Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Antas

Pueblos de Almeria

Antas, municipio de Almería

Antas es un municipio situado al este de la provincia de Almería, en la cuenca sedimentaria del río Aguas, que riega sus tierras convertidas en un vergel de frutales, cítricos y hortalizas, rodeado por otros terrenos más áridos.

En el término municipal de Antas se encuentran numerosos yacimientos prehistóricos que demuestran lo privilegiado de este lugar, entre los que sobresale el Argar, verdadero eje de una cultura que se extendió por el sudeste de la Península en la Edad del Bronce.

Como elementos de interés tiene, además, el acueducto del Real, La Iglesia Parroquial y el Cabezo de María.

Los primeros asentamientos en Antas datan del Paleolítico, del Neolítico se han estudiado varios yacimientos como el Aljoroque, La Gerundia, el cabezo del Moro y La Pernera, aquí se encontró un idolillo de pizarra que se utiliza como anagrama en Antas. Pero en lo que realmente destaca la villa de Antas es por ser la cuna del asentamiento del Argar, durante la Edad del Bronce. La cultura Argárica se desarrollará en el Sudeste entre los años 1900 a.C. y el 1300 a.c. como una sociedad organizada en torno a una oligarquía dominante.

Al apagarse la cultura del Argar esta zona dejó de tener importancia, su población se encontraba muy diseminada. Durante el periodo romano y el Al-Andalus no se encuentran apenas restos arqueológicos.

Con las capitulaciones de la comarca de Vera, en 1488, se obliga a los habitantes de Vera a partir a África o a reubicarse en el interior. Serán 50 familias las que se trasladarían a Antas. Se formó una aljama dependiente de Vera. En la década de 1490 los habitantes de Antas fueron acusados de proteger a los almogávares y estuvieron a punto de ser reducidos a la esclavitud.

Tras la Guerra de las Alpujarras (1569-1570), sus habitantes fueron expulsados, aunque no habían participado en la sublevación. La repoblación se llevó a cabo con 63 vecinos procedentes de Murcia, Valencia, Bilbao y Toledo. En un principio se fueron a vivir a Vera por el temor al ataque de los moriscos huidos y refugiados en las sierras.

A principios del siglo XVIII, Antas obtendrá su independencia como municipio de Vera.

Monumentos de Antas

Ermita del Cabezo María
Acueducto de las Monjas
Ermita de la Era del Lugar
Acueducto de El Real de Antas
Iglesia Parroquial de Santa María de la Cabeza
Yacimientos Arqueológicos de El Argar, El Garcel y La Gerundia

Acueducto de las Monjas: A finales del siglo XIX, el Excmo. Sr. D. Luís Giménez Cano, adquiere, en pública subasta en el Juzgado de Vera, la siguiente finca:

«Rústica, con cortijo, corral de ganado, balsa y pozo, cuyos linderos son: Norte, camino y balsa de El Molino de Medras; Sur, vereda de los cortijos; Este, camino de Mendras y Oeste, acequia del Pago de Mendras. Por la situación de la finca con respecto de la acequia general de La Cimbra y de la del Pago de los Llanos, no tiene posibilidad de riego».

En Agosto de 1886, Don Juan José Giménez Ramírez, realiza la compra verbal de la finca, a su padre, y la incorpora a la Colonia Agrícola «La Providencia», creada por él, con el objeto de realizar una instalación industrial.

Anulado el contrato verbal, la finca sigue inscrita a favor del padre, que la agrega a su Colonia Agrícola «Llanos Colorados», a la que posteriormente nombrará como «El Acierto».

Será D. Manuel Jiménez Ramírez (hijo de D. Luís Giménez Cano), Director General de Agricultura, con el fin de proceder a su regadío, quien erige el Acueducto.

