Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Bédar

Pueblos de Almeria

Bédar, municipio de Almería, Sierra de los Filabres

Bédar es un municipio de la provincia de Levante de Almería, enlaza con la carretera nacional 340, a tan sólo 6 kms. del pueblo de Los Gallardos. Está situada a unos 77 Kms. de la capital y a 68 Kms. del aeropuerto internacional.

El municipio limita con sus vecinos de Sorbas, Los Gallardos, Antas y Lubrín.

Bédar esta situada en mitad de la falda de la Sierra de Filabres (denominada Sierra de Bédar), siendo su cota más alta de 766 mts. en el Cerro de Tenderas, conocido por los del lugar como Cerro de la Señora.

La historia de Bédar se remonta a la Edad Media, cuando la Tierra de Vera era musulmana. Tapia Garrido, en su «Almería Musulmana», nos dice que según los cronistas de la Reconquista y de la guerra de los moriscos y algunos documentos de principios del siglo XVI, Bédar, Serena y Bedari pertenecían a la Tierra de Vera, junto con los pueblos colindantes a ésta. Por su antigüedad, Serena es la pedanía más importante del municipio, también de origen musulmán e independiente del término de Bédar musulmana; después de la Reconquista y a partir de 1575, su municipio se unió al de Bédar, quedando sin poblar después de la expulsión de los moriscos y resurgiendo después como un barrio de ésta.

De la época musulmana conserva una mezquita, que tras haber sido utilizada muchos años como almazara pertenece en la actualidad a un extranjero. En Bédar su pasado musulmán también está presente, sus callejuelas son retorcidas y angulosas y la naturaleza las designa: Mar, Luna, Almendro, Clavel, Parra, son algunos de sus nombres. Su vega es la morisca tradicional, dispuesta en terrazas escalonadas alrededor de fuentes y balsas, y un sistema de riego que permite el máximo aprovechamiento del agua. Sus gentes, como rasgo común en la provincia de antiguo pasado musulmán, aún hablan de tesoros y leyendas de los moros, constatado en el llamado «Castillico de los Moros», en el pago denominado Balsa Alta, donde se han realizado recientemente excavaciones.

Según el libro de Apeo y Población que se confecciona en 1575 para la posterior repoblación, Bédar y Serena constan como Lugares, donde vivían 216 moriscos en cada uno de ellos. Bédar contaba con un horno, dos molinos, una almazara, seis cantarerías con sus hornos y 47 casas, datos que denotan una pequeña alquería; Serena era un lugar semejante, y Bedari debió quedar despoblado en la Baja Edad Media, aunque en el siglo XVI se le reseña como un pago. El libro de Apeo recoge también los siguientes topónimos medievales: la Mina de la Caparrosa, la Fuente, la Rambla, Almoicar y los pagos de regadío de Vedarín, Jurriltal, Alfocar, Macilarón, etc.

Durante este siglo fue creada la parroquia de Bédar en 1505, con el anejo de Serena, que comenzó a utilizar como templo para culto la antigua mezquita hasta que el obispo don Antonio Carrionero (1558-1570), mandó construir la iglesia actual, que consta de tres naves, la central cubierta con una armadura a la que se adhirió una bóveda de yeso cuando se restauró la parroquia en 1682. Sobre la puerta aparece el escudo del obispo. Esta iglesia, distinguida por su color rosa, se erigió bajo la advocación de Santa María, pero desde su independencia en 1682 de la parroquia de Antas, tiene como titular a Santa María de la Cabeza y como patrón a San Gregorio Naciancieno.

Tras la repoblación de Bédar a finales del siglo XVI con 27 habitantes provenientes de los pueblos cercanos (Mojácar, Vera, etc.), el pueblo continuará una dinámica económica y demográfica durante los siglos XVII y XVIII correspondientes al Antiguo Régimen. Al realizarse en abril de 1752 el censo de Ensenada, el pueblo había experimentado un notable crecimiento arquitectónico y demográfico de 134 casas y 599 habitantes. El censo recoge también los topónimos de Alfornía, Alfaix, Almocalzal, Jamontar, alguno de ellos aún en uso.

El siglo XIX será una época de grandes cambios para Bédar la actividad minera tendrá gran incidencia marcando una etapa de prosperidad, aún reflejada en las ruinas de la carretera de acceso, pertenecientes al complejo de viviendas e infraestructura de las mismas. Estas se encuentran en la sierra de Bédar siendo la tercera cuenca en importancia de hierro que tenga la provincia, detrás de Filabres y Alhamilla, Además de yacimientos ferrosos, contaba con recursos de plomo, cinc y cobre. De ellos, el único que tuvo alguna importancia fue la galena.

Las minas de plomo se encontraban en el Pinar, que tras la desaparición de éstas se ha transformado en una singular urbanización, donde se han restaurado muchos edificios de aquel viejo distrito minero. Situación análoga ha sucedido en los Pinos donde se explotaron las minas ferruginosas. A consecuencia del transporte mineral se llevaron a cabo diversos avances tecnológicos, en 1888 se colocó el primer clave aéreo de la provincia, que iba desde el Pinar a la playa de Garrucha (donde se había instalado un alto horno en 1860), con una longitud de 15,6 kms., el más largo de Europa en aquella época, y movido por una máquina de vapor. Posteriormente, en 1896 se inauguró la instalación de un ferrocarril de vía estrecha también hasta Garrucha, donde se había construido un embarcadero en la playa para el mineral.

