Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Almeria

Olula de Castro

Pueblos de Almeria

Olula de Castro – Sierra de los Filabres de Almería

Olula de Castro es un pueblo situado en la solana de la Sierra de los Filabres, formado por un grupo de casas blancas con tejados de pizarra y escalonadas entre olivos y almendros. Limita con los municipios vecinos de Serón, Gérgal, Castro de Filabres y Tabernas.

Los orígenes de las gentes de Olula de Castro se sitúan, de igual modo que todos los pueblos de la Sierra, en la época prehistórica, de la que quedan algunos grabados en la roca del Huerto del Moro o de los Rodeos y en la que llegaron a estas zonas hombres procedentes del Norte de África que convivieron con los que seguían habitando cuevas en nuestra tierra.

De la misma manera que en la Prehistoria llegaron hombres procedentes de África, en los últimos años del siglo VII o primeros del VIII los beréberes muy romanizados y cristianos, llamados yarawás, al mando de la reina La Kahima se establecieron en nuestra Sierra de Filabres y en ella convivieron a lo largo de varios siglos dándoles su impronta a las poblaciones de los pueblos filabreños.

Tanto Castro como Olula de Castro son topónimos latinos que bien pudieron estar relacionados con los campamentos de la reina africana. Por ello los vecinos de la Sierra de Filabres, durante la Alta Edad Media, eran mozárabes que se vincularon a Alfonso VII el Batallador cuando conquistó Almería y se marcharon con él para repoblar el valle del Ebro recientemente conquistado.

El vacío demográfico originado en los pueblos de la Sierra es cubierto por nuevas tribus beréberes islamizadas que trajeron almorávides y almohades, dando lugar a la construcción de una veintena de aldeas, cuyos nombres llegaron hasta el final del siglo XVI y nos los han conservado los cronistas de los Reyes Católicos y algunos documentos del siglo XVI.

La mayoría de los topónimos de Olula proceden de la época moderna, gracias a los repobladores. Aparecen en el Censo de Ensenada, confeccionado a mediados del siglo XVIII. Entre ellos se recogen los pagos de la Carrera, de las Nogueras, de los Chaparrillos, de los Morales, de la Umbría y del Molinillo.

Tras la conquista de Almería y la zona de los Filabres por los Reyes Católicos, Olula fue cedida al señorío territorial del Duque del Infantado junto a Castro y Uleila del Campo.
Castro pasó más tarde a los herederos de Don Enrique Enríquez, mientras que Olula y Uleila del Campo se mantuvieron bajo el señorío del Duque de Francavilla (ducado del Infantado). Los pagos en tercias que Olula de Castro enviaba al Duque del Infantado en el siglo XVIII eran de 1.850 reales.

Desde el punto de vista eclesiástico, Olula fue un anejo de la parroquia de Castro desde 1505 hasta 1782 en que se procedió a la reforma administrativa de la diócesis de Almería por el obispo Fray Anselmo Rodríguez y se le concedió parroquia propia.
A mediados del siglo XVIII la iglesia recogía de Olula de Castro unos 1.255 reales en concepto de diezmos. En Olula hubo una hermandad de Nuestra Señora del Patrocinio, de igual manera que en otros pueblos de los Filabres proliferaron las hermandades. Entre 1505 y 1568 la población de Olula de Castro es totalmente morisca.

Cuando en las Navidades de 1568 se rebelan los moriscos de la Alpujarra, se alzaron también los de Gérgal e intentaron levantar a los moriscos de los Filabres, quienes inicialmente se mantuvieron en paz, pero más tarde participaron en la rebelión. Más de la mitad de los moriscos que vivían en los pueblos de los Filabres murieron en los combates, de hambre o por las enfermedades.

A partir de 1573 se inició una lenta repoblación de los pueblos de los Filabres y Olula es de las zonas que más tarde se pobló. Por los datos que disponemos, a Olula de Castro llegaron diez repobladores, a los que se repartieron tierras para que pudieran vivir.
Tierras por las que pagaban de censo unos 3.164 maravedís. A finales del siglo XVI tan sólo quedaban cinco vecinos, siete casas estaban en buen estado y las haciendas se cultivaban de una manera razonable.

