Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Nacimiento

Pueblos de Almeria

Nacimiento – Parque Natural de Sierra Nevada

Englobado dentro de la Comarca de Nacimiento, en el valle del río de su nombre, este municipio se sitúa a los pies de Sierra Nevada y por tanto está incluido en el en el Parque Natural de Sierra Nevada, uno de los paraísos naturales de la comunidad, por su riqueza paisajística, botánica, faunística y antropológica. Gran parte de sus tierras se dedican a la agricultura, especialmente de la uva, aprovechando la riqueza de agua que posee, ya que aquí se forma el río que riega la comarca.

El municipio limita con sus vecinos de Gérgal, Alboloduy, Ohanes y Las Tres Villas.

Nacimiento es uno de los mayores ejemplos de la Almería profunda que ha resistido los peores momentos de una historia muy dura y que hoy, sobre una realidad distinta, va cambiando la faz y la geografía humana de la provincia.

La mayoría de los cortijos de esta zona se construyeron a finales del siglo XIX y principios del XX , coincidiendo con las grandes ventas de la uva de mesa.

Anteriormente los cortijos no eran muy necesarios, ya que la vega está muy cerca de los pueblos, pero al implantarse y crecer el cultivo de la uva, variedad Ohanes, se necesitaban lugares para realizar la faena y dejar almacenados los barriles antes de ser transportados mediante carros y caballerías hasta el puerto de Almería, siguiendo primero el curso del río Nacimiento y después el del Andarax.

De esta forma surgen una serie de cortijos con grandes porches abiertos por arcos frontales de medio punto, casi siempre pintados de color rojo y que poseen en su interior grandes cuevas, inmejorables para el almacenamiento de los barriles de madera que contenían las doradas uvas.

Este tipo de construcción, tan singular en la zona, ha ido cayendo en desuso, a medida que decrecía la actividad paralela, y en la actualidad son mero recuerdo de una época floreciente. Alguna de estas edificaciones están en completa ruina, tras el abandono de sus dueños.

Monumentos en Nacimiento

Iglesia parroquial, siglo XVIII. Estilo neoclásico con elementos mudéjares.

Cerro de la Ermita con restos argáricos.

Urbanismo
. Casco viejo.

Gastronomía de Nacimiento

Los platos típicos de este municipio rivereño se caracterizan por su curiosa y delicada elaboración «a fuego lento», contribuyendo al sabor más característico y tradicional.

Entre otros exquisitos platos destacamos el ajo cabañil, ajillo, gachas, migas, embutidos y los artesanales mantecados.

Fuentes y Manantiales

  • Cimbra de Rojas
  • Fuente de Gilma
  • Cañillo de Arriba
  • Fuente de la Viña
  • Mina de la Venta
  • Mina de El Juncal
  • Mina de El Hornillo
  • Fuente de los Caños
  • Fuente de los Tapias
  • Mina de Juan García
  • Mina de los Martínez
  • Fuente de la Jaquetilla
  • Mina de la Balsa Jardín
  • Cimbra del Cortijo Navarro
  • Fuente de la Rambla de Gilma

Cómo llegar a Nacimiento

Salir de Almería y tomar la carretera de Granada. Atravesar Huércal de Almería. Continuar en: A-92A. Atravesar Benahadux. Travesía de Alhabia. En los alrededores de Alboloduy, girar a la derecha: AL-451. Girar a la izquierda: A-1075. Travesía de Los Navarros. Girar a la izquierda: ALP-501 y entrar en Nacimiento.

Distancias desde Nacimiento

Gérgal 13 km
Fiñana 26 km
Ohanes 38 km
Escúllar 29 km
Almería 50 km
Tabernas 33 km
Alboloduy 17 km
Doña María Ocaña 14 km

Sendero Nacimiento – Gilma PR-A 305

Lugar de salida: Panel en el Río Nacimiento junto al pueblo
Lugar de llegada: Panel en la cortijada de Gilma
Distancia: 10.207 metros
Teimpo: 3 horas y 30 minutos
Desnivel de subida: 538 metros
Desnivel de bajada: 19 metros
Dificultad: Media

