Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Málaga - Municipios y Localidades Malagueñas

Atajate

Pueblos de Málaga - Municipios y Localidades Malagueñas

Atajate

La localidad de Atajate se encuentra situada entre los valles del Guadiaro y del Genal, ocupa una posición de privilegio en esta zona de los pueblos blancos de la Serranía de Ronda.

Atajate limita con los municipios de Alpandeire, Benadalid y Jimera de Líbar.

Ofrece un paisaje en el que los olivares, viñedos y campos de cereal conviven con las encinas, alcornoques y matorrales que cubren roquedales y bosquetes.

Tiene su origen en una fortificación árabe de principios del siglo VIII, y dado el carácter estratégico de su ubicación en el camino que une el Campo de Gibraltar con Ronda, ha jugado un papel de cierta relevancia en ciertas épocas históricas.

Senderos de la Serranía de RondaMirador de los CastañaresMirador del puebloMirador de «Cañada Honda»Mirador del Fraile

Monumentos de Atajate

Los Tajos
Cruz de Piedra
Torres de la Santa Cruz

Iglesia de San José: la primera iglesia de Atajate estuvo situada en el Cerro del Cuervo cuyos restos aún se distinguen en el actual cementerio. Los daños que sufrió la localidad durante la Guerra de la Independencia en el s. XIX, obligó el traslado hasta el llano actual, formándose el pueblo tal como hoy lo conocemos.

La Iglesia de San José, a pesar de tener una portada claramente barroca, en realidad es una construcción del s. XIX aunque, eso sí, edificada sobre un antiguo templo del s. XVIII dedicado a San Roque.

El interior se encuentra dividido en tres naves separadas por arcos de medio punto y presidido por la imagen de San José a quien está dedicado el templo. Sorprende esta iglesia por sus dimensiones, teniendo en cuenta que Atajate es el pueblo más pequeño de la provincia de Málaga. La torre está situada a la derecha de la fachada principal y consta de tres cuerpos, siendo los dos primeros cuadrados y un tercero de planta octogonal. El tejado piramidal que remata el cuerpo de campanas es, sin lugar a dudas, la imagen más característica de este bello rincón de la Serranía de Ronda.

Museo Abierto del Mosto: la producción de uva para hacer vino ha estado siempre presente en la vida de los pobladores de estos lares. Ello se puede comprobar en el paisaje de la zona, en textos históricos e incluso en vestigios existentes por todo el territorio (antiguos lagares o prensas).

El cultivo del viñedo sufrió (filoxera) una crisis en toda Europa y América, lo que redujo drásticamente la producción de caldos a nivel mundial; no obstante, aquí las cepas más resistentes se refugiaron en lomas y cerros, lo que permitió, aunque mermada, mantener cultivos y la producción de mosto.

En el Museo Abierto del Mosto encontraremos diferentes representaciones artísticas que recuerdan los diferentes momentos en la producción de los caldos. Ello, se verá enriquecido por los lugares donde se han colocado estas esculturas, en rincones y callejuelas estrechas, junto a las casas de vecinos y otros puntos interesantes del caserío de Atajate. Bienvenida, la vendimia, el lagar y el trasiego son los hitos a visitar, especialmente cuando se celebra la Fiesta del Mosto (último sábado de noviembre).

Además, se ha diseñado un pequeño sendero “Paseo del Mosto” de 900 metros de longitud que nos permitirá conocer el paraje de los Tajos de Atajate.

Fuentes y Manantiales

Gastronomía del municipio

Gachas con miel, migas de ajo, gazpacho caliente y sopas de vinagre, zurrapas de lomo, malcocinado, queso de almendras, enredadillos, borrachuelos, magdalenas.

La Panadería

El pan fue, desde siempre, un bien muy preciado en toda la comarca, tanto por su valor nutritivo como por el significado, casi religioso, que se le daba.

A pesar de la fragosidad del terreno, aquí se cultivó el trigo en abundancia.

Éste, una vez limpio de paja, se molía a fuerza de brazo con ayuda de unas piedras circulares de pequeño tamaño: la molineta.

Atajate

Más tarde se porteó con bestias hasta Ronda donde una fábrica lo transformaba en harina.

Los dulces de Atajate: pestiños, piñonates, madalenas y mantecados tienen su mejor exponente en los sabrosos «enreaillos» que hechos a base de harina y huevo se emborrizan en miel. Otro dulce no menos exquisito es el, tan ponderado, «Queso de almendra».

Cómo llegar a Atajate

Desde la Costa del Sol se puede llegar a Atajate por la carretera A-376, que parte de la N-340 hacia Ronda. Sólo 3,5 kilómetros antes de entrar en Ronda hay que tomar la A-369 dirección Algeciras, y el primer pueblo que aparece es Atajate.

