Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce

Parques Naturales de Andalucía

Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce – Málaga

El Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce ocupa una extensión de aproximadamente 67 hectareas, perteneciente integramente al municipio de Málaga. Este espacio fue declarado Paraje Natural pro la Ley 2/1.989, por la que se aprobó el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía.

El complejo lagunar de la desembocadura del Guadalhorce está enmarcado entre la ciudad de Málaga y el mar. La mayor parte de sus lagunas tienen su origen en antiguas graveras restauradas y, además, mantiene el tramo más extenso de playa en estado natural de todo el litoral malagueño.

A pesar de sus reducidas dimensiones, este espacio protegido tiene un gran interés ornitológico, a lo que contribuye su diversidad de hábitats, el estar constituido básicamente por humedales permanentes y su proximidad al Estrecho de Gibraltar, donde confluye una de las principales vías de migración de aves entre Europa y África.

Para una mejor observación del paisaje y la fauna de este Paraje, la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente pone a su disposición 5 observatorios y ha señalizado 2 senderos, el Sendero de Laguna Grande y el Sendero del Río Viejo.

La vegetación de la franja costera en suelos salinos

En el Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce se localizan las mayores y mejor conservadas extensiones de vegetación psammófila y halófila de toda la franja litoral de la provincia de Málaga. Por ello, la protección de estas comunidades tan características adquiere gran importancia en este espacio natural. Además, son elementos que permiten al visitante conocer el aspecto de la zona costera anterior a su ocupación por distintas infraestructuras urbanas. La importancia de estas dos comunidades ha determinado que esté catalogadas de «Interés Comunitario».

Las especies adaptadas a suelos con alta concentración de sales se denominan vegetación halófila.

Se desarrolla en suelos salinos tanto en las proximidades de la playa como en zonas salobres del interior. Su distribución viene determinada por un gradiente de salinidad, que aumenta hacia la costa y disminuye hacia el interior.

Se puede establecer una seriación que va desde las especies que colonizan los bordes de las lagunas (Suaeda marítima, Halimione portulacoides), hasta los matorrales halófilos con formaciones densas de suelos ya más compactos (Arthocnemun fructicosum, Arcthrocnemun glaucum).

La vegetación psammófila es aquella que está adaptada a desarrollarse en suelos arenosos que, además presentan cierto grado de salinidad. Esta vegetación es capaz de ir reteniendo y fijando parcialmente la arena.

En la playa, donde las arenas son sueltas, aparecen especies típamente colonizadoras y propias de suelos salinos, como Ammophila arenaria, Lobularia marítima y Cakile marítima.

En las zonas arenosas más internas se pueden encontrar especies como Tuberaria guttata, Linaria pedunculata y Ononis sp. En áreas parecidas a la anterior, pero más nitrificadas, se encuentra Stellaria media y Malcolmia lacerata.

Río Guadalhorce


0 comentarios