Andalucia Rustica

Buscar más

Castillos en Málaga

Alcazaba de Málaga

Castillos en Málaga

Alcazaba de Málaga

La Alcazaba de Málaga se encuentra en las faldas del Monte Gibralfaro en cuya parte más alta se encuentra el Castillo de Gibralfaro, junto al teatro romano de Málaga, el parque de la ciudad y el puerto, a escasos minutos de la Casona del Parque y de la Cortina del Muelle.

La Alcazaba de Málaga es una espectacular edificación, en su mayor parte construida en el siglo XI, fue el palacio-fortaleza de los gobernantes musulmanes de la ciudad. Se eleva sobre un cerro adaptándose a su topografía.

Uno de los primeros investigadores, el profesor L. Torres Balbás, distingue en la Alcazaba de Málaga unas Fortificaciones de Ingreso, que se unirían a la muralla de la ciudad y de las que destacan la Puerta de la Bóveda, construida en recodo para aumentar su valor defensivo, y la Puerta de las Columnas, que reaprovecha fustes y capiteles romanos como material de construcción y que presenta un bellísimo arco.

El Primer Recinto Amurallado o Recinto Inferior al que se accede a través de otra puerta en recodo, llamada Torre del Cristo por haberse utilizado como capilla durante muchos años, es un gran espacio que se adapta a la topografía del cerro y que rodea por completo el recinto superior del que destacan el Patio de Armas, hoy día ajardinado, con un baluarte para la defensa costera en su cara sur, y la torre, que en el extremo oriental, da salida a la Coracha que une con Gibralfaro.

El Segundo Recinto Amurallado o Recinto Superior, también muy adaptado a la forma del cerro, está fuertemente defendido en sus dos extremos, por el oeste por la Puerta de los Cuartos de Granada, que es su único acceso y que está muy restaurada y por el este por la Torre del Homenaje que ha sido consolidada en el estado de semi-ruina en el que la vemos.

En el interior de este último se encuentra El Palacio, una parte fechada en el siglo XI y otra de los siglos XIII-XIV, así como un intesantísimo barrio de viviendas del siglo XI. Toda la zona está muy restaurada y contiene en sus Salas una exposición didáctica sobre las técnicas y los usos de la cerámica en la Málaga musulmana.

El Palacio ocupaba tres patios consecutivos: el primero, llamado de Los Surtidores, conserva en su lado sur una arquería Califal que da paso a una sala desde la que se acede a la Torre de la Armadura Mudéjar, cubierta con armadura de lazo del S. XVI y la Torre de Maldonado, con bellas columnas de mármol originales y que es un espléndido mirador sobre la ciudad.

A través de un pabellón reconstruido se accede al interior del Palacio Nazarí con el Patio de los Naranjos y al de La Alberca, y desde él, a la zona ocupada por el Barrio de Viviendas.

El material empleado en la construcción de la Alcazaba de Málaga fue en gran parte una piedra caliza fosilífera que se descompone facilmente, por lo que a lo largo de su historia sufrió importantes reconstrucciones, la mayor de ellas y de la que nos ha quedado constancia histórica a través de las crónicas fue la realizada en época Taifa por Badís, rey zirí de Granada, entre el 1040 y el 1065, que la fortaleció y la amplió, hasta el punto de que muchos autores lo consideran el constructor. La mayor parte del Palacio pertenece al siglo XIV, muy reconstruido en la restauración de 1930.


0 comentarios