Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Jaen

Bélmez de la Moraleda

Pueblos de Jaen

Bélmez de la Moraleda, Sierra Mágina

Bélmez de la Moraleda es una población jienense situada en las estribaciones de Sierra Mágina, en terrenos de viñedos, olivares y cereales. Limita con los municipios vecinos de Cabra del Santo Cristo, Albanchez de Mágina, Jódar y Huelma.

Parte de su término pertenece al Parque Natural de Sierra Mágina, que forma parte de la Subbética y que ofrece bellos y espectaculares paisajes. En cuanto a la vegetación , son frecuentes los encinares, quejigales, el pino carrasco y el salgareño. Es importante también su rica y variada fauna.

A partir de 1501 las tierras de Bélmez de la Moraleda pertenecieron a la ciudad de Granada en pago de ciertas deudas que los Reyes tenían con ella, reservando la alcaidía del castillo al señor de Jódar. La fundación como villa data de 1524, cuando se cedieron tierras en arrendamiento a algunos labradores del lugar, también conocido entonces como cortijo de la Fuente de la Moraleda. Perteneció a la jurisdicción de Granada hasta que, a raíz de la provincialización de Javier de Burgos de 1833, fue incluida en la nueva provincia de Jaén.

Los rostros (las famosas «caras de Bélmez») que aparecen en el suelo de la casa nº 5 de la calle Rodríguez Acosta, constituyen desde 1971 una de las referencias mágicas de la comarca. El origen del hecho aún está por descubrir, pese a los numerosos estudios científicos realizados.

Monumentos de Bélmez de la Moraleda

Ayuntamiento
Castillo de Chincoya
Castillo renacentista de Bélmez
Torres del Lucero y del Sol
Castillejo del Cortijo de Neblín
Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Paz
Castillejo del Barranco de Aguas Amarguillas

Gastronomía de Bélmez de la Moraleda

Los platos típicos de Bélmez de la Moraleda son de lo más variado. Destacan el choto al ajillo pastor, las chuletas en sus variantes de cordero y de cerdo, los típicos y generalizados embutidos caseros, las gachas, ajoharina… y el vino, que no suele faltar como elemento complementario de su gastronomía.

El municipio forma parte de la zona de producción de un producto que sobresale por su calidad: el Aceite de Oliva Virgen Extra.

Se comercializa con la etiqueta de calidad de: La Denominación de Origen “Sierra Mágina”.

Cómo llegar a Bélmez de la Moraleda

Las comunicaciones que hay para poder acceder a este término son la A-301 de Úbeda – Iznalloz; y desde Jaén por la autovía Bailén – Motril desvía por la N-324 Cambil – Huelma para acceder a la A-301.

Distancias desde Bélmez de la Moraleda

Jaén 64 km
Cambil 32 km
Huelma 14 km
Alicún de Ortega 42 km
Cabra del Sto. Cristo 19 km
Villacampo del Moral 20 km

Fuentes y Manantiales de Bélmez de la Moraleda

  • Fuente de Aulabar
  • Fuente del Tío Pulga
  • Fuente de los Tontos
  • Nacimiento de Pavana
  • Fuente Pozo del Ronco
  • Fuente del Tío Sebastián
  • Manantial de la Talanquera
  • Nacimiento del Talabartero
  • Pilar de la Calle Tres Cruces
  • Fuente Camino del Gargantón
  • Fuente de la Calle Buenavista
  • Manantial de la Alberca Nueva
  • Fuente de la Calle María Gómez
  • Manantial del Puente de la Cabra
  • Fuente de la Calle Primero de Mayo
  • Fuente Alta
  • Pilar del Caño
  • Fuente del Moro
  • Fuente del Parque
  • Fuente del Goterón
  • Fuente El Sumidero
  • Fuente de Guillomar
  • Fuente de Chinchilla
  • Fuente del Gamellón
  • Fuente Pozo Pacorro
  • Fuente de Juan Lázaro
  • Manantial del Gargantón
  • Manantial de los Huertos
  • Fuente de los Cortijos de Bélmez I
  • Fuente de los Cortijos de Bélmez II

Caño del Aguadero

Abrevadero perteneciente a la vía pecuaria del mismo nombre. Estas vías pecuarias son bienes de dominio público destinadas al tránsito de ganado. A finales de la Edad Media y debido al papel fundamental que jugaba la ganadería en nuestro país, surgió el Honrado Concejo de la Mesta, que agrupaba a los ganaderos del país. Éste definió una completa red de caminos con el fin de asegurar la transhumancia, o viaje del ganado a las zonas de pasto y que obligaba a veces a cruzar toda la península.

