Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Sevilla

El Pedroso

Pueblos de Sevilla

El Pedroso

El municipio de El Pedroso se localiza en el sector septentrional de la provincia de Sevilla, perteneciendo a la Comarca de la Sierra Norte. Parte de su término se incluye en el ámbito del Parque Natural del mismo nombre.

El núcleo urbano presenta en conjunto una morfología bastante homogénea y redondeada, con trazado irregular de sus calles (curvas) y manzanas. Se sitúa en el cruce de varias carreteras: por el sur la C-433, por el noroeste la SE-195 y por el este-sureste la SE-190

Los orígenes de esta villa se remontan a las culturas celtibéricas.

En el periodo romano fue llamada Augustóbriga.

Durante la época de Al-Andalus fue un recinto fortificado.

La conquista cristiana fue llevada a cabo por Fernando III en el año 1247.
El Pedroso
Presa de HuesnaEmbalse de Melonares

Monumentos de El Pedroso

Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación
La Cartuja
Ermita de la Virgen del Espino
Cruz del Humilladero
Ermita del Cristo de la Misericordia

Yacimientos Arqueológicos
Ruinas de Mulva Munigua

Cortijo Montegil

Gastronomía

Conejo a la cazadora o montesino. Venado en salsa. Callos de ternera. Guiso de jabalí con vino y especias. Guiso de setas.

Cómo llegar a El Pedroso

Salir de Sevilla. Tomar: A-3104, travesía de La Jarilla, pasar cerca de Brenes. Girar a la izquierda: SE-126, atravesar Cantillana, continuar en: A-432 hasta El Pedroso

Distancias desde El Pedroso
Ayuntamiento de El Pedroso
Sevilla 65 km
Priorato 44 km
Cantillana 33 km
Constantina 17 km
El Ronquillo 57 km
Villanueva del Río y Minas 35 km
Castilblanco de los Arroyos 34 km

Senderos de El Pedroso

Sendero El Azulaque

Longitud: 15,4 km
Trayecto: Circular
Horario: 4 Horas
Sombra: Sin sombra
Permisos: No
Dificultad: Media

Patrimonio: El Pedroso nos da la bienvenida a la comarca de la Sierra Norte, de la cual es su entrada natural. Su rica cuenca fluvial cuenta con los arroyos de El Parroso y San Pedro, las riveras del Guanagil, Viar y Huéznar con su pantano. La ocupación de este rico territorio nos traslada en el tiempo a la antigüedad más remota, siendo en época medieval cristiana cuando recibimos las primeras noticias escritas de la localidad, ya que tras la conquista castellana Alfonso X dona una suerte de tierras al Arzobispo de Sevilla, y su castillo al Consejo Sevillano.

La explotación de sus minas se presume desde muy antiguo, pero los testimonios probados de dicha actividad son de los siglos XVIII y XIX, cuando se funda la Compañía de Minas de Hierro del Pedroso y Agregados, construyéndose la primera siderurgia de la provincia de Sevilla, cuya actividad fue bastante efímera. Sus monumentos más importantes pertenecen a la característica tipología mudéjar de estas tierras, de los siglos XIV y XV, aunque con profundas transformaciones en épocas posteriores: la Casa Granja de La Cartuja, la Cruz del Humilladero, la Ermita del Cristo de la Misericordia. La Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación tiene trazas de estilo gótico en una pequeña y primitiva capilla, y todo el edificio posee una magnífica silueta que sobresale del hermoso perfil del conjunto del  pueblo. Además de la actividad olivarera de la zona, destacan otras actividades artesanales, como son las fraguas y la transformación del corcho, patrimonio vivo del municipio.

Paisaje: Afloramientos graníticos nos esperan al inicio del sendero en “La Madroñera”, la abundancia de estos grandes bloques bien podría ser el origen del nombre de la población “El Pedroso”, Son afloramientos de rocas plutónicas, moldeados al antojo del viento y el agua, “las porrillas” como se las conoce localmente, a veces presentan forma de cubo, y otras aparecen redondeadas tras ser castigadas por siglos  de intemperie.

Paso a paso el sendero nos lleva a la Vereda de Navahonda o Cordel de Cazalla-Cantillana, que entre cortijadas, nos ofrece amplias dehesas de encinas (Quercus ilex subesp. Ballota) y alcornoques (Quercus suber), donde campean piaras de cerdos. Mostrándonos a cada paso el mejor ejemplo de desarrollo sostenible, la pura convivencia en equilibrio entre hombre y naturaleza.

