Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Cáceres

Berzocana

Pueblos de Cáceres

Berzocana – Villuercas – Ibores – Jara

El municipio de Berzocana se localiza en la Comarca de Las Villuercas, sureste de la provincia de Cáceres, en Extremadura. Limita con los municipios vecinos de Aldeacentenera, Cabañas del Castillo, Garciaz, Logrosán y Cañamero.

Se accede a la localidad, desde Trujillo, por la EX-208 hasta Cañamero, desviándose luego por la CV-12-1. Desde Guadalupe por la EX-208 hasta Cañamero, luego la CV-12-1. Desde Navalmoral de la Mata por la A-5 hasta el desvío 219 a la CV-22-4 dirección Deleitosa.

Monumentos / Qué ver en Berzocana

Iglesia Parroquial del San Juan Bautista: Declarada Monumento, es un gran templo de los siglos XV y XVI, de estilo gótico con tres naves cubiertas por bóveda de crucería estrellada. El coro, también de factura gótica, posee una balconada de granito bien labrada. Lleva adosada en su fachada principal una torre mudéjar, fabricada en ladrillo y anterior al resto del edificio. Situada junto a la Capilla Mayor, está la Capilla de los Santos, que guarda los restos de San Fulgencio y Santa Florentina.

Ermita del Niño Jesús: Levantada frente a la fachada principal de la iglesia a base de mampostería y ladrillo, a finales del siglo XVII en el lugar donde vivió y murió la beata María de Meneses.

Ermita de la Concepción: En el antiguo camino de Trujillo se encuentra esta ermita del siglo XVI, de regulares dimensiones, con amplio portal a la entrada.

Cruz de los Santos: Crucero de granito, ubicado a unos 300 metros del pueblo que señala el lugar donde se encontraron los restos de San Fulgencio y Santa Florentina en el año 1223.

Pinturas Rupestres: En los abrigos y cuevas de la Barrera, las Sábanas y el Cancho del Risquillo se localizan pinturas esquemáticas y seminaturalistas.

Cueva de los Cabritos: las pinturas se encuentran en el techo, a un metro aproximado de la entrada de la cueva. El lienzo principal está decorado con un grupo de motivos muy complejos y bien conservados, compuestos por dos trazos verticales rematados en su parte más alta con bifurcaciones en forma de “T” cuyos tramos superiores se curvan hacia el exterior y unidos, por sus extremos inferiores, mediante un trazo serpentiforme; de su lado inferior arranca otra línea sinuosa que acaba en una “T” de formas curvadas. Puede que se trate de esquematizaciones animales en las que el único detalle reconocible son sus cornamentas.

Pero también existe similitud entre esos remates en “Y” y los antropomorfos ancoriformes y si aceptamos un significado humano para ambos, el serpentiforme que los une puede expresar algún tipo de vínculo entre ellos, físico o simbólico. Si a esto unimos el otro serpentiforme que arranca de esta unión, rematado en “T”, podemos considerar al conjunto una representación simbólica de la unión conyugal, y del hijo, como fruto de esa relación. En apoyo de esta idea, el otro serpentiforme situado justo debajo podría ser un falo en erección, y los puntos que se dispersan a partir de su extremo una imagen figurada del semen.

Del conjunto de cuevas de Berzocana es donde más clara está la intervención humana en la realización de la oquedad siguiendo la veta de algún mineral metalífero.

Cueva del Cancho de las Sábanas: en Berzocana hay al menos cuatro abrigos o cuevas abiertas en los riscos de cuarcita de la tierra con pinturas rupestres, cuyas dataciones varían desde el Calcolítico a la Edad del Bronce, entre 4000 a 1000 años antes de Cristo. Todas pertenecen al tipo de Pinturas Esquemáticas del Sur-Oeste.

En el caso de la Cueva del Cancho de las Sábanas todas las pinturas están localizadas en la gran pared derecha de la misma (casi pared-techumbre por su fuerte inclinación) entre la entrada y los 5 metros de profundidad. Dentro de esta área, a diferentes alturas, se distribuyen los diversos motivos sin orden aparente aprovechando los lugares más aptos para su ubicación. Dada la intensa fragmentación de la pared cada panel, muy reducido, contiene por lo general una única figura.

Entre las figuras reconocibles se encuentran antropomorfos y cuadrúpedos, con un carácter  testimonial que probablemente trate de perpetuar aspectos concretos de la vida cotidiana: ganadería, transporte sobre animal, tal vez luchas. Pero entre todas destaca por su gran tamaño y colorido el antropomorfo, da la impresión de ser su rigidez y simetría un esquema simbólico, una imagen ideal del concepto de la masculinidad.

Cueva de los Morales: los motivos de esta cueva se limitan a una barra, diversos puntos y lo que podría representar un puñal o espada, aunque su localización se ve muy dificultada por la casi pérdida de los mismos. Pueden aún intuirse observando cuidadosamente la pared derecha a unos centímetros de la entrada, donde las tres superficies que aún conservan restos pictóricos se suceden en horizontal, ocupando un friso de no más de 1 metro de longitud. Asociadas a las pinturas están las puntas de flecha, raspadores y buriles de sílex encontrados en estas cuevas.

