Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Doña Mencía

Pueblos de Córdoba

Doña Mencía – Parque Natural de la Sierra Subbética

El municipio de Doña Mencía está  situado al sudeste de la provincia de Córdoba, en las estribaciones de la Sierras Subbéticas. Su término municipal está incluido en el Parque Natural de la Sierra Subbética, que presenta además del atractivo geológico de las sierras calizas, valles poblados de encinares y quejigales, y álamos blancos en las riberas de los cursos de agua, además de los inmensos campos de olivares y viñedos. El resultado es un conjunto de gran belleza paisajística, en medio del cual se encuentra el pueblo, blanco y azul, tranquilo, con sabor a antiguo y limpio, situado al pie de El Laderón; y dentro del laberinto de sus calles estrechas y sinuosas, los restos del Castillo, origen de la villa.

La villa de Doña Mencía debe su nombre a la esposa del capitán de Fernando III, D. Alvar Pérez de Castro, Dª Mencia López de Haro, se encuentra rodeada por la Sierra Subbética y en sus alrededores encontramos yacimientos arqueológicos de especial importancia, parte de cuyos hallazgos pueden ser contemplados en su Museo Histórico-Arqueológico. La localidad fue inmortalizada por el escritor Juan Valera, y cuyos textos forman la «Ruta Valeriana», que recorre por la villa, los rincones más recreados por el ilustre escritor.

Mención destacada en este municipio de Doña Mencía merecen sus vinos a los que Azorín alabó comentando «todos son insuperables, siendo admirables por su aroma, limpidez y sabor». Sus viñas se encuentran bajjo la denominación de origen Montilla-Moriles.

Los orígenes de Doña Mencía emergen de los yacimientos arqueológicos del «Laderón», donde fue encontrada una tumba perteneciente a la cultura Argárica.

El emplazamiento actual de Doña Mencía hay que buscarlo a principios del siglo XV, siendo fundada por Don Diego Fernández de Córdoba, Mariscal de Castilla, quien recibió en donación la vecina localidad de Baena a cuyo término pertenecía este lugar. La independencia municipal fue conseguida en el año 1653.

Un paseo por sus calles permitirá al viajero descubrir la blancura de éstas, estrechas y sinuosas, la mayoría junto a diversas casas señoriales que engalanan las vías más céntricas.

Monumentos de Doña Mencía

Castillo (siglo XV).

Ruinas de la antigua Parroquial de la Consolación destruida en 1932.

Ermita del Calvario, que venera un Cristo del s. XVIII.

Torre de la Plata, fortaleza medieval.

Estatua del tocado romano.

Cristo yacente de 1600, con brazos articulados.

Yacimientos Arqueológicos

Yacimiento del Cerro de «El Laderón».
El Genazar, Majada del Serrano y Oreja de la Mula.

Urbanismo

Posada del siglo XVII, en la calle Llana.
Casa solariega de Juan Valera.
Casino.
Barrio de » Bailajarros».

Museos
Museo Histórico-Arqueológico Municipal.

Gastronomía de Doña Mencía

La calidad de los productos agroalimentarios de la zona viene refrendada por la existencia de dos denominaciones de origen , una de aceite y otra de vinos. La primera es la Denominación de Origen de Aceite virgen extra de Baena y la segunda es la Denominación de Origen  de Vinos Montilla- Moriles.

Los platos culinarios que enriquecen la villa están constatados en la obra novelística del escritor Don Juan Valera, así destacamos los productos derivados de la matanza: morcones, longanizas, morcillas y chorizos. Como platos típicos y recreados por es insigne escritor y que aún hoy perduran, citamos: tomates «guisaos», apagaíllo, patatas en adobillo, pollo asado a la menciana,; gazpacho, salmorejo, cocina de habas,…

En el apartado de repostería, señalamos el «cuajao» de , los hojaldres, hojuelas, gachas de mosto, tortitas de azúcar, gajorros, polvorones y los pestiños, éste último, dulce típico de la Semana Santa, que se suele tomar acompañado del licor de café y anís, llamado «rosoli».

Cómo llegar a Doña Mencía

Salir de Córdoba. Tomar E-5 / A-4 en dirección: N-432, Granada, Sevilla. Tomar la salida en dirección: Salida 403, Plaza de Andalucía, N-432, Granada, Madrid. Seguir en dirección: N-432, Granada, Madrid. Continuar en: Carretera A Granada en dirección: N-432, Granada. Continuar en: N-432. Travesías de Santa Cruz y Castro del Río. Pasar cerca de Baena y seguir indicaciones hasta Doña Mencía.

