Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Sevilla

Guadalcanal

Pueblos de Sevilla

Guadalcanal

El municipio de Guadalcanal se localiza en el extremo septentrional de la provincia de Sevilla, siendo colindante con la Comunidad Autónoma de Extremadura. Pertenece a la comarca de la Sierra Norte sevillana, incluyéndose parte de su término en el ámbito del Parque Natural del mismo nombre. El núcleo urbano se sitúa en un valle formado entre la Sierra del Viento (al norte) y la Sierra del Agua (al sur).

Historia de Guadalcanal

Los primeros asentamientos datan del Paleolítico superior. Evidencia de restos arqueológicos, hallados en las cuevas de San Francisco y de Santiago, proporcionan el testimonio de asentamientos en el Neolítico. Posteriormente tendrá asentamientos iberos.

La arqueología nos ofrece vestigios romanos, como los restos de una calzada llamada Vía Emérita, que llevaba desde Sevilla a Mérida, un puente que cruza el margen derecho del arroyo del arco o el sarcófago romano hallado en la finca de Santa Marina, sin duda lo más significativo de la arqueología de esta villa.

Hoy en día, pese a la anterior abundancia de castillos en su término, apenas quedan restos del Castillo de la Ventosilla.

Varios fueron los intentos que realizaron los cristianos para reconquistar Guadalcanal, hasta que en 1241 es llevada a cabo por Don Rodrigo Iñiguez, decimoquinto Gran Maestre de la Orden de Santiago y comendador de Montalbán, al que le fue entregada la villa en rendición, quedando así bajo la jurisdicción de esta Orden.

Sobre los restos de la alcazaba árabe que existió en aquel tiempo se asentó el Castillo de la Encomienda, y posteriormente la actual Iglesia de Santa María de la Asunción.

La villa de Guadalcanal tiene un importante patrimonio artístico, no en vano es declarada Conjunto Histórico en el año 2004.

En el año 2006 nace la Asociación Conjuntos Históricos y Arquitectura Popular de Andalucía, una red compuesta por cinco diputaciones provinciales, agentes sociales y veintitrés municipios andaluces: Alájar, Almonaster la Real, Aroche, Linares de la Sierra, Zufre, Cazalla de la Sierra, Constantina, Guadalcanal, Bujalance, Dos Torres, Montoro, Pedroche, Bubión, Capileira, Castril, Pampaneira, Arquillos, Baños de la Encina, Guarromán, Montizón, Vilches, Vélez Blanco y Vélez Rubio.

La Asociación promueve el Programa de Turismo Sostenible “Conjuntos Históricos de Andalucía” cuya finalidad es crear un destino turístico competitivo bajo la denominación Red Patrimonia, ofreciendo productos de calidad e impulsando la cooperación público-privada para potenciar la riqueza cultural de estos municipios, la protección y mejora de su patrimonio y su puesta en valor.

Emociones en pequeñas ciudades por descubrir, de entornos históricos singulares, casas con blancas fachadas y joyas de la arquitectura monumental de muy diversas épocas. Toda una cultura transmitida por el carácter de sus gentes, sus costumbres, fiestas y folklore, sus excelentes cocinas y productos con denominación.

Monumentos en Guadalcanal

La Almona
Iglesia de Santa Ana
Ermita de San Benito
Ermita de San Vicente
Hospital de los Milagros
Iglesia de la Concepción
Convento del Espíritu Santo
Ermita Cristo del Humilladero
Ermita de Ntra. Sra. de Guaditoca
Iglesia de San Sebastian (Mercado de Abastos)
Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción
Convento de San Francisco (Cementerio Municipal)
Convento de San José de la Penitencia (Santa Clara)

