Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Sevilla

Almadén de la Plata

Pueblos de Sevilla

Almadén de la Plata

Situada en el noroeste de la provincia de Sevilla, a 75 kilómetros de la capital, la villa de Almadén de la Plata aparece enclavada entre los ríos Viar y Cala, en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra Morena sevillana, a una altitud superior a los 500 metros sobre el nivel del mar.

Almadén de la Plata Limita al norte con El Real de la Jara, al este con Cazalla de la Sierra y El Pedroso, al oeste con Santa Olalla del Cala, al sudoeste con El Ronquillo y al sur con Castilblanco de los Arroyos, siguiendo por el oeste el curso de la Ribera de Cala, divisoria de las provincias sevillana y onubense, y, por el este, el del río Viar, que lo separa de las poblaciones orientales de la comarca, como Alanís, Constantina, Cazalla de la Sierra o El Pedroso.

La existencia de canteras y minas en la zona han hecho que los poblamientos se dieran desde hace mucho tiempo. Los primeros restos se han hallado en uno de los yacimientos más importantes, «Los Covachos», y corresponden a los períodos neolítico y calcolítico.

Otros restos de interés se encuentran en el Conjunto Arqueológico La Traviesa, declarado por ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español e inscrito en el catálogo de Yacimientos Arqueológicos de la Provincia de Sevilla. Su origen como asentamiento humano proviene de los fenicios y los griegos.

Pero mucho más importantes son los restos de las culturas romana y musulmana, donde el pueblo tuvo una enorme importancia, gracias a los citados yacimientos de plata, cobre y mármoles; incluso en la época romana se llego a acuñar moneda propia.

Su actual nombre » Almadén de la Playa» proviene del árabe Al Medin Balat, que significa «Las Minas de la Calzada». Tras la reconquista, Fernando III le concedió carta puebla y el derecho a tener un escudo propio. Más tarde, los Reyes Católicos otorgaron a la villa el «título de leal» por el comportamiento tan valeroso en la conquista de Granada, y en la batalla de Bailén.

Monumentos de Almadén de la Plata

Plaza de Toros
Casa Consistorial
Iglesia de Santa María de Gracia
Restos de Muralla del Castillo Mudéjar
Necrópolis-Museo del Bronce «La Traviesa»

Gastronomía de Almadén de la Plata

Guisos con carne de caza, miel, aceite de oliva, gañotes, pestiños, flores, hornazos.

Cómo llegar a Almadén de la Plata

Salida desde Sevilla, tomar la A-3102, Travesía de La Rinconada, Travesía de Alcalá del Río. Atravesar Castilblanco de los Arroyos, continuar en A-3102, girar a la izquierda SE-185, salir de Castilblanco de los Arroyos. Continuar en Se-185, tomar A-450 y llegar a Almadén de la Plata.

Distancias

Sevilla 69 km
Córdoba 156 km
El Pedroso 47 km
Cazalla de la Sierra 43 km
Castilblanco de los Arroyos 29 km

Fuentes y Manantiales del municipio

  • El Pilar
  • Pilar del Título
  • Fuente del Reloj
  • Fuente de Santiago
  • Fuente de Becerrilla
  • Fuente de la Palmera
  • Pilar del Cortijo Morilla
  • Pilar del Navazo del Esparto
  • Fuente de la Finca Huerta de Becerrilla
  • Fuente del Camino de la Dehesa del Viar
  • Manantial del Camino del Cortijo El Membrillo

Senderos en Almadén de la Plata

Sendero Los Arrianales
Sendero Área Recreativa Cortijo El Berrocal

Sendero Camino Viejo de Almadén/Cazalla de la Sierra

Longitud: 14,5 km
Trayecto: Lineal
Horario: 5 Horas
Sombra: Escasa
Permisos: No

Patrimonio: El sendero se encuentra en Almadén de la Plata, término municipal enclavado entre los ríos Viar y Cala, en el Suroeste del Parque Natural Sierra Norte de Sevilla.

Es una zona con un vulcanismo antiguo muy importante, poblada desde tiempos prehistóricos que se remontan al Neolítico y Calcolítico. Las pioneras pinturas rupestres de Los Covachos y el conjunto de Las Traviesas donde encontramos una necrópolis de la Edad de Bronce son ejemplo de ello.

Aunque los orígenes del pueblo provienen de fenícios y griegos, las culturas romana y musulmana ofrecen unlegado mucho más importante gracias a los yacimientos de plata, cobre y mármoles. Incluso en época romana se llegó a acuñar moneda propia. Los musulmanes lo bautizaron como «Almadín» que significa «el minero», bondad propia del lugar. Restos del castillo árabe del siglo XV aguardan al visitante conservándose parte se su muralla y donde en la actualidad se asienta el actual Ayuntamiento. La Iglesia de Santa María de Gracia (siglo XVI) y la antigua Casa Consistorial en donde se alza una torre con campana y reloj se han convertido en un símbolo del pueblo.