Distancias desde Doña Mencía

Cabra 19 km
Baena 13 km
Luque 11 km
Lucena 24 km
Córdoba 75 km
Carcabuey 30 km
Castro del Río 32 km

Fuentes y Manantiales de Doña Mencía

  • Pilar de Abajo
  • Fuente del Henzar
  • Fuente de las Pilas
  • La Fuente de la Hortichuela
  • Fuente de las Alberquillas
  • Fuente de Periquito Harinas

Doña Mencía

RUTA DE LOS RECINTOS FORTIFICADOS EN DOÑA MENCÍA

La ruta parte de la Ermita del Calvario y camino del mismo nombre en dirección norte. Cuando el camino desaparezca en un olivar debemos de tomar un sendero hacia la derecha que por el cerro de San Cristóbal comunica con el camino del Balanchar, asfaltado, por el que regresamos a Doña Mencía, penetrando en dicha población por la calle Ramón Medina. Cabe la opción de tomar otro desvío, el camino de la Piedra Lisa, que conduce hacia el recinto fortificado de la Oreja de La Mula.

Las laderas de los cerros que rodean la población de Doña Mencía se cubren casi por completo de olivares, aunque por el camino del Balanchar encontramos algún viñedo, señal de la secular producción vinatera de este pueblo. En las partes más elevadas, donde aflora la roca desnuda, medra alguna encina aislada, así como retamas y tomillos, que se acompañan, en menor medida, de otras especies arbustivas, como el torvisco o el espino albar. En los márgenes del camino encontramos pitas e hileras de almendros; y en los escasos terrenos incultos, plantas anuales del tipo del marrubio o el hinojo.

Situada en la zona más alta del pueblo de Doña Mencía, la ermita del Calvario blanquea en las faldas de los montes que acunan. Esta ermita de nueva construcción se bendijo en 1977 sustituyendo a otra de arquitectura popular. Destaca al exterior su fisonomía blanca, acorde con la sencillez arquitectónica del conjunto. Tiene porche y torre cuadrangular de un cuerpo; por la parte de la cabecera sobresale el bloque del camarín.

Los Recintos Fortificados de Doña Mencía

En la Campiña Alta Cordobesa, en el mismo límite con las Sierras Subbéticas, se disponen una serie de cerros y lomas de calizas jurásicas, generalmente cubiertas por margo calizas muy compactas y duras. Sobre algunos de estos alcores, de alturas oscilantes entre 300 y 600 metros, se localizan unas enigmáticas construcciones, dominando la multiplicidad de valles interiores que lo circundan. Se conocen casi medio centenar de estas construcciones que reciben la denominación de Recintos Fortificados, y que presentan una mayor densidad en la zona conocida como Monte Horquera, entre Nueva Carteya y Doña Mencía.

Las murallas de estas fortalezas ibéricas estaban levantadas a base de grandes piedras irregulares que se asentaban en seco o utilizando lajas o pellas de barro para facilitar la unión, técnica “ciclópea” que cuenta con antecedentes en la Grecia Micénica y el Reino Hitita. La cronología de estos yacimientos fortificados oscila entre los siglos VI y VII a.C., tratándose tanto de simples torres-atalayas como de verdaderas ciudades amuralladas.

La Oreja de La Mula

Esta cumbre rodeada de tajos, con desniveles imponentes, tiene al parecer dos recintos casi idénticos, quedando únicamente el de oriente, y sólo un afloramiento del de Occidente. Este cerro constituye el extremo terminal sur del monte Horquera, cuajado de recintos, siendo el más próximo el ciclópeo de San Cristóbal, situado a un kilómetro en dirección norte. La Oreja de La Mula es visible desde la mayoría de ellos, por su posición estratégica, que incluso sirvió de atalaya durante la guerra civil. En las cercanías existe un manantial ahora casi cegado, única fuente cercana.

Su función tuvo que ser seguramente la de protección y control de un importante y antiguo camino llamado de Metedores, que conducía de Obulco (Porcuna) a Monturque (Spalis), pasando por Iponuba (Cerro del Minguillar, Baena) y por las inmediaciones de Igabrum (Cabra). Dicho camino, que viene a coincidir en esta zona con la carretera A-316, formaba parte de una ruta comercial que comunicaba Castulo (Linares) con Malaka, importante puerto púnico; por esta ruta pudo salir parte de la producción de plomo argentífero de Castulo, en dirección a las factorías de la costa. Los distintos recintos fortificados ibéricos como este de Oreja de Mula que jalonaban la ruta, controlarían el camino y el comercio que discurría junto a ella, asegurando el suministro de mercancías a los asentamientos púnicos de la costa.

Fuente: Ayto. de Doña MencíaDiputación de Córdoba


0 comentarios