Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Berja

Pueblos de Almeria

Berja, Sierra de Gádor, Almería

Berja se encuentra ubicado al Suroeste de la provincia de Almería, dista 14 Kilómetros de la Carretera Nacional 340, a 50 Km. de Almería y a 146 de Granada. Su población es de 13.500 habitantes. Tiene una pluviosidad media de 400 litros. Una temperatura media anual de 18 grados y una altitud de 331 metros.
Al pie de Sierra de Gádor, antesala y puerta natural de la Alpujarra Almeriense y Granadina.

La superficie del termino municipal es de 219,5 Km2 (tras la incorporación de Benínar), que se extiende desde el monte de Punta de la Higuera, con más de 2500 metros de altitud, hasta el Mediterráneo den Balanegra, que cuenta con 2.200 metros de costa.

Cruzan el término municipal dos grandes ríos: el Río Grande y el Río Chico, desembocando ambos en las playas de Adra.

El término Municipal de Berja limita al norte con Alcolea, Laujar de Andrax y Fondón; al oeste con Darrical, Adra y Turón; al sur por el Mar Mediterráneo y al este con Dalias y El Ejido.

Conocido como Vergi, en el siglo VI a.C, el territorio de la actual Berja fue un asentamiento fenicio posteriormente ocupado por cartagineses, siendo un enclave floreciente hasta el siglo VII.

Posteriormente se asentó en ella la familia Banu Hasan. En esta época se construyó la Alcazaba sobre las ruinas de Vergi y un poblado conocido como Medina Bacha, de donde deriva el nombre de Berja.

Desde el siglo VIII al X pertenece a Kura de Ilbira, pasando a formar parte de las posesiones del Reino de Almotacín hasta el siglo XIII. Durante la reconquista cristiana, Berja formaba parte de los ejércitos Nazaríes frente a los Reyes Católicos. Al capitular pasaron a formar parte de la herencia de Boabdil que, tras su exilio, las vendió.

En el siglo XVI fue repoblada por los cristianos procedentes de otras regiones, pero a partir de este siglo hasta el siglo XIX estas tierras sufren una serie de catástrofes naturales que van diezmando la población.

A finales del XIX, se inicia un auge económico gracias a las explotaciones mineras de plomo y los cultivos de uvas de mesa. En la actualidad, la agricultura de invernaderos y el turismo van a potenciar más su economía.

Monumentos de Berja

Ayuntamiento
Plaza de Toros
Casa de la Cultura
Molino del Perrillo
Torre de los Enciso
Ermita de San Tesifón
Iglesia de la Anunciación
Parque Periurbano Castala
Plaza del Mercado de Berja
Conjunto Arqueológico de Villavieja
Santuario de Nuestra Señora de Gádor

Plaza Porticada
Es la única plaza porticada que queda íntegra y reconstruida de toda la provincia. La fecha de inauguración, el año 1860, está grabada en el balcón central del conjunto. Se trata de una plaza formada por un conjunto de casas de dos plantas, con un soportal corrido de 37 arcos de medio punto, abierta por un lado a la C/ Manuel Salmerón.

Destacan las Fuentes del Macho y de la Hembra, enfrentadas en la tercera columna de cada lado de la plaza. Fue mercado de abastos hasta que se comenzó su restauración para recuperar su aspecto original, usándose piedras de las canteras locales de Buenavista y mármol negro de Balsaplata, inaugurándose en 2012. Actualmente se utiliza como el marco ideal para todo tipo de actos lúdicos y culturales. Por un lateral al fondo tiene salida a la Calle Arco, mientras que al fondo encontramos un hotel y el acceso a la actual plaza de abastos, donde por las mañanas de lunes a sábado podremos encontrar productos frescos de primerísima calidad.

Calle del Agua – La Batalla de Berja
La emblemática Calle del Agua es una de las vías de más importancia en el casco urbano de Berja, que se desarrolló adaptándose en torno a ella, pues es por donde discurre el agua de algunos de los manantiales más caudalosos, las Fuentes de la Higuera y del Almez.

