Andalucia Rustica

Buscar más

Miradores de Andalucía

Mirador de los Castañares

Miradores de Andalucía

Mirador de los Castañares, Benadalid

El Mirador de los Castañares está situado a la entrada del pueblo de Benadalid si se viene de la parte de Algeciras en dirección a Ronda, a la derecha. Desde este lugar se observan impresionantes vistas del Valle del Genal y entorno.

La especie de castaño que predomina por todo el Valle del Genal es la Castanea Sativa Mill.

Los castaños del Valle se instalan en las vertientes norte y noreste de sus partes más altas. Están plantados, o asilvestrados, a una altura comprendida entre los 400 y 1000 m. Y siempre en zonas cuya pluviometría supera los 1000 mm. anuales.

Su introducción en la zona parece ser secular. Hoy en día su cultivo está en aumento y ocupa yá unas 3.500 hectareas para una producción de 5.000 toneladas de castañas aproximadamente. Estas plantaciones recientes suelen llevarse a cabo en terrenos con pendientes muy fuertes en las que prácticas agrarias favorecen la erosión del suelo e impiden la regeneración de especies forestales como los alcornoques, quejigos, encinas o pinos.

Tres son las variedades más frecuentes en estos terrenos: la bravia, la pilonga y la temprana.

El Castaño, además de la riqueza económica que aporta como cultivo, cumple en nuestro Valle las no menos importantes funciones ecológica y paisajista. La impronta que el castañar le da a la comarca es uno de sus valores primordiales, existiendo gracias a él hasta cuatro bosques en uno: en otoño multicolor ocre y amarillo, en invierno ramaje oscuro, en primavera verde brillante y en verano verde oscuro de agradecida sombra.

Las faenas necesarias para mantener un castañar siguen siendo tradicionales: la poda de los castaños, el desrame, el abonado y la poda que controla el calibre de las castañas. Se haran los campos en invierno cuando la tierra está fresca. Luego viene las deshierba y por fin (aunque escasos) los tratamientos fitosanitarios.

La cosecha se realiza en el suelo, una vez madura el erizo y cae la castaña. La maduración es escalonada, haciendose varias cosechas por árbol. En el Valle la recolección alcanza la segunda mitad del mes de Septiembre y el mes de Octubre. Es una labor familiar, totalmente manual. Cuando el tiempo lo permite, terminada la labor, comienza la recogida de los erizos secos para su posterior enterramiento o quema.

Mirador de los Castañares


0 comentarios

Deja un comentario