Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Málaga - Municipios y Localidades Malagueñas

Jubrique

Pueblos de Málaga - Municipios y Localidades Malagueñas

Jubrique

El municipio de Jubrique se extiende por la vertiente oriental del Bajo Genal en la comarca de la Serranía de Ronda. El municipio limita al Norte con Faraján y Alpandeire, al Noroeste con Benadalid y Benalauría, al Oeste con Algatocín, al Este con Júzcar, al Sur con Genalguacil y Estepona y al Suroeste con Benarrabá.

Su territorio corresponde en su mayor parte a lomas cubiertas de olivar, castaños y vid, mientras que en los fondos de los arroyos y sobre todo en las riberas del Genal, también aparecen pequeños huertos con frutas y hortalizas.

El núcleo urbano de Jubrique se encaja sobre una elevación montañosa adaptándose sus calles y casas a lo quebrado del terreno, conserva la fisonomía típica de los pueblos de la serranía, calles estrechas y empinadas, a cuyos lados se levantan casas bajas de fachadas encaladas.

Jubrique acoge en su término varios edificios religiosos de gran interés popular e histórico , siendo la Iglesia de San Francisco de Asis (s. XVI) el monumento más característico de Jubrique. Lugares de interés del entorno de Jubrique por su paisaje , fauna y vegetación, son los parajes del Charco Picao, el Estrecho, la ermita del Castañuelo, la ermita de la Santa Cruz del Chorrillo, las Vegedas, la Tomilla y el valle del río Genal.

El pueblo actual de Jubrique tiene su origen en tiempos de denominación árabe. El nombre puede tener su origen en “luber”, que significa lugar de abundancia, o, tal vez, en “lubar”, significa lugar de resplandor. Jubrique, como el resto de municipios de la Serranía, vivió sus últimos tiempos en el Reino Nazarí de Granada a expensas de la suerte de la ciudad de Ronda. Tras la conquista de Ronda, en 1485, y sobre todo tras la expulsión de los moriscos a partir de 1570, la despoblación fue especialmente cruel con esta localidad que llegó a perder hasta tres núcleos de población; Rotilla, Benamedá y Monarda.

En el s.XVIII aparece la primera referencia clara de Jubrique citándola cmo Jubrique la Nueva, lo que podría dar a entender que el pueblo tal y como hoy lo conocemos pueda ser el resultado de unión de los cuatro núcleos en un nuevo emplazamiento, tras la repoblación con gentes venidas de otras tierras.

Jubrique ha sido y es famoso por sus aguardientes y vinos. En este municipio se concentraban la mayor parte de los alambiques de la Serranía que tuvieron su época de esplendor a mediados del XIX.

Destacado: Río Genal

Tomando la carretera que une Jubrique con el pueblo vecino de Algatocín nos podemos acercar al río Genal. Podemos dejar el coche junto al puente y recorrer algunos de los caminos que hay a lo largo del río. La vegetación es sorprendente y las aguas cristalinas. En verano se forman remansos en los que podremos darnos un baño.

Senderos de la Serranía de Ronda

Monumentos

Ermita del Chorrillo
Ermita del Castañuelo
Santa Cruz de la Llanada
Iglesia de San Francisco de Asís

Gastronomía de Jubrique

Dentro de la cocina típica tradicional de Jubrique encontramos el potaje de hinojos, el gazpacho caliente, las tortillitas de bacalao y ajete, así como la carne de matanza y las chacinas. Acompañando a estos platos  podemos beber un exquisito vino mosto, elaborado con uvas del terreno. En el campo de la repostería, Jubrique también tiene sabrosos dulces como la hijuela, elaborada con harina, huevo, aceite y miel.

Fuentes y Manantiales de Jubrique

  • Fuente del Pinar
  • Fuente Río Lavar
  • Fuente del Perro
  • Fuente la Armona
  • Fuente del Duque
  • Fuente del Chopo
  • Fuente de Almenta
  • Fuente de Matagallar
  • Manantial de Esteban
  • Manantial de Matagallar
  • Fuente de la Jubriqueña
  • Fuente de Arroyo Hondo
  • Fuente de Agüilla Santa
  • Manantial de Benajarón
  • Chorro del Charco Esteban
  • Manantial de las Aguzaderas
  • Pilón de la Fuente de Mari Díaz

Fuente del Pinar (MA557, entre Jubrique y Los Reales)

Fuente del Pinar

Cómo llegar a Jubrique

Por la AP-7 (N-340) se llega a Estepona, y en esta localidad se toma la A-557 hasta Jubrique. Se trata de una carretera comarcal con tramos de abundantes curvas pero que, en contrapartida, ofrecen un paisaje realmente incomparable. Si el viaje se realiza desde Ronda, hay que adentrarse en la A-376 e inmediatamente tomar la A-369 hasta Algatocín, de donde parte la MA-536, que desemboca en Jubrique.

