Andalucia Rustica

Buscar más

Monumentos en Huelva

Paymogo Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena

Monumentos en Huelva

Paymogo Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena se encuentra dentro del recinto del Castillo de Paymogo, en la localidad onubense de Paymogo, Huelva.

Se llega facilmente a la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena por las calles Cuartel, C/ Plaza, C/ Real, C/ del Santo, etc.

Los problemas que durante los siglos XVI y XVII provocaron la anexión de Portugal dieron origen a esta fortaleza artillera, en la que posteriormente se incluyó la iglesia. Quedó pues en el interior, en su día, bello recinto que contó con defensas en punta de diamante como desprende de la lectura de sus vestigios. La iglesia fue, reformada en el año 1830 pues se llovía y además el remate de la torre había sido destruido por un vendaval, de una sola nave, cubierta con bóveda de cañón y cinco arcos fajones que determinan otras tantas crujías y que se reflejan al exterior mediante contrafuertes.

Estos arcos en la actualidad llevan unos tirantes de piedra que afean la visión del interior.
En las diversas crujías se encuentran ventanas que unas veces aparecen cubiertas y otras ciegas. Interiormente el ábside semicircular se cubre con una bóveda de horno (cuarto de esfera). A los pies de la iglesia y al lado de la Epístola se encuentra la torre con sus tres cuerpos característicos: caña, campanario con hueco de medio punto flanqueado por un par de pilastras a cada lado y chapitel de base piramidal y pequeña sección respecto a la del campanario.

En este lateral se encuentra el acceso habitual del templo. Interiormente al otro lado se encuentra el baptisterio que cuenta con una pequeña puerta lateral. Posee coro alto, cuyo arco sustentante inferior lleva una columna en el centro.

El conjunto formado por la Iglesia-Castillo fue declarado, a partir de D. 22 de Abril de 1944, Monumento Nacional. En la actualidad es considerado como Bien de Interés Cultural.


0 comentarios

Deja un comentario