Se conoce que en esta calle existieron al menos 7 torres fuertes anexas a sus casas, como la de los Enciso. En la batalla de Berja, que se saldó con la muerte de 1.400 moriscos, 600 de ellos lo hicieron en esta calle, gracias a la trampa que prepararon las tropas cristianas del Marqués de Vélez, que estaban acampadas en la Plaza de la Constitución, antiguo zoco de la población. Avisados por sus espías del inminente ataque, las tropas cristianas dejaron que los moriscos entraran en la población por esta y otras largas y estrechas calles, confiados en que iban a rodear fácilmente a las tropas acampadas. Una vez dentro, fueron atrapados por las tropas cristianas que los encerraron por la parte de arriba de las calles, de forma que no puedieron defenderse. Las tropas cristianas causaron sólo 20 bajas.

Ya en el S. XIX, muchos propietarios de minas y gente adinerada de la época construyeron su residencia en esta calle. Algunas de estas casas señoriales se conservan, como la de los Joya, que alberga un hotel.

El agua que pasaba por esta calle se regía por una alcaldía de aguas y los horarios se establecían con las campanadas de la iglesia. El horario de usos del agua se distribuía en tres periodos, el del agua limpia que era usada pora consumo de las viviendas, otro para el regadío de los huertos y un tercero para el alcantarillado. De ahí que fuese muy importante respetar bien los turnos para no contaminar el agua y evitar posibles epidemias. El agua aun circula por esta calle mediante acequias, de forma subterránea.

Calle Nueva
Supuso una apertura en la trama urbanística del s. XIX, de ahí su nombre. Desde aquí podemos continuar nuestro recorrido por la C/ Carolinas o por C/ Agua. O bien subir por la C/ Cerezo y la Caña hacia el Cerro de San Roque, entre casas blancas y callejuelas estrechas.

Teatro Ciudad de Berja Miguel Salmerón
Inaugurado en enero de 2015 se ha convertido en un espacio indispensable para el desarrollo de la cultura en Berja. Dotado de las últimas tegnologías y con un aforo superior a 500 personas es uno de los espacios escénicos más completos del poniente almeriense y de toda la Alpujarra. Todos los fines de semana se proyecta una película de estreno. En el recinto de la entrada se encuentra la Fuente de Don Emilio y muy cerca (al final de la C/ Antonio Gala, a la izquierda) está la Fuente del Marqués de Iniza. Desde aquí, cruzando la circunvalación, podemos seguir la «Ruta de las Fuentes».

Cortijos de Berja

– Cortijo Chirán
– Cortijo Marín
– Cortijo del Tiro
– Cortijo la Cacería
– Cortijo Oliveros del Tren

Fuentes y Manantiales

  • Fuente de Benejí
  • Fuente de Chirán
  • Fuente de la Adelfa
  • Fuente del Chorrillo
  • Fuente del Aguadero
  • Fuente de la Casería
  • Fuente de la Chafina
  • Fuente del Cortijuelo
  • Fuente de Alcaudique
  • Fuente de los 16 Caños
  • Fuente del Cortijo León
  • Fuente de las Arquilleras
  • Fuente del Almez Escrito
  • Fuente de la Cañada Roda
  • Fuente de Cerro Matadero
  • Fuente del Cortijo de Faura
  • Fuente de la Alberca Honda
  • Fuente del Cortijo de Cintas
  • Fuente del Marqués de Iniza
  • Fuente del Cortijo del Canónigo
  • Fuente del Barranquillo Victoria
  • Fuente del Cortijuelo de Benínar
  • Fuente de la Veguilla de Cintas I
  • Fuente de la Veguilla de Cintas II
  • Manantial del Cortijo del Registrador
  • Fuente de la Ermita de la Virgen de Gádor
  • Fuente Felipe
  • Fuente del Oro
  • Fuente de Hilas
  • Fuente Pirondo
  • Fuente de Toro
  • Fuente Cataluña
  • Fuente de El Cid
  • Fuente El Cerezo
  • Lavadero del Caz
  • Fuente de Pisnela
  • Fuente de Hírmes
  • Fuente del Rincón
  • Fuente del Parque
  • Fuente de la Saliva
  • Fuente de Rigualte
  • Fuente de la Rambla
  • Fuentes de Marbella
  • Fuente de la Higuera
  • Fuente de Don Emilio
  • Fuente de las Viñuelas
  • Fuente de la Maciguilla
  • Fuente de Peña Rodada
  • Galería de Maiscenteno
  • Fuente de las Almagreras
  • Fuente de las Quintillas I
  • Fuente de las Quintillas II

Gastronomía de Berja

Berja, destaca en su gastronomía por la especial y característica elaboración de los platos típicos de la provincia Almeriense, dándole un punto y sabor que los hace únicos.

