Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Añora

Pueblos de Córdoba

Añora – Comarca de los Pedroches

Añora está situado en la Comarca de los Pedroches, al norte de la provincia, en un paisaje dominado por el encinar, cuyas ricas dehesas se utilizan para la cría de ganado vacuno, ovino y de cerda.

El pueblo de Añora, de dimensiones reducidas, ofrece una singularidad arquitectónica en sus casas – algunas muy antiguas-, que consiste en la construcción de fachadas con sillares graníticos remarcados por blancas tiras. También son típicas las puertas y ventanas adinteladas con granito.

El término Añora tiene su origen en la palabra árabe naura, que significa noria. Según los estudiosos, el término hace referencia a la noria de una huerta que había en las cercanías del lugar que, actualmente, ocupa el municipio. Y fue en torno a la huerta citada donde se fueron agrupando los habitantes primeros de la villa. En relación con la época histórica en que los primeros vecinos se aposentaron en el lugar, aun no siendo fácil documentar la fecha exacta, se cree que fue a finales del siglo XIV y comienzos del XV.

Por otro lado, existen tres distintas teorías en torno a la creación del núcleo urbano: la primera de ellas hace referencia a que Añora se formó en una época imprecisa debido a un grupo de vecinos de Torremilano y de Pedroche que abandonaron sus pueblos huyendo de una peste horrible que en ellos se había desatado; así estos vecinos buscaron un asentamiento para iniciar una nueva vida en el lugar denominado Añora, que, en un principio, dependió de la población de Torremilano.

La segunda hipótesis hace referencia a que la población de Añora se pudo formar con vecinos venidos desde Pedroche; aunque, según los expertos, esta teoría tiene muy pocos visos de realidad. Por último, existe una tercera teoría sobre el origen de Añora, que es la que ofrece más signos de verosimilitud, y hace referencia a que la población se formó en torno al año 1414 en la llamada Huerta del Crespo (ubicada en las afueras de la localidad, a la izquierda de la carretera que va de Añora a Dos Torres), y, según las mismas fuentes, estas tierras estaban sembradas con numerosas plantaciones de viñas que eran cuidadas por vecinos de Torremilano. No obstante, al final algunas de estas familias terminaron fijando su residencia definitiva en la Huerta del Crespo conformando, de ese modo, una pequeña aldea que, con el tiempo, iría creciendo con la llegada de nuevos vecinos que acudieron y se aposentaron en el citado lugar.

Queda por ello claro que los primeros habitantes de Añora procedían de la vecina Torremilano, dependiendo jurídicamente la primera localidad de la segunda hasta que a aquella le fue concedida su independencia. En cuanto a la fundación de Añora, ésta debió ocurrir en la segunda mitad del siglo XIV, coincidiendo con la aparición de nuevos núcleos urbanos en la comarca en torno a Pedroche y Torremilano, núcleos primitivos; siendo dichos núcleos llamados Pozoblanco, Torrecampo, Torrefranca y Encina Enana. Un siglo más tarde, en el año 1487, la población de Añora, junto a la de Alcaracejos, entran en pleito con la de Torremilano, de la que ambas dependían juridiscionalmente.

Las aspiraciones de independencia de estas poblaciones se hicieron realidad para Alcaracejos que obtuvo su Título de Villa en el año 1488; pero Añora aún tuvo que esperar. En el año 1492, los vecinos de Añora se dirigieron de nuevo al Consejo Real para denunciar su situación negativa en relación con el concejo de Torremilano; pero no pudieron conseguir su independencia. Una nueva ocasión se presentó en 1552, año en que el emperador Carlos V y su madre doña Juana otorgaron una carta poder a favor del príncipe don Felipe, hijo del emperador. En dicha carta le autorizaba al príncipe a dar el título de villa a aquellos lugares que estuvieran sujetos a otras jurisdicciones, a cambio de que ofreciesen una determinada cantidad. Así, acogiéndose a esta carta-poder, un representante de Añora expuso en nombre del concejo los perjuicios y molestias que les ocasionaba la dependencia juridiccional de la villa de Torremilano, siendo aceptadas las razones por parte de la Corona que el día 27 de mayo de 1553 concedió el Título de Villa a la localidad, y se le hacía con el reconocimiento de todas las prerrogativas que suponía dicho título, mediante el pago de 300.000 maravedíes que se entregaron al tesorero real dos días después.

