Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Badajoz

Mérida

Pueblos de Badajoz

Mérida

Mérida se encuentra en la región extremeña de provincia de Badajoz, entre los Cerros del Calvario y San Albín. Ciudad Patromonio de la Humanidad y capital de la Comunidad Autónoma de Extremadra. Los municipios más cercanos son Calamonte, Trujillanos, Esparragalejo, Don Álvaro, Mirandilla, Valverde de Mérida y La Garrovilla entre otros.

Publio Carisio, por orden del emperador Octavio Augusto, decidió asentar a los soldados veteranos de las Legiones V Alaudae y X Gemina en el año 25 a.C. en el centro de la región extremeña y a orillas del río Guadiana, naciendo con ello para el Imperio Romano Emérita Augusta, capital de la Lusitania, una de las tres provincias en que estaba dividida la Hispania romana en esos momentos.

La Mérida Romana, hasta la llegada de los suevos en el s. V donde instalaron la capital de su reino, al igual que lo harían posteriormente los visigodos, se convirtió en un importantísimo núcleo jurídico, económico, militar y cultural, llegando a considerarse como uno de los dos centros administrativos romanos más importantes del occidente peninsular.

Teatro, anfiteatro, puentes, templos, foros, arcos, hipódromo, calzadas, acueductos, presas, columbarios y un sinfín de edificios civiles y religiosos de esta época han sobrevivido siglos después de su construcción, aunque buena parte de ellos tuvieran que ser recuperados en una increíble y meticulosa labor de restauración, realizada durante el s. XX y continúa actualmente.

Suevos y visigodos darán continuidad  e importancia política, económica y cultural a la ciudad. En el s. VI, y con Mausona de obispo, arraigará definitivamente el cristianismo, que tendrá una especial devoción hacia Santa Eulalia, Patrona de la ciudad.

En el s. VIII, la pronta ocupación de la península y de la capital emeritense por los árabes, dirigidos por Muza, traerá consigo un cierto declive de la ciudad, que en 1230 será conquistada por Alfonso IX, convirtiéndose en sede del Priorato de San Marcos de León de la Orden de Santiago.

Con los Reyes Católicos la ciudad iniciará una recuperación política, gracias al apoyo qe el maestre de Santiago don Alfonso de Cárdenas dio a la causa de Isabel la Católica, en su lucha por la corona castellana con Juana la Beltraneja.

En época de los Austrias y Borbones, Mérida se verá envuelta en continuas refriegas bélicas con la vecina Portugal, sin ningún beneficio político ni económico agravándose esta situación en el s. XIX con la invasión francesa, que le traería una lamentable pérdida de parte de su admirable patrimonio histórico-artístico.

Convertida desde febrero de 1983 en capital autonómica de Extremadura, la ciudad ha tenido un cambio importante tanto en infraestructuras destinadas al servicio público de los ciudadanos extremeños, como metrópolis comarcal, con una interesante vida universitaria.

Estas últimas décadas, Mérida se ha situado como una de las ciudades con más atractivo turístico de la region y de España, gracias a la puesta en valor de su inmensa riqueza arqueológica de mano de las instituciones regionales, como al hecho importantísimo de que la Unesco, en 1993, la declara Patrimonio de la Humanidad.

Monumentos / Qué visitar en Mérida

  • Teatro
  • Anfiteatro
  • Acueducto de Los Milagros
  • Circo Romano
  • Templo de Diana
  • Alcazaba Árabe
  • Puente Romano
  • Arco de Trajano
  • Palacio de los Mendoza
  • Hospital Jesús de Nazareno (Parador)
  • Hospital de San Juan de Dios (Asanblea)
  • Biblioteca Pública Jesús Delgado Valhondo
  • Museo Nacional de Arte Romano
  • Colección Visigoda
  • El Costurero. Museo de Mérida
  • MAM (Praemérita y Geoemérita)
  • Casa del Mitreo
  • Columbarios
  • Conjunto Arqueológico de Morería
  • Pórtico del Foro Municipal
  • Casa del Anfiteatro
  • Puente sobre el Albarregas
  • Acueducto y Termas de San Lázar/Rabo Buey
  • Iglesia del Carmen
  • Convento de Santa Clara
  • Convento de los Concepcionistas
  • Convento de las Freylas de Santiago
  • Conventual Santiaguista
  • Ermita de Nuestra Señora de La Antigua
  • Puente de Hierro
  • Basílica de Santa Eulalia y Hornito
  • Concatedral de Santa María
  • Monasterio de San Isidro de Loriana
  • Termas/Pozo de nieve
  • Termas de Pontezuelas
  • Xenodoquio
  • Dique Romano
  • Castellum Aquae
  • Embalse de Proserpina
  • Embalse de Cornalvo
  • Plaza de España
  • Puente Lusitania
  • Palacio de Congresos y Exposiciones
  • Puerta de la Villa
  • Circulo Emeritense
  • Casa Consistorial
  • Palacio de la China
  • Casa de los Pacheco
  • Plaza de Toros
  • Centro Cultural Alcazaba

