Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Parques Naturales de Andalucía

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Con una extensión de 2.178 hectáreas el Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes se sitúa sobre parte de los municipios de Álora, Antequera y Ardales, en el centro mismo de la provincia de Málaga y a una altitud comprendida entre los 240 metros sobre el nivel del mar y los 1.195 metros que se alcanzan en el macizo de Sierra Huma. En este espacio natural tenemos la ocasión de observar conjugadas características tan distintas como las que ofrecen, por un lado, el abrupto relieve de montaña representado por el mismo paraje y, por otro, la topografía llana propia de la cola de los embalses que lo circundan.

La gran riqueza y diversidad de formas que alberga justifica su declaración de Paraje Natural en 1989 por la Junta de Andalucía. Con esta figura se apuesta por sus altos valores ecológicos y su extraordinaria calidad paisajística, histórica y paleontológica.

Es sin duda el propio Desfiladero, esa profunda y serpenteante herida que el río Guadalhorce labró en la naturaleza caliza del espacio, con m´s de 5 kilómetros de longitud y un espectacular encajonamiento de hasta 400 metros de caída, su más preciado elemento de interés. Pero ni mucho menos es el único atractivo del lugar; la amarillenta arenisca, el material predominante en el entorno de los pantanos, esculpida a lo largo de los tiempos por agua y viento, ofrece un sorprendente relieve de armoniosas y redondeadas formas que no podrán sino despertar su admiración.

Pero al hablar del Desfiladero de los Gaitanes son de obligatoria mención esas obras de ingeniería humana que son las presas y embalses; construidos en este caso para abastecer a la ciudad de Málaga, el riego en el área del Bajo Guadalhorce y la producción de energía eléctrica y que condicionan, de manera determinante, la fisonomía y el carácter mismo de toda la zona. Aunque en sentido estricto el Paraje Natural sólo incluye el Embalse del Gaitanejo, no podríamos entender la dinámica y complejidad del espacio sin el sistema de embalses que lo limitan (Embalses del Conde de Guadalhorce, Guadalteba, Guadalhorce y Tajo de la Encantada) y que constituyen, en conjunto, uno de los complejos hidráulicos más importantes de Andalucía.

La Junta de Andalucía pone a su disposición una red de senderos y un mirador, el Mirador de los Embalses, que le permiten, si lo desea, conocer verdaderamente este singular espacio con la mejor de las experiencias, la propia. Podrá adentrarse, rodeados por palmito, sabinas, encinas, pinos y tomillos, en el corazón mismo del paraje por los caminos que un día, hace ya más de mil años, fueron dominio exclusivo de antiguos “bandoleros-héroes” mozárabes. Con un comportamiento respetuoso por parte de todos podrá conservarse otros mils años más.

Flora

A grandes rasgos,  en el Desfiladero de los Gaitanes, podemos identificar cuatro ambientes bien diferenciados: los desfiladeros calizos, las laderas a pie de monte, el Valle del Hoyo y la ribera del Guadalhorce.

Las paredes casi verticales de los desfiladeros de Gaitanejos y Gaitanes resultan unos medios muy inhóspitos para el crecimiento vegetal, ya que la ausencia de suel o determina una escasa retención de agua y nutrientes. Las especies adaptadas a crecer en este hábitat rocoso, se denominan rupícolas y para ello aprovechan las escasas grietas y fisuras que ofrecen las rocas. En estas comunidades rupícolas encontramos un gran número de endemismos, (seres vivos exclusivos de una zona) como es el caso de los zapaticos (Rupicapnos africana) y el escobón (Citusus malacitanus subsp. Moleroi). Además en las zonas de umbría del interior del desfiladero, donde el suelo es más profundo nos sorprenden plantas propias de ambientes más húmedos como algunos helechos o el acanto.

En las laderas de la sierra de Huma aparece un sabinar de sabina caudada (Juniperus phoenicea subsp. Turbinata) de gran interés botánico, tanto por el porte de algunos ejemplares como por el hecho de tratarse de una especie propia de ambientes litorales.

Las menores pendientes y disponibilidad de suelo favorecen la presencia de vegetación en el Valle del Hoyo, donde la formación predominante es un pinar de repoblación de pino carrasco al que acompañan especies propias de matorral mediterráneo como romero, lentisco, albaída y mejorana. En las zonas más abiertas y soleadas se ven algunos algarrobos entre los palmitos y retamas locas.

Los márgenes del río Guadalhorce presentan una vegetación de ribera de adelfas, tarajes y carrizos. En los huertos anexos del Cortijo del Hoyo perviven algunos frutales testigos de la presencia humana.

Geología

El Desfiladero de los Gaitanes es el elemento vertebrador del Paraje Natural al que da nombre, un paisaje marcado por fuertes pendientes, tajos verticales y profundas cárcavas fluviales. En la zona alta del Caminito del Rey confluyen tres ríos provenientes del norte de la provincia, embalsados en sendos pantanos y que unen sus aguas para formar el Guadalhorce en el Embalse de Gaitanejo. La existencia de fallas y fisuras en las calizas y el proceso de disolución cárstica que sufren ha contribuido a que el Río Guadalhorce lograra excavar al Árco Calizo Central malagueño, en su búsqueda de un camino hacía el mar.

