Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Gádor

Pueblos de Almeria

Gádor – Sierra de Gádor – Almería

El Municipio de Gádor esté enclavado en la zona geográfica del sureste español. Está enmarcado dentro de la provincia de Almería, dista 14,9 Km de su capital. Sus coordenadas son 545.269/4.089.996, limitando al Norte con Santa Fé de Mondújar, al Sur con Benahadux y Almería al Este con Tabernas y Rioja, y al Oeste con Enix.

Las tierras de este municipio están surcadas por el río de carácter Andarax que junto con el Almanzora es el más importante de esta zona geográfica. El Andarax nace en la Alpujarra almeriense y en su tramo final cuando busca el Mediterráneo se encuentra con el pueblo de Gádor. En cuanto a su medio físico cabe señalar que aun estando ante un pueblo del interior su altitud media con respecto al nivel del mar es poco elevada, concretamente de 173 metros.

Villa situada a las faldas de la Sierra de Gádor.

Historia de Gádor

De origen árabe, aunque su nombre se remonta a la cultura fenicio-ibérica. Podemos destacar en su paisaje y su actividad agrícola sus valles llenos de naranjos.

Del Neolítico podemos destacar el importante yacimiento del poblado de Los Millares, conjunto megalítico del III milenio a.c. y sepulturas y ruinas argáricas en las ramblas de Huéchar y Ciscarejo del III milenio a. C. Igualmente se han encontrado restos de la época romana y bizantina constatando así su poblamiento en este periodo histórico.

Durante el periodo de Al-Andalus tuvo mezquita y Aljama. Se estableció un sistema de regadío, que prácticamente es el actual, y que integraba el aprovechamiento de las aguas para la agricultura y la molienda y en el siglo XVI también para la instalación de una herrería.

Con la conquista cristiana queda una población 160 habitantes, en su gran mayoría moriscos. Con la sublevación morisca y su expulsión posterior, Gádor quedará prácticamente despoblado. Su repoblación con cristianos viejos se llevará a cabo en años posteriores a la expulsión de 1570.

Durante los siglos XVII y XVIII habrá una consolidación de la nueva población en un nuevo barranco, sobre el que está asentado el pueblo actualmente. En el siglo XIX se rompe la economía tradicional agraria de los productos de huerta, aceite y seda para introducirse en el monocultivo de la uva de Ohanes y cuando decae ésta se sustituirá por la naranja. También sufrirá una importante transformación por el desarrollo minero de este siglo. Concretamente en Gádor se establecerán complejos de explotación del azufre. Producto de esta actividad queda un interesante paisaje de arqueología industrial. Esta actividad minera se ha sustituido en la actualidad con la obtención de cementos en el paraje del Jalvo.

Monumentos de Gádor

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario
Realizada en época de transición, mezcla los estilos barroco y neoclásico. Su privilegiada situación la hace visible desde toda la vega.

Ermita de la Santa Cruz, 1965.
Fue construida en suscripción popular para reemplazar a la derribada años atrás.

Monumento a la Inmaculada.
Realizado en mármol blanco de Macael en 1952.

El Castillejo, siglos IX y X.
Época califal. Esta torre protegía el poblado de Mondújar y la entrada del valle.

Torre de Don Alonso.
Hoy día es un magnífico palacio de amplias estancias y espléndidos jardines. Los sótanos corresponden a la construcción original. Esta torre junto con la anterior eran la llave del Reino de Almería.

Torre de las Doblas.

Pasión Viviente de la Villa

Yacimientos Arqueológicos en Gádor

Yacimiento de Quinciliana, siglo IV d.C.
Restos de origen romano y bizantino, como dos fragmentos de la estatua del Buen Pastor de Quinciliana.

Yacimiento de Moscolú.
Tesoro numismático de Moscolú, de la época de Antonino Pío.

Huéchar y Ciscarejo, del III milenio a.C.
Sepulturas y ruinas argáricas.

Necrópolis árabes.
En las pedanías de Palenca, Quinciliana, Jalcagarín y Rabanillo.

Urbanismo

Casas-cueva. Cuenta con una interesante arquitectura popular troglodita, en un entorno de oasis y desiertos.

Estación de ferrocarril.

Gastronomía

Migas cortijeras. Pipirrana. Choto al ajillo. Conejo al ajo.

Dulces: Borrachillos. Papaviejos. Leche frita. Soplillo. Tortas de la Candelaria. Hornazos.Monumento a la Inmacuda - Gádor

Pan de higo. Empanadillas fritas de atún.

Cómo llegar a Gádor

Salir de Almería en dirección Huércal de Almería, atravesar éste y continuar en carretera nacional 340. Seguir en dirección: Almería – E-15 – N-340 – Nijar – Murcia. En la rotonda, tomar la salida 1 Continuar en: A-92A en dirección: A-92 – Benahadux – Guadix. Continuar en: A-92A, seguir indicaciones hasta Benahadux. Salir de Benahadux y continuar hasta Gádor.

Distancias desde Gádor

Níjar 41 km
Almería 16 km
Pechina 7,5 km
Las Minas 8,5 km
Benahadux 5,5 km
Alhama de Almería 9 km
Huércal de Almería 11 km

Gádor

Gádor

Gádor

Ayuntamiento de Gádor

Plaza de la Constitución

Gádor

Plaza Niño del Remedio de Gádor

Gádor - Niño del Remedio

Ermita de la Santa Cruz de Gádor

Hermandad de las Ánimas - Año 1820 - Gádor

Gádor

Plaza del Deporte

Pabellón Municipal de Deportes de Gádor

Rambla de Huechar

Calera

El objeto de estos hornos era la obtención de cal a partir de la roca caliza. Debido a la gran demanda que antaño existía de este producto, podemos encontrar caleras, hoy en ruinas, desperdigadas por toda la Sierra de Gádor y otros terrenos calizos del municipio. Ya fuera como desinfectante, como elemento del mortero tradicional para la construcción o como pintura para muros y paredes, la cal es uno de los elementos más reconocibles del paisaje alpujarreño, aunque cada vez menos utilizada.

Observando sus restos aun nos podemos hacer una idea de la estructura básica y el funcionamiento de las caleras. Se levantaban en muros de piedra de unos 3 metros de altura, de forma cilíndrica, y abiertos en su parte  superior. Una pequeña excavación en la base de la calera y una gran entrada frontal permitían la carga y extracción de materiales.

Existían dos formas de llenar el horno. Si se optaba por recubrir su interior con la capa de piedras a quemar, que se cerraban sobre si mismas formando una bóveda, había que ir renovando el combustible durante el día y medio que duraba la cocción. Otra manera consistía en alternar capas de piedras y combustible, que se iba consumiendo solo. De cualquier modo, el fuego debía circular uniformemente por pequeños huecos para alcanzar temperaturas próximas a 1000 ºC, que permitían la transformación de la roca en cal.

La calera que usted observa se sitúa en el paraje de «los 4 amigos», al parecer llamado así por ser lugar habitual de reunión y descanso entre los mineros que trabajaban en las explotaciones cercanas y los trabajadores forestales.

Mediante este proyecto se ha conseguido la recuperación de los caminos tradicionales de la Sierra, aquellos en los que dejaron huella generaciones de esforzados mineros, trabajadores forestales, colmeneros, pastores… Sirva, pues, como reconocimiento a su legado, una rica herencia cultural y natural que usted podrá admirar mientras recorre estos senderos.
Disfrútelos y consérvelos, son un patrimonio de todos.

Calera

Paraje Natural Desierto de Tabernas


0 comentarios