Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador

Parques Naturales de Andalucía

Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador

El Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador dispone de una extensión de 12234.37 hectareas que se reparten entre los municipios onubenses de Almonaster la Real, Aroche, Cortegana y Rosal de la Frontera.

El paraje resenta una topografía de contrastes, con sierras lineales cubiertas de vegetación, barrancos profundos y el bosque galería que acompaña al río Rivera del Aserrador.

Es conocido porque alberga una de las colonias más importantes de buitre negro de la Península Ibérica. Para los aficionados a la observación de las aves, desde las cumbres de Pelada, Mármol o Mojón es posible divisar en los cielos el vuelo de esta enorme rapaz y de otras especies amenazadas como la cigüeña negra.

La fauna protegida que vive en este espacio justifica su declaración de Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador

En este territorio viven numerosas especies de animales en peligro de extinción y cuya producción es fundamental para conseguir que nuestra Naturaleza conserve su riqueza actual.

Aves magníficas como el gran buitre negro, el buitre leonado o el águila culebrera suelen sobrevolar estos caminos. Con un poco de suerte podrá disfrutar viendo cómo algunas de ellas surcan el cielo en busca de su alimento diario.

Y en el suelo, ocultos en el matorral, el gato montés, el jabalí, el zorro o la jineta viven a salvo de los ojos del hombre, mientras la nutria se refugia en lugares inaccesibles y limpios del río.

La observación de estos seres no siempre es fácil, aunque sus huellas y restos informan de su presencia.

En espacios como este, solo el respeto hacia el lugar y sus habitantes puede garantizar un futuro que beneficie a todos y asegure este patrimonio para las generaciones futuras.

La conservación del buitre negro beneficia a todos

El ave más grande de España, el buitre negro, vive libre en este Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador. Al contemplar su majestuoso vuelo es posible apreciar su impresionante envergadura, cercana a los tres metros.

Suele vivir en lugares de difícil acceso y busca árboles resistentes para construir sus nidos, que puden llegar a medir dos metros de diámetro por uno de alto. En ellos pone un único huevo que es incubado por los dos progenitores durante unos 50 días. Tras pasar tres meses en el nido, el pollo comienza sus primeros vuelos, independizándose unas semanas más tarde, aunque no alcanzará su madurez sexual hasta los cinco años.

En el Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador se encuentra la mayor colonia de buitres negros de Andalucía. En los últimos años se está llevando a cabo un plan de recuperación y conservación de esta colonia que incluye la lucha contra el uso de veneno en los montes. Toda estas inversiones se hacen con el propósito de que en este lugar pueda aumentar tanto las poblaciones de esta ave rapaz como de otras especies amenazadas que comparten territorio.

El cultivo de pinos y eucaliptos proporciona numerosos recursos a los pueblos de la Sierra

Los habitantes de estas tierras han vivido y viven fundamentalmente de los productos que obtienen del monte. De las diversas labores que se realizan en este Espacio Natural la más importante es, sin duda, el cultivo forestal de pinos y eucaliptos, de los que se utiliza principalmente la madera.

Los tipos de pinos más habituales son el resinero y el piñonero. Este último a menudo convive con la encina o el alcornoque formando bosques mixtos en aparente armonía, dando diversidad y riqueza al entorno.

Aunque en el Paraje Natural Sierra Pelada y Rivera del Aserrador crecen varias especies de eucaliptos, en esta zona los más comunes son el blanco y el rojo. Proceden de Australia y se introdujeron en España a partir de mediados del siglo XIX. Su cultivo es muy rentable por la gran cantidad de madera que producen. Esta materia prima se utiliza fundamentalmente para fabricar pasta de papel.

Esto pinares y eucaliptales son en realidad un cultivo, pero pueden llegar a sustituir a los bosques originales.

Sendero Rivera del Aserrador

Longitud del trazado (ida y vuelta): 1.350 metros
Duración (ida y vuelta): 1 hora
Grado de dificultad: Baja

A medio camino entre Santa Bárbara de Casa y Rosal de la Frontera, la Rivera del Aserrador es cortada casi perpendicularmente por la carretera que une ambos pueblos.

A partir de aquí empieza un sendero que explora tanto el monte como la rivera y por el que le invitamos a pasear.

La mayor parte de este suelo está constituido por pizarras que hacen dificil otro aprovechameinto diferente al forestal, de ahí la abundancia de eucaliptos en la zona. La vegetación natural se limita, prácticamente, a un denso matorral de lentiscos y jaras.

El paisaje se enriquece con el paso de la Rivera del Aserrador, que atraviesa estas tierras de manera tortuosa proporcionándole verdor y armonía. En cuanto a los animales, es habitual la presencia de especies protegidas tales como el buitre negro (una de cuas escasas colonias se encuentra muy cerca de aquí), el águila culebrera, el águila calzada, la cigüeña negra e incluso la nutria que se refugia en los cursos de aguas más puras.

Cómo llegar

El punto de inicio del sendero se sitúa a la derecha de la carretera A-495 que une Rosal de la Frontera con Santa Bárbara de Casa, pocos metros antes de llegar al viaducto que cruza la rivera.

Sendero Sierra Pelada

Longitud del trazado: 6,5 km
Duración (ida): 1,5 horas
Grado de dificultad: Baja

Este sendero recorre parte de un entorno natural conocido como Sierra Pelada. Su recorrido es una perfecta oportunidad para conocer el bosque mediterráneo, así como disfrutar de un paisaje en mosaico que combina cultivos agrícolas con zonas de monte y vistas a Sierra Nevada y las cercanas de Parapanda y Madrid.

Tras comenzar por una senda donde apreciamos los restos de una era, llegamos a una pista donde podemos caminar sin dificultad. Recorridos unos kilómetros tendríamos que decidir si ascendemos al mirador o continuamos por la pista, la cual se transformará, de nuevo en una senda para recorrer la cara norte de la sierra, donde la vegetación se hace más densa y frondosa. Tras subir un ligero repecho llegamos de nuevo a la pista para retornar la senda de inicio que nos devolverá a los aparcamientos.

A lo largo del recorrido encontraremos ruinas de antiguos cortijos y algunas charcas creadas con fines cinegéticos que, hoy en día, han contribuido a la proliferación, tanto de especies cinegéticas, como de multitud de anfibios y reptiles, creando un entorno de gran diversidad y riqueza.

Son numerosas las especies vegetales que componer este encinar en recuperación, así como la fauna que vive y se refugia en él, de ahí la importancia de su conservación.

Cómo llegar

El punto de inicio del sendero se sitúa en el cruce del Camino de El Mustio con el que recorre la Cumbre del Mojonato desde el Puerto de la Venta hacia Santa Bárbara de Casa. En este nudo se cruzan las pistas forestales que enlazan el núcleo de El Mustio con las localidades cercanas: Aroche, Cabezas Rubias y Santa Bárbara de Casa.

Fuente: Junta de Andalucía


0 comentarios