Una vez conseguido su título de Villa, Añora pasó a formar parte de las Siete Villas de los Pedroches. El primer recuento de habitantes efectuado en Añora, en el año 1553, da un número de 160; unos años después, en 1571, el número casi se duplicaba, llegando a tener la villa 300 habitantes. Añora también formó parte de las Siete Villas, territorio comarcal como tierra de realengo dependiente de la jurisdicción de Córdoba, hasta que hubo un reparto de las tierras comunales a mediados del siglo XIX. Otro dato importante de esta localidad fue que en el año 1660, el rey Felipe IV tuvo a bien señorializar la población en beneficio de los marqueses del Carpio, situación que se prolongará hasta el año 1747. Dos siglos más tarde, a mediados del XIX, la población de Añora es de algo más de 1000 habitantes, en la época del reinado de Isabel II, y, según los escritos, la población mantenía una fiel lealtad hacia la corona. Referente a lo anteriormente expuesto, un dato curioso es que, según algunos documentos, en el año 1835 se produjeron en algunos de los pueblos de los Pedroches, entre ellos Torremilano, enfrentamientos entre carlistas e isabelinos sin que participase en los mismos ningún vecino de Añora.

Ya entrado el siglo XX, el primer alcalde de Añora de esta centuria, fue Eugenio José Rodríguez Gutiérrez, elegido el día 1 de julio de 1899 por los votos de ocho de los nueve concejales elegidos en los comicios municipales del 14 de mayo de ese año; unos años más tarde, en 1910, la población de Añora alcanzaba ya los 2410 habitantes de hecho. Lo más destacable de este primer tercio del siglo XX son las pésimas condiciones laborales y los problemas de subsistencia de muchos noriegos: pobreza e incultura eran un denominador común en esos años. Todo esto se veía agravado por acontecimientos tanto internacionales (I Guerra Mundial, 1.914-1.918) como nacionales (Guerra con Marruecos, 1.920 en adelante), así como situaciones anómalas para la agricultura como son sequías, años muy lluviosos y constantes plagas. Esto hace que con frecuencia el Ayuntamiento actúe como si de una obra benéfica se tratase, dando trabajo a muchos noriegos en proyectos urbanísticos y de infraestructuras, que vendrán a configurar de forma general la actual disposición urbanística. Creación, ensanche y alineación de muchas calles, obras en el edificio consistorial (1.906), remodelación del entorno de la Ermita de la Virgen de la Peña, y sin lugar a dudas la obra de este siglo: la construcción del cementerio municipal de Nuestra Señora del Carmen (finalizado en agosto de 1.908), en lugar del Cementerio Viejo junto a la Iglesia Parroquial, dan buen ejemplo de esta actividad.

Todos estos problemas básicos también se verían acrecentados por el crecimiento demográfico experimentado en estos años, se pasa de 2.410 habitantes de 1.910 a los 3.074 del año 1.923. Eran años difíciles, no ausentes de conflictividad, en los que festejos que hoy realizamos con toda naturalidad como son la Feria de agosto se suspendían en pos del beneficio social y colectivo. Eran las postrimerías de la Guerra Civil española.

Monumentos en Añora

Parroquia de San Sebastián, con su característica torre-fachada.

Iglesia de la Virgen de la Peña.

Ermita de San Pedro.

Yacimientos Arqueológicos

Yacimiento de Cerro Cuerno (prerromano).

Urbanismo

Casas con elementos arquitectónicos de granito (portadas de piedra).
Numerosas cruces situadas en explanadas y plazas de la villa.

Gastronomía de Añora

Embutidos. Albóndigas noriegas (se elaboran con jamón de cerdo ibérico).

Dulces: Bizcochadas. Piñonates. Rosquillas de los tres pesos. Hornazos.

Cómo llegar a Añora

Salir de Córdoba. Continuar en: N-432. Travesía de El Vacar. En la rotonda, tomar la salida 2 Continuar en: CO-420. Atravesar Villaharta. Tomar CO-421. En los alrededores de Pozoblanco, tomar A-435. Atravesar Pozoblanco. Continuar en: A-3177 y seguir indicaciones hasta Añora.

