Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Parque Natural Sierra María-Los Vélez

Parques Naturales de Andalucía

Parque Natural Sierra María-Los Vélez

El Parque Natural Sierra María-Los Vélez se sitúa en el extremo norte de la provincia de Almería. A pesar de la aridez propia del paisaje almeriense Sierra María posee una espectacular belleza, sobre todo en invierno cuando sus agrestes cumbres aparecen cubiertas por la nieve.

Una extensa y bien conservada masa forestal de pinos, especies vegetales únicas, y más de cien especies de aves forman parte del patrimonio natural de la Comarca de los Vélez, rica además en vestigios de antiguas culturas.

El Parque se extiende por los términos municipales de María, Chirivel, Vélez-Blanco y Vélez Rubio.

En Sierra María existe una amplia variedad de comunidades vegetales. La naturaleza caliza del suelo da lugar a formas quebradas, cuevas, grietas,…que permiten la existencia de diversos microclimas y biotopos y el desarrollo de diferentes formas de vegetación. La flora de la sierra es además muy rica, concentrándose un gran número de especies vegetales de distribución muy restringida.

Destaca esta comarca por la frondosidad de sus bosques, los mejores conservados de Almería. Espléndidos pinares de pino carrasco procedentes de antiguas repoblaciones (y conocidos como «pinares viejos») ocupan las umbrías de la sierra, contrastando con las ocres y áridas solanas. En los enclaves más húmedos e inaccesibles se hallan pequeños bosques adehesados de encinas, así como ejemplares centenarios aislados.

En los cerros más agrestes como el de Gabar existen arbustos rastreros, sabinas y enebros, mientras que en las cumbres calizas y por encima de los 1.800 m la comunidad más característica y extendida es el piornal. Se compone éste de especies espinosas o de porte almohadillado, adaptadas a las extremas condiciones de aridez y a las bajas temperaturas invernales, como el piorno azul o el rascaculos.

Sobre las rocas se hallan algunos de los elementos florísticos más representativos de la sierra. En las zonas altas de las solanas aparecen especies como Centaurea mariana, Nepeta hispanica o Sideritis stachydioides, que únicamente pueden encontrarse en este enclave.

La diversidad de hábitats presentes en Sierra María (bosques, canchales y pedregales, escarpes,…) permite la presencia de una rica y variada fauna en la que destacan las aves, de las que se han registrado más de un centenar de especies entre sedentarias, invernantes y estivales. Sobresalen el azor, el gavilán y el águila calzada en los bosques de pinos. En los cortados de este espacio montañoso nidifican el águila real, el halcón peregrino y el búho real. Otras especies, típicas de las áreas cultivadas son la cogujada, la calandria o la bisbita común.

De gran interés son algunos invertebrados exclusivos de la sierras béticas, como la mariposa Parnassius apollo subsp. mariae, o Pseudochazara hipolyte, sólo presente en el sudeste español.

Entre las principales actividades económicas figura el aprovechamiento de los recursos forestales (madera, leña y resina), que a su vez permite un aprovechamiento ganadero en primavera y otoño (cabras y ovejas), y otros como la extracción de aceites esenciales a partir de plantas aromáticas. La actividad agrícola es escasa; entre los principales cultivos se encuentra el cereal de secano seguido de frutales en regadío y del almendro, introducido hace más de una década.

Aunque perviven algunas cortijadas como «Casablanca» y «Alfaguara», ¡la población se concentra en los núcleos cercanos de María, Vélez-Blanco, Vélez-Rubio y Chirivel.

La comarca de Sierra María-Los Vélez posee un rico patrimonio artístico y monumental. Vélez-Blanco, sede del Marquesado de los Vélez, conserva uno de los más bellos y representativos castillos del Renacimiento español: el Castillo-Alcázar de los Fajardo (s. XVI). Destaca también la iglesia-convento de San Luis, de estilo plateresco y torre mudéjar.

Construida esta villa en plena Edad Media, el especial trazado de sus calles se debe a su ubicación, entre barrancos y montículos, y a la arquitectura típica de las casas, de planta cuadrada o rectangular y de hasta tres pisos. Las paredes están realizadas en piedra y barro mientras que el piso superior se cubre con un entramado de maderas sobre el que se coloca un trabado de cañas y tablas de pino. Por último se colocan las tejas árabes fijándolas con barro y paja.

En María destaca la iglesia del siglo XV y la Ermita de la Virgen de la Cabeza, adonde acuden en romería sus habitantes en el mes de abril. Otras manifestaciones del folklore serrano son las coplas del Rosario de la Aurora (Chirivel), las cuadrillas de las ánimas (Vélez-Blanco) y los encuentros de cuadrillas (Vélez-Rubio).

Existen además en el Parque Natural de Sierra María-Los Vélez yacimientos arqueológicos de gran relevancia, como la Cueva de los Letreros con pinturas rupestres de) Neolítico, la Cueva de Ambrosio (Vélez-Blanco) o la Cueva del Gabar.

La Sabina Albar

Juniperus Thurifera L.

Se trata de un árbol de hasta 20 metros de altura con porte variado. La copa es muy densa de color verde oscuro o algo glauco.

Las hojas son las más grandes entre las sabinas, escamosas y con el ápice levemente separado de las ramillas. Los frutos, al madurar, son redondos, azulados y cubiertos de cera.

Es muy resistente a condiciones térmicas extremas.

Se trata de una especie singular en la zona, ya que es fácil de ver en los sabinares manchegos pero no en Andalucía,, donde se presenta de forma dispersa y poco abundante en su límite de distribución respecto al continente europeo.

Tiene una madera de grano fino y muy aromática, de hecho, el término «thurifera» quiere decir «producto de incienso» por el aroma que desprende al quemarse.

Gayuba

Arctostaphylos uva-ursi
(L.) Sprengel

La gayuba o manzanera (uva ursina), es un arbusto siempre verde que echa sus ramas tendidas por el suelo, a veces colgantes, que florece de marzo a junio y sus frutos maduran al final del verano o en el otoño.

Tapiza los claros y desmontes de encinares y quejigares e incluso pinares y melojares, prefiriendo los collados y laderas pedregosas algo frescas de las montañas.

Sus hojas son ricas en taninos, útiles para curtir pieles, usándose antaño en la medicina popular como antiséptica.

Su fruto es comestible, de sabor insípido, áspero y poco jugoso, a él alude el nombre latino uva-ursi: uva del oso.

Aparece cubriendo como una espesa alfombra grandes extensiones de terreno, utilizándose por ello como ornamental por su gran belleza y como planta melifera. Su porte tapizante le cofiere un alto valor ecológico de cara a proteger el suelo frente a la erosión, así mismo mejora las condiciones edáficas de su entorno debido a que sus raices poseen módulos fijadores de nitrógeno.

Senderos del Parque Natural Sierra de María-Los Vélez

Sendero La Sabina
Sendero Solana del Maimón
Sendero Umbría de la Virgen
Sendero Pinar de la Alfahuara
Sendero Cueva de los Letreros

Miradores del Parque Natural Sierra de María – Los Vélez

Mirador del Puerto del Peral


0 comentarios