Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Córdoba

Montoro

Pueblos de Córdoba

Montoro, Conjunto Histórico Artístico

El pueblo de Montoro está situado sobre una espina rocosa y rodeado por un gran meandro del río Guadalquivir, este pueblo de rancio abolengo salta a la vista como un escalonado caserío de laberínticas callejas, que por su valor arquitectónico ha sido catalogado en 1969 como Conjunto Histórico-Artístico.

Su rico patrimonio monumental, su gastronomía, el Parque Natural, la artesanía montoreña, su folclore y los típicos alojamientos rurales en antiguos molinos aceiteros ofrecen al visitante una amplia y variada oferta turística que, junto a la cálida acogida de los montoreños y montoreñas, le harán sentirse como en casa.

Monumentos de Montoro

Parroquia de Nuestra Señora del Carmen
Parroquia de San Bartolomé
Iglesia Parroquial de San Fernando
Iglesia de Santiago
Iglesia de San Juan de Letrán
Iglesia de Santa Ana
Iglesia de San Sebastián
Iglesia de Santa María de la Mota
Ermita de la Virgen de Gracia
Ermita de San Judas
Antigua Capilla de San Jacinto
Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta del Valle
Museo del Pinto Antonio Rodríguez Luna
Ayuntamiento
Museo Arqueológico Municipal
Casa de las Tercias
Puente de las Doncellas o de las Donadas (Puente Mayor)
Plaza de Toros
Aceñas
Torre de Villaverde
Cementerio de Montoro
Torre de la Nava
Torre de la Onza
La Torrecilla
Torre de Mingasquete

Cortijos, Haciendas y Lagares del municipio

– El Madroñal
– La Escalera
– La Roza Alta
– Las Monjas
– Las Prensas
– Loma Arriana
– Casa y Molino Atalayuela
– Casa y Molino de los Verdizales Bajos
– Casería de Alcornocosas o Alperazán
– Casería de Isasa o de Santos
– Casería de la Loma del Chaparro
– Casería del Cañahejal
– Casería del Corregidor
– Casería La Colorá
– Casería La Simona
– Chinares Bajos y Altos
– Molino de Afán o Casería de las Pozas
– Molino de Francisco Romero
– Molino de Juan Plaza
– Molino de Roa
– Molino de San Fernando
– Molino el Vallón
– Molino las Pesebreras
– Molino San Fernando de Casay
– San Camilo
– San José de Capillas
– Santa Bárbara

Comunicaciones

Montoro está situada a 43 Km. al Centro-Este de Córdoba, junto a la Autovía de Andalucía por lo que cuenta con uno de los mejores sistemas de comunicación por carretera, la Autovía de Andalucía, situando la distancia a veinte minutos de la capital cordobesa, a dos horas de Sevilla y a tres de Madrid aproximadamente, y por ferrocarril con las líneas Madrid-Cádiz y Madrid-Sevilla (AVE) y en un meandro del río Guadalquivir que abraza al pueblo por tres de sus cuatro costados y lo divide en dos partes, uniendo el barrio del Retamar mediante el puente de las Donadas (s.XV-XVI).

Con respecto a la red de comunicaciones,  la ciudad de Montoro se encuentra en una excelente encrucijada al pasar cercana a su núcleo urbano la travesía de la Autovía Nacional IV, así como la línea férrea Madrid-Cádiz. A estas os vías de comunicación hay que añadir la N-420 (Córdoba-Tarragona, por Cuenca) que atraviesa el término longitudinalmente, la CO-414 que parte de Montoro hacia la zona norte de la Sierra y Extremadura, la CO-511 en dirección a la provincia de Jaén y la C-329 en dirección hacia la Campiña y zona sur de la provincia.

Distancias desde Montoro

Cádiz 275 km
Sevilla 190 km
Córdoba 46 km
Málaga 203 km
Madrid 361 km
Granada 150 km

Donde dormir en Montoro

  • Casa Maika
  • Casa Fabiola
  • El Alboroque
  • Molino La Nava
  • Molina de Mesias
  • Molino de Don Federico
  • Cortijo Molino San Juan
  • Hotel Mirador de Montoro
  • Casas Rurales Molino Viento

Montoro

Montoro

Plaza de España

Montoro

Plaza Hijas de la Caridad de Montoro

Olivar de Montoro - Oro líquido de Montoro

El Río Guadalquivir a su paso por Montoro, Febrero de 2010.

El Río Guadalquivir a su paso por Montoro

montoro-rio-guadalquivir2

montoro-rio-guadalquivir1

montoro-rio-guadalquivir

montoro-rio-guadalquivir4

El Río Guadalquivir a su paso por el Puente Nuevo, Febrero de 2010.

