Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Carboneras

Pueblos de Almeria

Carboneras, Parque Natural Cabo de Gata Níjar

Carboneras está situado en el litoral levantino almeriense, con un paisaje formado por terrenos áridos, semidesérticos, volcánico, incluido dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, primer espacio protegido andaluz terrestre-marítimo que comprende espacios y paisajes únicos: las únicas montañas de origen volcánico de la península; la franja costera con sus dunas, playas y salinas, verdadero espectáculo natural; y por último la milla de mar protegida cuyos fondos son de una gran riqueza.

En ese entorno se encuentra el pueblo, cuyo origen está en la construcción del Castillo de S. Andrés para uso militar en el S. XVI. Conjunto blanco y luminoso de casas agrupadas junto al mar azul cobalto; lugar ideal para el disfrute del sol y la playa, de la tranquilidad y de un clima excelente.

El municipio limita con sus vecinos de Los Gallardos, Mojácar y Níjar.

La existencia de Carboneras como núcleo habitado permanentemente se sitúa en torno al siglo XVII a raíz de la construcción del Castillo de San Andrés y la consiguiente distribución de tierras de labor a los soldados, así como a la creación de una almadraba. Todo ello por iniciativa del Marqués de Carpio don Diego Lope de Haro y Sotomayor, como consecuencia de las constantes acciones de los piratas berberiscos y de los turcos sobre el territorio de su soberanía, y que ocasionaban grandes daños, como fue el famoso saqueo de Cuevas por el pirata El Doghali tras recorrer toda la zona.

Con anterioridad, se sabe de la ocupación de la costa por el establecimiento de vigilantes en las torres y atalayas del litoral, que desde la época nazarí ejercían sus funciones, continuando a partir de la conquista por los Reyes Católicos con mejor o peor fortuna. Pero el aislamiento de la zona y los riesgos del servicio hicieron inviable una mínima ocupación humana, de hecho el abandono de estos establecimientos fue una constante. Ello planteó la necesidad de concentrar un núcleo de fuerzas militares con cierta consistencia al amparo de un sistema eficaz de defensa; surge así la idea de la erección del Castillo de San Andrés, proyecto que fue aprobado por el rey Felipe II en real cédula del 11 de octubre de 1583, confirmada años más tarde, pero ejecutada de forma muy provisional en 1602, acometiéndose las obras definitivas en 1621. A partir de 1688, el Castillo pasa a la Casa de Alba, que se encarga de dotarlo, nombrar a un alcaide y pagarlo. Grima (1993) señala que «se puede afirmar con toda rotundidad que Carboneras comienza a salir de los muros de su castillo y a crecer a partir de los primeros años del siglo XVIII».

En efecto, la seguridad del litoral español es ya en esas fechas una realidad.
Consecuencia de esta situación, el poblamiento es más intenso a la vez que comienza una etapa de expansión general de la economía y de la población.

En 1752, en el momento de realizarse el Catastro de Ensenada, el castillo de Carboneras contaba con una guarnición permanente de 25 militares. Un oficial, un sargento, dos cabos, un tambor y 24 números del Cuerpo de Inválidos de Artillería.

En 1776 se mandó edificar un nuevo castillo en Mesa Roldán, que junto con las torres vigías dotaron de más seguridad a la zona, lo que permitió una mayor prosperidad económica dentro del esquema de las limitaciones y oportunidades naturales. La explotación de la barrilla, el esparto y la pesca, junto con la agricultura tradicional, constituyeron la base de su economía.

El 1 de junio de 1813, Carboneras se erigía en municipio independiente; había dejado de ser el quinto barrio de Sorbas.

A mediados del siglo XIX, el Diccionario Geográfico-Estadístico de Madoz nos habla de que tiene 300 casas y 1.800 vecinos, una plaza, calles de buen piso y alineadas, casa consistorial y cárcel, así como el castillo con un gobernador y 27 servidores. Destaca la pesca como actividad económica, a la que se dedica ocho laudes con artes de arrastre y tres palangres con unas 200 personas y algunos muchachos.En 1860 el nomenclátor nos señala que el municipio de Carboneras cuenta con 383 casas y una población de 2.702 personas, de las cuales 1.700 viven en el núcleo y los restantes repartidos en 36 núcleos, cortijadas y molinos, siendo los más poblados los Llanos de D. Antonio, Argamasón y el Saltador.

En 1900, Carboneras tiene ya un núcleo con 23 edificios de dos plantas de las 1.170 que se catalogan y una población de 4.706 personas, que diez años más tarde será de 6.035 habitantes. A partir de aquí la emigración comienza a notarse, la pérdida de oportunidades económicas es manifiesta; hasta 1981 no se vuelve a tener la misma población que en la década de los años veinte.

El año 1970 supone el punto más bajo de la inflexión, con sólo 5.011 habitantes, han desaparecido núcleos por abandono, el nomenclátor de 1960 sólo señala 16 núcleos habitados. En la actualidad, los núcleos de población considerados son: El Argamasón, El Cañarico, Carboneras, La Cueva del Pájaro, La Islica, Los Llanos de Don Antonio, El Saltador Alto y El Saltador Bajo, que son en definitiva los que siempre tuvieron más población a lo largo de toda su historia.

Monumentos de Carboneras

Torre del Rayo

Casas Señoriales, siglo XIX.