Orografía: Este sendero de Nacimiento a Gilma discurre en su comienzo por la delimitación entre Sierra Nevada y la Sierra de los Filabres. A la izquierda se encuentra el Parque Natural. Podemos observar los materiales típicos del manto nevado filóbride que conforman todas estas rocas compuestas, principalmente, por esquistos de diferente consistencia. Los materiales que nos encontramos en la andanza por los cauces de las diferentes ramblas por las que pasamos dan fé de ello. Saliendo de la Rambla de Perul, entramos en unos llanos que bien pueden ser considerdos como un Glacis entre las dos sierras. Cuando nos desviamos de la Rambla de Gilma, se entra ya en los materiales propios de la Sierra de los Filabres, con unos esquistos muy ricos en hierro; estos los apreciaremos mejor en la última parte del sendero, poco antes de llegar a la Cortijada de Gilma.

Reseñas Antrópicas: El recorrido del sendero ha tratado de recuperar el antiguo camino que la gente del pueblo, y la que vivía en Gilma, realizaban cuando tenían que desplazarse a uno u otro sitio. Al igual que la vecina Gérgal, tuvo su auge en la época minera, finales del s. XIX y principios del XX, realizándose la línea férrea por parte de Ferrocarriles del Sur, llegando incluso, en 1.895, a construir un cable de unos cuatro kilómetros que llevaba el mineral de hierro a la estación de Nacimiento y que fue desmantelado en 1.915. Por la zona existían más de estos cables aéreos que se construyeron para el transporte del mineral. Interesante, durante el sendero, es ver la gran cantidad de cortijos que se construyeron sobre todo a principios del s. XX, cuando tuvo su repunte el cultivo de la uva de mesa, la llamada uva de Ohanes. Hoy en día de estos cortijos unos se han restaurado y otros, la gran mayoría, se encuentran en ruinas. Caben destacar las Ruinas de la Cortijada de Rambla Encira, en la confluencia entre el Río Nacimiento con la Rambla de Gilma; Las Piletas, que también podemos ver a nuestro paso, e infinidad de restos que podemos ir divisando durante nuestra subida a Gilma.

Clima: Nacimiento, situado entre las dos sierras, y a orillas del río del mismo nombre posee un clima Mediterráneo-Continental típico. Rodeado por montañas que impiden el paso de nubes que producen una pluviometría de unos 280 litros anuales, siendo su temperatura media de unos 15º C. Esos mismos efectos hacen posible la presencia casi constante de anticiclones que producen una limpieza de los cielos única en Europa, efecto aprovechado para que se construyera el observatorio astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto en las cimas del vecino muncipio de Gérgal.

Flora: Durante la primera parte del discurrir por el sendero podemos apreciar una serie de plantas de ribera típicas que forman una especie de bosque en galería con el taray y el cañaveral como plantas más significativas, que van acompañadas con sus asociaciones típicas. En algunos puntos determinados abunda la chumbera que se uso mucho como cortavientos  para los cultivos y para fijar el terreno y no se produjeran escorrentías indesadas. En la zona de la Sierra de los Filabres nos encontraremos con las plantas típicas de la zona, en la que abunda la retama y el atochar junto con otras muchas como la boja, olivarda, alcaparra, albaida, tomillos, bolina, etc.

Fauna: Las cercanas cumbres de la Sierra de los Filabres, y oteaderos cercanos a las cortijadas de Gilma y de Los Sancho, dan la posibilidad de que durante el recorrido del sendero podamos observar algunas rapaces volando a nuestro alrededor. En época de lluvias es frecuente observar los hociqueos que producen los jabalíes. También es posible el avistar algunos rebaños de cabra montés, así como de algunos venados que han pasado hasta aquí desde el vecino Parque Natural de la Sierra de Baza. El zorro es frecuente  en estas latitudes, aunque cada vez menos. Las comadrejas y los lirones son frecuentes en sus escapatorias nocturnas. Los reptiles también están representados por lagartijas y lagartos, así como alguna culebra bastarda y de escalera.

Descripción del sendero: Antes de comenzar el sendero se recomienda el que se de una vuelta por el pueblo y pasear por sus intrincadas calles, así como visitar la Iglesia de Nuestra Señora de las Angustias, de estilo neoclásico con reminiscencias mudéjares del s. XVIII. A la espalda de ella tomaremos una calle descendente que nos lleva  a visitar sus restaurados lavaderos. Desde donde podemos bajar al Río Nacimiento donde tenemos el panel de inicio del sendero y un poste de flechas, junto a una pasarela elevada sobre el río. Nos encontraremos una vegetación formando galería y compuesta principalmente por tarays y cañaverales.