Dado el mal estado general de conservación de todo el conjunto se puede afirmar muy poco sobre el mismo; la única aportación interesante es la del hipotético puñal, que permitiría fecharlo hacia el Bronce Final, o incluso ya en la Edad del Hierro, a caballo entre el segundo y el primer milenio a.C.

Aunque las pinturas se localizan en la entrada de la cueva, el interior no es menos interesante; se accede por un tubo inclinado de 3 o 4 m con una curva al final que llega a una cavidad de 10 por 5 m donde la oscuridad es total. Es posible que fuese una antigua mina de hierro, pues en sus inmediaciones se han encontrado láminas de poca pureza y escorias de este mineral.

Castros: El Terrero: Poblado neolítico. En sus inmediaciones apareció el Tesoro de Berzocana, compuesto por dos torques de oro macizo adornados con motivos geométricos y un recipiente de bronce del siglo VIII a.C. Castrejón: Poblado fortificado, de finales del Bronce o principios del Hierro. Conserva restos de la muralla circundante y son visibles los fosos defensivos. Castro de la Dehesilla: Rodeado por una muralla de pizarra, la zona de entrada posee un foso. Se ha encontrado abundante material cerámico con adornos en cordón e incisiones de círculos concéntricos.

Necrópolis Romana de «Valhondo»: En sus más de cien tumbas de distintos tipos se encontraron ajuares funerarios formados por vasijas de cerámica, vasos de vidrio, herramientas, armas y abundantes objetos de adorno. Data de los siglos II y III, aunque algunos enterramientos pueden ser anteriores.

Otros asentamientos de época romana (Caballería de Rosa, Prado Sordo…), testimonian la presencia de una importante población. De finales de la época romana o visigoda son las tumbas cinceladas en los afloramientos de pizarra de las fincas Valbellidos y Miguel Pérez.

Gastronomía de Berzocana

Son típicas las migas, el caldo-blanco, la caldereta de cordero, el ajo blanco y los chorizos de venado y jabalí.

La repostería es variada sobresaliendo los rabos de calabaza, finísimo dulce de especial aprecio por los berzocaniegos, sin olvidar los pestiños y la rosca de candelilla.

Las cerezas y castañas son productos representativos de esta zona.

Artesanía

Aún existen artesanos del mimbre que realizan cestos para la recogida de frutos y diversas piezas como elementos decorativos. También destacan el encaje de bolillos, los bordados y los telares.

Fiestas y Tradiciones de Berzocana

San Fulgencio: 16 de enero. Fiesta religiosa en honor al Santo donde los hombres sacan en procesión a San Fulgencio y las mujeres a Santa Florentina, detrás va el arca y las reliquias.

Santa Florentina: 14 de marzo. Celebración a la Santa con procesión de los Santos y las reliquias. Después se celebra la Misa Mayor.

Fiestas Patronales: El penúltimo domingo de agosto. Durante la semana que antecede a la fiesta se cantan las Coplas del Ramo. Cuatro mujeres que tocan panderos cuadrados de cuero cantan las coplas en las que se narra la historia de los Santos. El Domingo Grande se celebra la solemne procesión de las imágenes de Santa Florentina y San Fulgencio, seguidas por el arca que contiene las reliquias, expuestas al finalizar, en el Altar Mayor de la iglesia, para ser tocadas por los fieles. Por la tarde tiene lugar la Procesión del Ramo.

Aparición de los Santos: 26 de octubre. Si hay una fiesta que es propia del pueblo, por todos los conceptos, es la celebración del hallazgo de las reliquias el 26 de octubre de 1223. Algunos años, si el tiempo lo permite, se va en procesión hasta la Cruz de los Santos con las imágenes y reliquias de San Fulgencio y Santa Florentina.

Naturaleza

La zona suroeste del término municipal presenta una superficie de 4000 hectáreas ocupada por robles adehesados, ejemplares de gran porte, destacando el Roble de la Nava o Roble de La Maribela, catalogado como uno de los árboles singulares de Extremadura. Son paisajes de extraordinaria belleza, en terreno accidentado, cubierto de grandes bosques, en alturas que van desde los 700 metros a los 1.000 metros. Es fácil ver venados, corzos, cigüeñas negras, buitres, un gran número de rapaces y abundantes pájaros. En la sierra, el paisaje es agreste y los grandes picachos de cuarcita que se elevan hasta los 1.300 metros contrastan con el verdor que los circunda. La parte este del término municipal ha sido incluida en la ZEPA de las Villuercas, que comprende la zona central de la comarca.

Árbol Singular Mesto de la Dehesa

Rutas de Senderismo en Berzocana

Ruta de Guadalupe
Longitud: 30 km
Duración: 6 horas y media.
Dificultad: media.

Distancias

Garciaz 24 km
Cáceres 105 km
Logrosán 17 km
Cañamero 12 km
Guadalupe 29 km
Madroñera 40 km

Fuente: Ayto. de Berzocana | Diputación de Cáceres


0 comentarios

Deja un comentario