Cortijos

La Torrecilla
Cortijo la Florida
La Bodega del Rey

Donde dormir en Guadalcanal

Cortijo La Florida
Finca La Herencia
Casa Rural La Zarza
Casa Rural El Nogal
Casa Rural La Casilla
Casa Rural La Solana
Cortijo Los Tomillares
Casa Rural Las Bóvedas
Casa Rural La Buganvilla
Apartamentos La Alfarería
Apartamentos La Herencia
Cortijo La Florida del Valle
Cortijo El Pino de la Legua
Apartamentos La Serradora
Apartamentos Los Monteros
Apartamentos La Encomienda
Casa de Campo Sierra del Agua
Pozo Berrueco Guadalcanal Rural

Donde comer

Los Monteros (Plaza España 4)

Gastronomía de Guadalcanal

El cordero y el cerdo son los productos estelares de la gastronomía del municipio de Guadalcanal, siendo las especialidades más tradicionales, la caldereta, la rabada de cordero y el cochinito frito. También se degustan platos realizados con carne de caza menor (liebre con arroz, judías con perdiz, etc.). En cuanto a los vegetales, destacan las especialidades de cardillos, espárragos, collejas y sopa de berros. Otra gran riqueza gastronómica es la repostería, siendo nuestras principales especialidades el gañote, la hojaldre, los bollitos de aceite y las tortas de chicharrones.

Fiestas de Interés

Semana Santa
Feria (última semana de Agosto)
Jornadas Patrimoniales de Santa Ana
Romería de Ntra. Sra. de Guaditoca (tiene lugar el último sábado del mes de Abril).

Cómo llegar a Guadalcanal

Desde Sevilla hasta Cantillana por la C-433 y desde allí hasta el El Pedroso,  Cazalla y Constantina desde los cuales se accede al resto de Pueblos de la Sierra Norte.

La empresa Linesur dispone de frecuentes conexiones diarias con todos los pueblos de la Sierra Norte desde la estación de autobuses de Plaza de Armas.

Por tren. La red de Cercanías de Sevilla-Santa Justa ofrece trenes frecuentemente con paradas en El Pedroso, Cazalla/Constantina y Guadalcanal.

Distancias desde Guadalcanal

Alanís 12 km
Azuaga 32 km
Sevilla 108 km
Cantillana 74 km
El Pedroso 43 km
Constantina 37 km
Fuente Obejuna 57 km
Cazalla de la Sierra 28 km

Guadalcanal

Ayuntamiento de Guadalcanal

Ermita de Guaditoca
A unos 11 kilómetros de Guadalcanal, coronando un hermoso valle, se alza el Santuario de la Virgen de Guaditoca, patrona de Guadalcanal.

El santuario fue construido en el año 1647, de una nave de tres tramos con cabecera cuadrada, con camarín, coro y espadaña siglo XVIII.

La decoración pictórica de la bóveda de cañón y los lunetos fue ejecutada por el maestro Juan Brieva a finales del siglo XVIII.

Humilladero del Cristo de la Salud
La ermita del Humilladero del Cristo, se encuentra situada en el camino Real que nos llevaba de Guadalcanal a Llerena. Es un edificio barroco, de la segunda mitad del siglo XVIII. Al lado de la ermita se encuentra el humilladero, del mismo siglo. Del templete del Humilladero destacar, un mural de azulejos que representa un calvario con flores y algunos versos. El cardenal Solís concedía 100 días de indulgencias a quien rezará un credo delante de este Cristo. Hasta esta ermita se acercaban todos los caminantes que en sus idas y venidas daban gracias y pedían bienestar para los suyos.

Ermita del Humilladero del Cristo de la Salud

Patrimonio: Aunque su fundación corresponde a los Íberos, hay constancia de presencia humana en Guadalcanal desde el Neolítico. De época romana contamos con los restos de la calzada que unía Sevilla (Híspalis) con Mérida (Emérita Augusta). Debido a su situación estratégica, en época medieval estuvo muy fortificada, y en su término municipal existieron diferentes castillos: El Valjondo, La Torrecilla, La Atalaya, y el de Monforte, de los que apenas quedan restos. Tras la conquista cristiana pasó a la Orden de Santiago. A principios del XVI fueron mandadas demoler sus murallas por sumarse a la rebelión de las Comunidades y, a mediados de dicho siglo, se descubren yacimientos de plata, cobre, carbón, hierro y barita, que fueron explotados por la Real Hacienda hasta el siglo XIX, y cuya principal mina fue la de “Pozo Rico”.

