Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Paisaje Protegido Río Tinto

Parques Naturales de Andalucía

Paisaje Protegido Río Tinto

El Paisaje Protegido Río Tinto es un espacio prácticamente lineal de 57 kilómetros y su superficie es de 16.956,79 hectareas. Se extiende a lo largo de once municipios de las provincias de Huelva y Sevilla (Berrocal, El Campillo, La Palma del Condado, Minas de Río Tinto, Nerva, Niebla, Paterna del Campo, Valverde del Camino, Villarrasa, Zalamea la Real y El Madroño).

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa ha hecho posible la restauración de este entorno transformado por la actividad minera. La adecuación en cuanto a la seguridad de este entorno y a su integración ambiental se acomete por la administración andaluza de manera subsidiaria ante la inacción de las empresas mineras. En su ejecución han participado extrabajadores de las minas, bajo la dirección de egmasa.

Fecha de la declaración de Paisaje Protegido Río Tinto : 18 de Enero de 2005.

El Río Tinto:
Un río casi extraterrestre

En el río Tinto no hay peces, ni anfibios, ni vegetación, ni mamíferos acuáticos… pero !rebosa vida¡

Es único en el mundo, tanto por sus colores como por sus características ambientales. Sus aguas son rojas, muy ácidas, y con condiciones muy dificiles de soportar para la mayoría de seres vivos. Pero precisamente por eso pueden vivir en él gran cantidad de microorganismos que se alimentan sólo de minerales y se adaptan a condiciones extremas.

El Tinto fue elegido por la agencia espacial norteamericana NASA para estudiar estas formas de vida, debido a la probable similitud entre sus condiciones ambientales y las que podrían darse en el planeta Marte.

El río Tinto pertenece a la cuenca del Guadiana, nace en la Sierra de Padre Caro en el municipio de onubense de Nerva al pie de un importante yacimiento de pirita. Recorre casi 100 km hasta llegar a su desembocadura donde se encuentra con el río Odiel y se ve afectado por la influencia de las mareas.

El río se caracteriza por le color rojizo de su cauce y amarillo – ocre de sus orillas, originado por la actividad minera desde su paso por Peña del Hierro.

Junto al Guadiamar han sido los primeros en ser protegidos dentro de la figura de Protección Paijaje Protegido.

Con la declaración del Río Tinto como Paisaje Protegido se conservan sus riquezas y peculiares valores. Se pretende promover la investigación científica sobre aspectos de este espacio y sensibilizar e implicar a la población local en la importancia de la conservación, además de garantizar el desplazamiento de la fauna silvestre y ayudar a la regeneración de zonas más degradadas sin alterar la singularidad de este río y su entorno. ¿Sabía que en estas tierras se encuentra un tipo de arbusto, el brezo de las minas; que es el único en el mundo y que se dan distintas variedades de murciélagos que anidan en las cavidades y canales de las minas?

Historia de la minería en la Comarca de Riotinto
5000 años arrancando las entrañas a la tierra

Ni cinco mil años de extracciones ha podido agotar los tesoros que la tierra custodia en el corazón de la comarca minera de Riotinto. En aquella época, entre finales del cuarto milenio y principios del tercero, y en Huelva, se consiguió la fusión de minerales que dio lugar al cobre. Un pequeño paso para el hombre que supuso toda una revolución cultural y económica para la humanidad.

Tartesos, finicios, cartaginees, romanos, decenas de culturas ancestrales llegaron a la Península Ibérica movidos por la riqueza de los minerales de esta tierra. Dos mil años tras la explotación romana, la Revolución Industrial del siglo XIX desató de nuevo la fiebre minera en la comarca. La demanda de cobre y azufre para alimentar a las fábricas europeas atrajo a numerosas empresas extranjeras, sobre todo inglesas, en busca del mineral en el subsuelo onubense.

Las grandes explotaciones mineras proporcionaron trabajo y riquezas a pueblos enteros. Las técnicas de explotación y las condiciones de trabajo de los mineros fueron mejorando con el tiempo. Durante milenios, la huella de una minería primitiva no había trastornado demasiado el paisaje. Fue la minería industrial la que transformó el paisaje de manera radical, infligiendo a la tierra esas inmensas cicatrices que son las cortas a cielo abierto. Un paisaje de fascinantes contrastes y una belleza casi extraterrestre.

La próxima vez que observe el patrimonio minero, sepa que este legado que ha llegado hasta nuestros días lleva inscrito un pedazo de la historia del mundo. Una historia que se remonta a un tiempo ancestral, al Neolítico, y a las leyendas de viajes fabulosos y tesoros de reyes. Y también una historia de explotación y riqueza, de contaminación y muerte; y de amor, rebeldía y progreso: la historia de la Comarca Minera de Riotinto.

Fuente: Paisaje Protegido Río Tinto


0 comentarios