Andalucia Rustica

Buscar más

Castillos en Málaga

Castillo de Álora

Castillos en Málaga

Castillo de ÁloraArco de Ingreso del Castillo de Álora

El Castillo de Álora (Castillo Árabe de Álora) se encuentra situado en el Cerro de las Torres, en el término municipal malagueño de Álora. Desde el exterior (Mirador) como desde el interior del castillo se puede disfrutar de unas impresionantes vistas del fértil Valle del Guadalhorce y de la localidad de Álora.

El Castillo de Álora está compuesto de tres recintos amurallados y con diferente grado de conservación.

El primero, de planta sensiblemente cuadrada y unas dimensiones aproximadas de 33 x 37 metros, está formado por 6 torres cúbicas y sus correspondientes murallas. Cuatro de las torres se ubican en las esquinas del recinto y dos en el centro de los lienzos noroeste y sureste. De las dos torres en el centro de los lienzos, la situada al noroeste es el mausoleo de la familia Bootello razón por la que se encuentra en un mejor estado de conservación. Torre de la Vela - Álora - Torres del Castillo de ÁloraLa otra torre, denominada del Arco de Ingreso (de arco de herradura) presenta una fuerte degradación por lo que fue consolidada estructuralmente en el año 2004.

La torre en la esquina sur del primer recinto (Torre del Homenaje), también ha sido restaurada junto con la torre en la esquina Noreste.

El segundo recinto, de planta irregular, enlaza con el primero desde las torres Norte y Oeste y lo rodea por el Norte, Este y Sur. Su perímetro esta claramente definido por los restos de torres y murallas que aún se conservan. En su extremo sur se encuentra la Capilla Mayor de la primitiva Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación.

El tercer recinto, del que solo se conservan restos emergentes puntuales, se complementaba con el segundo arrancando de los extremos Noreste y Suroeste y avanzaba hacia el casco urbano hasta completar un amplio espacio fortificado. Torre de la Vela - Torres del Castillo de ÁloraEste frente defensivo está actualmente integrado en las edificaciones de la zona más próxima del caserío urbano y se encuentra casi demolido en la mayoría de su trazado.

Este castillo por su importancia estratégica como punto de control del Valle del Guadalhorce y por su acceso natural a Málaga desde el interior, hizo de Álora un objetivo primordial en el avance hacia el sur de los reinos cristianos durante la Edad Media. Los numerosos intentos fracasados de conquista hacen suponer que Álora contaba con un sistema defensivo sólido y bien adaptado a su situación. La importancia de este sistema queda reflejada tanto en las referencias históricas como en los restos de la fortificación aún existentes.

La dilatada historia del monumento muestra el castillo sujeto a una serie de acontecimientos y acciones propias de un proceso abierto. Entre ellas destaca el uso como cementerio a partir de 1818, aunque en la actualidad el camposanto ha sido trasladado a otro lugar. Fuente: iaph

La visita al Castillo de Álora es muy recomendable, en su visita a Álora no deje de visitar su Castillo Árabe.

Castillo de Álora - Torres del Castillo - Castillo Árabe de Álora

Castillo de Álora - Torres del Castillo - Castillo Árabe de Álora

Castillo de Álora - Torres del Castillo - Arco de Herradura

Castillo de Álora - Arco de Herradura del Castillo

Torre del Homenaje del Castillo de Álora

Castillo de Álora - Recinto del Castillo de Álora

Iglesia del Cerro de las Torres / Capilla Gótica / Capilla de Jesús Nazareno de las Torres / Ermita del Nazareno

Levantada intramuros del Castillo de las Torres, se construyó en el siglo XV, aunque actualmente, sólo conseva la capilla Mayor (Capilla Mayor de la primitiva Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación), de estilo gótico en sus elementos estructurales y el campanario, que se mantiene en su proximidad.

El solar donde estuvo la antigua iglesia pudo ser el de la primitiva mezquita. En su interior se conservan imágenes de gran devoción por el pueblo de Álora en su Semana Santa.

Álora - Iglesia del Cerro de las Torres / Capilla Gótica / Capilla de Jesús Nazareno de las Torres / Ermita del Nazareno

Capilla de Jesús Nazareno de las Torres

Capilla de Jesús Nazareno de las Torres

Capilla de Jesús Nazareno de las Torres

Jesús Nazareno - Álora

Jesús Nazareno de las Torres. En nuestra visita a Álora (25/11/2017) tuvimos el privilegio de verlo en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación.


Viernes, 23 de Noviembre de 2001
Biblioteca Municiapl de Álora. 20.30 Horas

Ponencia de Doña María José Sánchez Rodríguez sobre el tema “Las Torres y su entorno“.

Las bases del Castillo de Álora debieron ser establecidas en algunas de las campañas militares que los omeyas cordobeses llevaban a cabo contra Umar ibn Hafsun en el último cuarto del siglo IX o a principios del X.

En un principio la edificación se trataría simplemente de un fuerte con planta cuadrangular, una tipología constructiva que se solía utilizar cuando existían reductos disidente cercanos (como en este caso sería Bobastro gobernado por Umar ibn Hafsun) y cuyo significado hace referencia a una construcción claramente oficialista y de propaganda del Estado.