Entre sus monumentos destaca la ermita de la Virgen de Guaditoca, como lugar de encuentro de una feria de ganado que duraba tres días, ya que el santuario se ubica en la encrucijada de caminos arrieros y cabañas ganaderas que antaño comunicaban Extremadura con Andalucía Occidental. Otros monumentos son: la Ermita de San Benito, la Iglesia de Santa Ana, la Iglesia de Santa María de la Asunción, todos ellos mudéjares en su origen. Algo posteriores son la Capilla de San Vicente y la Ermita del Cristo. También destaca La Almona (fábrica de jabón) del siglo XIV. Guadalcanal perteneció a Badajoz hasta la división provincial de 1833, y de aquella época son las Casas Consistoriales sobre el solar del plació de los comendadores de la Orden de Santiago, la ordenación del paseo en el ejido del Coso, la construcción del Cementerio municipal, la aportación municipal en la construcción de la línea de ferrocarril, etc.

Paisaje: Nos despiden las vecinas llenando sus cubos de agua en El Pilarcito de Santa Ana al mismo tiempo que los raíles de la vía del tren vibran a nuestro paso; y mientras el paisaje nos descubre la actividad agrícola y ganadera de su gente, continuamos por el Camino de Pozo Rico encajonado entre muros de piedra y cuidados olivares. Bien acompañados constantemente por los mimados olivos y empotrados entre paredes de piedra seca tapizadas de musgos y líquenes, damos vistas al sur de Extremadura a la vez que las ramas colgantes de los longevos olivos regalan sombra a La Polita y La Loma de la Amoladera. Ponemos en práctica nuestras habilidades para abandonar el camino y continuar campo a través por un empedrado al mismo tiempo que nuestros suculentos pasos se dirigen a un tramo de asfalto desde donde podemos observar las colosales Sierra de Hamapega y Sierra del Agua. Desde el valle y bajo la atenta mirada de la Iglesia de Santa Ana, el pueblo nos da la bienvenida de nuevo para recordarnos saciar nuestra sed.

Fauna: Mientras apremia buscar alimento la cogujada de cresta plumífera (coguta), la lagartija de cola roja, que aprovecha los rayos del sol matutino para calentarse, se distrae nuestro caminar. A cada paso que damos podemos sentir las distintas versiones del paisaje acompañados del trino de jilgueros, el ulular de la tórtola común, o el canto de la perdiz roja, y el sonido incansable y monótono de la chicharra en época estival, reemplazables en otoño por el paso de zorzales que se alimentan y refugian en los cuidados olivares que nos brindan el verde plateado de sus hojas.

Plaza España

Plaza España

Estación de Ferrocarril de Guadalcanal

Recinto Ferial de Gudalcanal

Casa Señorial en Guadalcanal

Balcón de Guadalcanal

Las Torrucas

Las Torrucas son unas estructuras que eran usadas esporádicamente por los pastores y agricultores durante las rotaciones ganaderas o en los trabajos agrarios.

Toda la estructura depende del manejo y de la sabiduría en la colocación de las hileras de piedras. Carecen de cimentación, pero el suelo se prepara previamente aplanándolo y marcándolo con una primera hilera de piedras. Luego se suceden las hileras hasta levantar el círculo al metro de altura, aproximadamente. En ese momento, la tendencia a la convergencia para cerrar la torruca se hace evidente. Para cerrarla se utilizan lajas de pizarra más alargadas y el último hueco central puede cerrarse o abrirse a voluntad. A continuación se suele recubrir con tierra o barro, lográndose un excelente aislamiento. Por último se limpia el muro por dentro y se procede a rellenar los huecos dejados por las piedras mayores con otras diminutas.