Después de la repoblación, la Sierra de los Filabres entra en un profundo aislamiento, y sus vecinos se afanan en la labor diaria de arrancar a la tierra el pedazo de pan que vinieron buscando en el último tercio del siglo XVI. El fruto de sus trabajos queda recogido 150 años más tarde en el Censo de Ensenada de 1752.

Olula de Castro seguía perteneciendo al señorío del Duque del Infantado a mediados del siglo XVIII y estaba habitado por 228 personas, de las cuales 15 eran labradores propietarios, 29 jornaleros que ingresaban un real al día y 5 eran pobres de solemnidad.
En estas fechas el pueblo había crecido y había 56 casas, dos molinos harineros y una taberna. La iglesia tenia cura propio, que ganaba 556 reales al año y disponía también de un beneficiado. El ducado del Infantado recibía 1.850 reales de las tercias de Olula de Castro.

Los habitantes de Olula se dedicaban a la agricultura y a la ganadería, poniendo en producción unos 407 celemines de tierra de regadío y cultivando en secano unas 692 fanegas de tierra. Los rebaños de ovejas y de cabras eran numerosos, aprovechándose de los importantes pastos de la sierra.

La población de Olula de Castro fue creciendo hasta alcanzar unos 727 habitantes a principios del siglo XX, y posteriormente descendió a cerca de 500 en el censo de 1940 y a poco más de 300 en 1981. Algunas de sus cortijadas y caseríos han desaparecido, como El Tallón Alto, que en 1950 tenía cuatro casas y 24 habitantes, y del Tallón Bajo sólo quedan algunas casas que están habitadas a temporadas.

El fenómeno de la emigración ha golpeado duramente a este singular pueblo de la Sierra de los Filabres. Sus gentes han tenido que tomar el camino de la emigración a la capital y a otras regiones españolas buscando el pan que a veces la propia tierra les niega. En estos momentos el censo de habitantes ha descendido a cerca de 200 personas, observándose un predominio de gente mayor, pues la gente joven por termino medio está trabajando y viviendo fuera del pueblo

Monumentos de  Olula de Castro / Qué ver

Iglesia de Nuestra Señora del Patrocinio

Olula de Castro perteneció desde el punto de vista eclesiástico a la parroquia de Castro desde 1505 hasta 1782, fecha en la que se le concedió parroquia propia, tomando como titular de la iglesia y patrona a la Virgen del Patrocinio.

El templo es de una nave, separada de la capilla mayor o principal por un arco. Posee una cúpula (que tiene una pequeña ventana) con cuatro nervios, que arranca sobre una cornisa estrecha y circular, sostenida en las cuatro esquinas por unas pechinas. Hay una sacristía al lado izquierdo de la nave entrando desde la puerta.

El techo del a nave es de vigas de madera, con refuerzos de metal; el de la cúpula, es de piedra. Ambos están cubiertos por un tejado de teja árabe, a dos aguas (con dos inclinaciones) sobre la nave y a cuatro (con cuatro inclinaciones) sobre la cúpula. Es una construcción muy sólida, con una base de muro de varios metros de grosor.

La imagen de la Patrona fue salvada de su destrucción durante la Guerra Civil por los vecinos del pueblo, en concreto pro Juan de Dios Gil Mesas; hay gente que dice que el Santo Cristo también se salvó escondido en los pajares de las casas y que, tras ser restaurado, lo cambiaron por otro nuevo, dejando éste en Olula y llevándose el antiguo a Santiago de Compostela.

Virgen de Nuestra Señora del Patrocinio

A Olula de Castro no se le concedió parroquia hasta 1782, cuando se procedió a la reforma administrativa de la diócesis de Almería por el Obispo Anselmo Rodríguez, tomando como nombre de la parroquia el que aún hoy se conserva, iglesia y patrona a la Virgen del Patrocinio. Existió una hermandad de Nuestra Señora del Patrocinio pero terminó por desaparecer.

La imagen de la Virgen fue salvada de su destrucción durante la Guerra Civil por los vecinos del pueblo, en concreto por Juan de Dios Gil Mesas.

La principal fiesta de Olula de Castro se celebra en honor a la Virgen del Patrocinio, que tiene lugar el segundo fin de semana de noviembre, destacando la realización del enfrentamiento de Moros y Cristianos por la imagen de la Virgen.

La Almazara

Es una almazara familiar que comenzó su actividad hacia el año 1920 y estuvo en funcionamiento hasta el año 1970.

