Andalucia Rustica

Buscar más

Sin categoría

Andalucía

Sin categoría

Andalucía «orgulloso de ser Andaluz»

Puente natural entre el continente africano y el europeo, punto de encuentro del Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, Andalucía, que una vez fuera Puerta de las Américas, contiene todo un universo turístico a escala , cuyo rasgo definitorio es la diversidad. Andalucía se articula geográficamente por el Río Guadalquivir que discurre de este a oeste. Está compuesta por ocho provincias (Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla) y es la segunda comunidad autónoma más extensa de España, con 87.268 km 2.

Esta especial situación geográfica, a caballo entre dos continentes y entre dos mares (Océano Atlántico y Mar Mediterráneo), ha dotado a esta región de unas condiciones climáticas envidiables, con veranos secos y calurosos e inviernos de temperaturas suaves. Mención aparte merece la provincia granadina, en la que es posible pasar en apenas 40 km de un clima alpino en Sierra Nevada a las cálidas temperaturas del microclima subtropical que se registran en la Costa Tropical. Otro de los muchos atractivos de esta tierra es la luminosidad perenne, resultado del gran número de horas de sol de las que disfruta y que incide en el carácter alegre y hospitalario de los andaluces.

Sus más de siete millones de habitantes se reparten entre las capitales de provincia, otras ciudades medianas y pequeños pueblos, dinamizando de esta manera la oferta turística: además de la monumentalidad de los grandes núcleos urbanos, existe un turismo rural que aprovecha los recursos naturales y el tipismo más tradicional.

Comunicaciones

Una excelente red de comunicaciones facilita el acceso a todos los atractivos turísticos de esta región.

A lo largo de más de 24.000 km se extiende una moderna y cómoda red de autopistas, autovías y carreteras.

En el sistema de ferrocarriles la gran estrella es el AVE (Tren de Alta Velocidad) que recorre la distancia entre Madrid y Sevilla en apenas dos horas y media y ha supuesto una verdadera r evolución. El establecimiento de esta línea, ha facilitado a su vez la comunicación entre Madrid y Málaga, en dos horas y 40 minutos. Además, destacan las óptimas conexiones ferroviarias entre las capitales andaluzas.

Modernos y amplios aeropuertos como los de Málaga, Sevilla, Jerez, Almería y Granada dan cobertura al tráfico aéreo andaluz, conectando la región con otras capitales de provincia españolas, así como otras ciudades europeas y del mundo.

Los puertos ubicados tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo completan esta vasta red de transportes: muchos son destinos preferentes del turismo de cruceros, pero además cuentan con conexiones regulares con el norte de África y las Islas Canarias.

Todos los atractivos

De esta manera, Andalucía aúna en su territorio todos los atractivos que hacen posible que un recorrido por sus ocho provincias se convierta en una experiencia única e inolvidable: monumentos que son hitos de la Humanidad (Mezquita de Córdoba, la Alhambra y el Generalife, la Giralda,…); una naturaleza desbordante de contrastes: un sinfín de posibilidades para practicar deportes en este privilegiado entorno natural; el relax y descanso que aporta la red de balnearios, spas, baños árabes, … establecidos en la comunidad; las numerosas citas festivas que tienen lugar durante todo el año; expresiones artísticas tan arraigadas en esta tierra como el flamenco o los toros; una gastronomía que participa de la alta calidad de los productos andaluces, con el aceite de oliva como su mejor ejemplo; una artesanía que es fiel reflejo de la herencia cultural de los diferentes pueblos colonizadores; infraestructuras óptimas para el desarrollo de congresos, reuniones y convenciones, etc.

Y por supuesto, a toda esta riqueza habría que sumar el mayor tesoro con el que cuenta Andalucía: su gente. El carácter afable de los andaluces permite que el visitante se sienta uno más, que esté en su casa, y haga suya las vivencias y costumbres de esta tierra milenaria.

