Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Cáceres

Coria

Pueblos de Cáceres

Coria – Valle del Alagón

El municipio de Coria forma parte de la Comarca del Valle del Alagón y se localiza al noroeste de la provincia de Cáceres, Extremadura, España. Forman parte del municipio las pedanías de Rincón del Obispo y Puebla de Argeme.  Limita con los municipios vecinos de Calzadilla, Guijo de Coria, Morcillo, Portaje, Torrejoncillo, Casas de Don Gómez y Casillas de Coria.

Historia

Originariamente, la zona ocupada en la actualidad por la ciudad de Coria y sus alrededores estuvo desde el paleolítico ocupada por asentamientos que surgen en torno al río Alagón, circunstancia esta que se repetirá en épocas posteriores hasta que algunas culturas prerromanas, como la de los vetones, se establecerán en zonas más altas cercana  a la actual catedral, conociéndose ete primitivo núcleo con el nombre de Caura.

La primitiva caura será conocida en época romana como Cauria, ciudad estipendiaria que florecerá durante los primertos siglos de nuestra era, amurallándose en los siglos III y IV y guardando intramuros a la población cauriense de posibles ataques e invasiones de otros pueblos que terminarán por conquistarla, caso de visigodos y árabes.

Unos y otros dejarán su huella cultural e histórica, conviviendo judíos, árabes y cristianos durante siglos, estableciéndose en el siglo IX el rey árabe Zeth ibn Casim, que hará de Coria la capital de su Waliato independiente, conociéndose entoces con el nombre de Qúriya.

Alfonso VII El Emperador la conquistará en 1142, concediéndole a la ciudad en 1210 el rey leonés Alfonso IX su famoso Fuero de Coria, que limitaba el poder nobiliario a favor de sus vecines.

Su situación casi fronteriza con Portugal le raerá más de un enfrentamiento bélico con los vecinos portugueses de la que sale airosa, no así de los efectos de la invasión francesa a pirncipios del siglo XIX y sus lamentables expolios artísticos.

Esta próspera ciudad a orillas del río Alagón, pilar básico de la riqueza agrícola y ganadera del Valle, se ha convertido en centro comarcal dinámico y acogedor, que sabe tratar con respeto a sus miles de visitantes, demostrando incluso en festejos tan multitudinarios y de la talla nacioanl e internacional como son los Toros de San juan su secular sociabilidad.

Monumentos / Que ver en Coria

Catedral de la Asunción. La Catedral de la Asunción de Coria fue construida entre finales del siglo XV y el XVIII, observándose en ella algunos elementos góticos.

Durante estos tres siglos, importantes arquitectos y maestros canteros darían soluciones y respuestas a problemas de estructuras y deseos estéticos cambiantes en esta magnífica construcción arquitectónica religiosa, caso de Pedro de Ybarra, Juan de Villarreal o Manuel de Larra Churriguera.

Entre su capillas destacan la del canónigo Hernando de Hamusco, cubierta de bóveda de cañón renacentista al igual que la Sacristía, siendo de cúpula de media naranja en estilo barroco la que cubre a la capilla de las Reliquias.

De los sepulcros existentes en esta Catedral acuriense nos llama la antención los situados a un lado del altar mayor, que pertenecen al Obispo García de Galarza de 1596 efectuado por Lucas Mitata y el de Jiménez de Prexamo, realizado por Copín de Holanda en 1495, siendo también interesante el de Catalina Díaz, este ubicado junto a puerta de acceso al claustro. Su bello retablo mayor en estilo barroco y clacisista con imágenes de Alejandro Carnicero se atribuye al artista burgalés Fray Juan de San Félix, quien los realizó entre 1746 y 1748 siendo magníficamente dorados por Eugenio Jiménez.

El coro, que se cierra con rejería forjada de 1508, presenta una interesante sillería fachadas entre los siglos XV y XVI, donde se aprecian bellas formas góticas flamígeras.

