Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Instinción

Pueblos de Almeria

Instinción – Valle Medio del Andarax – Almería

El término municipal de Instinción cuenta con 36,48 km2 y pertenece a la comarca del Valle Medio del Andarax. El pueblo se encuentra en el margen izquierdo del río Andarax y algo elevado. El municipio limita al Norte con el término de Alboloduy; al Sur con Félix, y al Oeste con Canjáyar y Rágol.

Geografía, Historia y Patrimonio de Instinción

Estamos en pleno valle medio del río Andarax, a 431 metros de altura, en un territorio dividido entre las cercas Sierras de Gádor y Nevada, lo que determina un relieve quebrado y abrupto, pero que alcanza su esplendor en las huertas de naranjos de la vega, que sustituyeron a la afamada uva de Almería hace pocas décadas.

Ello nos permite disfrutar de los niveles de vegetación mediterránea, desde el matorral semiárido (retama, tomillo, marrubio, romero) hasta las grandes alturas, antaño dominadas por la encina, pero hoy casi desaparecida por la minería del plomo del siglo XIX, con testimonios verdaderamente interesantes en el paraje serrano de Los Morales.

El caserío está dominado por el volumen de la iglesia y su torre, mostrando en el llamado Barrio Alto el primitivo núcleo de la población, más compactado e irregular, mientras que la zona baja, en torno a la antigua carretera de la Alpujarra, nos muestra la expansión urbana desde el siglo XIX gracias a la uva, con calles más rectas y anchas, además de manzanas extensas y huertos salpicando los solares urbanos.

Los antecedentes históricos nos remontan a una alquería o pueblecito musulmán como enclave estratégico en el camino de la Alpujarra, desde el siglo XIII uno de los 10 lugares de la taha de Marchena (división administrativa del territorio alpujarreño en época nazarí). En 1504 este extenso territorio será concedido en señorío a D. Gutierre de Cárdenas, duque de Maqueda, en recompensa por los servicios prestados a la corona en la guerra de Granada.

El despoblamiento y crisis motivados por la expulsión morisca de 1570 no fue compensado con la repoblación de 1574 por cristianos viejos, decretada por Felipe II. Solo en el siglo XVIII vendrá la recuperación económica y demográfica, gracias al olivo, el cereal y la morera, naciendo como municipio independiente en 1835. El Duque construyó una posada, hace tiempo desaparecida, para dar servicio al camino de las fundiciones reales y un pósito, almacén de cereales para prevenir las malas cosechas.

Pero este siglo XIX viene marcado especialmente por el esplendor de la uva del barco de Almería, cuya riqueza permitirá levantar las espléndidas casas burguesas de corte historicista al hilo de la calle principal, la antigua carretera. A finales de siglo llegará a tener casi 1800 habitantes.

El origen de todo este milagro es la abundante agua suministrada por sus 36 fuentes. Pero también obra de los hombres: en 1904 se iniciaron los trabajos de la galería La Esperanza para encontrar agua en el barranco Marín, por encima del pueblo. El río fue el principal venero. Pero, embravecido por una tormenta, se hace ingobernable, como el 6 de noviembre de 1871, cuando arrasó parte del pueblo y fincas colindantes al río. Se dice vulgarmente que “el río sacó sus escrituras”.

Esta imagen del vergel de manto verde de uva dominando el valle se mantuvo hasta los años ochenta del siglo XX. Pero hoy son solo recuerdos de un pasado que no volverá, y los cítricos actuales (naranjas y limones) no han supuesto alternativa viable.

Monumentos de Instinción

Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, siglo XVI. Estilo mudéjar.

Urbanismo

Pequeño casco urbano sin impacto de nuevas construcciones.

Gastronomía de Instinción

Embutidos. Fritada Alpujarreña. Choto al ajo cabañil. Cocina mareá. Encebollado con hígado de cerdo. Tabirnas colorás (guiso de patatas con pimientos rojos, cebolla y ajos). Uvas.

Dulces: Roscos de Semana Santa. Soplillos de huevo y almendra. Mantecados de miel. Rosquillas.

Cómo llegar

Salir de Almería en dirección Huércal de Almería, atravesar éste y continuar en carretera nacional 340. Seguir en dirección: Almería – E-15 – N-340 – Nijar – Murcia. En la rotonda, tomar la salida 1 Continuar en: A-92A en dirección: A-92 – Benahadux – Guadix. Continuar en: A-92A, seguir indicaciones hasta Benahadux. Salir de Benahadux. Continuar en: A-348. Atravesar Alhama de Almería y continuar hasta pasar cerca de Illar. Seguir indicaciones hasta Instinción.

Distancias desde Instinción

Terque 7 km
Gádor 19 km
Almería 34 km
Galachar 12 km
Canjáyar 10 km
Bentarique 5 km
Albolodúy 16 km
Benahadux 23 km
Alhama de Almería 10 km

Ayuntamiento de Instinción

Casa Cultural de Instinción

Parque de la Constitución de Instinción

Plaza de Francisco Salvador - Instinción

Busto de Miguel Ros Orta Siglo XX (Casa Cultural)

Preside el pequeño jardín que precede a la Casa de la Cultura, la imagen de Miguel Ros (1901-1962), insigne escultor e hijo predilecto de Instinción. De innata vocación, desde joven emigra a Tarrasa, donde se forma y crea taller.

Su producción de bustos, panteones familiares, lápidas y, especialmente, imágenes religiosas, fue bien acogida en los ambientes artísticos de posguerra. El artista donó varias obras al pueblo, caracterizadas por su intensidad dramática de influencia barroca.

