Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Níjar

Pueblos de Almeria

Níjar – Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar

El municipio de Níjar, el cuarto más grande de España, se extiende desde la Sierra Alhamilla hasta el Cabo de Gata, con una distancia en línea recta de 25 Km, lo que da idea de la superficie que abarca y de la diversidad y variedad de zonas de interés que posee para el visitante.

El pueblo está situado al pie de la sierra, formando un conjunto urbano de gran atractivo, por su conservada estructura de origen árabe, laberíntica y estrecha, por la blancura de sus casas, por su iglesia mudéjar, por su artesanía, por la amabilidad de sus gentes.

Níjar limita con los municipios de Almería, Turrillas, Lucainena de las Torres y Carboneras.

Sin embargo, lo más importante de este municipio se encuentra en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, primer espacio protegido andaluz terrestre-marítimo que comprende espacios y paisajes únicos: las únicas montañas de origen volcánico de la península; la franja costera con sus dunas, playas y salinas, verdadero espectáculo natural; y por último la milla de mar protegida cuyos fondos son de una gran riqueza.

A lo que hay que añadir los lugares y rincones de gran valor antropológico, como las minas de Rodalquilar, el Pozo de los Frailes, el cortijo del Fraile, S. José, Las Negras, etc.

La localidad de Níjar es conocida por su artesanía alfarera y textil. Sus principales actividades productivas son forrajes, cítricos, ganado lanar y porcino, junto con alfarería tradicional. Posee la localidad una naturaleza protegida,como el Parque Natural.

En lo que a la agricultura se refiere, destaca el cultivo de frutales, sobre todo el naranjo y principalmente maíz, cebada, alfalfa, ajos, patatas, habas, tomate y pimiento, subsiste en el sistema de balates, canales y acequias que los moriscos legaron. Riego a manta controlado por un relojero que abre y cierra las parás del agua, en un paisaje de cortijos, eras y molinos, en el campo han proliferado los invernaderos, con viva actividad comercial (exportación agroalimentaria) y escasa producción industrial.

La ganadería, de pequeños rebaños de ovino, cabra y porcino, en corrales fliares repartidos por toda la comarca, continúa la costumbre de la matanza.

Por otro lado, la pesca artesanal, con pocos pero expertos profesionales, se mantienen en Agua Amarga, las Negras, La Isleta, la Fabriquilla y San José, con su pequeño puerto de recreo. El esparto, el telar y la cerámica, ocupa artesanos y da vida a los bazares de Níjar y el resto de la comarca. Estas actividades, junto a los servicios del turismo de costa, mantienen mayoritariamente una escasa población que no ha superado su nivel de 1900, con 14.400 habitantes censados en 1995. Es una de las industrias capitales de la Villa y más características de la comarca. Es muy común oír al pasear el inconfundible traqueteo que hace nacer la jarapa (manta de diversos tamaños y utilidades convertida en producto típico).

La cerámica de Níjar es la mejor muestra de la persistencia árabe a través de los siglos. Las semejanzas decorativas y de elaboración no dejan lugar a dudas. En la actualidad existen cinco talleres u oficios de cerámica en la parte baja del pueblo. Artistas y artesanos llegados de diversas partes del mundo han encontrado aquí un lugar para vivir y desarrollar su creatividad, influyendo sobre los más jóvenes alfareros autóctonos que han probado a salir del esquema conocido y abordan nuevas formas y motivos con evidente éxito.

Municipio con asentamientos desde muy antiguo. En el Mesolítico, el Neolítico final y Edad del Cobre (3.000-2.000 a. C.) con la cultura de los Millares y en la Edad del Bronce (2.500-1.800 a. C.) con la cultura de Argar. Los fenicios fundaron un templo en el Cabo de Gata, al que denominaron Promontorio de las Ágatas, en honor de una de sus diosas. Los romanos montan fábricas de salazón y explotan las minas de Rodalquilar.