En su claustro originario del siglo XIV, la zona más antigua de esta Catedral, que sería reformado en los siglos XV y XVI y en la actualidad utilizado como dependencias del Museo de la Catedral, se encuentran algunos sepulcros góticos y renacentistas.

De sus portadas exteriores, además de la septentrional, renacentista con espacios tan bellos como el Balcón de las Reliquias, sobresale por la belleza de sus elementos decorativos renacentistas y platerescos la fachada o Puerta del Perdón, atribuida a Juan de Álava donde se reproducen escenas de los Evangelios.

Museo de la Catedral. Este interesante Museo está instalado en algunas de las dependencias de la catedral cauriense, como son entre otras la capilla de las reliquias, antigua sala capitular, claustro catedralicio, sala del tesoro, baptisterio, lo que le confiere un bello conjunto museístico reforzad con el entorno artítico de arquerías o bóvedas góticas.

En estas dependecias se muestran entre otras joyas artísticas un buen número de pinturas flamencas del siglo XVII, lienzos barrocos e interesantes trabajos orfebres de los siglos XVIII y XIX.

Sobresalen entre las piezas expuestas la Virgen de los Ángeles de Lucas Mitata, el Lignum Crucis o el Mantel de la Santa Cena, situado este último en la sala capitular y la capilla de las reliquias acoge las de San Pedro de Alcántara.

Castillo de Coria. Sobre una anterior construcción defensiva, probablemente realizada por la Orden del Temple cuando esta dominaba Coria y su zona de influencia, se levantó a finales del siglo XV este majestuoso castillo mandado a edificar por los Duques de Alba.

Su aspecto corresponde claramente al tipo de fortaleza y castillo señorial propio de los últimos años de la Edad Media, con una Torre del Homenaje de planta pentagonal que destaca sobre el resto de la construcción y realizada con sillería perfectamente labrada y escuadrada.

Esta Torre de tres plantas está cubierta la última de ellas con bóveda de crucería, observándose las armas de los Duques de Alba en la clave que une los seis nervios de la misma. A través de una escalera se puede acceder desde esta planta a la terraza, que está coronada por almenas y pretiles donde llama la atención sus bellas garitas en voladizo, en las cuales se observa nuevamente el escudo de los Duques de Alba.

Esta obra fue realizada por el maestro cantero Juan Carrera a iniciativa y encargo del Duque de Alba y Marqués de Coria, Don García Álvarez de Toledo.

La Muralla y sus Puertas. En época romana, esta muralla cauriense ya era nombrada por Plinio y Ptolomeo como ejemplo de muro defensivo bien realizado e inexpugnable, levantada entre los siglos III y IV ya en época del Bajo Imperio, características estas que se mantendrán durante la Edad Media tanto con visigodos como con el asentamiento entre sus muros durante siglos de los árabes.

De su buen estado de conservación se comprende la dificultad que tuvieron las tropas cristianas de Alfonso VII durante más de dos años para conquistar la ciudad que definitivamente se rindió en 1142, continuando con su función estratégica y militar durante siglos e incluso en épocas tan trascendentales  para la zona como fueron la segunda mitad del siglo XVII y las guerras con los vecinos portugueses.

Muchas son las transformaciones y modificaciones que esta primitiva muralla romana y medieval va a recibir a través de los siglos, abarcando estos camios también a sus cuatro puertas que se conservan en dicha muralla y al postigo llamado Postigo de la Iglesia junto a la cabecera de la Catedral en la actualidad desaparecido.

De estas cuatro puerts, la que recibe el nombre de Puerta de la Guía fue desde el siglo XVI conocida igualmente entre otros nombres como Puerta de la Ciudad, de las Cuatro Calles, de la Estrella y que, probablemente, es la que menos modificaciones ha sufrido desde su construcción en época romana.