Teatro Romano. Mandado construir por Marco Agripa, yerno del emperador Octavio Augusto entre los años 16 y 15 a.C. tenía una capacidad para unas 6.000 personas, que se podían acomodar entre sus gradas o cáveas, que están divididas en tres tramos.

Estos tres tramos acogían a las distintas clases sociales romanas que habitaban la ciudad, situándose delante de la cávea ima la «orchestra», en forma semicircular destinada al coro.

El «frons scaenae» se compone de entrantes (valves) y de dos órdenes de columnas superpuestos, decorado todo ello con esculturas. Detrás de este «frons scaenae» existían otras dependencias, que eran utilizadas por los actores, el «postcaenium» con una pequeña cámara rectangular para el culto imperial y un peristilo ajardinado.

El Teatro Romano, el monumento más emblemático y visitado de la ciudad, se convierte durante los meses de verano en un maravilloso escenario teatral y musical, donde se ofrecen espectaculares representaciones clásicas y modernas.

Anfiteatro Romano. A escasos metros del teatro se encuentra el anfiteatro, grandios recinto dedicado principalmente a espectáculos con gladiadores y animales salvajes. Su inauguración data del año 8 a.C. disponiendo de una capacidad para 14.000 espectadores, aproximadamente.

La forma de su planta es elíptica, destacando la arena como lugar donde se desarrollaban los espectáculos, comunicándose esta parte con el exterior a través de tres puertas monumentales.

La grada se divide, al igual que en el teatro, con cáveas con vomitorios; en la cávea ima se disponen dos tribunas, la cávea media está más deteriorada y la cávea summa casi destruida. En los extremos norte y sur del anfiteatro se encuentran diversas dependencias destinadas al uso de los gladiadores y cerramiento de fieras.

Casa del Anfiteatro. Ya fuera del recinto del teatro y el anfiteatro se encuntran los restos de unas posibles mansiones romanas, datadas en los s. III y IV, la del Anfiteatro y la de la Torre del Agua. Podemos observar en ellas algunos lienzos pictóricos de gran calidad y en su primitivo pavimento, mosaicos con una excelente representación de la diosa Venus con Eros y otra donde se muestra una escena de vendimia.

Intesantes son también otras dependencias como la zona termal, pozos, hornos, cocinas, peristilos, conducciones de agua, zonas ajardinadas y restos de la muralla. Esta zona fue utilizada como necrópolis a partir del s. V.

Museo Nacional de Arte Romano. Situado frente a la entrada del teatro y anfiteatro, este sorprendente edificio, inaugurado en 1986, es obra del arquitecto Rafael Moneo Vallés, que ha utilizado el ladrillo como materia básica en el acabado exterior e interior del Museo, que nos recuerdan sistemas de construcciones clásicos romanos apoyándose en una original y acertada iluminación artificial, que le da un encanto especial a la visita diurna.

Las excavaciones realizadas para la construcción del edificio del Museo, sacaron a la luz restos arqueológicos de indudable interés, como son casas romanas, algunas de ellas con restos de pinturas, calzada romana, conducciones hidráulicas, etc., todo este magnífico conjunto se puede admirar en su cripta abierta al público.

En todas las plantas del museo se ha seguido una excelente distribución cronológica y temática, que le confiere un marcado carácter didáctico con acertadas indicaciones gráficas, que ayudan al visitante en su paseo por el mundo romano y los aspectos más importantes del mismo.