La pérdida de la funcionalidad económica y social de las torrucas ha provocado la desaparición de estas construcciones tan abundantes en el pasado y en el paisaje rural de nuestros campos. Por ello no olvide que la conservacion de nuestro patrimonio no es posible sin la cooperación de todos.

Fuentes y Manantiales de Guadalcanal

  • Pilar del Puerto
  • Pilar de la Cava
  • Pilar de El Coso
  • Pilar de Santa Ana
  • Fuente de la Plaza
  • Fuente de El Piojito
  • Fuente de la Porrita
  • Fuente de Juan Blanco

Pilar del Puerto

Pilar del Puerto de Guadalcanal

Pilar de la Cava

Pilar de la Cava

Pilar del Coso

Pilar del Coso de Guadalcanal

Fuente de la Plaza

Pilar de Santa Ana

Pilar de Santa Ana

Lavadero

Lavadero de Guadalcanal

Senderos de Guadalcanal

Sendero Sierra del Viento

Sendero Magrado – Pedro Otero

Longitud: 8,3 km
Trayecto: Circular
Horario: 3 horas
Sombra: Escasa
Permisos: No
Dificultad: Baja

Guadalcanal, el pueblo más norteño de la provincia de Sevilla, donde los romanos dejaron su huella en la calzada que unía (Híspalis) con Mérida (Emérita Augusta), nos invita a conocer sus encantos naturales, e históricos, un Conjunto Histórico que forma parte del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

El sendero de 8.3 Km comienza en el casco urbano de la población, concretamente en la Iglesia de Santa Ana, una atalaya desde la que podremos disfrutar de unas maravillosas panorámicas para a continuación dirigirnos a los parajes de “La Polita” y la “Loma de La Amoladera” entre pardos, huertas y olivares.

Dejamos atrás la Iglesia de Santa Ana, para dirigirnos al lugar conocido como “el pilarito de Santana”, a escasos metros de la iglesia, donde las gentes del lugar sacian su sed y el senderista podrá abastecerse de un agua clara y fresca proveniente de un venero. Entre callejuelas, abandonamos la villa para alcanzar la carretera A-433 (Llerena- Guadalcanal) desde donde nos incorporaremos a un senderillo de tierra que asciende hasta la vía del ferrocarril (trayecto Sevilla-Zafra).

Cruzamos con cuidado la vía, y tomamos una senda que asciende a través de una vaguada, conectando con el “Camino de Pozo Rico” que inicialmente discurre encajonado entre muros de piedra y cuidados olivares.

Como curiosidad comentar que este camino recibe su nombre por dirigirnos a las “Minas de Pozo Rico”, fuente de riqueza para la población, en el siglo XVI, de las cuales podremos divisar sus antiguas edificaciones desde un claro sobre la ladera. La presencia abundante a lo largo de su recorrido de la planta conocida comúnmente como “Zumaque” (Rhus coriaria), de propiedades curtientes y tintóreas, de la que se aprovecharon hojas y frutos, para curtir pieles desde la antigüedad y que otorga un inconfundible color rojizo al paisaje en el que permanece como vestigio de antiguos cultivos, asociados al olivar.

En el último tramo del sendero nos desviamos para seguir por la carretera SE-9101 (Malcocinado-Guadalcanal) desde la que acceder a Guadalcanal y finalizar este hermoso sendero, junto a la Iglesia de Santa Ana.

Mirador de la Capitana

Los Caminos del Mineral

Se encuentra usted en el Término Municipal de Guadalcanal, y al llegar al mirador estará a una altitud de 360 metros sobre el  nivel del mar, en el cerro de la Capitana, este punto, es el más alto de Sierra Norte, se sitúa en la Sierra del Viento, llamada así como comprobará por la constante presencia que este fenómeno climático tiene en la Cumbre.

