Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Cáceres

Navaconcejo

Pueblos de Cáceres

Navaconcejo – Valle del Jerte

Navaconcejo se encuentra formando parte de la Comarca del Valle del Jerte, en la provincia de Cáceres, Extremadura.

Se accede a la localidad desde Cáceres y Salamanca, por la A-66 (Ruta de la Plata) hasta llegar a Plasencia. Desde allí tomamos la N-110, carretera que recorre el Valle del Jerte dirección provincia de Ávila.

Desde Madrid tenemos dos opciones, bien tomar dirección Navalmoral de la Mata-Plasencia o bien ir a Ávila y allí tomar la N-110.

Monumentos / Qué ver

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción: Construcción del siglo XVI, como lo atestigua el escudo del obispo Ponce de León existente en la sacristía. De una sola nave de tres tramos con arcos fajones de medio punto, cabecera de planta cuadrada con bóveda de crucería con terceletes. La torre, alzada con sillares, consta de tres cuerpos separados por molduras, pudiendo leerse una inscripción con fecha de 1634.

En su interior destaca el barroco retablo mayor de mediados del siglo XVIII, ricamente ornamentado y posiblemente realizado por los hermanos José y Francisco de La Inzeira Velasco, vecinos de la localidad próxima de Barrado. Junto a la iglesia se sitúa la casa parroquial, comunicándose ambas por un pequeño patio intermedio.

Casa de la Inquisición: Ubicada en el centro de la localidad, esta casa señorial se dice que perteneció al Santo Oficio. Se trata de una construcción realizada en mampostería con escudo en la fachada. En el interior arcadas y columnas sustentan los pisos superiores, destacando además sus bellos artesonados. Muchas leyendas rodean la historia de esta casa, como lugar de castigo y tortura. Lo que sí se puede afirmar es que en esta edificación se retuvo a diversos sospechosos para después ser trasladados a los lugares de juicio.

Convento de Santa Cruz de Tabladillas: Convento franciscano fundado en el año 1540 por D. Lope de Cárdena y Dª Mencía de Carvajal. Posiblemente con la Desamortización fue abandonado y cuentan que sobre sus ruinas un labrador construyó una chabola de tablas, de ahí el nombre de «Tabladillas». Actualmente es un caserío que se conoce como «La Casería», dedicado a alojamiento de turismo rural.

Los fundadores del convento le dotaron además de una Fábrica de Sayales, con al menos ocho telares y siendo los propios frailes quienes regentaban el lugar, fabricando sayales e hilos. En la actualidad es la sede de la Casa de la Cultura. Conserva dos sencillas fachadas con vanos adintelados y, en el interior, hermosas chimeneas.

Ermita del Santísimo Cristo del Valle: Situada en el casco urbano, al lado del río Jerte, en el charco conocido como «El Cristo». Posee en su interior un retablo del siglo XVIII, con imagen del crucificado.

Ermita de San Jorge: A unos 300 m. de Navaconcejo, en lo alto del cerro de San Jorge, se sitúa esta ermita. Su retablo del siglo XVII posee imágenes de Santa Bárbara y San Marcos. Albergó hasta la mitad del siglo XX la imagen de Nuestra Señora de la Peña, una interesante talla de comienzos del siglo XIII.

Gastronomía

Si por algo es conocida la gastronomía de toda esta comarca es por las cerezas, siendo el motor económico principal del Valle del Jerte y, de ahí, que exista el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte.

Entre los platos más representativos de la localidad de Navaconcejo destacan las patatas revolconas, las migas extremeñas, los mintraños (cuya base principal es la carne de cerdo), la caldereta de cabrito y, para endulzar el paladar, los sapillos con leche. Sobresalen los embutidos, curados al frío de las sierras del Valle.

Proliferan la elaboración de licores y mermeladas, de cereza, frambuesa… así como el «kirsch», aguardiente de cerezas elaborado de forma artesanal.

Artesanía

Navaconcejo destaca por sus artesanos de la madera. Hoy en día pueden adquirirse trabajos en madera de castaño por encargo a algún artesano que reside en la localidad.

