Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Parque Natural de Montes de Málaga

Parques Naturales de Andalucía

Parque Natural de Montes de Málaga

El Parque  Natural de Montes de Málaga está formado por una cadena montañosa de media altura que discurre paralela a la costa mediterránea, a unos 15 km de ella. Las repoblaciones forestales de pinares que se realizaron en la cuenca del río Guadalmedina para evitar las inundaciones que Málaga venía sufriendo durante siglos, hacen de este espacio un auténtico parque protector.

Su cercanía a la ciudad de Málaga, así como su interés paisajístico, otorgan un gran valor al Parque como lugar de esparcimiento alternativo para el turismo de la Costa del Sol.

Ocupa un total de 4.996 ha, siendo uno de los parques naturales andaluces más pequeños y está situado en los términos municipales de Casabermeja, Colmenar y Málaga, con una población aproximada de 600.000 habitantes (incluyendo la ciudad de Málaga).

Todavía hoy pervive la elaboración del «vino de los montes», que no se transporta fuera de la región para mantener su calidad, lo aporta un interés añadido al Parque.

El Parque Natural Montes de Málaga es una muestra de cómo el control de las fuerzas de la naturaleza, capaces de producir grandes catástrofes, es preciso realizarlo a través de las armas que la misma naturaleza nos proporciona. El origen de este Parque lo constituyen las repoblaciones hidrológico-forestales de pinares que se realizaron en la cuenca del río Guadalmedina para evitar las inundaciones que Málaga viene sufriendo durante varios siglos.

Situado al norte de la Ciudad de Málaga, las 4.996 ha abarcan la mayor parte de la cuenca del río Guadalmedina en su margen izquierda.

La realidad de este espacio está muy ligada al poblamiento que ha sustentado desde el siglo XV, cuando fue conquistado por los Reyes Católicos en 1487. El reparto de las tierras entre los vencedores dio lugar a la sustitución de los bosques mediterráneos por cultivos principalmente de viñas, almendros y olivos, con el pretexto de alcanzar un mayor rendimiento económico. Es a partir de este momento cuando comienzan las fuertes inundaciones que asolan la ciudad de Málaga. Estas alcanzan tal gravedad que varias son las medidas dictadas por los reyes posteriores para limpiar de sedimentos la desembocadura del Guadalmedina.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías se aborda el problema de los desbordamientos del río, construyéndose el embalse de Agujero y realizando sucesivas repoblaciones forestales a partir de los años treinta. Estas actuaciones configuran definitivamente el Parque Natural.

La sierra de media montaña, con alturas comprendidas entre los 100 y 1.100 m aproximadamente, presenta desniveles apreciables. Además, su proximidad al mar Mediterráneo le proporciona temperaturas suaves y altos grados de humedad, apreciándose varios microclimas dependiendo de la altura y situación.

La mayor extensión de la superficie está ocupada por los bosques de pino carrasco, fruto de las actuaciones antes comentadas. Sin embargo estas repoblaciones muestran marcadas diferencias de desarrollo, incluso en aquellas de la misma época por las diferentes condiciones de clima y suelo antes mencionadas.

En la zona norte se aprecian pinos carrascos mezclados con encinas, alcornoques y quejigos, especies mediterráneas que colonizaban este espacio antes de su degradación.

La fauna interesante y bien conservada es apreciada en primer lugar por los elementos que se encuentran en peligro de extinción, siendo una de los escasos enclaves en los que se localiza en la actualidad el camaleón. También habitan e1 turón, la comadreja, el gato montés, la garduña y el jabalí.

Entre las rapaces que con sus majestuoso vuelo surcan las cimas de los montes se observan águilas culebreras y calzadas, azor, ratonero y el búho real, la rapaz nocturna de mayor tamaño.

Varios son los recorridos que se pueden realizar en el espacio y en los que es posible admirar toda la belleza del mismo. Existen dos zonas de acampada, en el Parque de Torrijos con entrada por Fuente de la Reina, y en el cerrado. También son muy abundantes las «ventas», donde se pueden degustar los embutidos y roscos típicos acompañados del vino de la comarca. En la festividad de San Juan y Santiago, así como en el 28 de Diciembre, se pueden contemplar los famosos «Verdiales», baile típico de gran tradición y belleza.