Busto de Miguel Ros Orta

Fuentes y Manantiales de Instinción

  • El Lavadero
  • Mina Colomina
  • Fuente Pública
  • Balsa de los Morales

El Lavadero de Instinción

Lavadero de Instinción

Lavadero

Mirador junto antiguo lavadero

Situado en el barranco de la Peñeta o del lavadero nos permite una amplia perspectiva de Instinción y sus alrededores, donde todavía se mantiene la agricultura tradicional de la vega. Debajo del mirador se encuentra una cantera de piedra, quizás utilizada para extraer sillares para la iglesia.

Podemos continuar el sendero hacia arriba hasta la ermita del Cerro de la Cruz, en un breve ascenso, donde disfrutaremos de unas visitas privilegiadas. El sencillo edificio responde al modelo de ermita de las ánimas con la tipología de “kubba” norteafricana con cubierta en forma de cúpula e interiormente la imagen de la Virgen del Rosario rodeada de ángeles, que intentan levantar las ánimas del purgatorio.

Mirador del Lavadero

Fuente en el nº 52

Fuente

Fuente

Casa de la familia de Francisco Forte Siglo XIX

Situado en la avenida de Andalucía 23, esquina con la carretera, responde al modelo de vivienda unifamiliar burguesa de dos plantas en esquina. Presenta una distribución rítmica y simétrica de sus huecos, diseñados con el tradicional arco rebajado.

El interior se organiza con el casetón o lucernario como distribuidor de la vivienda, otorgando además el confort y representatividad que necesitaba esta burguesía de verdaderos cosecheros de uva de mesa a finales del siglo XIX. 

Antiguo colegio de Divina Infantita Siglo XX

Fue el  mejor colegio privado de la zona, acogiendo a alumnos externos, hasta su cierre en 1936.

Fundado en 1914 por Federico Salvador Ramón (1867-1931), su labor religiosa le llevó a varios países, donde fundó la Congregación de Religiosas Esclavas de la Inmaculada Niña y los colegios de Divina Infantita, de los que perduran aún varios en la provincia.

Fuente pública de Instinción

Constituía el principal abastecimiento de agua a la población y era necesaria en todos los pueblos. A la fuente acudían diariamente las mujeres con sus cántaros y los hombres con las bestias y sus aguaderas, pero también era el principal lugar comunitario, espacio para compartir vivencias, charlar, o cruzar miradas o algo más con el otro sexo.

Ciclo Festivo y desfiles procesionales de Instinción

20 al 22 de Enero. Fiestas patronales en honor a San Sebastián. Sustituirá a San Juan Bautista como patrón por su influencia en la erradicación de una epidemia de peste y las hambrunas en siglos pasados. La hermandad del santo fue creada en 1673 y costeada con limosnas y parte de la recaudación de la seda, base económica del municipio durante los siglos XVII y XVIII.

San Sebastián era un soldado romano convertido al cristianismo y martirizado por no reconocer la divinidad del emperador Diocleciano. Su iconografía lo presenta asaeteado mientras dirige su mirada al cielo.

La costumbre local es celebrar misas y procesiones durante los tres días de fiestas a las 12 horas, pero conviviendo, siempre, la fiesta religiosa con el baile, castillos de fuegos artificiales y la popular quema de la zorra.

2 de Febrero. Fiesta de la Candelaria o de la Virgen de los Papelicos. El nombre procede de las velas o candelas llevadas en la procesión, y el ritual se remonta a festejos romanos dando culto a la fertilidad.

El desarrollo se inicia antes de la procesión cuando el sacerdote bendice en la iglesia el pan de aceite que los niños entregan a la Virgen, mientras en la panadería se elabora la tarta para la rifa que sufragará la fiesta. Durante la procesión la Virgen sólo va acompañada de hombres, mientras las mujeres recogen gran cantidad de rosas, preparan tostones o palomitas de maíz, además de hojas de romero o naranjo mezcladas con papelicos de colores cortados en trozos muy pequeños, que serán lanzados a la Virgen al paso de la procesión. La Santa Misa es posterior, mientras que la quema de la zorra suele ser el punto final de la fiesta.

Semana Santa. Procesión del Resucitado. Antesa la resurrección era muy ruidosa, cuando los cazadores disparaban al aire y repicaban las campanas, dentro de una manifestación popular y espontánea de alegría. Hoy se realiza una fogata en la madrugada del domingo en la puerta de la iglesia, que abre la famosa procesión del Resucitado, donde los asistentes se dividen en dos grupos, uno acompañando a la Virgen y otro al Resucitado, que por caminos distintos despu´ñes confluirán en la plaza.

Por la noche se colocarán muñecos, críticos a los acontecimientos ocurridos durante el año, denominados tarascos o espantapájaros, y se organizan las trastadas, puestas de ramos en las puertas de las chicas más simpáticas, y de objetos viejos en caso contrario.

3 de Mayo. Fiesta de la Cruz. Está relacionada con el ciclo de primavera, representado en el mundo cristiano por la resurrección de Cristo, adaptación del renacer de la naturaleza y la vida en el mundo pagano.

Puede comenzar con el «jueves lardero» (excursión al campo en forma de convivencia familiar y entre amigos aprovechando la gastronomía) y culmina el 3 de mayo con la fiesta de la Cruz, símbolo del renacimiento cristiano y de la nueva fe sobre los musulmanes.

Se realiza una misa y después la procesión de la Cruz hasta el cerro donde está la ermita, procediéndose desde este mirador privilegiado a la bendición de los campos por el sacerdote.

Posteriormente se desarrolla la parte lúdica, con ponche, garbanzos tostados, almendras y dulces, aunque recientemente se completa con los habituales bocadillos y cerverza o refrescos.

Fuente: Panel turístico monográfico de Instinción.


0 comentarios