Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Los Reales de Sierra Bermeja

Parques Naturales de Andalucía

Los Reales de Sierra Bermeja – Paraje Natural

Los Reales de Sierra Bermeja es un espacio de media montaña, laderas pronunciadas y características muy particulares, que fue declarado en 1989 Paraje Natural según la ley 2/89 de 18 Julio del Parlamento de Andalucía. Con esta medida legal se pretende hacer convivir conservación y protección en este bello enclave del sur de Málaga.

De abundantes escarpes y abruptos roquedos, Los Reales forman parte del Macizo de Sierra Bermeja que, a lo largo de 35kms. separa la Serranía de Ronda de las costas mediterráneas. Su ubicación meridional y cercana a la costa, y el substrato de peridotitos (roca magmática rica en hierro y magnesio, cuyo color rojizo de nombre a la Sierra), confieren al Paraje unas características poco comunes, así como un característico tono bermellón.Los Reales de Sierra Bermeja

En las cumbres de este agreste espacio de agudas formas se refugia el primer pinsapar del que se tuvieron datos concretos. Y fue aquí donde, en 1837, Edmund Boissier describió, por vez primera para el mundo científico, al pinsapo (Abies pinsapo), abeto emparentado con cedros, pinos y cipreses. Esta joya botánica presenta a menudo su tronco retorcido o dividido en varios brazos, como candelabros, ostentando una belleza casi fantasmal.

Para mayor disfrute del Paraje se han puesto a su disposición una serie de instalaciones como son: el área recreativa Los Reales; el refugio de Agustín Lozano, diversos miradores verdaderos balcones hacia el Estrecho y la vecina África, desde donde podrá deleitarse con unas estupendas panorámicas y una red de senderos por los que adentrarse un poco más en el conocimiento de este peculiar paraje.

El paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja tiene una extensión de 1236 hectáreas comprendidas entre los términos municipales de Casares, Estepona y Genalguacil. Con alturas entre los 600 y los 1400 metros, posee un clima mediterráneo oceánico, de inviernos suaves y lluviosos y veranos largos y no cálidos. Con un relieve abrupto y abundantes escarpes y roquedos, se asienta exclusivamente sobre peridotitas, rocas volcánicas pobres en sílice y ricas en hierro magnesio, que confieren a este espacio protegido unas características edáficas muy peculiares.

Las Peridotitas

Las peridotitas son rocas relativamente recientes geológicamente hablando, surgidas durante el Oligoceno hace unos 25 millones de años. Se trata de rocas ígneas plutónicas, es decir, rocas que se han formado a partir del enfriamiento lento, a gran profundidad, de enormes masas de magma. Tienen una alta concentración de olivino y minerales ferromagnesianos. El olivino es un mineral bastante inestable, convirtiendo la roca en una mezcla de minerales de color verdoso-azulado; las peridotitas así alteradas reciben el nombre de serpentinas y éstas, al oxidarse, adquieren el característico color rojizo o bermejo que le da el nombre a la sierra y que constituye uno de los rasgos paisajísticos más sobresalientes.

La gran masa peridotítica de la Serranía de Ronda es una de las mayores manifestaciones del mundo de este tipo de rocas, abarcando el macizo de las sierras bermejas unos 300 km2.

Esta geología tan peculiar es la responsable de que pocas plantas sean capaces de crecer en un suelo con una composición tan singular, destacando endemismos únicos de este tipo de terrenos. Quizás ésta fue la razón que llevó a ilustres botánicos de principios del siglo XIX a explorar la sierra y gracias a su interés, Pierre Edmon Boissier descubrió para la ciencia en 1837 el pinsapo, un abeto único en el mundo que, entre otros lugares, puebla las umbrías más elevadas de Sierra Bermeja.

Sendero de los Pinsapos

Longitud del trazado: 4,5 km
Duración ida: 2 horas
Grado de dificultad: Media

El Sendero de los Pinsapos es un precioso itinerario que le adentrará en el corazón mismo de estos montes rojizos que son los Reales de Sierra Bermeja. Bosques de pinsapos trepando hasta la cumbre de Los Reales, la Serranía de Ronda o el frondoso Valle del Genal, son algunas de las estupendas panorámicas que tendrá ocasión de disfrutar.

La senda comienza con un corto descenso que conduce, a través de la misteriosa penumbra de los bosques de pinsapos, hasta la Plazoleta de Genaguacil. Musgos, helechos y líquenes contribuyen a crear esa mágica atmosfera que impregna todo el recorrido. En la Plazoleta, en donde se encuentra un poema de Federico García Lorca dedicado a los árboles, converge nuestro sendero con el de Los Realillos. La senda que traíamos se convierte en una pista forestal, y desciende describiendo numerosos bucles. Hasta llegar a Peñas Blancas tendremos que sortear algunos arroyuelos (atención en época de lluvias) y atravesar oscuros bosques de pino negral, brezales, madroñales, etc.

Que usted lo disfrute. Y no olvide que el sendero termina dos kilómetros y medio pista forestal abajo desde donde lo inicia. Tómese la vuelta con calma y dosifique el esfuerzo.

Miradores del Paraje Natural Los Reales de Sierra Bermeja

Sendero de Los Realillos
Mirador de Salvador Guerrero


0 comentarios