Entre olivos y encinas asciende el sendero al “Mirador del Azulaque”, donde la brisa nos regala aromas a jara (Cistus ladanifer) y cantueso (Lavandulas stoechas). En lo alto, la vista se pierde entre la sierra y el aire deleitándose con el paisaje y las aves que atraviesan el horizonte.

Fauna: Mientras caminamos, si ponemos atención, podremos disfrutar de nuestros sentidos al observar bellas aves surcando los cielos. El águila calzada (Hieraetus pennatus) que en mayo, durante la época de celo, deja oír su fina y aguda voz sobre el territorio de cría, o como la graciosas abubilla (Upupa epops) de vuelo ondulante y cresta de colores canela, blanco y negro con su característico y repetitivo reclamo de primavera “up-up-up” que ha contribuido a la formación del nombre científico. Junto al sendero sobre los terraplenes de paredes arcillosas, encontraremos al maravilloso y multicolor “cazador de abejas”, el abejaruco (Merops apiaster) nidificando en colonias que reutilizan año tras año. Y quizás si nos atrevemos a hacer camino a la luz del crepúsculo podremos observar mamíferos de tamaño medio como los esquivos zorro (Vulpes vulpes) y jabalís (Sus scrofa).

Sendero Arroyo de las Cañas

Longitud: 11,9 km
Trayecto: Circular
Tiempo estimado: 4 horas
Dificultad: Media – Baja
Tipo camino: Carril con superficie arenosa
Sombra: Frecuente
Autorización: No es necesaria.
Cómo llegar: Desde Cantillana, en el Valle del Guadalquivir, llega a El Pedroso la A-432, que continúa hacia Cazalla de la Sierra, y de la que se deriva la A-452 en dirección a Constantina. En El Pedroso, hay que dirigirse al borde occidental de su casco urbano, concretamente a la calle del Mesón de Afuera, de donde parte un carril y es el punto de inicio del sendero.

Vestigios de un poblamiento calcolítico (Edad del Bronce) junto al pueblo actual, unos bolos graníticos de gran tamaño, amplias dehesas donde campean piaras de cerdos, un arroyo donde pescan cigüeñas negras o una ermita construida  en un cruce con el propósito de cobrar impuestos son algunos de los atractivos de este sendero.

El emplazamiento de El Pedroso sobre una inmensa masa de granito impresiona desde antes de llegar. Conocer de cerca su naturaleza no defrauda.

Nuestra ruta comienza en El Pedroso, en el borde occidental de su casco, allí donde se encuentran la carretera de Las Colonias y el camino de Almadén de la Plata. Es más recomendable reservar un tiempo para la visita de esta interesante población serrana, ya sea antes o después de hacer el camino.

Dejaremos a la derecha una almazara de aceite y nos adentraremos en una zona de dehesas, donde se observan restos de antiguas canteras de granito y una gran roca muy popular en el municipio llamada la piedra de Juan Reales.

El camino se estrecha hasta llegar al Arroyo de las Cañas, que le da nombre al sendero, y que también es conocido como del Santísimo. Aquí giramos hacia el norte tomando el sendero de Cazalla de la Sierra a Cantillana, que va paralelo al arroyo.

En esta zona podemos disfrutar de la vegetación asociada a las márgenes del arroyo, donde adelfas, olmos, alisos y fresnos constituyen, junto a otras especies, un ejemplo típico de bosque de ribera o bosque en galería. En las orillas es posible descubrir alguna garza real pescando, e incluso, con un poco de suerte y mucha discreción, a la tímida cigüeña negra.

Continuamos el sendero vadeando el arroyo y pasando algunas cancelas, que deberemos dejar cerradasa, para que no escape el ganado. Seguimos entre dehesas, que conforman ecosistemas muy interesantes, siempre puestos como ejemplo de equilibrio entre explotación y conservación de los recursos naturales.

El siguiente tramo coincide con la vereda de Navahonda. Pasamos algunos cortijos hasta llegar a la carretera de Las Colonias. La Cruz del Humilladero nos señala el camino de la Ermita de la Virgen del Espino. Esta es una pequeña iglesia con una sola nave con cúpula de media naranja.

Dejando la ermita a la derecha, atravesamos un bosquete de eucaliptos y continuamos el camino paralelo a la carretera hasta llegar de nuevo al inicio.

Fuente: Ayto. de El Pedroso


0 comentarios