Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Jaen

Cárcheles

Pueblos de Jaen

Cárcheles, Sierra Mágina

Cárcheles es un municipio jienense incluido en Sierra Mágina por sus buenas comunicaciones con otros municipios de esta comarca, ya que geográficamente podría ser considerado de la comarca de Sierra Sur. Formado por la fusión de las localidades de Cárchel y Carchelejo, está situado en la ladera noreste de las Sierras de los Grajales y de Alta Coloma, descendiendo hasta el río Guadalbullón.

El municipio limita con sus vecinos de Campillo de Arenas, Cambil, Pegalajar y Valdepeñas

Predomina el olivar sobre los terrenos de pastos permanentes, situados al noroeste, constituyéndose como el pilar económico del municipio. Destacan también, como actividades económicas, las industrias cárnica y de transformados del cerdo, ésta última de muy buena calidad.

Los vestigios arqueológicos  localizados en el paraje de las Sartenillas, en el  término de Cárchel,(un enterramiento de la Edad del Bronce), atestiguan la presencia humana desde el II milenio a C.

De la época romana son los asentamientos de Cazalla y el de Venta de la Romana, identificado este ultimo como la estación de Viniolis

Del pasado visigodo han aparecido varios testimonios en Carchel, diversas sepulturas y una lápida sepulcral con una inscripción, que traducida dice: «Este es el sepulcro de Teudesina; si alguien inquietase este sepulcro, con Judas el traidor sea anatema y vaya al fuego».

En la etapa árabe, fue frontera con el reino nazarí de Granada durante 250 años, se ha identificado a esta región con el distrito de Qastalla, que aparece citado en el siglo X por al-Muqaddasi. De este nombre se conserva en el topónimo Cazalla, donde se ha localizado un asentamiento protegido por un pequeño castillo. En el siglo XII el geógrafo al-Idrisi incluye en un itinerario de Córdoba a Almería el topónimo S.r.s.h., que se lee Yarisa o Harisa, y que los investigadores han identificado con Cárchel.

Conocida como los Cortijos de Cárchel, Carchelejo y Cazalla, durante los siglos XIV y XV, depende  Obispado de Jaén, por donación de Alfonso X el Sabio en 1253. En 1271 aparece en poder de don Día Sánchez de Funes, y a finales del siglo XV pertenecen de nuevo al Obispado y Cabildo de Jaén. Desde el año 1558, quedo  incluido en el termino municipal de Cambil,  hasta 1675, en que el rey Carlos II decide venderlos, con jurisdicciones y vasallos, a don Juan Antonio de Arellano y Contreras.

Pero en 1696 la Real Hacienda se hacía de nuevo con la propiedad de los cortijos ante los reiterados problemas de pago del referido señor. Al reintegrarlos y hacerlos realengos los eximió de la jurisdicción de Cambil, por lo que pasan a formar un nuevo Concejo.

Durante el siglo XVIII, los tres núcleos experimentaron un rápido crecimiento económico y poblacional, con Carchelejo a la cabeza. Poco después fue Carchel el que tuvo un mayor crecimiento y en 1843 se constituyó en municipio independiente. Por Decreto de 7 de febrero de 1974 se fusionaron los dos municipios, formando una nueva entidad, con la denominación de Cárcheles.

Monumentos de Cárcheles

Iglesia de Ntra. Sra. de los Angeles de Carchelejo
Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios en Cárchel

Gastronomía de Cárcheles

La gastronomía de Cárcheles, sigue el ritmo estacional de los cultivos de la tierra. En primavera, destaca el hornazo que se degusta en Semana Santa, el rosco frito o las comidas de Cuaresma, como el encebollado, bacalao y sardinas arenques. En verano, abundan los platos realizados con los productos de la huerta, como la pipirrana, el gazpacho o el dulce de membrillo. Durante el otoño, se cocinan las gachas y el bacalao, plato típico de la festividad de Todos los Santos. En invierno destacan los productos derivados de la matanza, embutidos, morcillas y chorizos, pajarillas, chicharrones, lomo de orza, salchichón. Destaca la gran tradición charcutera de la localidad.

El municipio forma parte de la zona de producción de un producto que sobresale por su calidad: el Aceite de Oliva Virgen Extra.

Se comercializa con la etiqueta de calidad de:

La Denominación de Origen “Sierra Mágina”.

Cómo llegar a Cárcheles

Salir de Jaén. Continuar en: J-14. Continuar en: A-316. Girar a la izquierda: E-902 / A-44 en dirección: Granada – Motril. Tomar la salida en dirección: salida 59 – Cambil – Huelma. Girar a la derecha: JV-2227 en dirección: Carchel – Carchelejo. Entrar en Carcheles.

Distancias desde Cárcheles

Jaén 27 km
Cambil 13 km
Huelma 30 km
Arbuniel 15 km
Pegalajar 17 km
El Almadén 47 km
La Cerradura 8 km
La Guardia de Jaén 32 km
Puente de la Sierra 39 km
Campillo de Arenas 17 km

Fuentes y Manantiales de Cárcheles

  • Fuente Alta
  • Fuente Alta II
  • Fuente Alta III
  • Pilar de Cárchel
  • Pilas de la Fuente
  • Fuente del Bizcocho
  • Fuente delos Civiles
  • Fuente de El Convento
  • Fuente del Barranquillo
  • Fuente del Arroyo del Pino
  • Pilar de la Calle Párroco Casado
  • Fuente de la Cañada del Estanque
  • Fuente Blanca
  • Fuente de Jesús
  • Pozo de Ventarique
  • Pilar del Lavadero
  • Fuente de la Olivilla
  • Fuente de las Mozas
  • Fuente de la Parrilla
  • Fuente de Ventarique
  • Fuente de los Guindos
  • Rezume de Ventarique
  • Nacimiento de Santa Lucia
  • Fuente del Huerto Cemeo