Fernando III le concedió carta puebla y el derecho a poseer escudo propio. Posteriormente, los Reyes Católicos otorgaron a la villa el título de «leal» por la valentía en la conquista de Granada y en la batalla de Bailén.

Paisaje: Longevas encinas (Quercus ilex) y alcornoques (Quercus suber) nos acompañan durante nuestro recorrido conformando superficies de dehesas. Este término de etimología latina significa «defensa» por lo que podría tener su origen en la eliminación del matorral del bosque con carácter defensivo ante las posibles emboscadas. El blanco punteado de la flor de la jara pringosa (Cistus ladanifer) nos invita a adentrarnos en el frescor del curso del Arroyo Gargantafría donde la vegetación del bosque húmedo nos brinda el momento deseado para hacer una parada. Retamas (Retama sphaerocarpa), palmitos (Chamaerops humilis) y lentiscos (Pistacia lentiscus) suman atractivo  a nuestro paso.

Fauna: entre las manchas de monte negro que tapizan el entorno, viven especies cinegéticas como el jabalí (Sus scrofa) de actividad crepuscular y nocturna, y el ciervo (Cervus elaphus) del que debemos destacar que en el mes de Septiembre los machos nos sorprenden con sus fuertes bramidos para pelear por las hembras y mantener el harén. Es la denominada «berrea» de la época de celo.

El astuto zorro (Vulpes vulpes), la sigilosa jineta (Genetta genetta), el tímido tejón (Meles meles), el serpenteante meloncillo (Herpestes ichneumon) y la simpática nutria (Lutra lutra) son algunas de las muchas especies que comparten entorno con rapaces, como el buitre negro (Aegypius monachus) y diversas águilas que, junto a la cigüeña negra (Ciconia nigra), también merecen protagonismo por encontrarse amenazadas. Fuente: Ayto. de Almaden de la Plata / Diputación de Sevilla

Embalses

Presa del Esparragal – Azud

Miradores

Mirador del Calvario (Sur): Desde el Mirador del Calvario Sur podrá ver enormes extensiones de dehesa y monte mediterráneo, el paisaje más característico de este parque natural. El término dehesa es de origen latino y parece provenir de derfensa. Al parecer, el motivo inical que llevó al aclarado del bosque primitivo, que hoy se mantiene, pudo ser el de evitar emboscasdas y ataques por sorpresa, sobre todo en las cercanías de las poblaciones. Cerdos ibéricos, vacas retintas, ovejas merinas y cabras serranas comparten sus pastos y montanera con la fauna silvestre.

Las zonas que aparecen con escasa cubierta vegetal están siendo reforestadas, utilizando especies autóctonas. Estas especies son aquellas que, de forma natural, han estado siempore presentes en la sierra, como encinas o alcornoques y que por diversas razones fueron eliminadas en el pasado. Su finalidad consiste en la recuperación de este espacio para el bosque, y, que éste siga aportando los innumerables y valiosos recursos de los que dependen tanto el hombre como la fauna que lo habita.

En las zonas donde no se ha eliminado el matorral se mantienen las denominadas manchas de «monte de cabeza», podemos distinguir las manchas de matorral propiamente dicho (jaras, romeros, aulagas), y manchas de monte noble (con madroños, brezos, labiérnagos, lentiscos, majuelos, etc.).

Estas «manchas» están ubicadas generalmente en los lugares menos aptos para su aprovechamiento por el ganado. Se aprecian en la imagen, en los cerros yladeras con mayores pendientes y suelos más pobres.

Alcornoque de El Berrocal (Quercus suber)

Altura total: 12,00 m
Altura del fuste: 2,50 m
Perímetro (a 1,30 m): 4,41 m
Perímetro en la base: 6,40 m.
Diámetro de copa: dirección N-S: 19,00 m
dirección E-W: 21,00 m
Proyección de la copa: 313,37 m2

Un árbol se considera singular cuando destaca del resto de los ejemplares de su misma especie, bien sea por adoptar una forma poco habitual, tener un avanzada edad, poseer dimensiones excepcionales, adquirir un alto valor paisajístico, localizarse en lugares poco frecuentes para su especie, por su historia o tradiciones populares, o sencillamente por su rareza.

El Alcornoque de El Berrocal es un magnífico ejemplo de las dimensiones que pueden alcanzar los troncos de esta especie. Su singularidad reside en los 4,41 metros de perímetro de fuste a 1,30 m de altura, teniendo en la base dos metros más. Algunas raíces emergen ligeramente del suelo. Otra característica del tronco es su forma, acostillada y con numerosos abultamientos, que dan idea de una antigüedad que ronda los 500 años. Al contrario que otros alcornoques de su entorno, lleva sin descorcharse 20 años.

Su copa, lejos de la forma aparasolada que normalmente suelen tener los Quercus, es bastante irregular y está sostenida por 5 ramas principales que surgen de la cruz a 2,5 metros de altura.


0 comentarios