Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Huelva

Aracena

Pueblos de Huelva

Aracena, Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Aracena, así como la Sierra que lleva su nombre, está situada en el corazón del Parque Natural “Sierra de Aracena y Picos de Aroche”, al borde de la Carretera Nacional 433 de Sevilla-Lisboa, en el Km. 89.

Los primeros asentamientos humanos que se conocen datan de la época prehistórica. Hay restos arqueológicos en la Cueva de la Mora en la aldea de la Umbría que datan de la cultura megalítica (III milenio a. C.). La riqueza de minerales de la zona ha propiciado diversos asentamientos, como el del poblado del Castañuelo en el que se distinguen dos culturas  diferentes, una perteneciente a la Edad del Bronce (II milenio a.C.) y otra a la Edad del Hierro (mediados del I Milenio a.C).

Asimismo, las explotaciones mineras fueron el motivo de los asentamientos romanos en el siglo III, creando pequeños núcleos agropecuarios que sustentaban el asentamiento y que serían probablemente el origen de Aracena y de varias poblaciones de la zona.

De la época islámica data la primera fortaleza sobre cuyos restos se erigió el Castillo de Aracena. En la Iglesia del Castillo destaca la torre almohade.  En torno a ésta edificación se fue erigiendo el caserío de la población, dando origen al actual paisaje urbano de la ciudad de Aracena. En esta época dependió del Condado de Niebla.

La conquista cristiana llevada a cabo por el Rey portugués Sancho II a principios del siglo XIII, quiso convertir la comarca serrana en parte del Alto Algarbe. La intervención de Fernando III el Santo y de su hijo Alfonso X el Sabio decantó que Aracena pasará a formar parte del reino de Sevilla en 1255 como tierra realenga de Castilla. A finales del siglo XIII el rey Sancho IV comienza la repoblación  de esta zona con astur-leoneses y gallegos, y manda construir una fortaleza en el cerro, como enclave defensivo frente al vecino reino de Portugal, siendo encomendada su defensa a la orden de Santiago.

Aracena continua  creciendo desde el Cerro del Castillo hasta el valle, durante la Baja Edad Media y Edad Moderna, como Real Priorato durante el siglo XIV y como Señorío bajo la jurisdicción del Conde  Duque de Olivares, en el siglo XVII, y más tarde del conde de Altamira, quien se intitula Príncipe de Aracena.

Figuras destacadas de la época fueron el humanista Benito Arias Montano, quien fundó en Aracena una cátedra de Latinidad en 1597, foco de cultura hasta finales del siglo XIX, y Sor Maria de la Trinidad, mística y poetisa, fundadora del Convento de Jesús, María y José en 1671.

En 1833 con la nueva división administrativa, Aracena es segregada de Sevilla y pasa a formar parte de la provincia de Huelva.

A finales del siglo XIX y principios del XX, Aracena cobra un fuerte impulso y amplia su perímetro urbano por la zona llana, en la que se construyen casas señoriales y edificios de envergadura como el Ayuntamiento de Santa Catalina, el Casino de Arias Montano, la Plaza de Abastos, etc. El descubrimiento en 1886 de la Gruta de las Maravillas, y su posterior acondicionamiento turístico en 1914, unido a la suavidad de las temperaturas estivales y a las estancias vacacionales de numerosos miembros de la familia real española, convirtieron a la ciudad en un núcleo turístico importante.

La guerra civil primero y el periodo de Autarquía después, hasta finales de los años 50, marcan la crisis del capital agrario y del sector primario de la economía serrana. Sobrevienen cambios importantes en la estructura social y Aracena se transforma en ciudad de servicios. La mejora de las comunicaciones por carretera y la declaración de Espacio Natural Protegido dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, convierten a Aracena y a sus aldeas en un destino turístico de primer orden, donde conviven, en perfecta armonía, lo tradicional y lo moderno.

En 1956, Aracena fue declarada ciudad de interés turístico y en la actualidad gran parte de su casco urbano está protegido por un Plan Especial.