Durante el periodo de Al-Andalus, Níjar tendrá poca importancia por encontrarse próxima al enclave de Pechina, pero será tenida en cuenta para construir castillos y torres de defensa y vigilancia.

La conquista cristiana se llevará a cabo en el año 1489, junto a las poblaciones de Turrillas y Lucainena. Tras las revueltas moriscas de 1568 y su expulsión en el 1570, Níjar quedará despoblada y aislada hasta el siglo XVIII. El siglo XVII fue zona de ataque de bereberes y piratas.

Con el Reglamento de Defensa de la Costa promulgada por Carlos III, se levantan castillos y zonas de defensa que permite el asentamiento de núcleos de población que se dedican principalmente al pastoreo y al cultivo de secano.

El siglo XIX será una época de esplendor para Níjar con el inicio de las explotaciones mineras. A principios de este siglo llegó a tener 14.000 habitantes. Las explotaciones de plomo llegaron hasta 1930 y comienzan entonces las de las minas de oro de Rodalquilar, ésta decayó en los años 60.

En la actualidad la principal actividad es la agricultura tradicional y de invernadero y en la zona de la costa el turismo. Sin olvidar las actividades artesanales.

En el año 1987 se declara Parque Natural marítimo-terrestre el Cabo de Gata-Níjar. Abarca desde la Rambla de Retamar hasta Mesa Roldán y una franja marina de 12.000 hectáreas. Es el espacio protegido marítimo-terrestre de mayor superficie y relevancia ecológica de todo el Mediterráneo Occidental europeo.

Monumentos de Níjar

Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, siglo XVI.
Con hermoso artesanado mudéjar. La torre aparece decorada con un águila bicéfala ordenada por Carlos I. En su interior, la imagen de La Purísima está atribuida a Alonso Cano.

Castillo de San Felipe

Torre de Cala Higuera

Torre de los Alumbres

Yacimientos Arqueológicos

Yacimiento Arqueológico de El Barranquete.

Urbanismo

Casa Cabarrús (Tardomoderno, 1974, J. R. Sierra).

Aljibe Bermejo.

Noria del Pozo de los Frailes.

Museos
Museo Naval.

Cargadero de Mineral de Agua Amarga

La Arquitectura Tradicional en Cabo de Gata

La vivienda tradicional de los Campos de Níjar y, por extensión, del Parque Natural Cabo de Gata-Nijar, es una muestra de la arquitectura popular que la población ha desarrollado dentro del marco de una compleja cultura, la cultura mediterránea; de ahí que sus construcciones presenten gran parecido con la de algunas zonas ribereñas del Mediterráneo, tanto de Europa como de África. En líneas generales estas viviendas mediterráneas están adecuadas a las especiales condiciones climáticas de la zona, destacando en todas ellas la humanidad de sus materiales de construcción obtenidos de lo que el medio le ofrecía. El resultado es una vivienda en perfecta armonía con el entorno.

  • Planta rectangular y bajo alzado, por lo general una planta, con manchones o contrafuertes. Destaca las líneas redondeadas y la ausencia de aristas.
  • Para defenderse del calor y la luz, los muros maestros son muy gruesos y las ventanas escasas y pequeñas. Las paredes se construían con piedras de la zona unidas mediante argamasa de cal y arena.
  • Muy características son las cubiertas planas y adaptadas para la recogida del agua de lluvia, mediante una ligera inclinación de la misma para facilitar el desagüe.

Para construir las cubiertas se emplea vigas de madera o pitaco – tallo floral de la pita, sobre la que se extiende un cañizo forrado con una capa de broza vegetal – hojas de palmito, lijo – o yeso. Finalmente, para aislar la cubierta del agua se recubre con una capa gruesa de una arcilla impermeabilizante de color violáceo llamada launa.

  • Los colores de azul añil de las fachadas se sustituyeron por el actual encalado blanco. No suelen presentar elementos decorativos a excepción, en algunas ocasiones, de unas cenefas alrededor de puertas y ventanas.

