Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Parque Natural Sierra Nevada

Parques Naturales de Andalucía

Parque Natural Sierra Nevada y Parque Nacional de Sierra Nevada

Información sobre el Parque Natural Sierra Nevada y Parque Nacional.

Enclavado en la parte central de la Cordillera Penibética, el macizo de Sierra Nevada constituye la más extensa de las áreas montañosas ibéricas dotadas de unidad estructural propia. Denominada por los árabes de la Edad Media como “Sierra del Sol”, alberga no sólo una de las floras mas valiosas de todo el continente europeo, sino que además esconde un rico patrimonio cultural e histórico acumulado durante siglos. Tartesos, visigodos, romanos,… han dejado su huella en la región alpujarreña, al sur del macizo, si bien el más importante legado cultural procede de la civilización musulmana de la que aún se conservan, por ejemplo, sofisticadas técnicas de regadío. Esta enorme fortaleza natural sirvió de refugio a los moriscos hasta que, después de numerosas rebeliones y alzamientos, fueron expulsados a mediados del siglo XVI tras la sublevación de Aben-Humeya.

Sierra Nevada ocupa una considerable superficie de las provincias de Granada y Almería. El Parque Natural con una superficie de 171.829 hectáreas, de las que 86.208 son también Parque Nacional, incluye 60 municipios de las comarcas naturales de el Marquesado del Zenete, el Valle de Lecrín, la Sierra Nevada poniente, la cuenca del Río Nacimiento y, por último, la Alpujarra, la de mayor extensión y que fuera el último reducto morisco en e l Reino de Granada.

El Pico del Mulhacén con sus 3.481 m es la cumbre más alta de la Península Ibérica. Pero existen además más de 20 picos que sobrepasan los 3.000 m y que son sólo superados en el resto de Europa por los Alpes. Como restos de antiguas glaciaciones existen numerosas lagunas salpicadas entre las cumbres (Altera, Laguna de Aguas Verdes, …), así como un especial modelado de aristas, circos glaciares y valles en artesas.

Las principales comunidades vegetales que se distribuyen en este macizo montañoso son los encinares, bosques caducifolios de castaños y melojos, pinares de alta montaña y el piornal en cotas más altas, donde las especies adoptan una forma almohadillada para preservarse de las bajas temperaturas invernales y los helados vientos. Los innumerables cursos de agua que discurren por Sierra Nevada están flanqueados por bosques galerías formados por choperas y saucedas. En los «cascajares», acumulaciones de piedras sueltas, y en los «borreguiles», pastizales de alta montaña propios de suelos húmedos, se localizan la mayoría de las más de 60 especies que de manera exclusiva crecen en Sierra Nevada. Es obligada, pues, la visita al Jardín Botánico de La Cortijuela en la proximidad del Cerro del Trevenque donde se muestran más de un centenar de especies de la flora del Parque.

También, y aunque casi siempre desapercibidos, existen animales invertebrados que son exclusivos de este macizo entre los que se encuentran más de 20 especies de mariposas. La sien a proporciona cobijo a numerosas especies de pequeñas aves, un buen número de rapaces y a diversas especies de mamíferos entre las que destaca la cabra montés, que pastan en los borreguiles de alta montaña. Tras obtener el permiso correspondiente, aficionados cazadores acuden a la Reserva Nacional de Caza de Sierra Nevada para obtener este preciado trofeo.

La agricultura es el principal recurso de la sierra; cereales, vid y olivo son los cultivos más extendidos. En los valles más protegidos y mejor regados abundan los cerezos, manzanos, nogales y avellanos. También existen magníficos castañares, adaptados y naturalizados desde el siglo XVI, que ocupan las cabeceras más húmedas de arroyos y barrancos. Las extracciones mineras tienen gran tradición. Actualmente se extrae hierro de los yacimientos de Alquife, aunque antiguamente se aprovechaban también otros minerales: plomo y plata en Güejar Sierra y Busquístar, cobre en Jerez del Marquesado, etc.

En la localidad de Lanjarón se encuentra una fábrica embotelladora de aguas minerales, la primera en su género en España, así como un balneario donde se puede disfrutar de las propiedades medicinales de estas aguas. En Pampaneira y otros pueblos del Barranco de Poqueira existen talleres de artesanía textil donde se fabrican alfombras, mantas, cortinas, entre otros. La apicultura es una actividad de gran auge en Sierra Nevada y concretamente en la Alpujarra. A 1.476 m de altura se encuentra el pueblo de Trevelez, donde se pueden degustar sus famosos y excelentes jamones.