Casa del Mitreo. Debe su nombre a la aparición de lso restos de un posible santuario mitraico en esta antigua residencia de época romana, dispuesta en torno a tres patios, con habitaciones familiares, dependencias comerciales o industriales, jardines, peristilo y termas. Todo este conjunto está didácticamente bien señalizado, con una visión muy acertada de todos los detalles del edificio gracias al diseño actual de pasarelas.

Destacan en estas dependencias sus pinturas murales y mosaicos de los que sobresale el llamado «Mosaico Cosmológico», auténtica obra maestra y uno de los más interesantes y atractivos de los aparecidos en el occidente peninsular.

Circo o Hipódromo. Con un aforo de unos 30.000 espectadores, lo que le convierte en uno de los mayores del mundo romano, fue construido probablemente en el s. I d.C.

Su «espina» o espigón central mide 233 m., cuyos cimientos situados bajo la arena de este extenso circo han sido recientemente restaurados, al igual que parte de sus «cáveas» o gradas en que se dividían, así como los demás edificios destinados al espectáculo público según clases sociales.

La «porta pompae» daba entrada al cortejo ceremonial y en ella se han localizado las «carceres» o caballerizas en número de doce.

Dispone este circo de un interesante Centro de Interpretación, con abundante material audiovisual y gráfico que explica magníficamente el mundo del Hipódromo en la época romana.

Columbarios. Estas construcciones funerarias, realizadas a cielo abierto y situadas extramuros de la ciudad romana, suponen un buen ejemplo de las edificaciones funerarias que tuvo la Emérita romana.

Recientemente restaurados, para su primitiva construcción se utilizó la mampostería y la sillería de granito, en ellos se conservan los epígrafes identificativos de las familias propietarias, los Voconios y los Julios.

Dispone de un interante Centro de Interpretación del mundo de los muertos en la cultura romana.

Cripta y Basílica de Santa Eulalia. Declarada Monumento Nacional, probablemente en ella pudieron enterrarse los restos de la mártir Santa Eulalia, perseguida y martirizada en época de Diocleciano, así como los restos de muchos de los arzobispos de la sede emeritense.

Gracias a las mejoras y a las excavaciones realizadas en esta Basílica desde 1990, se puede contemplar la enorme importancia histórica y artística del edificio, al igual que una magnífica temporalización de los momentos históricos más sobresalientes acaecidos en la ciudada.

Arte paleocristiano, visigodo, bizantino y románico tienen un fiel reflejo entre los muros de esta Basílica, que de una forma didáctica y modélica hoy se muestran al visitante, que puede recorrer las zonas excavadas y el interior de la Basílica.

Centro de veneración popular cristiana, el exterior conserva elfamoso «hornito», construido en honor de la mártir Santa Eulalia, con los restos de la que fuera anteriormente un templo dedicado al dios Marte.

Acueducto de los Milagros. Construido entre el s. I a.C. y la segunda mitad del III d.C., sirvió para transportar el agua traída desde el embalse del lago de Proserpina a la ciudad y salvar la depresión del río Albarregas, que desemboca en el río Guadiana.

Mide unos 830 metros y 25 de alto, es de sillares de granito, con hiladas de ladrillos y núcleo de hormigón.

Acueducto de San Lázaro o Rabo de Buey. Para poder salvar las crecidas y el valle del río Albarregas, se construyó este acueducto del que sólo se conservan tres pilares, unidos en la parte baja por arcos de granito y de ladrillos los de la parte alta y que tuvo aproximadamente 1.600 m. de longitud y 16 m. de alto.

Puente Romano sobre el Río Albarregas. Con 145 m. de longitud, está situado frente al Acueducto de Los Milagros, construyéndose en época de Augusto con el fin de salvar las aguas del río Albarregas antes de desembocar en el río Guadiana. Por aquí pasa la célebre calzada de la Vía de la Plata.

Arco de Trajano. Con 15 m de altura y 9 de luz, construido a base de grandes sillares y dovelas de granito, estaría probablemente en otro tiempo recubierto de mármol. Muchos autores apuntan que este arco no era un arco triunfal y que, lo más probable, es que fuera una puerta monumental situada justamente en el «cardo máximo» de la ciudad, que daría entrada al foro provincial.