Fiestas y Tradiciones de Navaconcejo

San Sebastián. «El Taraballo»: Jornada festiva en torno a San Sebastián, en la que la parte profana ocupa un papel destacado, «El Taraballo»: señor vestido con sayal blanco que empuña un látigo de cuerda mojada con el que, tras darse unas buenas carreras, azota a los jóvenes que anteriormente le han incitado tirándole naranjas. El Taraballo acompaña al Santo en procesión después de la Santa Misa y, de vez en cuando, se dirige hacia San Sebastián y baila ante él. Este personaje encarna a personas que venían a asaltar distintas propiedades del pueblo, arrojándoles los vecinos diferentes objetos para que se marcharan.

Carnavales: El Sábado de Carnaval los más jóvenes, de entre 5 y 15 años aproximadamente, salen a pedir huevos por las casas del pueblo ataviados con bonitos disfraces; con lo recaudado el Domingo y el Martes de Carnaval se irán de merienda al campo. El desfile y concurso de disfraces tiene lugar el Domingo de Carnaval. El Lunes se celebra la «Noche del Terror», desfile en el cual se exaltan los personajes que han suscitado gran pavor en películas, libros, etc. El Miércoles de Ceniza se celebra la Liturgia y por la noche el Entierro de la Sardina, tradicional pasacalles con los vecinos del pueblo vestidos de luto.

Semana Santa: Recorren las calles las cofradías de Jesús Nazareno, La Verónica, El Cristo de la Victoria y La Dolorosa.

San Jorge (23 de abril): En Este día tiene lugar al aire libre la Eucaristía, en una loma a unos 50 metros de la Ermita de San Jorge. Es costumbre de los vecinos elaborar un ramo que será ofrecido al Santo. Los «quintos» serán los encargados de llevarlo en procesión y portar el ramo, que tras los actos religiosos será sorteado entre los habitantes de la localidad.

El Cerezo en Flor (Fiesta de Interés Turístico Nacional): Navaconcejo, al igual que el resto de municipios del Valle del Jerte, se viste de un espectacular manto blanco con la floración de millones de cerezos. Esta fiesta comarcal es una celebración popular donde se organizan todo tipo de actividades gastronómicas, musicales, lúdicas… que sirven como escaparate de la cultura de la zona.

Los orígenes de esta festividad se remontan a los años 70 del pasado siglo, dando la bienvenida a la primavera en el momento en que los cerezos del Valle muestran su aspecto más espectacular.

Santísimo Cristo del Valle (14 de septiembre): Nueve días antes de la celebración de esta fiesta, se celebra una novena al patrón de Navaconcejo, el Santísimo Cristo del Valle. El día 14 comienza con el Rosario de la Aurora, donde vecinos de la localidad recorren las calles cantando coplas antes del alba. A las doce del mediodía tiene lugar la Misa Mayor en honor al Cristo del Valle, en la ermita del mismo nombre.

Naturaleza / Senderismo

Cascadas de la Garganta de las Nogaleas

Entre el intrincado dédalo de gargantas del Valle, vertiendo en la margen derecha del río Jerte, nos encontramos con la Garganta de las Nogaleas en la falda de los Montes Traslasierra y concretamente en la ladera de la Sierra de la Cabrera, en el término municipal de Navaconcejo.

El sendero que nos ha traído hasta aquí, el SL-CC 33 Garganta de las Nogaleas,  es conocido como la Ruta de las Cascadas en el Valle del Jerte, albergando algunos de los parajes más impresionantes que nos depara el Valle, un auténtico espectáculo para los sentidos. Cascadas de gran tamaño, con varios brazos y fuerte caída, entre espesa vegetación típica de ribera, con chopos, fresnos y alisos, junto a la sempiterna presencia de robles, castaños y los cerezos próximos en las fincas abancaladas para su cultivo.

La mejor época para disfrutar de la garganta  y sus cascadas son las estaciones de invierno y primavera, cuando el caudal de agua es más abundante, procedente del deshielo de la nieve de las altas cumbres y de las generosas lluvias primaverales, que suelen ser copiosas en el Valle del Jerte. Pero ésta y el resto de gargantas del Valle, solo necesitan de unos pocos días de lluvias consecutivas, para mostrarnos la espectacularidad de sus saltos de agua, con el ruido ensordecedor del agua contra el granito.

En la parte alta de la garganta, se ha llevado a cabo una actuación, que por medio de una pasarela nos permite cruzar el curso de agua y acercarnos a contemplar el salto de agua desde una perspectiva que nos sumerge, a veces literalmente, en la esencia viva de este Valle.