La ejecución de este complejo hidráulico, conjuntamente con el acueducto de El Real, movió al Ayuntamiento a solicitar para D. Manuel Giménez Martínez, la Gran Cruz del Mérito Agrícola «porque ha puesto, a la altura en que hoy se hallan nuestros frutos, no solamente en Europa, sino también en América, y los modernos métodos de cultivo, que sin omitir sacrificios de ninguna clase ha empleado, sirviendo de base para obtener nosotros de él, tan satisfactorios resultados compiándolos integramente».

D. Domingo José Cano Teruel, popularmente, don Pepe Cano, junto con sus hermnaos, son dueños de la finca que se convierte en predio sirviente para la construcción del acueducto. La finca fue donada en 1922, a la «Fundación Docente San José» con destino al establecimiento de una escuela bajo la advocación y con el nombre de San José.

Para el riego de las parcelas de la finca «El Acierto» situadas en una cota superior a la Acequia del Pago de los Llanos, se autoriza la construcción del ACUEDUCTO, imitando otros similares de la zona minera del levante con el objeto de salvar los desniveles existentes entre ésta y la conducción de la Cimbra.

Tiene una longitud de 1000 m, los siguientes tramos: el primero, subterráneo, de acequia con bóveda, de unos 150 m que descarga en una arqueta de rotura de carga de 6x3x2 m de la que parte el segundo tramo, también de subterráneo y de bóveda, apareciendo a una distancia de 150 m en canal a cielo abierto sobre muro ciego; a partir de este punto, se inicia la arquería, finalizando en un tramo de conducción a cielo abierto sobre muro, que descarga en una balsa en la parte superior de la finca.

La arquería está realizada en arcos de medio punto, cuyas arcadas, descansan sobre pilares de planta cuadrangular de trapezoidal unos y cuadrangular otros.

Son arcos de 2,8 m de luz, que han sido realizados sobre formeros de madera, a los que se les ha cubierto con una capa de mampostería para proteger el intradós (parte interior) del arco.

El specus (canal que transporta el agua) está revestido interiormente de mortero de cal.

Los arcos parece que tienen fundamentalmente, la función de entibo y soporte, ya que la carga del peso del canal recae directamente sobre los pilares.

Gastronomía de Antas

La gastronomía es uno de los campos en que más se conserva la tradición o donde mejor se ha sabido combinar lo antiguo con las nuevas formas de alimentación.

Son platos típicos: los embutidos de matanza, las migas, el caldo bordonero, el trigo, las pelotas, los gurullos, las gachas y el pimentón.

En repostería y postres: el rosco, rosquillos, mantecados, las talbinas, las gachas con leche…

Y para animar la comida “el vino del país” realizado de forma familiar y conservando la más pura tradición en su elaboración.

Cómo llegar a Antas

Salir de Almería y tomar Rambla de Belen. En la rotonda, tomar la salida 1 y continuar en: E-15 / A-7 en dirección: E-15 – N-340 – Murcia – Ronda de Almería – A-92 – Granada. Tomar la salida en dirección: Salida 525 – Antas – Garrucha – Mojácar. Seguir las indicaciones hasta el pueblo.

Distancias

Vera 8 km
Almería 84 km
Mojacar 22 km
Los Castaños 22 km
Cuevas del Almanzora 12 km

Pedanías de Antas

Jauro
Aljariz
El Real
La Huerta
Los Raimundos

Jauro: Pequeña aldea de casas blancas situada al margen derecho del río Antas y a cuatro kilómetros del municipio de Antas.

Pueblo dedicado a la agricultura principalmente desde hace varias décadas. Mucho han cambiado los tiempos en los que nuestros abuelos hacían la carga (preparar el género para vender) y se cargaban las aguaderas de las burras, para después vender sus hortalizas en los mercados más cercanos. Hoy se han sustituido los burros por unos cuantos caballos, pero se le sigue poniendo el mismo esfuerzo y dedicación de antaño. Gente trabajadora que pone todo su esfuerzo en el cultivo de hortalizas en su gran mayoría en lugares emblemáticos como: Los Bombeaos (allí cara), los calentones, el quinto, los mosquitos, los rincones, los curumines, el fraile, la poza, el puntal.