Templo de Diana. Es el único de los edificios arquitectónicos religiosos conservado de los que se construyeron en Emerita, gracias a la magnífica restauración realizada en él y en buena parte a que su estructura fue aprovechada desde el s. XVI para la construcción del palacio del conde de los Corbos, de estilo renacentista.

De planta rectangular, este edificio religioso destinado al culto del Emperador y construido a finales del s. I a.C. e inicios de la centuria posterior, está rodeado de columnas de granito acanaladas, que estuviron pintadas de rojo y estucadas rematándose a su vez con pilares de estilo corintio.

La importancia religiosa de este bello templo y su advocación imperial lo atestiguan las estancias de que disponía, no faltándole cella, canales, estanques y galería portificada.

Centro de Interpretación del Templo de Diana. Situado en el Palacio de los Corbos que se levantó en el s. XVI aprovechando los restos del templo de Diana. Este centro permite conocer la historia y sus usos a través de un sistema de realidad virtual y paneles interpretativos, imágenes, audiovisuales y piezas ariginales y réplicas. Se articula en dos plantas y conserva su fachada renacentista.

Alcazaba y Conventual. Siendo emir de Córdoba Abd-al Rhamán II, probablemente en el año 835, se construyó esta Alcazaba árabe de planta cuadricular, junto al puente romano sobre el río Guadiana. Como recinto militar salvaguardaba a la ciudad, estableciéndose en ella una guarnición permanente.

Entre los hallazgos rehabilitados que podemos admirar en su recinto se encuentra un interesante aljibe excavado en la roca, al que se accede por amplias escaleras.

En 1228, una vez reconquistada Mérida a los árabes por Alfonso IX, este edificio militar, probablemente el primero construido en la España musulmana, sería entregado en 1229 junto con la ciudad a la Orden de Santiago, que siglos después convierten  parte de él en Conventual. Destruido y abandonado, este Conventual santiaguista fue reconstruido magníficamente en las últimas décadas del s. XX, siendo actualmente sede de la Presidencia de la Junta de Extremadura.

Puente Romano sobre el río Guadiana. Fue construido probablemente hacia el año 25 a.C. para salvar las aguas del río Guadiana, coincidiendo con la fundación de la ciudad emeritense. Presenta una longitud de 792 m. con 60 arcos, uno de los más extensos de la Península Ibérica de esta época romana.

Consta de tres tramos, de los cuales el mejor conservado en su estilo original es el primero, debido a que con el paso del tiempo ha sufrido varias modificaciones y restauraciones, la última de las cuales en el s. XIX se daría su estado definitivo.

Conjunto Arqueológico de Morerías. Situado entre los puentes Romano y Lusitania y a escasos metros del río Guadiana, se pueden visitar y admirar los restos arqueológicos de una zona emeritense donde, durante siglos, se han establecido las distintas culturas que han llegado hasta Mérida en estos dos últimos milenios.

Restos de calzadas, murallas, necrópolis, santuarios o barrios nos hablan de una clara ocupación por romanos, visigodos y árabes. En este original espacio que se ha conseguido adecuar notablemente, como en otros lugares de Mérida para su visita turística, se encuentra situado el Centro de Interpretación General de la Vía de la Plata, con indicaciones muy didácticas acerca de esta calzada y la vía de comunicación romana que cruzaba por la Lusitania.

Concatedral de Santa María. Originaria del s. XIII y levantada probablemente sobre el solar de la antigua Catedral de Santa María de Jerusalén, en la Plaza de España.

Ruinas del Monasterio de San Isidro de Loriana. Levantado en 1552 a intancia del franciscano Fray Alonso de Manzanete. El lugar escogido fue la dehesa de Loriana que pertenecía al caballero Juan Velázquez Dávila, quien ofreció a correr con los gastos de edificación del convento y la atención a los religiosos, siempre y cuando, la edificación fuera en esta dehesa de su propiedad. Fue construido sobre una antigua ermita templaria dedicada a San Isidro.