Destacamos entre los más sabrosos: Migas con tropezones. Revuelto de collejas con patatas. Gachas coloras. Patatas a lo pobre. Pan de higo.

Dulces: Buñuelos. Leche frita.

Cómo llegar a Berja

Salir de Almería en dirección Aguadulce, una vez atravesada esta, en la rotonda, tomar la salida 3 Continuar en: E-15 / A-7 en dirección: N-340 – Motril – Málaga. Tomar la salida en dirección: Salida 414 – Polígono Industrial – Santa María del Águila. Tomar N-340A. Atravesar Santa María del Águila y seguir indicaciones hasta Berja.

Distancias

Almería 51 km
Dalías 9,5 km
Adra 16 km
Albuñol 36 km
Balerma 25 km
Balanegra 20 km
La Alquería 16 km

Lavaderos de El Segundo PR-A 337

Las labores mineras estaban dedicadas casi en exclusiva a la extracción de plomo, que suele ir asociado a la fluorita. Ambos minerales quedan encajados en la «dolomía franciscana», una dura roca de características franjas blancas, que se utilizaba como testigo para buscar el preciado metal que tanto supuso para la historia de Berja.

La etapa minera intensiva del plomo en la comarca comenzó en el siglo XVIII. Amparada por la liberalización del sector, tuvo su apogeo en la primera mitad del siglo XIX, siendo sustento de una enorme cantidad de mano de obra. Entre sus consecuencias, la deforestación de la sierra y el enriquecimiento de la burguesía local.

Aunque nunca llegó a desaparecer, la actividad decayó hasta que, en los años 50 del siglo XX, se hizo cargo de los trabajos a Minas de Almagrera SA (MASA), empresa del Instituto Nacional de Industria (INI). Aprovechando nuevas tecnologías, se construyeron unos lavaderos de mineral con los que se conseguía extraer el plomo residual, aun presente en las escombreras de la minería previa, de fácil y asequible explotación. También se abrieron nuevas galerías y se llegó incluso a laborear a cielo abierto. Aún así, los escasos rendimientos obligaron a fijar la vista en la fluorita, mineral abundante en dichas escombreras y antes totalmente desechado. La explotación de fluorita comenzó por MINERSA en 1965, tras reformar los lavaderos originales para poder separarla. Fue el motor de la actividad hasta su cierre en 1980, siendo las impresionantes montañas de escombros de mineral estéril los restos más significativos que quedan, ya que la planta en si fue desmantelada.

La finalidad de los lavaderos era aumentar la concentración del mineral, lo que se conseguía sometiéndolo a la acción de fuertes reactivos químicos, tas triturarlo, separarlo por densidades y centrifugarlo en las balsas redondas cuyos restos aún se pueden observar. Tras este proceso se seleccionaba el mineral aprovechable (tanto plomo como fluorita) desechando por otro lado los estériles y los lodos tóxicos generados. Estos últimos se almacenaban retenidos por un dique de contención cuya rotura, una noche de los años 60, pudo ocasionar una gran catástrofe. Los restos rojizos de esto lodos aun se pueden observar en la rambla, al pie de Los Lavaderos, desprovistos de vegetación. Para disminuir el peligro ante nuevas riadas (que aún así volvieron a producirse en 1973) se dicidió almacenar los lodos junto a Castala, en una zona más baja conocida desde entonces como «Los Barros». Hasta allí llegaban conducidos por un canal que salvaba los 500 m de desnivel. Algunos tramos del mismo, construidos en madera y cemento, aun se conservan, y se pueden observar poco después de que los senderos PR-A 336 y PR-A 337 desemboquen en la pista forestal, justo al cruzar la rambla.

Sendero El Cerezo

Presa de Beninar

Itinerario Centro Histórico

Torre (S. XVI ) y Escudo de los Enciso (S.XVII)

Aunque nuestro recorrido parte de la Plaza de la Constitución, es conveniente visitar primero la Oficina de Turismo. Aquí nos informarán con más detalle sobre el itinerario. La torre-fuerte fue construida por una familia de cristianos viejos adosada a su vivienda. Su función era protegerse de una posible sublevación morisca, que finalmente se produjo en 1568.

