Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Granada

Caniles

Pueblos de Granada

Caniles, Sierra de Baza, Granada

El municipio de Caniles, se emplaza en uno de los principales accesos al Parque Natural Sierra de Baza, entre dos ríos que bajan de ella: El Gállego (denominado Bodurría agua más arriba) y Gudalopón, formado por la confluencia a pocos kilómetros de esta villa de otros dos arroyos serranos: El Uclías y El Moras. Tan importantes son estos ríos para los canileros que están representados en el escudo heráldico de la Villa. El municipio limita con sus vecinos de Baza, Benamaurel, Gor y Alcóntar.

La villa de Caniles es una población milenaria cuyos orígenes se remontan a la época prehistórica. Los restos de ese pasado son tan numerosos en nuestro pueblo que demuestran con claridad como esta tierra fue habitada muy intensamente ya desde el paleolítico. Los yacimientos de la Cueva de la Pastora o el poblado de los Montones de Piedra así lo atestiguan.

De los restos arqueológicos encontrados, el más importante es el llamado «Vaso de Caniles», de tipo campaniforme y fechado en el periodo neolítico. Pero no ha sido este el único vestigio de primitivos poblamientos hallado en el término, sino que se han encontrado innumerables utensilios del paleolítico, así como varias copas y una tulipa del período argárico que nos vuelven a confirmar el antiguo origen de la Villa.

Del periodo del cobre podemos observar restos principalmente en Rejano y la Carriza, y del bronce, en el barrio de San Sebastián y Fuente de la Salud. De la cultura ibérica asimismo han sido abundantes los restos descubiertos en el pago del Tortán, enterramientos, y en el desaparecido barranco de el Fuerte, cerámicas y exvotos religiosos.

Durante el periodo de dominación romana en las juntas de Morax se explotó el oro y es muy probable que se comenzaran a construir obras para aprovechar las zonas de regadío, y más concretamente «canales» (acequias). El mismo nombre de la villa nos remite a un indudable origen romano de la población.

Será en el periodo árabe cuando Caniles -qanalis-qanilish- vive su época de máximo esplendor. Los Califas Omeyas seguirán explotando sus ya escasos recursos auríferos, perfeccionarán los antiguos sistemas de regadío heredados de los romanos, y construirán otros nuevos, que podríamos decir son los que se conservan en la actualidad.

En las obras de los geógrafos árabes y en las crónicas Caniles es descrito como una villa bien fortificada, ligada por dependencia con la cercana Madinat Bastha (Baza). Ibn Al-jatib, Visir y escritor, uno de los personajes mas fascinantes de la Cultura Andalusí, al hablar en una de sus obras geográficas de1.347, el relato de un viaje de inspección acompañando a Yusuf I por las fronteras orientales del reino, dice al referirse a Caniles: «(Caniles) la mayor de sus hijas (de Baza), parecida a ella en tamaño, menor por sus vergeles y jardines» y nos habla de una población próspera donde «Las mieses forman mares de Trigo».

Más Historia de Caniles

Durante todo el periodo del reino Nazari, será una población fronteriza continuamente expuesta a incursiones castellanas, pero, aún así, aparece citada en las crónicas como una fortaleza segura y dificil de asediar, de ahí su renombre de «Canilles la famosa». Tanto es así que a principios del S.XIV, los infantes Don Pedro y Don Juan de Castilla, tras tomar Orce, Benamaurel, Cúllar, Huéscar y Galera, no pueden hacer lo mismo con Baza, Zújar y Caniles.

Volverá Caniles a quedar en línea de fuego allá a mitad del S.XV, cuando el Adelantado de Murcia, Alonso Yáñez Fajardo » El Bravo» reconquista de nuevo Cúllar, Galera, y Benamaurel que Ismail I había recuperado a mediados del siglo anterior. No es por tanto extraño que los investigadores al reconstruir todo el entramado de castillos y fortalezas que defendían todo este sector central del reino Nazarí, citan la fortaleza de «Canilles», junto con las de Baza y Fiñana, como las fortalezas defensivas más importantes.

Pero esta situación de incertidumbre fronteriza durará hasta 1.488, cuando los Reyes Católicos conquistan definitivamente Huéscar, Orce, Galera, Benamaurel, Cúllar y casi todos los castillos de la tierra de Vera. Así, el 14 de Junio de 1.489, Don Iñigo López de Mendoza, conde de Tendilla, ocupa la fortaleza de Canilles ya de una manera definitiva, en nombre de los Reyes Católicos.

Hernández del Pulgar nos dice en su crónica «visto por los Moros que estaban en Canilles como la Villa de Zújar y otras fortaleças que estaban cercanas a Baza se entregaron al Rey, e que el Conde de Tendilla iba sobre Canilles, se entregó al dicho Conde como quier que aquel lugar es fuerte e cercano a Baza».

No hay que olvidar, para comprender mejor esta entrega pacífica de la villa, que Abulcasín Haçeni, alcalde de la misma, junto con otros musulmanes principales de Baza, tenían seguro de los cristianos desde 1.488.

En Septiembre de ese mismo año de 1.489, se nombra alcaide de la fortaleça de Canilles a Don Alvaro de Luna, nieto del comendador mayor de Castilla, y con fechas posteriores, en el repartimiento que los Reyes Católicos hicieron varios años después de la conquista, en favor de los que habían contribuido a ella, tocó a Don Diego Fernándezde Córdoba, Conde de Cabra, la Villa de Canilles y otras Alquerías. Estos privilegios o mercedes reales no eran enajenaciones perpetuas de bienes de la corona, sino que se daban por vida de los titulares.