Senderos de Cárcheles

Fuente de la Parrilla
Encuentro de Barcinadores y Pastores
SL-A 55

“En la Fuente de la Parrilla casi siempre te encontrabas a alguien, antes si había gente por los caminos”

El Abrevadero de las Pilas de la Parrilla era una auténtica área de servicio de la época. Antiguamente, cuando la actividad agraria estaba en su esplendor, el abrevadero estaba formado por unas pilas de piedra tallada, de ahí el nombre. Desde tiempos remotos la fuente jamás ha dejado de manar agua. Barcinadores, rancheros, muleros, arrieros, hacían un alto en el camino para refrescarse y dar de beber a las bestias, mientras que los pastores del Cortijo de Palomares guiaban al ganado hasta el Abrevadero antes de encerrarlo en el corral. La Fuente fue testigo mudo de numerosos encuentros y la sombra de las nogueras, desafiando al sol plomizo del verano, animaba a la conversación antes de continuar la marcha.

La figura del barcinador: durante los meses de verano, cuando llegaba el tiempo de la siega, los barcinadores eran las personas encargadas de transportar en bestias la miel del cereal que se sembraba en el Llano de Palomares hasta las eras de Cárchel y Carchelejo para la trilla. Las bestias las cargaban con dos haces de cereal colocadas en unas narrias de madera y cogían tal anchura que cuando en el camino se cruzaban con otra era necesario la maniobra.

El Pastor de Palomares: infatigablemente cuidaba de su rebaño de hasta 900 cabras recorriendo los pastos de la Solana, la dehesa de Palomares y la Sierra de Calabaceros sin más ayuda que una gancha y una honda. Acostumbrado a la soledad, no pocas eran las noches que pasaban al abrigo de una cueva.

Sendero Llano de Palomares SL-A 55

Longitud del trazado: 9.680 m.
Duración: 3 horas y 30 minutos
Grado de dificultad: Medio
Cota Inferior: 824 m.
Cota Máxima: 1.157 m.
Desnivel: 333 m.

El Paraje de Palomares es un espectacular paisaje adehesado de encinas que representa un modelo sostenible de aprovechamiento agrario, ganadero y forestal. El sendero nos ofrece la posibilidad de recorrer los antiguos caminos que utilizaban los barcinadores de Cárchel y Carchelejo para transportar, mediante bestias, la mies del cereal desde Palomares hasta las eras de los pueblos para su trilla.

El itinerario es circular y conecta Carchelejo con Cárchel pasando por Palomares, por lo que puede iniciarse desde ambas localidades. A lo largo del recorrido podremos descubrir construcciones tradicionales en piedra seca (lindes, corral de ganado, muros de caminos), disfrutar de una variedad de paisajes (olivares, pastos, monte bajo y dehesa de encinas) y entenderemos cómo vivían los rancheros (oficio de fabricación de carbón) en Palomares.

Recréese en las impresionantes vistas del Barranco de la Parrilla y de Sierra Mágina desde La Solana, en la caprichosa forma de ésta vista desde Los Jarales y en la perspectiva de Sierra Sur desde el Llano de Palomares. El Abrevadero de las Pilas de la Parrilla, con su exquisita y fresca agua durante todo el año, será parada obligada para reponer fuerzas.

Castellón Cazalla SL-A 56

Las ruinas del Castellón se sitúan sobre un cerro ubicado en el centro del Valle de Cazalla desde donde se divisa el Castellón de Arbuniel y el de la Corona al Este y, al Sur, el Castillo de Arenas.

La tipología de la fortaleza era castillo rural y fue utilizado en época romana y árabe ejerciendo de refugio de la población que cultivaba la zona.

Según los investigadores comarcales, la superficie total del antiguo castillo era de 1.650 metros cuadrados y la anchura media del recinto de 46 metros. Constaba de un doble recinto defensivo, culminando en la parte del cerro por dos torres que hacían de último regugio. Las puertas de acceso a ambos recintos estarían situadas al Oeste, donde la pendiente es más suave, y un portillo al Sureste.

El Norte del Castillo, en la parte correspondiente al recinto exterior, fue destruido en 1981 al ser utilizado el cerro como cantera para las obras de la cercana carretera nacional. Junto al Castellón, en la ladera que cierra el valle, en 1990 se descubrió una necrópolis romana compuesta por alrededor de 20 enterramientos alineados correctamente formando un rectángulo.

Sendero El Chaparral SL-A 57

Longitud del Trazado: 3.450 m.
Duración: 2 horas
Grado de dificultad: Bajo

El sendero nos acerca hasta el Chaparral, emblemático paraje de Cárchel a pie de sierra cuyas tonalidades de verdes y diversidad de olores nos recrearán los sentidos. El itinerario recupera la antigua senda que une Cárchel con este paraje, en desuso desde que los vehículos a motor comenzaron a sustituir a la caballería.

La subida hasta el Cortijo del Chaparral por este viejo camino nos transporta a tiempos pasados y nos permitirá comprobar construcciones en piedra seca como los muros del propio camino, lindes, albarradas y majanos.

El cortijo es un buen lugar para realizar un descanso y probar el agua de su fuente. Desde la era, el macizo de Sierra Mágina parece emerger entre los montes. Siguiendo la ruta, descubriremos un chozo construido en piedra seca entre los chaparros perfectamente conservado.

Regresaremos al pueblo descendiendo por un camino alternativo que se adentra entre chaparros, coscojas y cornicabras conformando densas tramas arbustivas en convivencia con la figura del olivar.

Fuente: Acercando Paisajes Cárcheles


0 comentarios