El sendero discurre por el seco cauce del río desde el que podemos ir viendo los diversos huertos en sus márgenes, diferentes cortijos y algún molino antiguo. Un primer meandro nos muestra, a nuestra izquierda, unas singulares paredes de materiales esquistosos del Parque Natural de Sierra Nevada en la desembocadura del Barranco de las Piedras del Bosque.

Llegaremos a la confluencia entre el Río Nacimiento y la Rambla de Gilma, donde dejaremos el Río para subir a las ruinas de la cortijada de Rambla Encira llevando precaución a su paso por el posible peligor de algún derrumbe de las paredes de las construcciones. Bajaremos ahora al cauce de la Rambla de Gilma, ya podemos ir viendo algunos de los aerogeneradores de los diversos parques eólicos que, hoy día, forman parte del paisaje.

Dejaremos a nuestra derecha la desembocadura del barranco de Los Maduros, observando la manera en que los lugareños formaban los balates de contención de posibles avenidas protegiendo los bancales de cultivos. Confluyen las Ramblas de Gilma y de Perul, ppoco después dejaremos la de Perul por un carril ascendente a nuestra derecha que nos lleva a pasar por entre algunas fincas valladas, algunas de ellas con caballos, hasta llegar al Llano de Moniquín con antiguos cultivos de almendros, crecanos ya a la autovía A-92, giraremos por la pista a la derecha para poder por debajo de la autovía por túnel para el desalojo de las posibles aguas de la Rambla de Gilma. Al pasarla nos encontraremos con la antigua carretera AL-324, que ha quedado como vía de servicio. Vemos un poste de flechas que nos indica la dirección a seguir ppor el cauce de la Rambla de Gilma nuevamente y entre retamares. Pasaremos por los llamados Llanos de Tapia hasta salir al puente del ferrocarril que pasaremos por debajo. Hay una línea aérea eléctrica de alta tensión, que pasamos por debajo y, poco después, pasamos junto a los contrafuertes de un antiguo puente ferroviario, hoy desmantelado. Por la derecha hay un camino que nos llevaría al Barranco de las Pitas, que da nombre al paraje que estamos atravesando ahora.

Esta parte es de extrema aridez, abundando la retama y el atochar, hasta que pasamos junto a la cortijada de Las Piletas donde podemos apreciar la sabia arquitectura popular de finales del siglo XIX y principios del XX, con el aprovechamiento de los materiales de la tierra, hoy se encuentra en deterioro en su mayoría de casas. Pasaremos junto a otras ruinas por nuestra izquierda, dejando por la derecha la cortijada de Los Galindos junto al Barranco de Las Piletas donde existen unos buenos olivos. Siguiendo la Rambla arriba llegamos a un poste de flechas donde dejaremos el cauce de la misma, que se dirighe hacia la cortijada de Los Sanchos, para tomar por la izquierda. Por aquí abundan las bolinas, las retamas y las bojas. Dejaremos una parata de almendros a nuestra izquierda y salimos a un cruce de pista de tierra, para la derecha se dirige hacia el cortijo de La Esperanza, nosotros seguiremos por la izquierda hasta salir a una pista cementada por la que seguiremos unos 80 metros y dejarla para tomar una vereda por la izquierda que es la que subía a Gilma de antiguo con las caballerías.

En esta vereda ascendente hay que pararse de vez en cuando para dar vista atrás y observar el amplio paisaje que se domina con las Sierras de Nevada, Gádor; y la misma Filbres. Pasaremos por catas donde se aprecia el mineral de hierro abundando las bolinas, el esparto y las retamas como elementos principales de la vegetación. Saldremos, por un poste de flechas, junto al camino cementado qu edejamos abajo al tomar la vereda. Ya estamos muy próximos a la cortijada, solo nos resta seguir un trecho por el camino cementado citado para llegar al panel informativo a la entrada d ela cortijada de Gilma. Desde aquí tenemos unas vistas interesantes así como una arquitectura singular, apreciable igualmente en la Cortijada de Los Sanchos que podemos ver por debajo de nosotros. No os vayais sin daros una vuelta por la cortijada.

Fuente: Ayto. de Nacimiento / Diputación de Almería


0 comentarios