Famosas son sus patatas por su inconfundible sabor, sus pimientos, tomates o sus manojos de acelgas, rábanos, cebollas, ajos, etc, ; que estos humildes cosecheros hacen con tanto esmero y cariño heredado de sus antecesores. Y cómo olvidarnos de su vino del país, elaborado por estos vecinos, y de el cual podremos disfrutar en el bar de Gabi durante el transcurso de sus fiestas en honor de su patrón «San Isidro»; celebradas entorno al quince de mayo.

Historia de la festividad de San Isidro en Jauro: Rescatados de los archivos y libros de actas pertenecientes a las Comisiones de Festejos de la Barriada de Jauro en Antas, podemos observar la larga trayectoria y el trabajo realizado por sus vecinos, para que esta Fiesta se pudiera realizar año tras año. Los primeros archivos datan del año 1944. Según ellos, se reúne un grupo de vecinos y a partir de este momento, se acuerda hacer una Fiesta en honor a San Isidro en la pedanía de Jauro. Los siguientes archivos nos remiten a 1953. En ellos se nos explica que fue D. José Fernández Alemán, quien en ese mismo año se trajo de Madrid la imagen del santo San Isidro. También explica que fue gracias a la aportación económica de todos los vecinos de Jauro. En este año se hizo una Ermita en La Era y decidieron que fuera allí donde se celebrara la fiesta cada 15 de mayo.

Se estableció que todos los años se celebraran procesiones en honor al santo. Lo que antiguamente fue la era de trillar, es la plaza donde en la actualidad se organiza la fiesta. En las actas, se explica también que la Ermita se encontraba en ruinas, debido a los problemas de humedad y a las inclemencias del tiempo. Fue en 1976 cuando la Ermita fue donada por el Ayuntamiento. En ese momento se le hizo una capilla al Santo en la Ermita de esta Barriada de Jauro.

El Molino del Jauro: La palabra molino viene del latín molinium, esta palabra va ligada a la palabra «moler», que significa reducir a particulas muy finas. Durante el siglo XIX hasta mediados del siglo XX los molinos para moler cereal tuvieron gran protagonismo en la zona. En Jauro por aquella época los molinos eran indispensables para las familias del lugar, ya que con la harina obtenida de ellos podían alimentar a sus familias bien fuese con el pan que amasaban ellos mismos, así como otras tantas comidas como las migas, gachas, gurullos o los roscos y tortas de chicharrones que se hacían para navidad, aprovechando que era la época de las matanzas de los cerdos.

Los Raimundos / Los Chopos: Pedanía del municipio de Antas, situada a unos nueve kilómetros. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX, cuando D. Raimundo Contreras edificó allí su primer cortijo. Hasta un total de veintiuna viviendas se llegaron a habitar en este núcleo, que en honor a su primer poblador se llamará Los Raimundos. Al otro lado del río, se llega a levantar un total de trece cortijos en un paraje rodeado de árboles y que finalmente se denominarán Los Chopos.

En sus años de apogeo, la población se dedica a la agricultura y la ganadería, principalmente para el autoconsumo. El municipio contaba con dos tiendas, una venta para el descanso del viajero, una gran era de trillar, una noria para suministro de agua para regadío, una escuela y un salón social.

Fueron celebraciones típicas: El entierro de la sardina (el miércoles de ceniza), La Cántara (el domingo de ramos), el entierro del gallo (en el día de la Navidad). También típicas fueron sus matanzas y su peregrinaje hasta el Caño de los Matreros para recoger (en burro) el agua para el consumo de la casa.

Habiéndose perdido la costumbre en celebración de su festividad (la última vez en 1935), en 2010 se recupera esta tradición. Se escoge como fecha el último fin de semana de agosto, permitiendo así que todos los vecinos emigrados puedan venir a compartir esta celebración.

Fuente: Poste informativo Ayto. de Antas.


Un comentario

  1. Adriana Carrera perez escribio:

    Mi abuelo Antonio Pérez Parra nació en Antas en 1899 me encantaría saber si ahí vive algún familiar gracias