Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Badajoz

Olivenza

Pueblos de Badajoz

Olivenza

El municipio de Olivenza se localiza al este del río Guadiana, en la comarca del mismo nombre y a unos 24 km de la capital de provincia, región de Extremadura. Junto con Olivenza, el municipio lo conforman los núcleos de población de San Benito de la Contienda, San Francisco de Olivenza, San Jorge de Alor, San Rafael de Olivenza, Villarreal y Santo Domingo.

Olivenza limita con los municipios vecinos de Badajoz, Valverde de Leganés, Barcarrota, Higuera de Vargas, Alconchel y Táliga.

Historia

Desde el Calcolítico hasta la dominación árabe, Olivenza estuvo ocupada por pueblos y culturas que fueron dejando huellas por estos suelos, y muestra de ello son los hallazgos expuestos en el museo etnográfico local «González Santana».

Alfonso IX de León reconquistó Badajoz en 1230. Los castillos de alrededor quedaron vacíos tras el replegue de los árabes hacia el sur y fueron cedidos a órdenes militares para consolidar las poseciones.

El Castillo de Alcocel se entregó a la orden templaria y ésta usurpó las tierras entre Badajoz y Alconchel, poblándolas y creando la encomienda de Olivenza, construyendo un castillo y una iglesia dedicada a Santa María.

Por el tratado de Alcañices de 1297, firmado con el rey de Castilla Fernando IV, la comarca pasó a poder del rey portugues don Dinís, convirtiéndose en un centro de gran valor estratégico para el país vecino.

De esta época (1334) data el levantamiento del alcázar con su majestuosa torre del homenaje, la más alta a lo largo de toda esta frontera.

En 1488 don Juan II de Portugal mandó construir el foso inundable que rodea el Alcázar.

El puente sobre el río Guadiana y el único de una tercera muralla son del reinado de don Manuel I.

Con Felipe II, Olivenza formó parte del reino español, como el resto de Portugal, volviendo en 1640 a la corona portuguesa hasta 1657 en que es conquistada por las tropas españolas, siendo una vez más anexionada a Portugal en 1668 por el «Tratado de Lisboa».

En 1801 con la llamada «guerra de las naranjas» y la fira del «Tratado de Badajoz», se delimitaron natural y políticamente los reinos de España y Portugal, utilizándose como frontera natural el cauce del río Guadiana, por lo que desde 1801 Olivenza pasó a formar definitivamente parte de España.

Convertida en estos últimos años en un importante núcleo extremeño de gran valor económico y artístico, ha sabido guardar con esmero su rico pasado cultural e histórico, debido en buena parte a su estratégica situación fronteriza y a su dependencia alternativa de Portugal y de España. Fue declarada Conjunto de Interés Histórico Artístico con caracter nacinal en 1964.

Monumentos / Que ver en Olivenza

La Ciudadela Medieval y el Alcázar. La primitiva ciudadela medieval del rey don Dinís de principios del siglo XIV, construida bajo la dirección de Pero Lourenço do Rego, según consta en una lápida fechada en 1306, fue levantada sobre los restos de otra fortificación templaria.

Este originario recinto presentaba un total de cotorce torres, cerradas por muros de tres metros de ancho y una altura de doce metros, teniendo la forma de rectángulo irregular. Disponía de cuatro puertas conservándose en buen estado las de Alconchel y de los Ángeles. Las otras dos recibían los nombres de San Sebastián y de la Gracia.

Dentro de este espacio histórico se halla el alcázar que en 1334 mandara levantar el rey Alfonso IV, y que se vio magnificado con la construcción de su torre del homenaje. Esta torre es la más alta de cuantas existían en la frontera entre los reinos de Castilla y Portugal, con treinta y siete metros de altura y diecisiete rampas para acceder hasta la terraza.

Del foso inundable que rodeaba esta primera muralla, se conserva ahora recuperado el lado noroeste.

Iglesia Parroquial de la Magdalena. Esta iglesia, auténtica obra maestra del estilo manuelino portugués, fue construida en 1510 a iniciativa de Fray Henrique de Coimbra, obispo de Ceuta, que está enterrado en ella.

Entre sus tres naves de crucería que descansan en ocho columnas torsas de mármol de estilo manuelino, se encuentran seis retablos barrocos de talla dorada, destacando el del altar mayor, y res neoclásicos en mármol blanco, gris y rosa.