Por todo ello Álora fue adquiriendo un importante valor estratégico para la composición de una verdadera sociedad islámica en la que un progresivo desarrollo demográfico daría lugar a interrelaciones tanto económicas como políticas.

Descripción

En el Cerro de las Torres han ido dejando sus huellas los diferentes pueblos que a lo largo de la historia pasaron por nuestras tierras, así lo testimonian restos fenicios, íberos, romanos, visigodos, musulmanes y en último lugar cristianos. El motivo de esta superposición cultural viene dado por su magnífica posición de observatorio natural sobre toda la comarca, algo que convirtió a la fortaleza que se asentaba en su cima, en el siglo XV, en una plaza bastante dura de roer a la hora de ser tomada. Por el norte, las sierras de la Huma y del Valle de Abdalajís, por el sur, las de Ronda y Mijas, al este los Montes de Málaga y al oeste la Sierra del Hacho, pero el interés de controlar la elevación estriba en la vigilancia del curso del río; de norte a sur.

Recinto Superior

Edificado en época califal, ofrece una planta de cuadrado regular en cuyo interior existiría un aljibe y seis torres, una en cada esquina y las restantes en el centro de los lados Noroeste y Sureste; cuatro de dichas torres debieron ser macizas aunque dos de ellas hayan sido perforadas para nichos mortuorios. En cuanto al aparejo utilizado en su fábrica se pueden distinguir dos tipologías: recios sillares colocados a soga y tizón en la base, y sobre estos se desarrolla una fábrica de tapial compuesto de tierra, arena y cal.

La zona más destacable de todo el conjunto superior es el sector suroriental debido a la conjunción de dos elementos arquitectónicos de notable valor. Por un lado, tendremos la torre de la puerta de ingreso donde nos encontramos nuevamente en su base recios sillares y tapial en la parte superior. El acceso a través de esta se hace mediante un ingreso en eje acodado de época nazarí, con un arco de herradura ligeramente apuntado que se halla inscrito en un alfiz hundido posiblemente del siglo XIV. El arco contiene gruesos sillares en las jambas hasta la altura de la línea de imposta y en la parte superior incluyendo las dovelas del arco, sillares rectangulares más pequeños y bastante regulares, colocados en todo momento a soga. La puerta tuvo que contar en su momento con dos hojas de madera que se abrían ya que en su interior posee aún dos quicianelas de piedra. El arco de herradura da paso a una bóveda en cuyo centro vemos un rectángulo con ladrillos dispuestos en opus spicatum (colocados en forma de espina). Una vez pasada esta nos encontraríamos una bóveda baida, también de ladrillos, con mayores dimensiones que la anterior aunque en la actualidad tan sólo quedan los arranques de la misma.

Por otro lado, la llamada Torre del Homenaje que es la más elevada de todo este recinto superior y los materiales constructivos empleados son sillares y tapial. Se trata de una torre de grandes dimensiones que aloja en su segundo cuerpo una estancia rectangular en la que se abren además de la puerta, tres vanos con arco de medio punto; el lugar posee cubierta con bóveda esquifada de ladrillos. Según afirma Virgilio Martínez Enamorado esta torre principal debió servir como residencia del alcaide de Álora, ya que es la única que contaba con aposento adecuada para dicho fin.

Recinto Exterior

El recinto exterior del castillo lo compondría una muralla de la que aún quedan indicios. Dentro de su perímetro se alza airosa la Torre de la Vela con planta cuadrada y dividida en tres cuerpos que van decreciendo en altura a medida que van subiendo. En el segundo cuerpo se conservan las saeteras y en el tercer cuerpo se abren unas ventanas con arco de medio punto. A todo el conjunto lo corona una estructura piramidal de cronología posterior.

El lugar inmediatamente anterior a la mencionada torre lo ocuparía la mezquita mayor del castillo orientada hacia poniente y compuesta por tres naves. En el costado suroriental del citado lugar de culto musulmán aún quedan huellas de otro aljibe cubierto con bóveda de cañón al que se le añade un tercero situado más a oriente y que aunque se sitúa cronológicamente en época romana se mantuvo en uso hasta el siglo XVII.

Por el flanco occidental del Cerro de las Torres, la muralla se prolongaría hasta llegar a lo que es hoy la Plaza Baja de la Despedía, pues si atendemos a los escritos de Antonio Bootello, sería en este lugar, donde en 1434 el Adelantado de Andalucía, Diego Gómez de Ribera cayó muerto a causa de una saeta disparada desde los adarves.

La erguida y retorcida calle Postigo, que asciende hacia la fortaleza, es la más antigua de Álora pues originariamente en ella estaría situado el postigo del castillo tal y como figura en el Repartimiento de 1486 donde se la menciona como “Postigo de la Fortaleza y Postigo que entra al arrabal de la villa”. Con características similares a la anterior la calle Barranco se localizaría dentro del recinto amurallado.

