Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Huelva

Cañaveral de León

Pueblos de Huelva

Cañaveral de León

La población de Cañaveral de León está situada sobre un valle, en la ladera de una montaña a 134 km. de la capital. Tiene 514 habitantes.

En su termino hay tierras fértiles y abundante agua. El olivo y la ganadería son los dos pilares de su economía.

En 1.588 Cañaveral de León obtuvo el título de villa por un privilegio otorgado por Felipe II. Desde 1.591 hasta 1.598 gozó del favor real mediante la concesión de Privilegios Reales y jurisdicciones.

La crónica se remonta en el tiempo hasta épocas sin determinar, aunque acogió una buena parte de las culturas y civilizaciones que se sucedieron por todo el sur peninsular. No obstante su pasado antiguo, los datos sobre el nacimiento de la villa como tal se refieren al año 1588, cuando el rey Felipe II concedió ese título a la población, que además obtuvo privilegios reales en 1591 y jurisdicción en 1598. Con ello se coloca en la frontera última del siglo XVI Cañaveral estaba incluida en el priorato de San Marcos de León, así como Arroyomolinos, lo que le valió a ambas el complemento de León con que se rematan los nombres. Esta dependencia de la Orden de Santiago, dueña del priorato, situó inmediatamente a las citadas poblaciones en la región de Extremadura, y así siguieron hasta que la isión territorial de 1834 las consiguió en la provincia de Huelva.

Monumentos

Iglesia de Santa Marina
Ermita de la Virgen de Fátima
Fuente de Cañaveral

Gastronomía de Cañaveral de León

La tradición gastronómica de Cañaveral de León nos habla de guisos de morcilla de lustre, del arroz de matanza, las morcillas tontas, los gazpachos de invierno y las migas serranas.
En repostería destacamos las perrunillas, las tortas de chicharrones y los deliciosos gañotes.

Cómo llegar a Cañaveral de León

Salir de Huelva. Autopista del Quinto Centenario en dirección H-31, Sevilla. Continuar en: H-31. Continuar en: E-1 / A-49. Tomar la salida en dirección: Salida 75, San Juan del Puerto, Trigueros. En los alrededores de San Juan del Puerto, girar a la derecha: N-435 en dirección: Trigueros – Badajoz. Continuar en: A-493 y atravesar Valverde del Camino. Continuar en: Carretera de Zalamea. Continuar en: N-435 y pasar cerca de El Pozuelo. En los alrededores de Zalamea la Real, girar a la derecha: A-461. En Campofrío, girar a la derecha: A-479. Atravesar Aracena y seguir indicaciones hasta Cañaveral de León.

Distancias desde Cañaveral de León

Huelva 123 km
Sevilla 104 km
Aracena 21 km
Hinojales 6,5 km
Cortegana 49 km
Trigueros 104 km
Cumbres Mayores 16 km
San Juan del Puerto 111 km
Valverde del Camino 79 km

Fuentes y Manantiales de Cañaveral de León

  • Fuente Redonda
  • Fuente de Abajo
  • Fuente del Botón
  • Pilar de la Calle de Abajo
  • Manantial de El Borbollón

Sendero Cañaveral de León  – Rivera de Hinojales

Trayecto: Lineal
Longitud: 3,9 km
Tiempo estimado: 1 hora y 30 minutos
Dificultad: Baja

Viejos caminos empedrados entre viejos árboles y viejos muretes de piedra. Piedra y agua. Dehesas y riberas. Sol y sombra. Animales de tierra y de agua, también anfibios. Aves grandes y pequeñas, modestas u orgullosas, silenciosas o cantarinas, viajeras o sedentarias. Ganado y cultivos. Fjuncos y mimbres para cestas que ya no se hacen. Flores azules, amarillas, rosas, blancas… Setas, líquenes, musgos. Insectos… Biodiversidad y cultura de Sierra Morena, y concretamente del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Ésta es la gran oferta de este pequeño sendero.

Cañaveral de León: Para empezar tendremos como referencia la Laguna de Cañaveral, en su borde occiendental. Desde allí iremos al cementerio por la Calleja del Agua y entonces tomaremos el camino que sale a nuestra izquierda hacia el sur. A unos doscientos metros encontraremos el inicio del sendero, en un cruce que franqueamos continuando en la misma dirección.

Nos encontramos entre el ruedo agrícola del pueblo y los espacios ganaderos y forestales que son las dehesas. Cuando hemos adelantado unos ciento cincuenta metros giramos a nuestra dereca, adentrándonos ya plenamente en el dominio de aquellas, que ya nos acompañarán en todo el recorrido.

Nuestra dirección ahora es suroeste. El camino está empedrado en muchos lugares, sobre todo en cruces y vaguadas, para preservarlo de la erosión de la lluvia, y suele conservar antiguas cercas o muros de piedra en sus márgenes. Éstos, además de otorgar un sugestivo estilo ancestral al paisaje, dan morada a numerosos animales y plantas que enriquecen la biodiversidad del lugar.

Vía pecuaria: Después de haber recorrido unos mil trescientos metros llegaremos a una pista más ancha, que es una vía pecuaria -la colada de Las Tablas- que conduce en la dirección que tomaremos -a la izquierda- hacia un abrevadero próximo en la Rivera de Hinojales. En unos doscientos metros encontraremos a la izquierda la Casa de la Dehesa, un antiguo cortijo ahora ruinoso.

Un poco más adelante abandonaremos temporalmente la colada tomando un camino a la derecha que lleva al Barranco o Rivera del Merino, un pequeño arroyo que seguiremos a partir de ahora hasta su desembocadura en la ya mencionada Rivera de Hinojaes. La vegetación propia de ribera -adelfas, chopos, juncos, escaramujos, zarzas, vides silvestres, etc.- y también los eucaliptos que encontraremos en sus proximidades, nos brinda la oportunidad para el descanso en un ambiente siempre más amable, y también para escuchar y observar los animales que aqui se concentran.

Entre Sierras: En menos de trescientos metros volvemos a la colada en la que avanzamos en dirección sureste otro tanto, para desviarnos entonces más hacia el sur buscando el paso entre las dos elevaciones que se interponen en nuestro camino, que forman la sierra de la Moraleja (568 metros). Entramos entonces en el valle de la Rivera de Hinojales, que corre al pie de la sierra de Hinojales que veremos a nuestro frente, cuyas máximas cotas superan los setecientos metros de altitud. La ladera que vemos tiene orientación norte, o sea umbría, al contrario de la que dejamos atrás que es solana, más soleada y seca. Las diferencias de la vegetación de una y otra se explica en gran parte por tales circunstancias.

En la ribera acaba el sendero. Si nos acercamos al río podremos volver a disfrutar de su cobijo e intentar avistar pajarillos, peces, anfibios o incluso mamíferos como la rata de agua o la nutria, cuyos hábitat se extiende río abajo hasta el Embalse de Aracena y la Rivera de Huelva.


0 comentarios