Distancias

Gaucín 21 km
Málaga 123 km
Algatocín 13 km
Estepona 34 km
Genalguacil 10 km

Donde dormir en Jubrique

  • Cortijo Retarta
  • Casa Argüelles
  • Cortijo Serrano
  • Molino El Pinillo
  • Cortijo Mazuqueto
  • El Molino de Aceite
  • Casita Rural La Madriguera
  • Posada Mirador de Jubrique
  • Apartamentos Rurales Mirador de Jubrique

Jubrique

La Era de «La Llaná»

La era de «La Llaná», aquí en Jubrique, era de uso comunitario. Una vez cogido su turno, los labradores extendían por ellas sus mieses o legumbres y preparaban los aperos propios de la labor: biergos, jpalas, cribas o escobas.

Una vez bien hervadas, se uncían las bestias (mulos y yeguas), y cuando más apretaba el calor, se comenzaba a dar vueltas y más vueltas sobre la parva hasta que ésta quedaba asentada.

Cuando se creía oportuno, hombres, mujeres y niños se aprestaban a voltear la mies para que quedara de nuevo encima lo que estaba menos deshecho.

Llegada la hora de aventar (separar el grano de la paja), se retiraban los animales y si «la marea» (el viento de levante) era buena se lazaba todo hacia el cielo con la pala para que el aire hiciera su trabajo.

Limpios de polvo y paja, el trigo, la cebada, los garbanzos o las habas quedaban sobre la era tan lustrosos y brillantes como «los chorros del oro».

La Era de "La Llaná" de Jubrique

Senderos

Sendero de Charco Esteban SL-A 195

Distancia total: 6 km
Tiempo estimado de marcha: 1 h 10 m

Ruta lineal muy transitada por los vecinos de Jubrique en busca de un lugar donde refrescarse en verano. Recuerda guardar tiempo y fuerzas suficientes para hacer el camino en sentido inverso. Frente a la Ermita de la Santa Cruz del Chorrillo, encontramos una pista de tierra que da acceso a numerosas fincas entre pinos, alcornoques y castaños. En poco tiempo llegamos a la zona conocida como el Higuerón Alto, desde donde podremos contemplar la otra vertiente del Valle del Genal, con sus blancos pueblos destacado sobre el verde de sus laderas. Por encima de Benalauría domina el paisaje el Peñón de Benalidad, en la divisoria de los valles del Genal y Guadiaro. La pista de tierra termina de manera repentina junto a una casa. Una estrecha vereda a la derecha nos lleva en cinco minutos hasta el río Genal y al Charco Esteban, nuestro destino. Junto al charco hay una fuente que lleva agua durante todo el año.

Sendero Jubrique – La Tenería – Benalauría PR-A 291

Distancia: 6,3 km
Tiempo estimado de marcha: 1 h 30 min

Abandonamos Jubrique por la piscina municipal siguiendo la pista asfaltada que conduce al vecino pueblo de Faraján. Dejamos atrás el cruce del camino de La Solana, a  nuestra derecha, y seguimos hasta encontrar una pista de tierra a nuestra izquierda. En este punto abandonamos el camino de Faraján descendiendo hacia el río Genal entre alcornoques, olivos, almendros y algunas parcelas de castaños. Para no perdernos en los cruces, es importante no olvidar que debemos seguir siempre el camino principal, hacía el noroeste y en sentido descendente. Cruzamos el río Genal junto a unas Tenerías, donde antiguamente se curtían pieles, y ascendemos por la ladera opuesta hasta llegar al pueblo de Benalauría, final del sendero. Si en las Tenería optamos por seguir aguas abajo por el cauce del río llegaremos al Charco Esteban y, desde ahí, podremos volver a Jubrique por una cómoda pista de tierra.

Sendero de la Solana SL-A 193

Distancia: 2,4 km
Tiempo estimado de marcha: 45 min.

Se trata de un corto paseo circular ideal para hacerlo en familia. Abandonamos el pueblo entre almendros y retales de bosques de encinas. A nuestra derecha podemos ver el pico de la Umbría y, un poco más al sur, la Ermita del Castañuelo. La vereda termina en una pista de tierra que nos conduce hasta una casa solitaria que encontraremos a nuestra derecha. Seguimos de frente, cuesta arriba, hasta llegar a un camino más importante que nos reorienta de nuevo hacia el pueblo. Entramos a Jubrique por el polideportivo, desde donde podemos bajar hasta el centro directamente o seguir rectos hasta encontrar el camino asfaltado que comunica Jubrique con el pueblo de Faraján. Si optamos por esta segunda opción, debemos de tomar este camino asfaltado hacia la izquierda, llegando en pocos minutos a la piscina municipal de Jubrique, nuestro destino.


0 comentarios