El diferente oficio de sus inquilinos – agricultores, pescadores, mineros o pastores apenas establece diferencias en estas construcciones de carácter fundamentalmente utilitario en las que cuadras, corrales, horno, pajares.., representan una parte importante de la vivienda. No obstante, la estancia de mayores dimensiones es la cocina, provista de hogar y alacenas. Es el lugar donde se realizaba la mayor parte de las tareas domésticas y de la vida comunitaria.

Miradores de Níjar

Mirador de las Sirenas
Mirador Isleta del Moro

Cortijos y Haciendas de Níjar

– Cortijo del Fraile
– Cortijo Bermejo
– Cortijo Casilla
– Cortijo El Carrillo
– Cortijo del Cura
– Cortijo Cayuela
– Cortijo Segura
– Cortijo El Paraiso
– Cortijo de Montano
– Cortijo El Jabonero
– Cortijo Fuente Amarguilla
– Cortijo La Boquera de Morillas
– Cortijo La Máquina
– Hacienda El Romeral
– Hacienda Ródenas

Fuentes y Manantiales de Níjar

  • Fuente del Escribano
  • Manantial de la Zanja
  • Nacimiento del Granadillo
  • Fuente de la Presa Isabel II
  • Lavadero de la Isleta del Moro
  • Manantial de la Cala de San Pedro
  • Nacimiento del Barranco del Chacón
  • Surgencia del Barranco de las Negras

Presa de Níjar

Árboles Singulares en Níjar

  • Olivo del Pozo Hondo
  • Palmito del Cortijo de Doña Francisca
  • Lentisco de la Cortijada del Molino de la Balsa Blanca

Gastronomía

Gurullos con caldo colorao. Sopa de Almería. Migas. Perdiz.

Dulces: Gachas con harina de maíz. Roscas de pan de aceite. Tortas de manteca.

Cómo llegar a Níjar

  • Desde Cataluña y el litoral levantino: por la Autopista del Mediterráneo (A-7) y la autovía (N-344, E-15). Barcelona – Níjar. 777 Km.
  • Desde zona Norte, Oeste y centro pasando por Madrid:Sólo Autovía:
  • Madrid – Níjar por Alicante: 640 Km.: Madrid (salida por autovía N-III, E-901 a Valencia) Honrubia – Albacete (N-301, A-31)- Alicante – Murcia (A-7. E-15)- Níjar (N-340, E-15).Mixto. Autovía – Carretera Nacional:
  • Madrid – Níjar por Albacete y Murcia: 569 Km.: Madrid – Albacete (N-III, E-901)- Murcia (N-301)- Níjar (N-340, E-15)Mixto Autovía – Ctra. Nacional:
  • Madrid – Níjar por Andalucía: 540 kilómetros: Madrid – Bailen (N-IV, E-5)- Bailen – Jaén – Iznalloz (N-323, E-902)- Guadix – (N323, C-336-N-324)- Guadix – Almería (N-324)- Almería – Níjar (N-344, E-15).

Distancias desde Níjar

Almería 35 km
Huebro 5,5 km
San José 31 km
Benahadux 36 km
San Isidro 10 km
Cabo de Gata 20 km
Campohermoso 11 km

Senderos / Senderismo en Níjar

Sendero La Molata
Sendero Vela Blanca
Sendero Los Genoveses
Sendero San Pedro – El Plomo
Sendero San Pedro – El Plomo – Agua Amarga
Sendero Cortijo del Fraile – Montano – Hornillo

Sendero Escullos – Pozo de los Frailes

Trayecto: Lineal
Longitud: 4,7 km
Tiempo Estimado: 1 hora y 50 minutos
Dificultad: Baja
Tipo de camino: Carril

Cómo llegar: A Los Escullos se llega por la carretera AL-4200, tomando una corta desviación entre Rodalquilar y Pozo de los Frailes. El sendero se inicia en el cruce a la entrada de la población, en donde deberemos tomar en el sentido contrario a la misma.