Monumentos

Castillo de Aracena
Iglesia Prioral del Castillo
Cabildo Viejo
Ermita de San Pedro
Iglesia de Santo Domingo
Ermita de San Roque
Ermita de Santa Lucía
Iglesia de Santa Catalina
Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. del Carmen
Ermita de San Jerónimo
Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción
Convento de Jesús, María y José
Lavaderos de la Fuente del Consejo
Ayuntamiento
Casino
Gruta de las Maravillas

Museo de Arte Contemporáneo de Andalucía (MACA)

Fuente de la Zulema

La existencia de esta fuente está constatada desde el siglo XVI aunque no fue hasta el siglo XVIII cuando tuvo una fisonomía similar a la actual. Cuenta la leyenda que un antiguo rey musulmán que vivía en el Castillo tenía una hija, llamada Zulema. La joven se enamoró de un soldado cristiano, situación inaceptable para su padre que, al enterarse, la enterró viva hasta la cabeza. Las incesantes lágrimas por la pérdida de su amado siguieron brotando de la tierra una vez muerta, lo que dio lugar a un manantial que los cristianos, una vez reconquistada Aracena, aprovecharon construyendo una fuente.

Actualmente está delimitada por un muro y un pequeño frontal donde brota el chorro constante del manantial. Contó con un lavadero que fue inhabilitado por desuso.

Gastronomía

La gastronomía de Aracena se caracteriza por su gran variedad de alimentos propios y las técnicas conserveras de los productos cárnicos.

En esta bonita localidad de Huelva son típicos los productos derivados del cerdo ibérico, como pueden ser el lomo, el solomillo, el secreto, la presa de paletilla, las castañetas, la asadura, las costillas, el famoso jamón de bellota, la caña de lomo, el morcón, etc.

Destacan otros productos y platos típicos como las migas, los revueltos de espárragos trigueros, el pisto serrano, el gazpacho de invierno, setas, queso, entre un largo etc.

En cuanto a la repostería de Aracena podemos destacar los dulces finos, mazapanes, pestiños, piñonate, las natillas con costra quemada, las compotas de manzana, peras, membrillo, el potaje de castañas, las castañas en licor, en almíbar, los orejones, poleás, melojas, los roscos de Semana Santa, etc.

También cabe destacar el mosto de la comarca, el tostón de castañas, el aguardiente de guindas y los licores de setas.

Cómo llegar

Si vienes desde Sevilla al salir tienes que tomar la salida de Merida en la SE-30 y tras pasar Santiponce y Las Pajanosas llegarás hasta el cruce de Aracena-Portugal (CN-433), toma esa carretera y a unos 60 km encontrarás nuestro pueblo, para que veas que no te has perdido deberás pasar por El Garrobo, Valdeflores e Higuera de la Sierra.

Si vienes desde Huelva deberás de hacerlo a través de la carretera Huelva-Badajoz (CN-435), aquí tienes varias posibilidades, la mas sencilla es llegar hasta el cruce con la CN-433, tras pasar Jabugo, y tomar esta carretera en dirección Sevilla, una ves que pases Galaroza a 7 km te encontrarás con Fuenteheridos.
Otra opción es abandonar la CN-435 una vez que pases Zalamea la Real y atravesando la cuenca minera (Riotinto, Nerva, Campofrio) llegaras hasta Aracena.

Si vienes desde Extremadura como accedes desde la misma carretera que desde Huelva (CN-435) valen las indicaciones que te hemos dado en el apartado anterior

Distancias

A Huelva 101 km
A Lepe122 km
A Cortegana 29 km
A Monesterio 65 km
A Zalamea la Real 39 km
A Nerva 36 km
A Valverde del Camino 57 km
A Arroyo Molinos de León 34 km
A Cumbres Mayores 39 km

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Aracena


2 comentarios

    • Domingo Marquez escribio:

      Tiene toda la razón, queremos visitar la zona y tomar las fotos de Aracena y sus monumentos.

Deja un comentario