En la cuenca del río Monachil se halla un complejo turístico en torno a la estación de esquí.

Otras actividades que pueden practicarse en Sierra Nevada son la pesca en los cotos trucheros del Parque, senderismo, montañismo, etc.

Existen además diversos refugios como «El Ubeire» (Fiñana) y «El Cerecillo» (Laujar de Andarax).

Municipios del Parque Natural Sierra Nevada y Parque Nacional

(*) Nota: Municipios en Parque Natural y Parque Nacional, Municipios en Parque Natural y no en Parque Nacional.

Fue declarada Parque Natural por el Parlamento de Andalucía en 1989 debido a las singularidades de flora, fauna, geomorfología y paisaje. Posteriormente, el Parlamento Autonómico propuso su declaración como Parque Nacional. El Parque Nacional de Sierra Nevada está integrado en la Red de Parques Nacionales. Desde el 1 de julio de 2006, la gestión del Parque Nacional de Sierra Nevada corresponde en exclusiva a la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Camino de los neveros

Un ancestral oficio fue el de nevero. En esta zona el oficio surgió cuando en el siglo XVI el Concejo de Granada sacó a pública subasta la explotación de la nieve caída en la Sierra.

Los neveros eran hombres que durante los meses de verano ascendían con caballerías por la vía pecuaria conocida como Camino de los Neveros. Iban en cuadrillas de hasta veinte, a las altas cumbres de Sierra Nevada donde la nieve era casi perpetua a diferencia de otras sierras menores en las que se necesitaba la existencia de pozos de nieve para que ésta se mantuviera hasta el verano.

Después de extraer la nieve, emprendían regreso a la ciudad de Granada, de noche para evitar los rigores del sol, donde procedían a su distribución y venta como producto terapéutico y refrescante. De las 35 arrobas que recogían, a pesar de todos los esfuerzos por mantenerla el máximo tiempo posible, sólo llegaban 15 arrobas a Granada.

El primer testimonio de este oficio se remonta al ñao 1526 y existió durante cuatrocientos años hasta que en 1922 se instaló en Granada la primera fábrica de hielo desapareciendo de manera súbita el oficio.

Los últimos neveros compaginaban su tarea tradicional del acarreo de nieve con la de transportar turistas a lomos de las caballerías hacia el entorno del Veleta. Y es que el recorrido Camino de los Neveros aparte de ser durante todo el trayecto un excepcional mirador sobre la Vega de Granada, era para investigadores y curiosos una inagotable fuente de descubrimientos.

Los “arenales” del Trevenque

El modelo ruiniforme o “arenales” que caracteriza el entorno del Trevenque y los Alayos representa uno de los paisajes más singulares y emblemáticos de la Cordillera Bética, en general, y el macizo de Sierra Nevada, en particular. Se desarrolla sobre dolomías alpujárrides de edad Triásico (230-210 millones de años) muy fracturadas y diaclasadas.

¿Cómo se forma?
La génesis de este paisaje, habitual en ambientes periglaciares de latitudes medias-altas, se debe a procesos físicos (meteorización física) en los que intervienen la acción de los agentes atmosféricos (temperatura, agua, etc.). Este proceso consiste en la desintegración de la roca como consecuencia del cambio de estado del agua (hielo-deshielo) que ocupa el interior de las grietas.

Cuando la temperatura desciende el agua se transforma en hielo, convirtiéndose en una cuña que ejerce un efecto palanca sobre la grieta provocando la rotura de la roca. Posteriormente cuando aumenta la temperatura el agua se fusiona profundizando en la grieta. La repetición de este proceso, favorecido por la fracturación del macizo, provocará la trituración de la roca dolomítica en pequeños fragmentos (milimétricos a centimétricos), dando origen a la grava o arena dolomítica, que por gravedad, se moviliza a favor de la pendiente de las laderas.

Senderos del Parque Natural Sierra Nevada y Parque Nacional

Sendero La Cebadilla
Sendero Molinos de Isfalada
Sendero Monterrey
Sendero Haza Larguilla
Sendero del Aguadero
Sendero Dornajo – Campos de Otero
Sendero Refugio de Ubeire – Cortijo del Rosal

Miradores del Parque Natural Sierra Nevada y Parque Nacional

Mirador de Ferreira
Mirador Rinconada de Nigüelas


0 comentarios

Deja un comentario