La actividad minera se vio sacudida con la primera Guerra Mundial, la crisis de reconversión posterior al conflicto y la depresión de la década de los treinta, que acabaron prácticamente con este sector en Almería.

Actualmente, este municipio de 46,72 kms.2 ubicado en las estribaciones de Sierra de los Filabres, a 404 metros de altitud, pertenece a la comarca de los Filabres, distando de Almería unos 77 kms. Después del cierre de las minas en los años cincuenta, su principal dedicación es la agricultura, siendo un pueblo de pequeñas dimensiones con 536 habitantes, cuando a finales del siglo XIX se acercó a los 8.000.
Efectivamente, ya no queda casi nada, ni siquiera los Baños del Aneal, que se situaban en la cortijada de Alfaix y que eran un importante foco de atención.

Monumentos de Bédar

La Mezquita de Serena
El Castillo de los Moros
Iglesia de Santa María de la Cabeza
La Plaza de San Gregorio y La Cruz
Las Ermitas de la Virgen de la Cabeza

Pedanías de Bédar

  • El Pinar
  • Los Pinos
  • Los Giles
  • El Campico
  • Los Matreros
  • Los Albaricos

Gastronomía de Bédar

Ajo colorao. Caldo colorao. Olla de trigo. Migas. Gurullos con conejo. Trigo a la levantina. Fritada de emperador. Moragas. Choto al ajillo. Tortas de panizo.

Dulces: Bizcocho de dátiles. Torticas reales. Roscos de vino. Hormigones

Pan artesano.

Bédar

Panorámica de Bédar

Bédar

Arco de Bédar

Calle típica de Bédar

Ayuntamiento de Bédar

Vistas desde Bédar

Ermita de la Virgen de la Cabeza de Bédar

Virgen de la Cabeza de Bédar

Iglesia de Santa María de la Cabeza de Bédar

Fuentes y Manantiales de Bédar

  • Fuente Cahara
  • Fuente Temprana
  • Fuente de la Serena
  • Lavadero de los Pinos
  • Fuente de El Campico
  • Manantial de los Matreros

Fuente Temprana

Fuente Temprana - Bédar

Lavadero de Bédar

Lavadero de Bédar

Lavadero de Bédar

Lavadero de los Pinos

Lavadero de Los Pinos - Bédar

 

Fuente de la Serena

Fuente de la Serena (Barriada de la Serena - Bédar)

Alberca - Bédar

Cómo llegar a Bédar

Para ir a Bédar desde la capital, Almería, hay que tomar la autovía que la une con la Comunidad de Murcia, y en Los Gallardos – pedanía de Bédar hasta 1.924 – tomar el desvío señalizado para llegar, tras ocho kilómetros de sinuosa subida.

Ya por este camino podemos ver antiguos vestigios de un esplendoroso pasado minero: Minas de Plomo – El Pinar – y la antigua Estación del tren minero – Tres Amigos – desde donde se transportaba el material extraído hasta el embarcadero del cercano pueblo de Garrucha.

Ruta de la Minería de Bédar

Los datos mineros más antiguos nos llevan a principios del siglo XVI a través de un privilegio otorgado a Lorenzo Galíndez Carvajal para explotar las minas de hierro en la cercanía de la pedanía de Serena dentro de una política destinada a favorecer la implantación cristiana en los territorios ocupados.

Pero no es hasta 1858 cuando empieza una explotación minera a mayor escala, la cual se ve potenciada por la Compañía de Águilas, que después del fracaso de su lavadero de plomo en El Pinar, en 1888 instala un cable aéreo desde Serena hasta Garrucha, el más largo de España y segundo en Europa en esos entonces que junto a la construcción de un ferrocarril por parte del vizcaíno Victor Chávarry y Salazar provocó una oleada de registros en la zona y permitió que pequeños explotadores locales y sociedades explotaran las mnas de hierro de todo el municipio transportando el mineral hasta Garrucha donde era embarcado para su comercio.

Durante la Primera Guerra Mundial, la actividad minera se paraliza, pero en 1919 toma nuevo impulso con la fusión de la sociedad de Chávarri y la Compañía en la Sociedad La Unión Bedareña. En la década de los años veinte la actividad se paraliza de nuevo. En 1952 la empresa Hierros de Garrucha, filial de la Duro Felguera, vuelve a abrir las minas, cesando definitivamente la actividad en 1970.
Fuente: Ayto. de Bédar.

Distancias desde Bédar

Níjar 49 km
Vera 20 km
Antas 16 km
Serena 4 km
Aljariz 18 km
Sorbas 29 km
Almería 77 km
Mojácar 20 km
Los Gallardos 6,5 km

Alojamientos Rurales

  • Casa Bédar
  • Los Castros
  • Casa Sin Fin
  • Casa de la Parra
  • Albarico Retreat
  • Casa Caballito De Mar Boutique B&B

0 comentarios

Deja un comentario