En 1.501, poco después de las sublevaciones que acaban con la Granada mudéjar, la corona decide que las villas de Caniles ,Benamaurel, Cúllar, Macael, y Laroya pasen a la jurisdicción de la ciudad de Baza, posiblemente como castigo por la sublevación de sus mudéjares. Este periodo histórico de dependencia de Baza durará hasta l.679, año que culmina el proceso de exención de dicha ciudad iniciado en 1648.

La población en estos primeros años del S.XVI es enteramente morisca. Así de un censo de 760 vecinos (casi 4.000 habitantes) tan sólo 30 eran cristianos viejos (150 Habitantes). Caniles en manos de los moriscos granadinos era un pueblo próspero que cultivaba la seda, el trigo y sobre todo la viña. La producción de vino fue siempre una de las mayores riquezas de la villa, lo demuestra el hecho de que a mediados del S.XVI, en sus campos se cultivaban más de 700.000 cepas.

Pero esta situación de riqueza y tranquilidad aparente sufrirá un duro golpe en 1.568, año de la rebelión de los moriscos. Con la expulsión, la población bajo rápidamente. Así en 1.752 encontramos 636 vecinos, en un intervalo de casi 2 siglos la población no ha crecido, es más se observa una disminución de más de 120 vecinos con respecto a 1.501; lo que nos viene a confirmar la regresión que todavía en 1.752 arrastraba el pueblo debido al ineficaz y apresurado repoblamiento.

Es a partir de la segunda mitad del S. XVIII cuando se empieza a observar cierta recuperación económica, que dará como consecuencia que se instale en Caniles el convento de los Franciscanos de Alcántara, orden de San Diego. Convento del que sólo existen algunos restos, ya que fue desamortizado en el siglo pasado.De sucesos acaecidos en siglos posteriores no tenemos muchas noticias, aunque suponemos que el devenir histórico de Caniles, durante finales del S.XVIII y el S.XIX, irá parejo al de otros pueblos de la comarca.

Llegamos de este modo al S.XX y observamos una nueva época de florecimiento económico, debido a la construcción del ferrocarril y a la implantación de una industria azucarera en nuestra vega. Durante toda la primera mitad y parte de la segunda del S.XX, el crecimiento de población se mantendrá estable, incluso en los años 50 y 60 cuando se produce el fenómeno de la emigración a Cataluña. Caniles constituye un caso excepcional en la Comarca, ya que su población no sufrirá fuertes oscilaciones durante esos años, al contrario que muchos pueblos de la zona y de toda Andalucía.

La causa de esta estabilidad poblacional y, en cierto sentido, de prosperidad, hay que buscarla en la industria azucarera. El hecho de que su actividad se redujera a la época de recogida de la remolacha dio un carácter especial a la emigración. A diferencia de otros lugares, donde ésta fue definitiva, en Caniles se convirtió en una emigración de temporada. Estos emigrantes estacionales, «temporeros», se dirigían principalmente a Francia, donde realizaban diversas tareas agrícolas durante los meses de primavera y verano.

Los últimos años del siglo XX, que presencian el cierre de la línea ferroviaria y el cese de la actividad en la azucarera, transformada en industria química, transcurren impregnados de aires europeos. La entrada de España en la Comunidad Europea en 1.986 marcará también el arranque de un nuevo periodo histórico, en el que el devenir de nuestro pueblo irá ligado inexorablemente a la política supranacional de la U.E., especialmente la agraria.

Monumentos en Caniles

La Torre
El Pósito
Ermita de San Sebastián. SXVIII
Iglesia de Santa María y San Pedro
Casas solariegas de los «Fernández» y «Mancebo» S. XVIII-XIX

Fabriquilla del Oro: Fue utilizada por los árabes para lavar y decantar el oro que extraían de una mina con agua que traían a través de minas desde Rejano.

Entre 1855 y 1866 se produjo en Caniles un periodo de gran actividad, desatándose una auténtica quimera de “El Dorado”. En ese momento se constituyeron diversas sociedades mineras que aglutinaron gran cantidad de denuncios auríferos, de los cuales se han conservado los expedientes mineros de 477 de ellos para el caso de Caniles.

Fruto de esta actividad se construyeron dos instalaciones para el tratamiento del mineral, que fueron denominadas “Fábrica de San Fulgencio” y la “Fabriquilla”.

Los placeres auríferos de Caniles son alócatenos, pues se trata de abanicos aluviales del Pleistoceno Medio en los que el oro ha sido transportado desde más de 10 kilómetros, y en cuyo depósito se ha formado más de un nivel de concentración.

Gastronomía del municipio

La gastronomía es la propia de la región mediterránea, aun cuando cuenta con algunas singularidades como las gachas con boquerones y setas de la Sierra; el conejo frito con tomate de la huerta; los gurullos con liebre; la olla matancera de nabos; el gazpacho blanco; o postres tan suculentos como las tortas de chicharrones; las tortas de matalauva; o el roscón de las viejas.

Cómo llegar a Caniles

Su principal y mejor acceso es desde Baza a través de la autovía A-92, donde la dejaremos en la salida Caniles, Huercal-Overa

Distancias desde Caniles

Gor 35 km
Zújar 20 km
Baza 8,5 km
Granada 118 km
Hernán Valle 65 km
Benalúa de Guadix 58 km

Fuentes y Manantiales de Caniles

  • Los Caños
  • Manantial del Guaguí
  • Manantial de El Tortán
  • Manantial del Castellón
  • Fuente del Cañico del Molino

Más información sobre la Villa de Caniles aquí.


0 comentarios