El cultivo de la vid trajo prosperidad a la zona, creándose industrias asociadas a esta actividad como la de tonelería. A finales del siglo XIX es cuando se produce la decadencia del cultivo al verse afectada por la enfermedad de la filoxera, que ataca a la uva. En la actualidad esta actividad es marginal, realizándose dentro del Parque aún de forma tradicional la «pisa» en el lagar de los Torrijos, así como la obtención del vino denominado de «los montes», con una finalidad más bien demostrativa y de exposición.

El espacio ofrece recursos naturales como la madera, leña, corcho, ganadería, especies cinegéticas, etc. Sin embargo, su función más representativa está muy relacionada con su cercanía a la villa de Málaga que ha dado lugar a que se convierta en auténtico pulmón de la ciudad, usándolo la población como área de recreo y esparcimiento.

Mina de Agua

El agua en el Parque Natural Montes de Málaga se caracteriza por su escasez, debido a la marcada estacionalidad de las lluvias que aquí son poco abundantes y a la baja permeabilidad de los terrenos. Los escasos manantiales y captaciones que se encuentran en el Parque se alimentan en su totalidad de la infiltración de las precipitaciones.

La mina de agua es el tipo de captación más abundante en los Montes de Málaga y en la mayoría de los casos están asociadas a antiguos lagares dedicados a actividades agrícolas y vitivinícolas. Son pequeñas galerías horizontales excavadas en la roca, muchas veces en lugares en los que previamente existía un manantial. En algunos casos, ni siquiera existe excavación, habiéndose realizado únicamente una pequeña obra que consiste en un receptáculo para almacenar el agua o tan solo una arqueta que recoge el agua en el mismo manantial o muy cerca de él. Otras veces existen ambas cosas, el depósito y la excavación.

Este tipo de captación puede considerarse entre los trabajos de ingeniería más antiguos realizados por el hombre. De origen persa, se extendió a través de la ruta de la seda, desde Irán hacia el oriente: Afganistán, India, China…, pero también hacia los paices limítrofes: Emiratos Árabes, Siria y hacia occidente: Egipto, Argelia, Marruecos, llegando a España con los romanos y desde aquí al Nuevo Mundo.

Muchas minas de agua son verdaderos monumentos al esfuerzo y tesón de años del hombre en busca de la ansiada agua, labradas en la roca a pico y pala.

Lagar de Torrijos

Si tuviéramos que destacar los valores más representativos del Parque Natural Montes de Málaga en cuanto a preservar una tradición y perpetuar un modo de vida estos serían, sin duda, aquellos relacionados con el aprovechamiento de la vid y el olivo.

Un lagar, literalmente, es una casa cuya parte principal se destina a la elaboración de vinos, predominando el elemento funcional sobre el de comodidad. El Lagar de Torrijos no sólo es un prototipo de las edificaciones típicas de los montes, sino que además en él tendrás la oportunidad de contemplar algunos de los instrumentos, máquinas y aperos empleados en labores agrícolas y de transformación que constituían la base económica de la población de este territorio.

Construido en 1843, el Lagar de Torrijos se ha conservado hasta nuestros días con todos sus detalles: el lagar propiamente dicho, con su prensa de viga en la parte más accesible de la casa (para facilitar la entrada de las uvas), la sala de fermentación, la bodega, los hornos de pan (donde se cocía un pan cateto riquísimo), el molino de aceite, etc. y la parte superior de la construcción que se destinaba a vivienda.

En el lagar se lleva a cabo, por Septiembre, una demostrativa pisada de uva para la obtención del mosto, que no es si no la primera fase en la elaboración del vino. La pasta de uva restante se apura con el prensado (la viga empuja a cada vuelta de tornillo). El mosto obtenido fermentará en unas tinajas porosas y semienterradas; el tiempo se encargará del resto. Si tienes ocasión no dejes de probar el exquisito «seco de los Montes» procedente de este viejo lagar; y luego… nos lo cuentas.

Miradores del Parque Natural de Montes de Málaga

Mirador Martínez Falero
Mirador de Pocopán
Mirador del Cochino

Senderos del Parque Natural de Montes de Málaga

Sendero Picapedreros – Boticario


0 comentarios