La actual Puerta de San Francisco en la zona norte es también conocida como de la Cava o del Rollo y su fecha de apertura debió de ser hacia la primera mitad del siglo XVI, convirtiéndose hoy en paso habitual para entrar a conocer el castillo y zona intramucos.

La Puerta del Sol, originalmente romana, es conocida tmabién con el nombre de San Pedro en relación con la ermita que se encontraba en la plazuela de este mismo nombre donde se ubica el ayuntamiento de la ciudad. Hace siglos esta entrada a Coria recibiría también los nombres de Corredera y San Ginés.

En el lado oeste, muy reformada y aunque de origen romano, se levanta la Puerta Nueva que es también conocida desde el siglo XIX como Puerta del Carmen.

Palacio de los Duques de Alba. Originario del siglo XV, probablemente su construcción fue pareja a la del Castillo de los Duques de Alba que mandaron levantar con posterioridad a 1470, fecha esta en que el señorío sobre la ciudad pasó a los Duques tras comprarlo a Don Gutiérrez de Solís.

Este edificio civil cauriense se levantaría sobre restos de otras edificaciones de época romana, tal como se observa en algunos de sus muros y que demuestran la importancia estratégica del lugar.

De sus restos aún podemos apreciar su hermoso mirador renacentista con columnas de capitel jónico, así como balaustradas del ladrillo.

Puente Viejo. Aunque de probable origen romano, el Puente Viejo está documentada su construcción en el año 1518, conservándose desde entonces como una interesante obra hidráulica en estilo renacentista, realizada con piedra berroqueña con cinco ojos o arcos.

Hasta finales del siglo XVII este puente sirivó para cruzar el río Alagón, pero en el año 1647, después de una gran riada, el Alagón cambió su rumbo desplazandose hacia el sur, con lo que el puente dejó de realizar una de us principales funciones, las de salvar las aguas de este importante río.

Plaza Mayor. Esta Plaza cauriense ha sido durante siglos el centro neurálgico de la ciudad, no en balde a su alrededor se levantaban algunos de sus principales edificios como eran el Nuevo Ayuntamiento desde el siglo XVII y que como tal funcionó hasta hace pocos años, la Alhóndiga (S. XVI-XX), antiguo lugar de transacciones comerciales y depósito de grano, la Cárcel Real y, sobre todo, como espacio donde sus vecinos gozaban de las fiestas  de los toros.

Museo de la Cárcel Real. Este edificio cnstruido a finales del siglo XVII sobre otra antigua construcción que también fuera cárcel, ha aprovechado tras una importante restauración a finales del siglo XX buena parte de sus antiguas celdas en las que se exponen dos muestras bien diferenciadas durante el año.

En la planta baja una exposición permanente que nos muestra algunos de los hallazgos históricos más interesantes relacionados con la prehistoria y la época  medieval de Coria.

La planta alta del Museo ofrece exposiciones temporales de temas diversos como la geología, fotografía, etnografía o cualquier manifestación cultural local atractiva com es el caso de las Fiestas de San Juan.

Cárcel Eclesiástica. Situada en la calle Oscura, se construyó  en 1760 a instancia del obispo Juan José García Álvaro y cuyo escudo se conserva en su fachada.

Convento de la Madre de Dios. Este bello convento, probablemente tuvo sus orígenes ya en el siglo XIII, como lo demuestra un antiguo claustro de esta época, pero será a principios del siglo XVI cuando se levante su actual claustro, gracias a las aportaciones de la familia Maldonado, linaje este establecido en Coria desde 1260 y muy relacionada con este convento de la Madre de Dios, de quien ya, en 1312, sería abadesa Doña María Maldonado.

La planta baja del claustro presenta bóvedas mudéjares de ladrillo con cuatro aristas formando espiga al unirse en los pilares, mientras que la galería superior ofrece bellos arcos rebajados de ladrillo.

Su portada está realizada en estilo gótico y sobre ella se observa la imagne de la Virgen que da nombre a este convento, que guarda en us interior interesantes retablos barrocos.