Riqueza Natural

Esta región ofrece una variedad paisajística que abarca desde las cumbres blancas de Sierra Nevada hasta las cálidas campiñas del valle del Guadalquivir, pasando de espacios volcánicos como los del desierto de Tabernas a las frondosas sierras de media montaña. El litoral andaluz, con sus casi 900 kilómetros de longitud, alberga hermosas playas y poblaciones, diseminadas entre la Costa de Almería, la Costa Tropical granadina, la Costa del Sol en Málaga y la Costa de la Luz de Cádiz y Huelva. Bañada por el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, la costa andaluza ofrece playas de arenas finas y doradas y recónditas calas de aguas claras y cálidas, con excepcionales fondos marinos. El Parque Nacional de Doñana, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, es la mayor reserva ecológica de Europa y una de las joyas naturales de Andalucía.

Golf, Deportes Náuticos y Turismo Activo

Esta ingente riqueza natural es el mejor marco para practicar deportes en pleno contacto con la naturaleza: senderismo, escalada, espeleología, montañismo, barranquismo, parapente, vuelo libre, equitación, caza, pesca, submarinismo, surf, esquí… Todas estas posibilidades se encuentran en Andalucía. Las ocho provincias disfrutan de modernas instalaciones para la práctica del deporte de alta competición, lo que revela a Andalucía como destino para los amantes del deporte. Esta oferta se complementa con infraestructuras de primer orden que sirven como escenario frecuente para citas deportivas internacionales: la Estación de Esquí y Montaña de Sierra Nevada, el Circuito Permanente de Velocidad de Jerez, el centenar de campos de golf repartidos por toda Andalucía, con mención especial a la Costa del Sol (donde se concentra la mayor densidad de toda Europa), los 39 puertos deportivos, algunos de reconocida fama como el malagueño Puerto Banús…

Patrimonio Monumental y Rutas Culturales de Andalucía

No podemos olvidar la milenaria historia de esta tierra que ha heredado un impresionante legado monumental repartido por toda su geografía. Unas condiciones climáticas favorables, junto a la fertilidad y la riqueza mineral de los suelos andaluces han facilitado la presencia continuada de diversas civilizaciones desde la Prehistoria. Tartesios, fenicios, íberos y cartagineses fueron las primeras civilizaciones en establecerse en Andalucía. En el 206 a.C., la ciudad de Gadir (Cádiz), el último baluarte de los cartagineses en Iberia, se entrega al ejército de Roma. Se inicia así la romanización en Andalucía, que Augusto constituiría como provincia imperial con el nombre de Bética. Al esplendor del Imperio Romano, que ha dejado sus huellas en ciudades como Itálica, en Santiponce (Sevilla), le sucederán visigodos y bizantinos, hasta que en el año 711 se inicia una rápida penetración musulmana.

La cultura andalusí es el origen de muchas costumbres andaluzas y la creadora de algunos de los monumentos más impresionantes de Andalucía, declarados Patrimonio de la Humanidad: la Mezquita Catedral de Córdoba y su centro histórico; la Alhambra, el Generalife y el Albayzín de Granada y la Giralda y el Alcázar sevillanos. Sin embargo, no solo las capitales de provincia se hacen eco de este esplendoroso pasado. La mayoría de las ciudades y pueblos andaluces nos permiten seguir las trazas de una rica y dilatada vida artística: las valiosas arquitecturas islámica, renacentista o barroca se dejan ver en innumerables fortalezas, castillos, iglesias, conventos, palacios y demás construcciones que conforman la Andalucía histórica. Un buen ejemplo de esto podemos encontrarlo en los conjuntos renacentistas de Úbeda y Baeza, también declarados Patrimonio de la Humanidad. Rutas culturales como las que forman parte del Legado Andalusí (rutas del Califato, Washington Irving, Nazaríes, Almorávides y Almohades,…), la Ruta de la Bética Romana, la del Tempranillo, junto a una interesante oferta museística, son la mejor forma de aproximarse a una visión cultural de Andalucía, que podemos completar visitando las casas museos de artistas andaluces de reconocida fama internacional como Picasso, Lorca o Alberti, entre otros.