Edículos, pináculos, gárgolas… se conjugan en su exterior para formar un conjunto artístico admirable, donde sorpernde la hermosa fachada y la majestuosa torre cuadrangular fabricada con sillares y dispuesta en tres cuerpos separados por calabrotes.

Una portada, stribuida a Francisco de Loreto, es de estilo renacentista y está flanqueada por columnillas y rematada con un vistoso frontón y medallones.

Iglesia de Santa María del Castillo. La Iglesia de Santa María del Castillo fue construida por Andrés de Arenas en 1584, sobre otra anterior del siglo XIII, en estilo clasicista, que recoge en su interior muestras interesantes del renaciminto tardío.

Tiene tres naves a la misma altura, cubiertas con bóvedas de arista que se apoyan en columnas de estilo jónico. El altar mayor es barroco, situándose en su parte inferiro y a ambos lados bellos azulejos, del mismo estilo.

Destaca la capilla del lado del Evangelio con el mayor retablo del tipo «Árbol de Jessé» que se conserva. 15 tallas, desde Jessé hasta María con el Niño, pasando por 12 reyes de la casa de Judá, representan la geneología de Jesús, quien, según el profeta, Isaías serían un retoño del tronco de Jessé.

Convento de los Franciscanos. Fundado a principios del siglo XVI, sólo conserva de su estructura originaria la capilla, con escenas de la vida de San Francisco ralizadas en azulejos del siglo XVIII. Su fachada posee una sencilla traza clasicista.

Convento de las Clarisas o de San Juan de Dios. Rehabilitado actualmente par Centro de Recepción de Visitantes de la zona de Alqueva, se construyó entre 1556 y 1631. Destaca su Capilla de una sola nave y portada de mármol. Presenta en su interior un bello claustro central con doble arquería, de medio punto las del piso inferior y arco rebajado la arquería superior.

El «Hospital» o «Casa de Misericordia». Comenzando en 1501, formó parte de una red que abarcó todo el territorio portugués, impulsada por la reina consorte Doña Leonor, para atender a los enfermos pobres. La iglesia, que fue iniciada en 1548, alcanzaría su estado actual en 1723.

Su capilla, del siglo XVIII, está entre las más bellas de Extremadura. Es de nave única cubierta con bóveda de cañón y coro a los pies. El retablo mayor, como los de las iglesias parroquiales de Olivenza es un retablo «expositor», abocinado, con hornacina y camarín, de estilo barroco policromado.

Los muros de la nave, altar mayor y coro están cubiertos, hasta el arranque de la bóveda, por azulejería historiada representando las obras de misericordia, firmada por el ceramista Manuel dos Santos en 1723.

Museo Etnográfico «González Santana». El «González Santana», creado en 1982 y ampliado en 1988, es uno de los más dotados e interesantes museos etnográficos de la Península Ibérica. La mayoría de las piezas expuestas provienen de donaciones del pueblo de Olivenza. El museo está instalado en el castillo y en la «panadería del rey», ésta del siglo XVIII, anexa al castillo y de estilo pombalino, neoclásico portugues que se originó durante la reconstrucción de la Baixa lisboeta impulsada por el Marqués de Pombal, tras el terremoto de 1755.

Más de 7.000 piezas se exhiben muy acertadamente entre sus dos plantas y veintiseis salas, con reproducciones de escenas agrícolas, una tienda de comestibles, un molino de aceite, así como reproducciones de viviendas labriegas y de una escuela rural.

Entre otras colecciones muestra una dedicada a instrumentos musicales, otra al arte sacro y también una arqueológica de piezas del calcolítico y épocas árabes y medieval.

Palacio Municipal. Sede de la casa consistorial desde su construcción, el mal llamado palacio de los duques de Cadaval debe su nombre al hecho de que éstos fueran alcaldes mayores de Olivenza durante un largo período.

Presenta una portada de estilo gótico-manuelino muy original, de principios del siglo XVI, con un bellísimo arco compuesto de doble baquetón con finas molduras.

Además de su original coronación, esta portada tiene un medallón con las armas portuguesas y el blasón de la villa de Olivenza, rematado todo ello con un florón con la típica cruz de Cristo, símbolo de la orden del mismo nombre, refundición de la templaria. Dos esferas armiliares flanquean el conjunto como símbolo de las conquistas ultramarinas de Portugal en el siglo XVI.