El sendero es un recorrido de la costa al interior al pie de los domos volcánicos de cerro del Fraile, siempre a la vista. Se tra-ta de volcanes formados hace ocho millones de años bajo el mar, cuyos cráteres se taponaron por la solidificación de la lava, y que hoy representan la máxima cota de la sierra del Cabo de Gata.

El atractivo geológico del trayecto es alto, pero también lo es desde otros puntos de vista, como el biológico, la flora y la fauna son una continua fuente de sorpresas para el observador atento o el relacionado con el patrimonio histórico y cultural.

Los Escullos: El sendero se inicia en la entrada a Los Escullos, viniendo desde la carretera AL-4200 . En el cruce, tomamos en el sentido contrario a la entrada a la población, tomando una pista de tierra que se dirige a las faldas de los domos volcánicos de Los Frailes, que son las colinas puntiagudas que vemos próximas.

A nuestro alrededor veremos algunas repoblaciones forestales realizadas con especies como acebuche, palmito, cambrón o esparto. En menos de quinientos metros llegamos a una bifurcación, donde deberemos optar por el camino de nuestra derecha. Allí podremos ver un panel informativo que trata de domos volcánicos, por el que podremos saber sobre la evolución geológica del entorno en el que nos encontramos, que ha pasado por momentos en los que el volcán era una isla.

En otros quinientos metros de camino nos incorporamos a otra pista que va por la rambla de Majada Redonda, siguiendo a la izquierda. Un poco más adelante confluye con otra rambla, la de La Capitana, por lo que continuaremos el camino. Entre ambos cursos de agua queda el camping Los Escullos, junto al cual iremos unos cincuenta metros, dejándolo a nuestra derecha. En las ramblas podremos ver formaciones vegetales propias, como cañaverales y tarayales.

Cortijos Grandes: Continuamos en dirección oeste entre fincas agrícolas o ganaderas, algunas reorientadas a usos forestales que han sido repobladas con especies variadas y propias del lugar y el clima, como acebuche, palmito o lentisco. En el cauce de la rambla podemos observar unas estructuras volcánicas, frecuentes en el parque natural, denominadas aglomerados volcánicos, formados por fragmentos de rocas de cantos angulosos asociados a flujos de lava, que son expulsados durante las erupciones volcánicas.

Nos acercaremos a la carretera AL-4200 hasta tenerla a unos doscientos metros y avanzamos en paralelo hasta llegar a Cortijos Grandes, una cortijada rodeada de una amplia zona agrícola, con gran cantidad de ágaves o pitas en linderos de parcelas y casas. Allí podremos leer un panel informativo sobre la cultura del agua que explica la difícil economía tradicional del recurso. Un poco más adelante nos encontramos con la estructura de una antigua noria de sangre (movida por animales de tiro). También podremos observar gran cantidad de balates, muros construidos en piedra a modo de mampostería seca, que servían para nivelar el terreno y retener al máximo el agua de lluvia. Hacia la carretera veremos un molino de viento restaurado, recordando la importancia que en otros tiempos tuvieron este tipo de instalaciones en estos lugares.

Pozo de los Frailes: A partir de la cortijada volvemos a separarnos de la carretera, tomando dirección suroeste. Al salir de la misma pasaremos junto a un antiguo pozo e iremos por un camino entre pitas hasta alcanzar la cota máxima del sendero.

A nuestra izquierda continuamos observando las moles de Los Frailes desde donde hay una amplia vista de los viejos campos cerealísticos, y se distinguen pozos y abrevaderos para el ganado.

Llegaremos a un cruce del que sale un camino hacia la Cortijada de las Puertas, que no tomaremos, continuando por nuestra izquierda en dirección a El Pozo de los Frailes, que ya tendremos a unos cuatrocientos metros, y donde finaliza el sendero.

Entrando en la población, podremos ver a la derecha la Noria del Pozo, un antiguo ingenio hidráulico restaurado, que nos hace reflexionar sobre la milenaria lucha por la supervivencia de los hombres en estos lugares. Fuente: Junta de Andalucía / Ayto. de Níjar


0 comentarios