Casa del Laberinto, año 1964. Construida por André Bloc.

Mesa de Roldán, siglo XVIII. Se encuentra un faro y una torre fortín.

Castillo de San Andrés, siglo XVI. Construido por el marqués del Carpio.

Molino hidráulico de El Argamasón: los molinos de agua son un caso excepcional en esta zona, dado el carácter árido del lugar. En este paraje del Río Alías se encuentra el cauce de agua superficial más constante del Parque Natural y, aunque su régimen hídrico está fuertemente condicionado por las extremas condiciones climáticas, el molino aprovecha este aporte de agua situándose en la terraza que forma el cauce y disponiendo sus espacios construidos de forma escalonada.

El sistema aprovecha la presión que ejerce el agua al caer para moler el grano. Los elementos constructivos básicos son: la acequia o caz, que canaliza el agua desde la balsa que regula el caudal; el cubo, que es la construcción que canaliza el salto de agua, sirve de depósito y permite por estrechamiento lograr presión en la salida del agua  a través de un artefacto regulador llamado saetillo; el saetillo que dirige puntualmente el agua a las palas de una rueda hidráulica llamada rodezno que transmite, a través de un eje vertical, la fuerza motriz a las ruedas o piedras de moler, una fija, la solera, y otra móvil, la yolandera. De la fricción que se produce entre ambas se efectúa la molturación. El espacio donde el agua mueve el rodezno es llamado cárcava, y a través de él se devuelve el agua al sistema.

Urbanismo

Central Térmica de ENDESA.

Gastronomía

Gazpacho. Conejo al ajillo. Bonito ahumado. Galán (pescado que no se encuentra en ningún otro lugar del Mediterráneo). Platos de pescado.

Cómo llegar a Carboneras

Desde Almería: Dirigirse hacia Murcia por la A-7 / E-15 (la autovía del Mediterráneo), y desviarse en el Km. 494 por la N-341 que nos lleva directamente a Carboneras.

Desde Murcia: Dirigirse hacía Almería por la A-7 / E-15 y nos desviamos en el Km. 494 por la N-341 que nos lleva directamente a Carboneras.

Otra opción más corta es tomar el desvío hacia Garrucha, después ir hacia Mojacar y luego tomar la carretera local hacia Carboneras que bordea la costa y tiene el firme en buen estado, si bien presenta un tramo muy revirado. Esta última opción no es aconsejable en caso de temporada alta, ya que al discurrir la carretera junto al paseo marítimo de Mojacar, soporta mucho tráfico lento.

Si nuestro origen se sitúa en la zona centro de España (Madrid y alrededores), es recomendable ir por Murcia que por Almería, pues la distancia es más corta (unos 50 Km), si bien en situaciones de operación salida puede ser recomendable elegir la otra opción de acuerdo con la información que nos ofrezca la DGT.

Distancias desde Carboneras

Almería 70 km
Mojácar 23 km
Garrucha26 km
Los Gallardos 34 km

Senderos / Rutas de Senderismo en Carboneras

Sendero Río Alías
Sendero Mesa Roldán

Miradores de Carboneras

Mirador de la Granatilla
Mirador Los Muertos

Panorámica de Carboneras

Ayuntamiento de Carboneras - Almería - Andalucía

Plaza del Castillo - Carboneras

Teatro Casa de la Música de Carboneras

Parque Andaluz

Monumento a la Libertad - Carboneras - Andalucía

Lawrence de Arabia

Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, 1962), una de las mejores películas de todos los tiempos, es una y otra vez incluida entre los diez mejores filmes más importantes de la historia del cine. Dirigida por David Lean, tuvo un reparto de lujo en el que actores nuevos como Peter O´Toole u Omar Shariff compartían escena con veteranos de prestigio como Anthony Quinn, Alec Guinnes, Claude Rains, Jack Hawkings, Arthur Kennedy o José Ferrer. En 1963 consiguió siete premios Oscar, entre ellos el de mejor película y al mejor director. También a la mejor dirección de arte, a cargo de John Box, quien diseñó personalmente y dirigió la construcción de la ciudad jordana de Aqaba en la ficción, que en realidad fue un gran decorado levantado en la desembocadura del río Alías, habitualmente una rambla seca en Carboneras. Desde febrero a junio de 1962, el equipo de esta mítica película vivió en Carboneras, trayendo la magia del cine y unos ingresos extra a un pueblo de gente humilde y trabajadora. El lugar les pareció un paraíso hasta el punto que algunos de sus miembros destacados, como Bárbara Beale y Eddie Fowlie, se quedaron a vivir para siempre entre nosotros.

Los paisajes de Almería son después del desierto de Jordania los protagonistas de esta película legendaria. Las dunas de Las Amoladeras, los llanos de Níjar y la propia capital acogieron escenas importantes, pero es la secuencia del ataque a Aqaba la que marca el argumento de esta historia épica, dentro y fuera de la pantalla. Carboneras vivió aquel sueño y sus habitantes lo recuerdan en familia, generación tras generación. Tal es así, que el pueblo salió a la calle en diciembre de 2012 para recibir de nuevo a Omar Shariff, el Sherif Ali, el príncipe amigo de Lawrence, a quien lanzó flores en la orilla de este pueblo de cine.

Escultora: Carmen Mudarra.

Lawrence de Arabia


0 comentarios

Deja un comentario