Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Castro del Río

Pueblos de Córdoba

Castro del Río – Municipio de Córdoba

Castro del Río es un municipio situado al sudeste de la provincia de Córdoba, en la Campiña, distante de la capital unos 42 km y a 9 km de la localidad de Espejo. Sus tierras dedicadas a la agricultura de cereal y olivos, además de las zonas de regadío, son surcadas por el río Guadajoz, al que debe su apellido.

El pueblo, antigua fortaleza almohade, de la que conserva restos de murallas, tiene una rica historia como lo demuestra el puente romano y el león ibérico encontrado en su término. En la actualidad es un conjunto que conserva la estructura urbana de su origen árabe en torno a la Iglesia de la Asunción.

Los primeros pobladores de Castro del Río, los encontramos ya en la Prehistoria. Los estudios de sus tierras nos demuestran la intensidad de su poblamiento y la benevolencia de las mismas desde la Edad de los Metales.

Se han encontrado restos Eneolíticos, ibéricos (recinto fortificado y exvotos), cerámica griega y campaniense, inscripciones romanas y visigodas, etcétera.

La población de Castro del Río – J. A. Mizal, en un nuevo estudio sobre la obra “Los caminos de Al-Andalus en el siglo XII” de Al-Idrisi, identificada con el castillo de Qasira o Qasruh, estaba ubicada en el camino de Córdoba a Elvira.

Se desarrollaría durante la época islámica, contruyéndose probablemente su recinto amurallado al quedar el territorio cordobés en primera línea de frontera en el siglo XII.

Las primeras noticias sobre Castro son de 1.236, cuando aún estaba en poder de los musulmanes.

En 1.240 fue conquistada por Fernando III mediante pacto, iniciándose a continuación el repartimiento de sus tierras.

Castro del Río, constituida a principios del siglo XIV por el Castillo, la Villa y un arrabal extramuros, se verá condicionada por su situación fronteriza y su ubicación en la zona de penetración desde Córdoba a Granada por el valle del Guadajoz.

Tuvo una vida religiosa muy intensa a lo largo de los siglos bajomedievales y de la modernidad, como se demuestra nada más que con la enunciación de su extenso patrimonio histórico-artístico. Fue cabeza del Arcedianato de la Campiña, gozando de una importante situación económica.

Con la incorporación en 1.565 al Marquesado de Priego, Castro del Río queda sometido a la jurisdicción señorial, situación que se mantiene a lo largo de la Edad Moderna.

La Villa de Castro del Río, sufrió todos los vaivenes políticos y militares que caracterizan la historia más temprana del siglo XIX provincial.

La enfrentada realidad socio-económica de Castro, junto a la temprana conciencia social de su grupo proletario, fortalecieron el predominio incuestionable de las corrientes libertarias en el periodo finisecular del siglo XIX y en buena parte del XX.

Desde 1.913, Castro del Río se convertirá en la “Capital del Sindicalismo Cordobés”, en palabras de Díaz del Moral.

Y a partir de Abril de 1.915, la FAN (Federación Nacional de Agricultores) tendrá en Castro su cabeza centralizadora para toda la región cordobesa.

Esta relevancia culminará con la celebración de los Congresos Anarcosindicalistas de 1.918 y 1.919.
La enfrentada realidad socio-económica a la que hemos hecho mención unido a lo dicho anteriormente, tendrá sus consecuencias en los siguientes años.

Durante la Guerra Civil, las represalias y sanguinarios escarmientos protagonizados por uno y otro bando hacen palidecer a la conciencia más serena; tal fue el grado de enconamiento de la represión mutua.
El 22 de Septiembre de 1.936 el pueblo pasó a estar sujeto a la Zona Nacional.