En el año 1605 fue refomado, por la gran humedad que había en él por la proximidad del río, y reedificado en un lugar más seguro y alto. Realizado en mampostería, ladrillo y sillares. Toda la obra, gira en torno al claustro central de reducidas proporciones y gran parquedad. Consiste en un pequeño recinto de 5×5 m. definido por ocho columnas graníticas de orden toscano, que sustentan los ocvho arcos de medio punto (dos tan solo por lado) que forman la galería baja del patio. La alta queda compuesta por igual número de arcos, la mayoría hoy cegados.

En el centro del patio perdura un pozo granítico de brocal cuadrado. Cuenta además con un piso superior donde se ubicaban las habitaciones de los Franciscanos hoy en total proceso de ruina.

En su interior se describen también una zona de comedor, una bóveda de cañón en ladrillo, un patio interior, un coro en la iglesia y otras habitaciones más. Posee además en la cara sureste una serie de contrapuertas volantes arbotantes que le dan sujeción a la nave lateral.

La iglesia, de reducidas dimensiones, está adosada al claustro. En torno al claustro, aparecen las demás dependencias del convento: refectorio, coro, sacristía, biblioteca, corredores y doce celdas. Como consecuencia de los daños sufridos durante la Guerra de la Independencia y de las desamortizaciones posteriores, fue abandonado definitivamente por los frailes en 1841.

Museo de Arte Visigodo. Situado en el antiguo Convento de Santa Clara, a escasos metros del Arco de Trajano y la Plaza de España, conserva y expone interesantes objetos de época visigoda encontrados en Mérida.

Presa Romana de Cornalvo. A 16 kms. de Mérida, cercana a Trujillanos y en un paraje de gran belleza, el Parque Natural de Cornalvo, podemos admirar el dique, la torre de regulación de la salida de agua y parte de la conducción que llevaba el agua desde este embalse hasta Emérita Augusta.

Parque Natural de Cornalvo. Espacio protegido situado cerca de Mérida, con un didáctico Centro de Interpretación del Agua en Trujillanos, a 5 km del parque. Cornalvo ofrece una magnífica oportunidad para conocer el bosque mediterráneo, con interesantes muestras de flora y fauna.

Presa Romana de Proserpina. Dista unos 5 kms. de la ciudad y está considerado el embalse de época romana más grande del mundo mediterráneo. Sus aguas eran llevadas hasta la ciudad a través del acueducto de Los Milagros.

Pórtico del Foro. Construido en el s. I, es un edificio porticado con un muro donde se albergan varias hornacinas destinadas a estatuas encontradas en este lugar. Éstas y otros hallazgos se pueden admirar en el Museo Nacional de Arte Romano.

Palacio de Congresos. A orillas del Guadiana, destaca por su singularidad arquitectónica. Cuenta con un auditorio central con capacidad para 1.000 personas y otros tres de menor tamaño.

Gastronomía de Mérida

Jamón ibérico de bellota. Carnes y embutidos ibéricos. Caldereta de cordero. Ternera de Extremadura. Tapas. Gazpacho, migas ensaladas extremeñas (zorongollos y cojondongos). Tortal del Casar y quesos de La Serena e Ibores. Vino Ribera del Guadiana. Cava extremeño. Dulces artesanales y conventuales.

Fiestas y Tradiciones

Su Semana Santa está declarada de Interés Turístico Internacional y en ella se puede contemplar la original imaginería emeritense en procesión por lugares tan emblemáticos como el Arco de Trajano, el Templo de Diana o el Anfiteatro. Destaca el Via Crucis con la imagen del Santísimo Cristo de la O que se realiza en la madrugada el Viernes al Sábado Santo.

En verano, el Festival de Teatro Clásico, que se representa en el Teatro Romano, es conocido internacionalmente tanto por la espectacularidad del escenario como por la calidad de las obras y los actores participantes.

La Feria de Septiembre, los Carnavales Romanos y la fiesta Emerita Ludica atraen cada año a miles de visitantes.

Distancias desde Mérida
Badajoz 62 km
Trujillanos 10 km
Don Álvaro 10 km
Almendralejo 30 km
Esparragalejo 12 km

Embalse El Águila

Fuente: Excmo. Ayto. de Mérida | Junta de Extremadura


0 comentarios