Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Sevilla

Guadalcanal

Pueblos de Sevilla

Guadalcanal

El municipio de Guadalcanal se localiza en el extremo septentrional de la provincia de Sevilla, siendo colindante con la Comunidad Autónoma de Extremadura. Pertenece a la comarca de la Sierra Norte sevillana, incluyéndose parte de su término en el ámbito del Parque Natural del mismo nombre. El núcleo urbano se sitúa en un valle formado entre la Sierra del Viento (al norte) y la Sierra del Agua (al sur).

Los restos arqueológicos hallados en las cuevas de San Francisco y de Santiago, nos proporcionan el testimonio de asentamientos en el Neolítico. La arqueología también nos ofrece vestigios romanos, como son los restos de una calzada romana en el margen derecho del arroyo del Arco (por estas tierras pasaba la vía romana de Híspalis a Emérita ) o el Sarcófago hallado en la finca de Santa Marina, sin duda lo más significativo de la arqueología de este periodo.

La fundación de Guadalcanal se remonta a los primeros poblados íberos, que le dieron el nombre de Tereses, Tereja e incluso algunos han supuesto que fuera Canani. Su nombre actual procede directamente del árabe Guad-al-Kanal.

Monumentos en Guadalcanal

La Almona
Iglesia de Santa Ana
Ermita de San Benito
Iglesia de San Vicente
Hospital de la Caridad
Iglesia de la Concepción
Hospital de los Milagros
Convento del Espíritu Santo
Ermita Cristo del Humilladero
Ermita de Ntra. Sra. de Guaditoca
Convento Iglesia de la Concepción
Iglesia de Santa María de la Asunción
Iglesia de San Sebastian (Mercado de Abastos)
Convento de San Francisco (Cementerio Municipal)
Convento de San José de la Penitencia (Santa Clara)

Cortijos

La Torrecilla
Cortijo la Florida
La Bodega del Rey

Donde dormir

Cortijo La Florida
Finca La Herencia
Casa Rural La Zarza
Casa Rural El Nogal
Casa Rural La Casilla
Casa Rural La Solana
Cortijo Los Tomillares
Casa Rural Las Bóvedas
Casa Rural La Buganvilla
Apartamentos La Alfarería
Apartamentos La Herencia
Cortijo La Florida del Valle
Cortijo El Pino de la Legua
Apartamentos La Serradora
Apartamentos Los Monteros
Apartamentos La Encomienda
Casa de Campo Sierra del Agua
Pozo Berrueco Guadalcanal Rural

Gastronomía de Guadalcanal

El cordero y el cerdo son los productos estelares de la gastronomía del municipio de Guadalcanal, siendo las especialidades más tradicionales, la caldereta, la rabada de cordero y el cochinito frito. También se degustan platos realizados con carne de caza menor (liebre con arroz, judías con perdiz, etc.). En cuanto a los vegetales, destacan las especialidades de cardillos, espárragos, collejas y sopa de berros. Otra gran riqueza gastronómica es la repostería, siendo nuestras principales especialidades el gañote, la hojaldre, los bollitos de aceite y las tortas de chicharrones.

Cómo llegar a Guadalcanal

Desde Sevilla hasta Cantillana por la C-433 y desde allí hasta el El PedrosoCazalla y Constantina desde los cuales se accede al resto de Pueblos de la Sierra Norte.

La empresa Linesur dispone de frecuentes conexiones diarias con todos los pueblos de la Sierra Norte desde la estación de autobuses de Plaza de Armas.

Por tren. La red de Cercanías de Sevilla-Santa Justa ofrece trenes frecuentemente con paradas en El Pedroso, Cazalla/Constantina y Guadalcanal.