Perteneció a María Martínez e Isabel Martínez (actualmente es de sus herederos). En ella prensaban la aceituna muchos vecinos del municipio. Hay otras dos almazaras en Olula de Castro, pero ya no funciona ninguna y están en ruinas.

Fiestas de Moros y Cristianos

Estas fiestas tienen un carácter costumbrista y folklórico, de gran tradición, que aún mantiene los actos y costumbres de antaño.

Entre las actividades que se realizan destacan los juegos con las banderas, las carreras de cintas, el juego de la Peseta en la Sartén y el juego del Gallo y el Pelotero. También se realizan campeonatos de truco, dominó, partidos de fútbol, carreras de sacos… y se interpretan las Relaciones de Moros y Cristianos en la plaza del pueblo, una tradición (como en más de treinta municipios de la provincia) mezcla de juego, festejo y drama, recordando en forma de leyenda, los conflictos durante la reconquista y el levantamiento morisco.

El argumento se basa en el arrebato de la imagen de la Virgen por los moros, las “relaciones en verso” donde se produce un intercambio de amenazas e insultos jocosos mediante la recitación de romances, el enfrentamiento simulado de las tropas de ambos bandos y la recuperación de la imagen por los cristianos.

Es importante mantener la tradición por su valor histórico, recuperación de vocabulario de las distintas épocas, topónimos perdidos e importancia de la convivencia final. Tienen lugar el segundo fin de semana de noviembre; duran tres días, amenizando sus noches orquestas y bailes populares.

Elaboración del Turrón de Almendra

El turrón que se elabora en Olula de Castro es de muy buena calidad, siendo conocido en bastantes sitios. Se prepara en las chimeneas de las casas de forma totalmente artesanal, con las almendras recogidas en el mismo pueblo y con miel, también del lugar. No tiene conservantes.

Su elaboración requiere de gran esfuerzo, pues la mezcla resulta difícil de remover por su dureza, acentuada por el frío exterior. Se reparte en lajada de kilo o medio kilo.

Antiguamente, el turrón se hacía para resistir situaciones en las que el pueblo quedaba incomunicado, en caso de una gran nevada. Es un alimento que, bien conservado, aguanta mucho y es muy energético.

El Esparto

El esparto, como en toda la Sierra de los Filabres, está muy presente en los hogares de Olula de Castro. En la actualidad hay pastores que lo elaboran para hacer utensilios de su uso personal y también como actividad de ocio. Como en los restantes pueblos de la Sierra de los Filabres, la labor artesana principal es el esparto. Algunos vecinos, como Manuel Escoriza Aranda o Juan Cruz Fernández, siguen practicando este oficio. También se llevan a cabo labores de ganchillo, bolillo y jarapas. Las formas de elaboración del esparto son:

  • Cordel o cordelillo: de dos y de tres ramales de esparto. Aplicaciones: cara y talón de las esparteñas o alpargatas, hacer rastras de pimientos, coser todo tipo de labores de esparto, hacer ataores para sacos…
  • Guita: de tres ramales de esparto. Aplicaciones: cara y talón de las esparteñas, atar los hocicos de los cerdos para impedir que muerdan en el momento de la matanza, coser albardas, para hacer filos de aguaderas, espuertas y serones y coserlos, para hacer cañizos para obras y para secar frutos, atar jamones en las cámaras y sujetar los cañizos en las mismas…
  • Soga: de tres ramales, igual que la guita, pero con más esparto. De cinco ramales, recibe el nombre de soga esparteña. Aplicaciones: hacer suelas de esparteñas y alpargatas, revestir objetos (como botellas, garrafas…), albardas, morrales de pastor, filos de las aguaderas, sogas propiamente dichas…
  • Pleita: se suele hacer de quince o veintiún ramales, aunque algunos las hacen de diecisiete. Aplicaciones: realización de capazos, serones, esteras, cestos, aguaderas, cubiertas de albardas…

Tejados de Pizarra

La vivienda popular es de pizarra íntegramente, con muros muy gruesos y dos o tres plantas: la más baja se usaba como cuadra; la segunda para el comedor, la cocina (no necesariamente separada del salón) y los dormitorios. En la tercera, si la hay se ubicaban los trojes y graneros.

