Molino la Corredera

Yacimientos Arqueológicos

Asentamiento de Villa Vieja.

Yacimiento de la Cuesta de los Pinos.

Caserón del Portillo, San Nicolás, Silla de la Reina, El Fresno y Jarcas (Recinto fortificado).

Escultura del dios Mitra (Museo Arqueológico Provincial).

Representación escultórica del Río Nilo (Museo Arqueológico Provincial).

Sima de Cabra
Urbanismo

Calle Cuesta de San Juan.
Plaza de Santa María (cruz de piedra).
Plaza de Toros (1856).
Plaza de San Agustín con fuente del XVIII.
Parque Alcántara Romero de 1848.
Fuente del Río.

Museos
Museo Municipal (arqueología, arte, historia local).

Gran patrimonio escultórico, retablo, escultura, pintura y orfebrería.

Gastronomía

Los platos típicos egabrenses están en función de la tierra y el agua de cuyo sagrado conjunto suele surgir su privilegio gastronómico. La huerta y la sierra se unen para darnos su riqueza culinaria. De la primera su fresca verdura, con suculentos potajes, y de la segunda sus sabrosas carnes, con magníficos adobos.

La riqueza gastronómica de esta tierra está determinada por diferentes factores que, generación tras generación, han ido configurando los hábitos alimentarios. La abundancia de agua hizo posible la fértil vega de las huertas de Cabra, rica en frutas y hortalizas.

El cultivo de la vid y olivo, que produce caldos con denominación de origen y aceite de oliva, básico en la dieta mediterránea. Alimentos de origen condimentados con indiscutible habilidad culinaria, dan como resultado platos como el potaje, el empedrao, el gazpacho, o las espinacas con garbanzos, sin olvidarnos de los postres y dulces propios de cada ‚poca del año como son las gachas del día de los Santos, los roscos y tortillas de Navidad o los pestiños y gajorros de Semana Santa.

Mención aparte merecen las tortas de aceite o las bizcotelas de las monjas Agustinas.

Cabra cuenta con una variada oferta de establecimientos dedicados a la restauración, donde podrá degustar, desde los platos más típicos y característicos egabrenses hasta la cocina.

Cómo llegar

Salir de Córdoba. Tomar E-5 / A-4 en dirección: N-432m, Granada, Sevilla. Continuar en: A-45 y pasar cerca de La Rambla. Tomar la salida en dirección: Salida 56, A-340, Lucena (norte), Puente Genil. En la rotonda, tomar la salida 1 Continuar en: A-318. Travesía de Lucena. Tomar A-339. Girar a la izquierda: CP-089 y entrar en Cabra

Distancias

A Córdoba 82 km
A Lucena 12 km
A Priego de Córdoba 26 km
A Zuheros 24 km
A Doña Mencía 19 km


0 comentarios

Deja un comentario