Puente Nuevo - Montoro

Puente Nuevo - 2010

Puente Nuevo - 2010

Monumento Natural Meandro Encajado del Guadalquivir

Montoro - Huerta de la Isla 2010 - Monumento Natural Meandro Encajado del Guadalquivir

Fuentes y Manantiales de Montoro

  • Fuente El Cañito
  • Fuente de la Oliva
  • Baños de Arenosillo
  • Pilar de las Herrerias
  • Fuente de las Yeguas
  • Fuente de las Delicias
  • Fuente de las Tenerías
  • Fuente de los Aceñeros
  • Fuente de la Mar Alegre
  • Fuente de la Calle Camino Nuevo
  • Fuente de la Ermita de Santa Ana

Presa del Arenoso

Senderismo

Sendero La Cebadilla

Longitud: 14,6 km, (ida y vuelta)
Duración: 4 horas (ida y vuelta)
Grado de dificultad: Media
Trayecto: Lineal

El Sendero La Cebadilla parte junto a la carretera provincial CO-5101. Discurre por el camino municipal Vereda de Cebadillas, por donde se transita a través de terreno de olivar, cercano a varios lagares. Posteriormente se baja hacia el río Arenoso, disponiendo de varios puntos con magníficas panorámicas del valle formado por el propio río y del Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, así como del monte público “Las Alcornocosas”, que alberga un monte mediterráneo muy bien conservado. En esta zona del sendero nos encontraremos una vegetación típica mediterránea. En la parte final pasearemos junto a las colas del Embalse del Arenoso, donde la tranquilidad del entorno nos permitirá observar diversa avifauna.

Calzada Romana Vía Augusta GR-48 / Sendero de Sierra Morena

La red de calzadas en la Hispania romana fue inmensa, abarcando más de 1.500 km de recorrido. La vía Augusta, que fue la arteria principal de esta gran red viaria, ha recibido diferentes nombres a lo largo de la historia: Vía Hercúlea o Vía Heráclea, Camino de Aníbal, Vía Exterior, Camino de San Vicente Mártir  y Ruta del Esparto

Además de estas calzadas de primer orden, la República y luego el Imperio Romano tejieron una vasta red de carreteras secundarias que unían establecimientos comerciales, lugares de interés estratégico, sitios mineros y otros asentamientos secundarios. Las principales fuentes para conocer las vías romanas de la región son dos: los vasos de Vicarello (un conjunto de vasos de plata probablemente ofrecidos como ofrenda por un mercader gaditano y encontrados en el lago de Vicarello) y el itinerario de Antonino.

El tramo existente en Montoro (uno de los mejores conservados en España) está construido siguiendo el modelo implantado por los romanos. Se comenzaba con la deforestación o desbrozado, continuando con la explanación del terreno y allanado del firme.

Tras disponer una capa de cimentación sólida (statumen) sobre la que se asentaba el resto de la calzada. En el caso de esta calzada se trata de una capa de roca madre conformada por roca calcárea con incrustaciones de cuarcitas. Las capas intermedias (rudus y nucleus) se disponen sobre ella.

El rudus está conformado por la misma roca calcárea que conforma el statumen, solo que se dispone en bloques de mediano tamaño (de entre 20 y 40 cm de longitud). Al contrario que el statumen, que se presenta de forma masiva, el rudus lo hace como bloques. El nucleus está dispuesto como una capa de entre 10-12 cm de espesor compuesta por cuarcitas de pequeño tamaño.

La capa de rodadura (pavimentum) está conformada por bolos de cuarcitas de forma piramidal, cuya punta va clavada en el nucleus mientras que su parte plana sirve como pavimento de la calzada. El hecho de ir clavadas con tierra de grano fino hace que le aporte sujeción a la calzada y evite que se desprendan con el tiempo. Es una capa cuya potencia oscila entre 20 y 40 cm de espesor.

La calzada tiene también un sistema de vierteaguas que se ha conservado en algunos tramos y que fue construido con objeto de desaguar las aguas de la lluvia y evitar que hicieran daño sobre alguna de las estructuras que conforman la calzada. Igualmente, la calzada está protegida en su zona superior mediante un muro de contención (reconstruido probablemente varias veces a lo largo de la historia) con el fin de evitar que caiga tierra y piedras sobre el pavimento de la calzada.

Aparte de esto, las calzadas romanas contaron con otros elementos que no siempre aparecen en todas ellas, como acerado (normalmente de losas de piedra), cunetas vierteaguas (para el desagüe de las aguas de lluvia), e incluso “pasos de peatones”, como se han conservado en Pompeya. Lo que siempre se construía en estas vías terrestres eran miliarios, construcciones de piedra de forma cilíndrica donde se indicaba el nombre de la vía, quien la construyó o reformó, la fecha, y la distancia hasta Roma o la localidad cercana más importante.


0 comentarios