El río tiene generalmente un color lechoso y una cierta turbiedad provocada por los sedimentos en suspensión. Se trata sobre todo de arcillas y materiales provenientes de los yesos de las Comarcas del Guadalteba y Antequera, lo que le aporta también una cierta salinidad al agua. Ya cerca de los cañones los tres cursos fluviales cortan los paquetes de areniscas y conglomerados calcáreos del Mioceno. Así, las aguas arrastran granos de arena y cantos rodados, lo que unido al desnivel que salvan (algo más de 100 m en poco más de 3.5 km) y al enorme caudal en época de lluvias proporciona al Guadalhorce un potencial de erosión muy importante.

Los roquedos macizos de colores grises y rojos con los relieves más acusados son de caliza y dolomía de edad jurásica. Estos sedimentos de origen marino sufrieron un levantamiento durante el Plegamiento Alpino que modificó su original estratificación horizontal y fracturó el conjunto enormemente. La acción del río ha conformado en esas rocas dos zonas de gargantas encajadas, los llamados Gaitanejos (al norte) y Gaitanes (al sur), respectivamente. En el Cerro del Cristo, en Gaitanes, los paquetes calizos son verticales y han sido cortados perpendicularmente, lo que genera las estampas más impactantes.

Senderos

Sendero Gaitanejo
Sendero Haza del Río

Mirador Desfiladero de Gaitanejo

Fotos 10/06/2018

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Espectacular vista de la cara sur del Cerro Cristo, una mole de rocas grisáceo-blanquecinas, las calizas del Jurásico (hace unos 150 millones de años), que en su borde occidental contactan con las rocas mucho más modernas del macizo del Almorchón, de color pardo-grisáceo, consistentes en conglomerados y calcarenitas del Mioceno (hace unos 10 millones de años). Como puede apreciar, los estratos de roca caliza están completamente verticales. Hay que tener en cuenta que todas estas rocas provienen de antiguos lechos marinos, donde los sedimentos se fueron depositando horizontalmente, y que posteriormente, con el plegamiento alpino (iniciado hace unos 18 millones de años), los materiales que se habían transformado en rocas, fueron elevados hasta constituir estas montañas, de forma que los estratos de las calizas bascularon durante su ascensión hasta disponerse verticalmente.

Estas rocas sedimentarias son ricas en fósiles, que pertenecen a épocas geológicas muy distintas, encontrándose, por ejemplo, restos de ballena en los conglomerados y areniscas, y ammonites en las calizas.

Estos paisajes forman parte del Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes, un espacio protegido declarado en 1989 para conservar su patrimonio natural basado en una fauna, flora y gea excepcionales.

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes

Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes - Zorro - Gandano

paraje-natural-desfiladero-de-los gaitanes2

Tramo del Río Guadalhorce en Gaitanejo

Nos encontramos en un tramo del río Guadalhorce, comprendido entre el embalse del Conde de Guadalhorce y la presa de Gaitanejo incluido dentro del Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes. Al estar regulado por embalses, este tramo presenta un caudal permanente.

La vegetación de ribera presenta un buen estado de conservación y está constituida por fresnos, tarajes, sauces, adelfas y eucaliptos. Esta última es una especie exótica, por lo que se está procediendo a su retirada y sustitución por especies autóctonas. A la vegetación riparia le sucede un matorral de palmitos, lentiscos, algarrobos y acebuches, enmarcado por grandes masas de pino carrasco.

En la zona encontramos dos tipos de rocas que originan formaciones geomorfológicas bien diferenciadas. En las areniscas, de color pardo, los agentes erosivos han modelado una serie de oquedades de formas características denominadas Tafonis. Las calizas, de color blanco-grisáceo, constituyen los relieves más destacados del entorno, como los Tajos de Ballesteros y Almorchón, entre los que se abre paso el Caminito del Rey.

En relación a la fauna destacan las aves, con especies asociadas al cauce fluvial como el cormorán, la garza real o el ruiseñor bastardo y otras propias de ambientes rupícolas, como el buitre leonado o el águila perdicera. También podemos ver a la cabra montés por los cortados rocosos o, con suerte, a la nutria cazando en el río.

paraje-natural-desfiladero-de-los gaitanes5

paraje-natural-desfiladero-de-los gaitanes3

El proyecto IDARA de cooperación transfronteriza entre la Provincia de Málaga y la Región Tánger-Tetúan incluye entre sus acciones la realización de actuaciones demostrativas de restauración de cuencas fluviales y la elaboración de un manual metodológico de restauración ambiental y uso público en las cuencas fluviales.

En este tramo del río Guadalhorce la actuación demostrativa de restauración ambiental ha consistido en la recuperación de la vegetación de ribera. Para ello, se han retirado los ejemplares de eucalipto, especie invasora de crecimiento rápido, y se han plantado especies vegetales autóctonas propias de las riberas fluviales como el álamo o el fresno. Además se han desarrollado una actuación de contención de la erosión en un tramo de la orilla y se han instalado equipamientos de uso público y de interpretación ambiental.

paraje-natural-desfiladero-de-los gaitanes1

paraje-natural-desfiladero-de-los gaitanes4


0 comentarios

Deja un comentario