A lo largo de las calle Ancha y parte de la del Carril discurriría la muralla. En la primera, las casas de la acera izquierda fueron construidas aprovechando parte de la muralla como tabique de las viviendas, parte de ésta todavía se puede vislumbrar si se observa con detenimiento el entorno. Mientras que en la segunda, las casas de la acera derecha bordearían la muralla oriental que se uniría a la occidental en las faldas del Cerro de las Torres.

En el arrabal del castillo existiría una segunda mezquita aunque de menor importancia que la anterior que posteriormente en época cristiana se convertiría en ermita dedicada a la advocación de Santa Catalina.

Cercos del Castillo

La vida musulmana transcurría en Al-Lura a lo largo de los seis siglos de dominación pero fue a partir de 1184 cuando tuvo lugar el primer intento de conquista por parte de Alfonso VIII, cerco fallido por la inexpugnabilidad de la fortaleza y la resistencia de sus defensores.

En 1319 los Infantes Pedro y Juan, tutores de Alfonso XI, establecieron un asedio que finalizó en decepción pues los musulmanes ofrecieron una resistencia tan bravía que obligó a los Infantes a levantar el cerco.

El Adelantado de Andalucía, Diego Gómez de Ribera, llegó en 1434 al frente de sus tropas que se rindieron ante la ciudad cuando el adelantado cayó  muerto delante de las murallas. Escena que daría lugar al conocido romance fronterizo que ha llevado el nombre de nuestra ciudad por todo el mundo.

El ansia de apoderarse de la ciudad persistía y en 1455 Enrique IV vino acompañado de su ejército, y les ordenó a sus hombres talar la vega par evitar el derramamiento de sangre de sus soldados. Los moros no se rindieron y se levantó el cerco.

Conquista de Álora

Corría el mes de junio de 1484 cuando el Marqués de Cádiz propuso a Fernando el Católico cercar la plaza fuerte de Álora, pieza clave par la estrategia militar de la frontera occidental granadina.

Para la conquista de Álora se situó el campamento en el lugar donde hoy tenemos el Convento de Flores. La batería para el ataque ocupó un lugar estratégico en un cerro frente al castillo. En Álora se llevó a cabo un triunfo desde el punto de vista militar gracias a la artillería de sitio que invadiendo las defensas, y una vez abiertas muchas brechas, comprendieron los moros que su conquista sería inminente. Para evitar más muertes propusieron a su alcaide Cidi-Ali-el-Bazi que no se ampliase por más tiempo la inútil resistencia. La rendición musulmana se produjo y los vencedores pusieron sobre la Torre del Homenaje la bandera real y, por último, el alcaide del castillo Cidi-Ali-el-Bazi hizo entrega de las llaves del mismo a los Reyes Católicos el 22 de junio de 1484 en el lugar conocido como la Cruz de Humilladero.

Época Cristiana

Tras la conquista la mezquita principal fue convertida en iglesia cristiana dedicada a Santa Maria de la Encarnación que ocuparía el lugar que ocupa hoy todo el patio situado inmediatamente después a la entrada actual del castillo.

La primitiva parroquia empezó a construirse rápidamente tras la conquista y para la fecha de 1492 ya estaría concluida pues la reunión en la que se efectuaron los Repartimientos de Álora tuvo lugar en la citada iglesia.

Santa Maria de la Encarnación correspondería al estilo gótico tardío, y estaría compuesta por tres naves, armadura de madera, y exteriormente se caracterizaría y lo sigue haciendo por su severidad decorativa. Lo que nos ha llegado hasta nuestros días de aquella primera iglesia parroquial ha sido el altar mayor que es de planta cuadrada con pilares inundados de junquillos o nervaduras que ascienden para desembocar en una bóveda estrellada.

En el exterior lo único que hoy encontramos es un rosetón en el frontal, pilares similares a los interiores aunque en estos se aprecia una hornacina con forma de concha como motivo decorativo, ventanas con forma ojival en los laterales, contrafuertes en la parte trasera y la Torre de la Vela musulmana que se convertiría en campanario en época cristiana.

El ejemplo más cercano a este edificio tanto geográficamente como arquitectónicamente lo encontramos en la Iglesia del Espíritu Santo de Ronda.

Pasados aproximadamente dos siglos de su construcción se iniciaron las obras para lo que es la actual Iglesia Parroquial lo que motivó en la primitiva cierto estado de abandono y ruina a lo que le sumó un fatal terremoto en 1680 que la dejó en el estado en el que la encontramos hoy día; con tan sólo el altar mayor y la torre campanario.

Desde 1641 preside el altar de esta vetusta iglesia el Nazareno de las Torres, imagen que desapareció en la Guerra Civil. Durante nueve años la capilla se mantuvo sin culto hasta que en 1945 llegó una nueva imagen realizada por el perote José Navas-Parejo que nos presenta un Nazareno ligeramente inclinado por el peso de la Cruz y con un rostro de infinita belleza, que desde 1953 está acompañado por la Virgen de las Ánimas (obra del mismo autor que fue concluida por su hijo a causa de su muerte), dolorosa que representa un rostro lloroso con mirada cabizbaja.

Ponencia de Doña María José Sánchez Rodríguez sobre el tema “Las Torres y su entorno“.



0 comentarios

Deja un comentario