Iglesia de Santiago. La Iglesia Parroquial de Santiago se construyó como segunda parroquia de Coria en el siglo XVI, con planta cuadrangular dividida por arcos perpiaños y cuya cabecera cubierta con bóveda de crucería guarda un retablo donde se encuentra la imagen del titular de este templo.

Ermita Virgen de Argeme. Está situada a unos cinco kilómetros de la ciudad, en la carretera que une Coria con Plasencia en la margen derecha del río Alagón. Su reciente restauración ha puesto en valor esta ermita que ya en los siglos XVII y XIX fue motivo de reformas y modificaciones, lográndose en la actualidad una bella imagen del edificio en cuyo interior se venera la Virgen de Argeme, Patrona de la ciudad y que, según la tradición, hacia el año 1200 fue encontrada por un campesino morisco de nombre Argeme.

El edificio consta de una nave de tres tramos que están separados por arcos de medio punto, situándose el camarín en su parte más oriental y alojándose en el mismo la bella imagen de la Virgen que goza de gran veneración etre los caurienses y poblaciones vecinas del Valle del Alagón.

Ayuntamiento Viejo. (S. XV-XX)

Hospital de San Nicolás de Bari. (S. XVI-XIX)

Antigio Convento de Sasn Francisco. (S. XVI-XIX)

Otros edificios religiosos. La vida religiosa entorno a la Catedral de Coria y su obispado durante siglos propició la construcción de importantes edificios que, por fortuna, aún se conservan, aunque sin la función para la que fueron construidos.

Estos son los casos del que fuera Palacio Episcopal construido por el obispo Camargo en 1628 en la misma plaza de la Catedral, con una bella portada en la que se observa el escudo de este obispo, quien a su vez mandaría a construir el Seminario de Coria, que vino realizando tales funciones hasta los años sesenta del siglo XX y aprovechado en la actualidad para fines culturales del municipio.

Árbol Singular Plátano del Vivero

Gastronomía

Teniendo como materia pirma en muchos de sus guisos y platos a la carne de cerdo, cobran fama en Coria antiguos platos como el «ováu», especie de sopa de sangre con pan y trozos de hígado, así como la chanfaina de cordero, las migas, mojo y escabeches o la «rana», carne fresca de cerdo que se asa durante las matanzas caseras.

No faltan en Coria las buenas setas de la zona, los vinos de pitarra de la vecina Sierra de Gata y una extensa repostería donde el bollu o hornazu, las roscas bañadas, las floretas y otras delicias conventuales tienen merecida fama.

Artesanía

Encontramos talleres artesanales donde se trabaja la madera, tanto en la elaboración de aperos de labranza como muebles rústicos y útiles de cocina tradicionales. Existen algunas tiendas donde se peuden adquirir interesantes muestras de artesanía popular y tradicional tanto de Coria como de otras poblaciones pertenecientes al Valle del Alagón.

Fiestas y Tradiciones

Del amplio calendario festivo que ofrece la ciudad de Coria, destacan en el mes de mayo la romeria de la Virgende Argeme, fecha en la que la Virgen regresa a su ermita desde la catedral, su Semana Santa, al igual que la festividad del Corpus, son famosas en toda la comarca.

Sin duda, la fiesta más atractiva de Coria son los Toros de San Juan, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, con miles de visitantes que acuden entorno a la festividad de San Juan el 24 de junio para rememorar un viejo privilegio real otorgado a la ciudad tras una lucha medieval contra los árabes en los Llanos de Algodor.

Distancias desde Coria

Cáceres 74 km
Portaje 13 km
Torrejoncillo 13 km
Casillas de Coria 10 km
Puebla de Argeme 9 km

Pueblos de Extremadura

Fuente: Excmo. Ayto. de Coria | Junta de Extremadura


0 comentarios

Deja un comentario