Monumentos de Castro del Río

Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción(s. XIII).
Iglesia de Madre de Dios 1430.
Convento de Scala Coeli 1657.
Iglesia de Ntra. Sra. del Carmen (s. XVII).
Colegio de San Acisclo y Santa Victoria (s. XVIII).
Ermita de la Virgen de la Salud(s. XVII).
Iglesia de Jesús Nazareno (s. XVIII).

En todo gran riqueza de esculturas, pinturas y orfebrería.

Yacimientos Arqueológicos

Yacimientos romanos.

Restos del antiguo santuario ibérico.

Restos de la antigua fortaleza medieval.

Cortijos y Lagares en Castro del Río

Lagar el Puntal
Cortijo Carchena
Cortijo la Cubana
Molinos del Campo
Lagar de Magdaleno

Urbanismo

Triunfo de San Rafael (1762).
Torre del Homenaje.
Puente romano sobre el río Guadajoz.

Gastronomía de Castro del Río

Embutidos (destacando sobre todo los chorizos). Guisado de borrego. Pescado a la minuta. Huevos a la bandera. Pechugas rellenas. Pastas de carne. Guisado de conejo. Albóndigas. Lomo de naranja

Dulces: Roscos de molde y de vino. Suspiros. Tortas de manteca en rama. Torticas de almendra y chocolate. Tortas de maimón. Roscos de agua. Roscos de gaseosa. Roscos blancos. Castillos Nupciales. Hornazos.

Cómo llegar a Castro del Río

Salir de Córdoba. En la rotonda, tomar la salida 2 Continuar en: Carretera A Granada. Continuar en: N-432. Travesía de Santa Cruz. Girar a la izquierda: A-309. Entrar en Castro del Río.

Distancias desde Castro del Río

Baena 18 km
Espejo 8,5 km
Córdoba 43 km
Montilla 22 km
Bujalance 30 km
Montemayor 25 km
Doña Mencía 22 km
Fernán Núñez 27 km
Nueva Carteya 14 km

Fuentes y Manantiales de Castro del Río

  • Fuente de Marcenilla
  • Fuente de la Minguilla
  • Fuente de Doña Mayor
  • Pilar de Torreparedones
  • La Fuente de los Soldados
  • Fuente del Cortijo de las Salinas

Ruta de El Arca en Castro del Río

La Cultura del Olivo

Hay pocos productos en la Historia que estén tan ligados al ser humano y a su desarrollo cultural como el aceite de oliva. Desde el origen del olivo en la era terciaria y el inicio de su cultivo hace seis mil años en Asia Menor, el zumo de la aceituna ha sido un compañero infatigable en la evolución del hombre.

Aunque el olivo silvestre o acebuche, crecía de forma espontánea en la cuenca del mediterráneo oriental, en España parece que el cultivo del olivo lo introducen los fenicios entre los siglos IX y VI a.C. y, aunque las relaciones con Grecia expanden su cultivo en la Península, no es hasta el siglo II a.C., tras la ocupación romana, cuando la producción de aceite toma grandes dimensiones. Ya entonces, Plinio el Viejo asegura que el aceite de la Bética es uno de los mejores del Imperio.

El uso que se hacía del aceite de oliva no se circunscribía sólo a usos culinarios también se empleaba en la iluminación de casas, elaboración de jabones y textiles. Para estas aplicaciones, el aceite de oliva era muy útil y difícil de reemplazar. Los usos medicinales en diferentes bálsamos y medicinas quedaron reflejados en la literatura médica de la época. Autores como Averroes y Maimonides dedican espacios en sus obras médicas para alabar el consumo del aceite de oliva.

Según Aranda Doncel el olivar ocupaba ya una superficie de cierta entidad del término de Castro antes del siglo XVI, pero será a lo largo de este siglo cuando protagonice una notable expansión a consta de la tierra calma y de la viña.

En la actualidad Castro del Río constituye un auténtico referente para entender la cultura del olivo en la provincia de Córdoba.

Fuente: Ayto. de Castro del RíoDiputación de Córdoba


0 comentarios

Deja un comentario