Baluartes, Puertas Reales y Cuarteles

Los Baluartes. Son elementos fundamentales de la cuarta y última muralla de Olivenza, construida en el siglo XVII. Son un total de nueve, conservándose todos, aunque en diferente estado. Sus nombres son del Príncipe, Santa Quiteria, La Cuerna, San Juan de Dios, Reina Gobernadora, San Pedro, La Cortadura, San Francisco y San Blas. Construido por el jesuita holandés Cosmander y el francés Gilot, alumno de Descartes, este sistema defensivo sería después perfeccionado por Vauban.

Se complementaba este eficaz sistema defensivo con obras avanzadas, conocidos como lunetas o revellines.

Las Puertas Reales. A las conocidas puertas reales de «San Francisco» y la «Nueva», hoy desaparecidas y construidas con posterioridad al al abaluartado del siglo XVII, se suma la conocida con el nombre del «Calvario», orientada hacia el puente de Ajuda y el río Guadiana con un pasadizo abovedado y casemas que aún se conservan en su interior.

Cuartel de Caballería. Construido en el siglo XVIII junto al baluarte del Príncipe, este magnífico edificio es de corte neoclásico, destacando sus numerosas ventanas de mármol y las escaleras de acceso al piso superior. Aquí estableció su cuartel el «Regimiento de Dragones de Olivenza».

Puente Ajuda. A doce kilómetros de Olivenza en dirección a Elvas, se pueden contemplar las ruinas del Puente de Ayuda o Ajuda, construido a principios del siglo XVI por el rey don Manuel I de Portugal, con 380 metros de longitud y destruido varias veces, tanto durante la Guerra de Restauración en 1643 com definitivamente en 1709 durante la Guerra de Sucesión española. Junto a los restos de este antiguo puente se erige otro recientemente construido, que cruzando este río-frontera, une a las vecinas regiones de Extremadura y Alentejo. Desde este punto, hacia el sur, se extiende el lago artificial más grande de Europa, el Embalse de Alqueva.

Los Pasos. Estos pequeños altares, típicos de Olivenza por su tradición portuguesa, presentan una portada encalada coronada por frontón partido y un cuerpo central rematado por una cruz. Están realizados con azulejos que nos recuerdan las estaciones de la Vía Sacra.

Plaza de Toros. Se construyó en 1857 con el real permiso de Isabel II, que hubo de concederlo para poder levantar esta plaza de toros en el interior del baluarte de la Cortadura, mejorándose su estética interior en 1958 gracias a las obras de colocación de las columnas y arcos que adornan la parte alta de la plaza.

Gastronomía de Olivenza

Olivenza tiene platos típicos de las cocinas extremeña y alentejana tales como el gazpacho, el cocido, las migas, las sopas con cilantro o de tomate y los productos derivados del cerdo ibérico. Tiene esta población también una buena muestra de repostería con mazapanes, gañotes, nógados, quesadas… sobresaliendo por encima de todos la popular y muy elogiada «técula mécula», de composición tradicional y un sabor tan exquisito como original.

Artesanía

La azulejería basada en el uso del óxido de cobalto, la ebanistería, la forja, los bordados o la cerámica son algunos de los ejemplos de artesanía tradicional oliventina que, por fortuna y gracias a la labor de talleres locales remozados, se mantiene para deleite de propios y visitantes.

Fiestas

Durante las fechas de carnaval, «El Entrudu» es un momento lúdico de gran atracción de público, tanto oliventino como de otros pueblos de la comarca.

Su Semana Santa brinda la posibilidad de contemplar las bellas imágenes que discurren en procesión por las calles de la población. El Domingo de Pasión se abren al público los populares «pasos».

En el primer fin de semana de marzo se celebra en Olivenza la Feria del Toro, declarada Fiesta de Interés Turístico de Extremadura, con el inicio de la temporada taurina y con la participación de diestros de primera fila, siendo una jornada muy conocida y esperada por los aficionados españoles e incluso portugues y franceses.

El quince de agosto se celebran las Ferias y Fiestas de Nuestra Señora de la Asunción que atraen a miles de visitantes extremeños y portugueses.

Distancias desde Olivenza

Táliga 20 km
Badajoz 26 km
Alconchel 19 km
Valverde de Leganés 12 km
Villanueva del Fresno 39 km

Embalse de Piedra Aguda

Fuente: Excmo. Ayto. de Olivenza | Junta de Extremadura


0 comentarios

Deja un comentario