Andalucía - Puente Nuevo de Ronda

Flamenco, Fiestas y Gastronomía

El Flamenco constituye una de las señas de identidad de esta tierra además de ser un patrimonio cultural de primer orden que vertebra numerosas rutas temáticas (Ruta de los Cantes Básicos, Minera, de Huelva y sus fandangos, etc.).

Andalucía no puede entenderse ni vivirse completamente sin sumergirse en sus fiestas, tradiciones y sabores. Romerías multitudinarias como la del Rocío, las ferias, la Semana Santa o carnavales son algunas de las citas ineludibles del calendario festivo andaluz, tan variado como su propio territorio geográfico.

Otra vía para acercarse a Andalucía es la gastronómica, que además constituye una fuente de salud. La alimentación mediterránea basada en los productos frescos del mar y en nuestra rica agricultura, cuenta con el aceite de oliva como valor supremo. Nuestros vinos de excelente calidad -Andalucía cuenta con seis denominaciones de origen-, el gazpacho, chacinas como el jamón ibérico y una exquisita repostería, son algunos de los sabores más reconocidos del universo gastronómico andaluz, donde encontraremos un fiel reflejo de la herencia andalusí.

Andalucía Rural

A la buena mesa, se suman los atractivos naturales que el medio rural ofrece en Andalucía: pueblos blancos, suspendidos en el tiempo y rodeados de entornos naturales espectaculares. Zonas como las Alpujarras granadina y almeriense o los pueblos blancos de la Sierra de Cádiz o Málaga.

La amplia oferta de balnearios, spas, baños árabes y hoteles ha convertido a la región andaluza en el destino óptimo para aquellos que buscan descansar y recuperarse de la fatiga y el estrés.

El Paraíso de la Naturaleza

Espesos y umbríos bosques, desiertos volcánicos, las cumbres más altas de la Península Ibérica, extensos humedales, tramos de costa sin apenas traza humana…, son algunos de los paisajes que Andalucía brinda a aquellos que la visitan y que invitan a disfrutar de esta naturaleza salvaje; a ampliar nuevos conocimientos, a hacer toda clase de deportes, descansar o, simplemente, perder agradablemente el tiempo en un ambiente tranquilo.

El 18% del territorio andaluz se integra en una amplia red de Espacios Naturales (más de 80) lo que sitúa a Andalucía a la cabeza de las comunidades españolas en la defensa de su patrimonio medioambiental.

Esta riqueza natural comprende los 24 parques naturales repartidos por todo el territorio andaluz, que se corresponden con espacios montañosos y boscosos (algunos de los cuales albergan auténticos tesoros botánicos como el Pinsapo en los parques naturales Sierra de Grazalema y Sierra de las Nieves), y con áreas litorales, como el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, entre otros. A todos ellos hay que añadir la extraordinaria importancia ecológica de los parques nacionales de Doñana (refugio del lince ibérico) y Sierra Nevada (hogar de los picos más elevados de toda la Península Ibérica: Mulhacén, 3.481 m. y Veleta, 3.392 m.), ambos declarados por la Unesco Reservas de la Biosfera.

Las Reservas (28) y Parajes (32) naturales complementan el mapa físico de Andalucía. De menor extensión que los parques, las reservas son en su mayoría enclaves húmedos de vital importancia ecológica para la flora y la fauna, especialmente para las aves. Los parajes, por su parte, nos ofrecen una interesante variedad paisajística que nos traslada desde las sinuosas formaciones de roca kárstica del Torcal de Antequera, hasta Tabernas, en Almería, el único desierto en Europa.

La Cueva de Nerja, la Gruta de las Maravillas o los Infiernos de Loja, entre otros, son algunos de los que componen este privilegiado enclave natural que es Andalucía.


Foto: Juani Márquez

Fuente: Junta de Andalucía


0 comentarios

Deja un comentario