1) Plaza de la Constitución

Junto a la Fuente de los 16 caños, la más monumental de Berja, encontramos el edificio historicista del Ayuntamiento, del S. XIX. La Iglesia de la Anunciación, de estilo neoclásico, se construyó tras el terremoto de 1804. Al amparo de la riqueza minera se edificó uno de los más importantes templos de la provincia.

2 ) Calle Goya

En la Calle Goya, podemos comparar dos modelos de casa palacio. Uno barroco (S. XVIII), que perteneció a la familia Zapata-Pimentel, cuyo blasón campea en la fachada (nº 34). La segunda planta fue una «galería de sol», donde conservar alimentos. A ambos lados (nº 30 y nº 38), ejemplos de estilo neoclásico (S. XIX), con plantas de diferentes alturas y vanos simétricos.

3) Fuente Toro

La Fuente Toro destaca por su abrevadero anexo. Tras la fuente se encarama el barrio del Cerro Matadero, de trazado urbanístico y tipología constructiva totalmente diferente a la que observamos justo al otro lado de la calle. Desde aquí ascendemos por la Calle Alférez, atravesando la Carrera de Granada, que forma parte del eje comercial y de ocio que atraviesa Berja.

4) Casa de Jerónimo Villalobos (S. XIX)

Situada en la Placeta de la Cruz, fue construida por un rico propietario de minas y heredada por D. Jerónimo Villalobos, alcalde republicano. La cruz, en una fachada que ya no existe, recordaba a una vieja sirvienta musulmana, reacia al bautismo. Sin embargo, la devoción que sentía por la imagen de la Virgen de Gádor, la llevó a convertirse en su lecho de muerte.

5) Paseo Cervantes (1900)

Se inauguró comp Paseo del Siglo para celebrar la entrada en el S. XX. Destaca por sus grandes plátanos de sombra. Estos árboles son comunes en los caminos principales, donde las tropas francesas los plantaban para aligerar las marchas con el frescor de su sombra.

6) Calle del Agua

Quien pasee con los cinco sentidos, se llevará más de una sorpresa. En algunos puntos de esta emblemática calle, los más atentos escucharán el sonido del agua, que le da nombre. Siempre en Berja, el agua corre bajo esta calle directa a regar la fértil Vega.

7) Molino del Perrillo (1865)

Es el mejor ejemplo de la riqueza que amasó la burguesía minera del S. XIX. Se dice que tiene tantas puertas y ventanas como días el año. En su esquina alberga un molino de agua. No existe ya, sin embargo, la fuente cuyo caño tenía la forma de un pequeño perro.

8) Calle Nueva

Supuso una apertura en la trama urbanística del S. XIX, de ahí su nombre. Desde aquí podemos continuar nuestro recorrido por la C/Carolinas. O bien subir por la C/ del Cerezo y La Caña hacia el Cerro de San Roque, entre casas blancas y callejuelas estrechas.

Cerro de S. Roque – Parque de la Alpujarra

Este recorrido alternativo (en línea discontinua) nos sumerge en un arrabal árabe, de arquitectura tradicional alpujarreña. Ya en el Parque de la Alpujarra tenemos la opción de subir a un mirador, además de observar la vegetación natural de Berja. Al bajar del parque podemos reponer fuerzas o hacer algunas compras, ya que volvemos a entrar en la zona comercial y de ocio, que ya no abandonaremos hasta el final.

9) Calle del Arco

Elijamos la ruta normal o el recorrido alternativo, llegaremos a la Calle del Arco, que destaca por la sencillez de sus casas. Su origen está en un proyecto de ensanche ortogonal del S. XIX. Justo al atravesar el arco contemplamos una hermosa plaza portificada.

10) Plaza del Mercado Viejo

La plaza cuenta con 37 soportales de piedra distribiudos en tres de sus lados. El lado restante está abierto a la C/ Manuel Salmerón. Aquí encontramos dos fuentes, la del Macho y la Hembra. El mercado de abastos, inaugurado en 1926, ahora ya tiene sustituto.

Fuente: Ayto.


0 comentarios