Distancias desde Añora

Espiel 35 km
Obejo 47 km
Almería 78 km
Pozoblanco 6 km
Alcaracejos 7,5 km
Torrecampo 25 km
Hinojosa del Duque 28 km
Villanueva del Duque 11 km
Villanueva de Córdoba 26 km

Fuentes y Manantiales de Añora

  • Fuente Nueva
  • Pozo del Tejar
  • Pozo de la Virgen
  • Fuente de San José
  • Fuente de San Juán
  • Fuente de la Fontana
  • Pozo del Santo Cristo
  • Fuente de los Pozuelos
  • Fuente de Santa Bárbara
  • Fuente de la Cruz de Arriba

Ruta de la Dehesa de la Vera – Añora

La Dehesa en Añora

La dehesa (del castellano defensa, haciendo así referencia al terreno acotado al libre pastoreo de los ganados trashumantes mesteños) es un ecosistema antropizado, es decir, modificado por el hombre en el que se ha suprimido el estrato arbustivo para favorecer el crecimiento del pasto, y así permitir un aprovechamiento ganadero. Se mantiene así una cubierta arbolada a partir del aclareo del bosque mediterráneo primitivo, destinada a la producción de bellotas y con efectos reguladores sobre el ecosistema. En el Fahs al-Ballut de los árabes (literalmente Valle de las Bellotas), el dominio de la encina es casi absoluto, con muchos ejemplares centenarios. Su fruto, la bellota, constituye el alimento principal del cerdo ibérico durante la montanera en los meses de invierno. Las dehesas de Peña Alta, Vera y Arcivejos, según nos cuenta el historiador Merino Madrid, eran en su día tierras comunes e indivisas de las villas de Torremilano, Añora y Alcarecejos, que las disfrutaban y aprovechaban conjuntamente. No es, por tanto, hasta el siglo XX, momento en que se procede al deslinde de los términos municipales de las Siete Villas de Los Pedroches, cuando la dehesa de la Vera queda incluida en el término municipal de Añora.

La Ruta

El Parque de San Martín se encuentra a unos cinco kilómetros al sur de Añora, en pleno corazón de una de las dehesas mejor conservadas de Sierra Morena. Frente al Cerro del Cuerno, de 704 m de altitud, el lugar constituye un verdadero mirador de Los Pedroches. Una ermita dedicada a San Martín, patrón de Añora, fue el germen de lo que hoy constituye uno de los puntos más interesantes que para el ocio verde y la educación ambiental encontramos en la comarca. Un mirador elevado, alojamientos rurales, un albergue y el Centro de Interpretación de la Ganadería completan la más que atractiva oferta del Parque de San Martín. El camino que sirve de linde al Parque, el camino de la Dehesa, es el punto de inicio de nuestra ruta. Este presenta la particularidad de ser divisoria de aguas entre las dos grandes cuencas de la provincia de Córdoba, la del Guadalquivir y la del Guadiana. Durante todo nuestro recorrido, pero especialmente antes de llegar al segundo kilómetro pasaremos por unos afloramientos graníticos, que no son, sino el otro gran componente del paisaje en Añora: el macizo batolítico de Los Pedroches que, procedente de Extremadura, atraviesa longitudinalmente la comarca en dirección NO-SE hasta la provincia de Jaén.

Si continuásemos el camino de la Dehesa, por su antiguo trazado conocido también como línea de la Dehesa, llegaríamos al río Guadarramilla, pero hacia el km 2.5 tomaremos primero el Camino de Pozoblanco para, aproximadamente en el km 4.5, tomar el Camino de Alcaracejos a Pozoblanco, popularmente conocido como “El Caminazo”. Hasta aquí la ruta supone el contacto directo con la vertiente ganadera del municipio de Añora alternando el porcino ibérico y el vacuno de carne. Tomando el camino de Córdoba a Añora iniciamos el camino de vuelta, pero además, entre los km 7 y 8 entraremos en un paisaje ciertamente diferenciado de la dehesa tradicional de encinas y en el que el matorral mediterráneo se hace mucho más presente, dominando claramente entre la vegetación la jara pringosa (Cistus ladanifer), el cantueso (Lavandula stoechas) o la rema (Retama sphaerocarpa), hasta que nuevamente el Camino de la Dehesa nos lleve a nuestro punto de inicio.


0 comentarios