En 1883 el periodista vasco Nicanor Zuricaldy escribió: “Aquí entre los castaños y robles que se elevan con gruesos de ocho varas y alturas de sesenta; por las gargantas hondas las aguas se despeñan, en resonantes arpas y en cristalinas trenzas”.

Esta frase nos puede dar una idea del valor y dimensión que tienen los saltos de agua en el Valle del Jerte.

El Valle del Agua

El Jerte es el Valle del Agua, la unión entre Valle y río es tal, que les lleva a compartir hasta el nombre. El río nace en la cabecera del Valle próximo al puerto de Tornavacas, en la falda del Risco de la Campana, un humilde origen para una auténtica fuerza de la naturaleza, sobre la que se sostiene la vida de este valle del norte de Extremadura.

Valle y río no se pueden entender si la tupida red de arroyos y gargantas que los alimentan, formando un sistema hídrico de sangre transparente que circula valle abajo buscando su camino entre imponentes murallas de roca. Esa lucha de milenios ha conformado una suerte de intrincados laberintos, donde se esconden un puñado de espacios geográficos singulares y de enorme belleza: las Gargantas del Jerte, auténticos tesoros geológicos y medioambientales. Asomarse a este sendero de agua y roca, de 70 km y 1500 m de desnivel hasta su desembocadura en el río Alagón, es hacerlo al mismo corazón e historia de este Valle a los pies de la Sierra de Gredos. Un viaje que nos conducirá a rincones donde la belleza natural se muestra en todo su esplendor.

Merced a su valioso patrimonio natural, en el Valle confluyen de manera solapada dos redes de espacios protegidos, por un lado la Red Natura 2000 (red europea), con 2 espacios de mayor representación: el LIC “Ríos Jerte y Alagón” y el LIC “Sierra de Gredos y Valle del Jerte”. Por otro lado, la Red de Espacios Naturales de Extremadura (RENPEX), con la Reserva Natural Garganta de los Infiernos (en gran parte en el término de Tornavacas) y diferentes Árboles Singulares repartidos por el Valle.

En el Valle cada estación compite en belleza y espectacularidad con la que le precede: el despertar estacional de la primavera con la floración del cerezo; el deshielo, con cascadas, gargantas y saltos varios despeñándose por la laderas de los Montes de Traslasierra a poniente y la Sierra de Tormantos al levante; el otoño, con sus fuertes contrastes y crisol de colores impresionistas; o el invierno, con los grandes picos casi siempre canos por las nieves.

Ruta de las Nogaledas: A la salida de Navaconcejo, tras cruzar el denominado «puente nuevo» y girar a la derecha, comienza esta ruta. Por un sendero debidamente señalizado, por el margen izquierdo de la garganta entre una frondosa y bella naturaleza abrupta, se van descubriendo diferentes cascadas de enorme atractivo. Quizás sea la primavera el momento ideal para realizar una visita a esta garganta, ya que a la belleza del cerezo en flor se le añade las aguas cristalinas que con fuerza descienden procedentes del deshielo.

Distancia: 4 km
Dificultad: Media
Tiempo estimado: 1 hora y 30 minutos

Ruta del Camino Real: Comenzamos en el camino situado entre la N-110 y el río Jerte (margen izquierda). Después de salvar un par de arroyos y dejar una zona de baños cruzamos la N-110. Ascendemos por una pista de cemento (camino de los Sotillos) que la dejaremos al llegar al depósito de agua. A la derecha la Finca de la Casería y campo de olivos, cerezos y castaños. Sobre los 750 m. de altitud se abandona la pista para tomar un sendero que bordea la loma del Cancho de las Piletas, hasta cruzar un arroyo con una fuente. Más tarde atravesamos una pista asfaltada. La ruta continua por la garganta Bonal hasta llegar al puente de los Molinos (charco del Calderón). A partir de aquí se sigue por un camino empedrado. A la izquierda se deja una fuente nueva y, más adelante, otra denominada Matafrailes. Tras varios zigzags el camino desemboca en la carretera que sube a Piornal.

Distancia: 19 km
Dificultad: Media
Tiempo estimado: 6 horas (ida y vuelta)

Distancias desde Navaconcejo

Jerte 9 km
Piornal 19 km
Rebollar 10 km
Cabezuela del Valle 4 km

Comarca del Valle del Jerte

Fuente: Ayto de Navaconcejo | Diputación de Cáceres


0 comentarios

Deja un comentario