El corredor que configuran las estribaciones de esta Sierra y la de San Miguel produce un encajonamiento de los flujos de aire con predominio del procedente del Noroeste, la consecuencia es una aceleración de los vientos y una ondulación vertical de los mismos, este hecho junto a la elevación respecto de la Plenillura Extremeña expone a este enclave a los episodios de vientos acelerados que le han dado su nombre. Este factor condiciona la presencia del tipo de vegetación existente que se adapta a su constante azote, así predominan las especies flexibles y de escaso porte como la retama que crece en los alrededores de este mirador. Las fuertes pendientes que se observan junto con la deforestación y el sobre pastoreo que durante años han sufrido esta zona han desencadenado en algunos puntos fuertes procesos erosivos, estos procesos han relegado al encinar en la mayor parte de los casos a un mero testimonio de su antigua extensión.

Los olivares que se aprecian al fondo en las cercanías de Guadalcanal, proporcionan igual que en otras zonas de la Sierra un sistema de explotación de baja intensidad, este sistema de aprovechamiento es obligado dada la escasa calidad del suelo y la dificultad de recolección de la aceituna a causa de las elevadas pendientes.

Tras estos cultivos se divisa el pico de Hamapega de 910 metros, hacia el sur detrás de los llanos de Guadalcanal, se encuentra la Sierra de la Grana, situada ya en el término municipal de Cazalla de la Sierra, cuya cota máxima no sobrepasa los 740 metros.

Por el valle situado en primer término, en las faldas de este monte, discurre el camino de las Jayonas, que conduce a la Ermita de la Virgen del Ara, ya en la provincia de Badajoz, paralelo a este primer valle y más al sur tras la Sierra de San Miguel, se divisa otro amplio valle por el que transcurre la Senda, esta es una vía pecuaria que fue muy utilizada durante la edad media por los rebaños de ovejas merinas de la meseta, en su trashumancia estacional sirviendo de comunicación entre las localidades de Sierra Morena de Sevilla y de la región de Extremadura.

Mirador de la Capitana Norte

Desde esta vertiente del cerro de la Capitana podrá tener una impresionante perspectiva del vasto territorio que hasta usted se entiende dentro de la vecina provincia de Badajoz, ubicado en la amplia Plenillura Extremeña, este enclave fue un lugar muy adecuado para la observación de aves migratorias durante el otoño y primavera y también para visualizar grandes rapaces en cualquier época del año.

El mosaico de cultivos prados y dehesas que se pierden fungiéndose con el horizonte contrastan con el relieve divisado a su espalda desde la vertiente sur donde el paisaje se construye mediante la asociación de cerros, valles y lomas tan característicos de Sierra Morena. El sustrato rocoso de esta Sierra está formado por calizas y pizarras marmóneas de época cámbrica depositadas hace 500 millones de años, por ello se encuentran plantas típicas de suelos calizos tales como matagallos, gamones, coscojas, jaguarzos, etc.

Observe que al estar orientada al norte la exposición de esta ladera a la radiación solar disminuye respecto a la del sur por tanto la vegetación encuentra condiciones más aptas para su supervivencia ya que la pérdida de humedad es sustancialmente menor durante los duros meses estivales.

Hacía el noroeste y en la misma estribación montañosa continuación de la que se encuentra se sitúan Fuente del Arco, Castillo de la Reina (con su castillo medieval) y en último término Llerena al norte pueden también verse las poblaciones de Ahillones y Berlanga, por último al noroeste se divisan Valverde de Llerena y Azuaga, en días despejados se puede contemplar incluso Badajoz.

Existe un Vertice Geodésico.

Fuente: Ayto. de Guadalcanal

Embalses

Embalse de Altarejos Guaditoca

Guadalcanal, déjate enamorar !!!


0 comentarios