Andalucia Rustica

Buscar más

Castillos en Jaén

Castillo de Alcaudete

Castillos en Jaén

Castillo de Alcaudete – Castillo Calatravo de Alcaudete

El Castillo de Alcaudete se localiza en lo alto de un cerro, en la localidad de Alcaudete, formando parte de la Comarca de la Sierra Sur, en la provincia de Jaén, Andalucía.

En la época emiral se levantó una fortaleza en el período califal. El alcázar fue centro de protección de una medina comercialmente muy activa, ubicado en una importante red viaria y comercial y fue militarmente codiciado tanto por musulmanes como por cristianos.

De estas primitivas defensas no quedan restos, debido a la significativa reestructuración que sufre el conjunto defensivo en época almohade. En este período, el núcleo de población se rodea de una muralla y en la cumbre del cerro se edifica un alcázar construido con tapial de tierra sobre basamento de mampostería.

El Castillo actual, construido sobre el alcázar almohade, es un exponente de fortaleza de frontera del s.XIII-XIV. Las murallas y torres, construidas con tapial serán reforzadas con mampostería tras la conquista cristiana en 1246, por los frailes de la Orden de Calatrava. Conservan los adarves o ronda de la guardia a través de los cuales podemos recorrer todo su recinto y acceder al interior de las torres. Destacan el refectorio y caballerizas así como la imponente torre del homenaje. Fue declarado Monumento Histórico en 1985.

Que ver en el Castillo de Alcaudete

  • Muralla del Alcázar Islámico
  • Liza
  • Puerta principal
  • Pasillo foso
  • Aljibe
  • Caballerizas
  • Palacio Renacentista
  • Sala Capitular
  • Torre del Reloj
  • Habitación del Comendador
  • Terraza

Más sobre el Hins al Qabdaq

Entre los siglos XIII y XIV, Alcaudete se convierte en un enclave de vitgal importnacia dentro de la frontera con el reino nazarí de Granada. De hecho, la pugna entre musulmanes y cristianos por hacerse con tan codiciada plaza fue una constante, aún después de la batalla de las Navas de Tolosa. Finalmente, se encarga a esta orden militar el control y la defensa de la frontera occidental del Reino de Jaén y serán los monjes calatravos los que levanten este castillo sobre la base del antiguo fortín árabe. Desde aquí se abastecerán y saldrán las tropas que van a participar en incursiones en territorio musulmán y aquí volverán también en busca de resguardo y aposento.

La Orden de Calatrava reforzará el carácter defensivo de la plaza para tratar de hacerla lo más inexpugnable e inaccesible posible y para adecuarla a las nuevas estrategias de combate, dado el incipiente uso de la artillería (por ejemplo, redondeando las esquinas en algunas de sus torres). De la antigua fortaleza islámica se utilizarán sus defensas como antemuro o falsabraga, es decir, una muralla más baja que la principal, que se levanta delante de ésta y que áun se conserva.

Una vez dentro del recinto, el aspecto del Castillo de Alcaudete es muy similar al que tendría hace ochos siglos. El minucioso trabajo de restauración llevado a cabo ha hecho posible que buena parte de las edificaciones y estructuras de la fortaleza hayan recuperado el aspecto que debieron tener entonces. El recinto cuenta con tres aljibes, sobre uno de ellos, el ubicado junto a la puerta principal, se sitúa el cuerpo de guardia, encargado de controlar el acceso al castillo y comunicado directamente con el adarve de los lienzos de la muralla. Llamados también caminos de ronda, estos pasillos eran solo frecuentados por la guardia que, de este modo, podía recorrer todo el recinto y acceder a las seis torres que lo defendían. El de Alcaudete es uno de los castillos donde mejor se puede apreciar este tipo de estructura.

Otros edificios de interés son la Capilla de Santa Catalina, con interesantes pinturas murales del s. XVI (abierta todo el día), el Convento del Carmen, con pinturas al fresco del s. XVIII (horario de culto), o sus casas señoriales como la Casa de los Leones o la de la Virreina.


0 comentarios