Distancias desde Atajate

Ronda 18 km
Gaucín 19 km
Algeciras 83 km
Estepona 59 km
Cortes de la Frontera 15 km

Atajate

Atajate - Portada de la Iglesia de San José Iglesia de San José

Los Bandoleros

Estas sierras, abruptas e inaccesibles, fueron desde antiguo guarida de bandidos y salteadores que encontraban en ellas escondite y descanso después de sus fechorías.

Cuando la necesidad les apremiaba, acostumbraban a hacer salidas esporádicas a los pueblos, cortijos y caminos del entorno para saquearlos y hacer acopio de provisiones.

Las autoridades de Atajate, por abril de 1817, tomaron una firme resolución «en orden a la persecución, captura y exterminio de los malhechores que infestan los caminos, especialmente los de la partida nombrada de los «Niños de Écija» y fue la de formar una Partida de Voluntarios que, convenientemente armados, hiciera frente a los bandidos «que les habían invadido, quemando el pueblo y bienes que había en él».

Las Caleras

Esta calera se encuentra en la ctra. de Atajate a Jimera de Líbar, poco después de pasar la Fuente de Benajarra.

El horno se construye excavando en una ladera del monte un pozo en forma cilíndrica de 2-3 metros de diámetro y 3-4 metros de profundidad. Se suele revestir interiormente de una pared de piedras graníticas, la capa más cercana a la superficie, «el pretil», está formada por piedras graníticas más grandes.

En la parte más baja del pozo, el cilindro reduce su diámetro de tal forma que en el interior del pozo, a todo su alrededor, se forma un poyete o «poyal» que servirá de base donde apoyar las piedras que sen van a cocer. Este poyete tiene una altura de 70 cm., constituyendo las paredes de la caldera del horno o «calderuela», lugar donde se quemará la leña. Por uno de los laterales del pozo se excava una rampa desde la superficie a la base, formando «la boca» del horno. La zona se conoce como «el servidor», y es donde el calero se sitúa para alimentar el horno con leña.

La Cal

La «cal viva» se obtiene mediante la calcinación de la piedra caliza a 1.000º C, durante un periodo de 20 a 30 horas. La cal viva es muy cáustica y tiene gran afinidad por el agua, a cuyo contacto se transforma en hidróxido cálcico o «cal apagada», desprendiendo gran cantidad de calor.

El uso de la cal, para la elaboración de la argamasa o mortero, ha sido imprescindible para realizar construcciones sólidas. Para hacer el mortero se mezcla cal apagada con arena y agua. Una vez formado el mortero, la cal fragua, recuperando el CO2 de la atmosfera, para transformarse otra vez en carbonato cálcico, recuperando su dureza, blancura e impermeabilidad original.

La cal apagada desleída en agua constituye la «lechada de cal», que tradicionalmente se emplea para enjalbegar las paredes de las casas. Esta película tiene un marcado color blanco y resulta impermeable al agua, motivo de su uso extensivo en nuestros pueblos.

La lechada de cal también se ha empleado para desinsectar los árboles, prevenir la putrefacción de las aguas estancadas, etc.

Obtención de la Cal en Atajate

Para obtener la cal se distinguen dos fases:

1º. El Armado del horno: proceso de traída, selección y colocación adecuada de las piedras calizas.
2º. La Quema: proceso de encendido y mantenimiento de un fuego capaz de alcanzar 1.000 º C durante al menos 20-30 horas.

Armar el horno consiste en llenar el horno de piedra. Desde el fondo del horno, el calero comienza a colocar piedra tras piedra a partir del poyete, cuidando de que a medida que éstas van subiendo, se vaya formando una bóveda que permitirá que las piedras se sostengan sólo apoyándose unas sobre otras. Primero coloca las piedras «armaeras», que forman la cara interna de la bóveda. Desde estas a la pared del horno se rellena con piedras de menor tamaño llamadas «trasquilones y junto a la pared los «cantos», aún más pequeños y que producirán una cal de peor calidad. Es clave que, entre las piedras, se vayan dejando huecos, por los que pasarán las llamas, para que todas entren en contacto con el fuego para oxidarse por incandescencia. Estos huecos también sirven en su conjunto de chimenea.

Calera de Atajate

Calera

Fuentes

  • Lavadero
  • Fuente del Pilar
  • Fuente del Prado
  • Fuente del Olivar
  • Fuente de Melchor
  • Fuente de la Palma
  • Surgencia del Loro
  • Fuente del Pilarillo
  • Fuente de la Huerta
  • Fuente de Benajarra
  • Fuente de la Hornera
  • Fuente de la Laguneta
  • Fuente del Barrio Alto
  • Fuente de la Huerta II
  • Fuente de la Calderona
  • La Alfaguara de la Sierra
  • Surgencia del Cortijo Tostajar
  • Nacimiento de la Huertezuela
  • Alberca del Mesón Los Pilarejos
  • Nacimiento del Cortijo de Yuncar
  • Manantial de la Alberca de Benajarra

XXXVI Fiesta del Mosto - Atajate

Ayto. de Atajate


0 comentarios

Deja un comentario