Al igual que las carreteras, las vías pecuarias se diferencian según su anchura. De mayor a menor, se clasifican en Cañadas, Cordeles, Veredas y Coladas. Igualmente, a lo largo de ellas nos encontramos Descansaderos, Abrevaderos y Majadas para el ganado.

En los últimos tiempos, la decadencia de la ganadería y de la transhumancia, llevó al abandono de las vías pecuarias. Este desuso tuvo efectos indeseables, como usurpación por fincas, urbanizaciones, cultivos, vertederos ilegales,….

La Administración, responsable de la gestión de este bien público, está haciendo un gran esfuerzo en su recuperación para usos ganaderos, turístico-recreativos y ecológicos.

Senderismo en Bélmez de la Moraleda

Sendero Bélmez de la Moraleda – Hoyo de la Laguna

Longitud del trazado: 5.461 m
Duración ida: 2h 30 min
Grado de dificultad: Media
Altura máxima: 1.534 m
Altura mínima: 881 m
Desnivel: 653 m.

Este sendero discurre por el interior del parque natural, por el camino de los huertos y la vía pecuaria Cordel de la Laguna, un paraje donde contemplar los usos agrícolas, ganaderos y forestales de la zona, diversas construcciones defensivas y el modelado kárstico de Sierra Mágina.

Iniciamos el itinerario entre olivares y huertas regadas por las aguas del río Gargantón que son transportadas a través de las acequias existentes.

Terminado el camino de Los Huertos, comienza el ascenso entre aulagas y romeros por la vereda, utilizada desde antaño para la trashumancia. Nuestro recorrido es controlado por la Torre del Lucero, una atalaya, relativamente bien conservada, que durante La Reconquista (XIII-XV) formaba parte del sistema defensivo del reino de Granada.

Desde el Collado del Lucero divisamos los castillos de Bélmez y Solera y nos adentramos en un encinar mezclado con algún arce. Caminamos por un paisaje de modelado kárstico o huella caliza que culmina en una dolina, la más grande de este espacio protegido, producto de la lenta pérdida de materia del suelo, disuelta por las aguas pluviales que se encharcan y se infiltran en él. Llegados a este punto, comienza un pinar de laricio procedente de una repoblación.

Esta ruta enlaza con el Sendero Caño del Aguaero, con inicio en el área recreativa Cuadros.

Sendero del Caño del Aguaero

Longitud del trazado (solo ida): 6,5 kilómetros
Duración (ida): 3 horas
Cota inicio (Bélmez de la Moraleda): 875 m.s.n.m.
Cota final (Caño del Aguaero): 1.616 m.s.n.m.
Pendiente: 11%

El sendero del Caño del Aguaero nos acerca al interior del Parque Natural Sierra Mágina en una ruta en la que podremos disfrutar de ambientes diferentes en distancias relativamente pequeñas. Es un antiguo camino de herradura que coincide en parte de su trazado con una vía pecuaria, el Cordel de la Fuente de la Laguna. En la antigüedad fue usado para acceder a Jaén y a otros pueblos de la zona noreste de la sierra, era la forma más rápida para vender los productos de la huerta y para llevar los rebaños a los pastos frescos durante el verano.

Desde el punto de vista botánico y dado el fuerte desnivel que hay que salvar hasta el caño del Aguaero, encontraremos, a lo largo de la ruta, distintas comunidades vegetales adaptadas a condiciones de temperatura y precipitaciones diferentes. En la parte inicial predominan olivos y almendros, cultivos que necesitan un ambiente más cálido. En estos lugares, pero en laderas situadas en solana y con fuerte pendiente (Solana del Lucero), habita una interesante comunidad de romeros y aulagas aprovechadas en la producción de miel.

Ya superado el collado del Lucero, entraremos en un ambiente dominado por el encinar, con ejemplares de quejigos y aceves, especies indicadoras de condiciones climáticas más húmedas y frías. En esta zona el sotobosque es también muy rico y variado, enebros, sabinas, majuelos, rosales silvestres, muérdago, etc., todos ellos importantes productores de frutos y de cobijo para una gran diversidad de pequeñas aves.

Cerca del Caño podremos observar varias repoblaciones de pino laricio que rodean a “La Laguna”. En realidad ésta no es laguna, sino una gran dolina kárstica, una de las mayores de Sierra Mágina. Este tipo de estructuras se forman por la disolución de la roca caliza, la filtración del agua cargada de CO2 por pequeñas fisuras o diaclasas va arrancando minúsculas capas de la roca, formando al cabo de mucho tiempo (siglos) cavidades y cuevas subterráneas. Éstas, en zonas de inestabilidad se hunden y dejan en la superficie una depresión, la dolina.


0 comentarios