El tejado se disponía así: primero se colocaban vigas de madera (pino, encina o almendro); por encima se tejía un cañizo con cañas y esparto y sobre éste, se apilaban ramas de olivo (se escoge esta madera porque dura más, y al descomponerse no huele). Finalmente se colocaba el techo de piedra de pizarra (lajas o aleros de pizarra, que se extraían en canteras a las afueras del pueblo, normalmente a un agua. La mayoría de las casas tienen varias chimeneas, estando la principal generalmente en la cocina.

Gastronomía de Municipio

Embutidos. Sopa de ajo almeriense. Pimentón o caldo colorao (especie de zarzuela de pescado). Olla de trigo. Cocido en morcilla. Gurullos (plato esencialmente campero consistente en migas de pan mojadas, escurridas y fritas en manteca de cerdo e ingredientes tales como ajos, chorizo y tocino entre otros). Escabechado. Choto al ajillo.

Dulces: Roscos. Bollos de nata. Hojaldres. Empanadillas.

Perdiz con gurullos
Ingredientes:

– perdiz
– patatas
– pimiento seco
– cebolla
– azafrán, laurel
– gurullos (hechos a mano o comprados)
– sal, agua, aceite

Elaboración:
Uno de los animales que puebla la serranía cercana a Olula de Castro es la perdiz por esto es por lo que este plato es tradicional. Sofreír el tomate, la cebolla, el azafrán, y el pimiento con aceite y sal. Por otro lado sofreír la perdiz troceada junto con aceite, ajo y laurel. Añadir el agua y cuando empiece a hervir incorporar el sofrito. Pasados 5 minutos echarle los gurullos, (La elaboración de los gurullos se lleva a cabo de la siguiente forma: mezclar harina y agua hasta conseguir una masa compacta pero moldeable. Hacer una hebra y cortarla a pequeños trozos) las patatas troceadas, y dejar hervir todo junto. Esta misma receta también se lleva a cabo en vez de perdiz con conejo pero se siguen los mismos pasos.

Cómo llegar a Olula de Castro

Salir de Almería en dirección Huércal de Almería, atravesar éste y continuar en carretera nacional 340. Seguir en dirección: Almería – E-15 – N-340 – Nijar – Murcia. En la rotonda, tomar la salida 1 Continuar en: A-92A en dirección: A-92 – Benahadux – Guadix. Continuar en: A-92A, seguir indicaciones hasta Benahadux. Travesía de Benahadux. En la rotonda, tomar la salida 3 Continuar en: A-92 en dirección: Guadix – Granada. Tomar la salida en dirección: Salida 362 – Gérgal Este – Olula de Castro – Bacares – Las Menas – Serón – A-339. Pasar cerca de Gérgal. Travesía de El Tallón Bajo y llegar a Olula de Castro.

Distancias desde Olula de Castro

Almería 52 km
Fiñana 46 km
Ohanes 58 km
Escúllar 48 km
Purchena 62 km
Tabernas 26 km
Abrucena 42 km
Alboloduy 35 km
Doña María Ocaña 33 km

Mirador La Merendera

El Mirador La Merendera se encuentra en la Sierra de Filabres, que constituye el principal macizo montañoso de Almería, ocupando la zona central de la provincia y extendiéndose transversalmente de este a oeste. Actúa como barrera divisoria de las cuencas hidrográficas de los dos grandes ríos de la provincia: Andarax y Almanzora.

El paisaje actual de esta sierra es el resultado de un intenso proceso de reforestación desarrollado por el desaparecido ICONA, en la década de los 60 del pasado siglo XX, que siguiendo las directrices técnicas de la política forestal de la época, se realizó utilizando exclusivamente varias especies de coníferas autóctonas del género Pinus: pinos resinero, salgareño y silvestre.

En la Sierra de Filabres, los jabalíes, ciervos y zorros son relativamente fáciles de observar, y también son especialmente interesantes las mariposas diurnas o la abundancia de aves que utilizan estas montañas como zona de descanso en sus migraciones y como zonas de nidificación.

Este enclave de la Merendera nos permite apreciar la diversidad de ambientes que componen y caracterizan la provincia de Almería: altas cumbres de Sierra Nevada; Sierra de Gádor; los fértiles valles del Andarax; el Desierto de Tabernas, único en Europa; Sierra Alhamilla y el mar Mediterráneo.

Ayto. de Olula de Castro | Dipalme


0 comentarios

Deja un comentario