Distancias desde Guadalcanal

Alanís 12 km
Azuaga 32 km
Sevilla 108 km
Cantillana 74 km
El Pedroso 43 km
Constantina 37 km
Fuente Obejuna 57 km
Cazalla de la Sierra 28 km

Fuentes y Manantiales de Guadalcanal

  • Pilar del Puerto
  • Pilar de la Cava
  • Pilar de El Coso
  • Pilar de Santa Ana
  • Fuente de la Plaza
  • Fuente de El Piojito
  • Fuente de la Porrita
  • Fuente de Juan Blanco

Senderos de Guadalcanal

Sendero Sierra del Viento

Sendero Magrado – Pedro Otero

Longitud: 8,3 km
Trayecto: Circular
Horario: 3 horas
Sombra: Escasa
Permisos: No
Dificultad: Baja

Patrimonio: Aunque su fundación corresponde a los Íberos, hay constancia de presencia humana en Guadalcanal desde el Neolítico. De época romana contamos con los restos de la calzada que unía Sevilla (Híspalis) con Mérida (Emérita Augusta). Debido a su situación estratégica, en época medieval estuvo muy fortificada, y en su término municipal existieron diferentes castillos: El Valjondo, La Torrecilla, La Atalaya, y el de Monforte, de los que apenas quedan restos. Tras la conquista cristiana pasó a la Orden de Santiago. A principios del XVI fueron mandadas demoler sus murallas por sumarse a la rebelión de las Comunidades y, a mediados de dicho siglo, se descubren yacimientos de plata, cobre, carbón, hierro y barita, que fueron explotados por la Real Hacienda hasta el siglo XIX, y cuya principal mina fue la de “Pozo Rico”.

Entre sus monumentos destaca la ermita de la Virgen de Guaditoca, como lugar de encuentro de una feria de ganado que duraba tres días, ya que el santuario se ubica en la encrucijada de caminos arrieros y cabañas ganaderas que antaño comunicaban Extremadura con Andalucía Occidental. Otros monumentos son: la Ermita de San Benito, la Iglesia de Santa Ana, la Iglesia de Santa María de la Asunción, todos ellos mudéjares en su origen. Algo posteriores son la Capilla de San Vicente y la Ermita del Cristo. También destaca La Almona (fábrica de jabón) del siglo XIV. Guadalcanal perteneció a Badajoz hasta la división provincial de 1833, y de aquella época son las Casas Consistoriales sobre el solar del plació de los comendadores de la Orden de Santiago, la ordenación del paseo en el ejido del Coso, la construcción del Cementerio municipal, la aportación municipal en la construcción de la línea de ferrocarril, etc.

Paisaje: Nos despiden las vecinas llenando sus cubos de agua en El Pilarcito de Santa Ana al mismo tiempo que los raíles de la vía del tren vibran a nuestro paso; y mientras el paisaje nos descubre la actividad agrícola y ganadera de su gente, continuamos por el Camino de Pozo Rico encajonado entre muros de piedra y cuidados olivares. Bien acompañados constantemente por los mimados olivos y empotrados entre paredes de piedra seca tapizadas de musgos y líquenes, damos vistas al sur de Extremadura a la vez que las ramas colgantes de los longevos olivos regalan sombra a La Polita y La Loma de la Amoladera. Ponemos en práctica nuestras habilidades para abandonar el camino y continuar campo a través por un empedrado al mismo tiempo que nuestros suculentos pasos se dirigen a un tramo de asfalto desde donde podemos observar las colosales Sierra de Hamapega y Sierra del Agua. Desde el valle y bajo la atenta mirada de la Iglesia de Santa Ana, el pueblo nos da la bienvenida de nuevo para recordarnos saciar nuestra sed.

Fauna: Mientras apremia buscar alimento la cogujada de cresta plumífera (coguta), la lagartija de cola roja, que aprovecha los rayos del sol matutino para calentarse, se distrae nuestro caminar. A cada paso que damos podemos sentir las distintas versiones del paisaje acompañados del trino de jilgueros, el ulular de la tórtola común, o el canto de la perdiz roja, y el sonido incansable y monótono de la chicharra en época estival, reemplazables en otoño por el paso de zorzales que se alimentan y refugian en los cuidados olivares que nos brindan el verde plateado de sus hojas. Fuente: Ayto. de Guadalcanal

Embalses

Embalse de Altarejos Guaditoca


0 comentarios