Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Jaen

Pegalajar

Pueblos de Jaen

Pegalajar, Parque Natural de Sierra Mágina

Pegalajar está  situada al sur de la provincia, junto a la autovía Granada- Jaén, y al pie de Sierra Mágina, entre campos de olivos y montañas.

Limita con los municipios vecinos de Mancha Real, Torres, Cambil, Cárcheles, Jaén, La Guardia de Jaén y Campillo de Arenas.

Su término pertenece al Parque Natural de Sierra Mágina, que forma parte de la Subbética y que ofrece bellos y espectaculares paisajes. En cuanto a la vegetación , son frecuentes los encinares, quejigales, el pino carrasco y el salgareño. Es importante también su rica y variada fauna.

La ocupación más antigua documentada en su término municipal se remonta, entre el 2000 y 2500 a Cristo, en la Cueva de los Majuelos. Otra de las referencias prehistóricas es el cerro de la Torre de la Cabeza, en el que se mezclan restos de época del Cobre, Bronce, Ibérica , romana y medieval.

Las primeras referencias escritas de esta población se remontan al siglo X en la obra del geógrafo oriental Al Muqadasi, identificándose con la nombrada como Al-Jafr «con gran número de cursos de agua y molinos». El mismo nombre de Pegalajar puede traducirse como «Peña de la Vega», en referencia a las huertas que se extendían a sus pies. En tiempos de Al-Andalus sería uno de los «hins» que protegía una amplia zona de cultivos de regadío que, desde las murallas, descendía hasta el Guadalbullón, con el tradicional sistema de puesta en cultivo musulmán en bancales, regadas con las aguas de la Fuente Vieja o de la Reja, con un embalse y una red de acequias e hijuelas, que aún hoy domina su paisaje.

Esta fortaleza (hins) era uno de los eslabones, que con las alcazabas de La Guardia, Cambil, Huelma y otras, formaban la línea defensiva de la Cora de Yayyan (Jaén). Los restos de murallas que aún perduran, bien enmascarados entre las casas o mediante lienzos y torreones, bien visibles en algunas calles, permiten establecer dos secuencias arquitectónicas. Por un lado el primitivo recinto musulmán situado en la cima de la peña y por otro, la ampliación realizada tras la conquista de esta plaza por las huestes de Fernando III, con la construcción de un segundo recinto y el reforzamiento del primitivo con torres circulares más resistentes al ataque de la pólvora.

La Crónica del Condestable Miguel Lucas de Iranzo hace varias referencias a Pegalajar: una con ocasión de una incursión de moros que lo asaltan y queman; otra con motivo del cerco al que el Condestable somete Pegalajar, donde se encontraba el comendador rebelde Juan de Pareja y su importancia fronteriza así como a un lugar protagonista de las luchas de la nobleza levantisca contra el Condestable. Por un documento de 1469, en el que se hace referencia a la Fuente Vieja y al riego de las huertas, sabemos que la población mantuvo su tradicional sistema de cultivo.

En 1559 Pegalajar se exime de la jurisdicción de Jaén y es declarada Villa mediante Carta de Privilegio Real. El municipio inicia un período de florecimiento económico y demográfico, desbordó el primitivo arrabal del castillo e inició la construcción de una nueva iglesia parroquial de mayores dimensiones. En el XVII la población sigue la tónica de la provincia con crisis de subsistencias y carestías. Los nuevos aires reformistas del XVIII propiciaron un nuevo crecimiento de la población, crecimiento que se mantuvo hasta mediados de este siglo en el que, como en el resto de la provincia, la población tuvo que emigrar a otros puntos de España.

Monumentos de Pegalajar

Iglesia Parroquial, siglo XVIII. Traza renacentista.

Ayuntamiento, siglo XVIII.

Yacimientos Arqueológicos

Cueva de las Motillas. Restos del Paleolítico y Neolítico.

Urbanismo

Arco de la Puerta de Jaén.

Numerosas casas cueva.

Molinos harineros.

Las Motillas

Gastronomía de Pegalajar

La gastronomía en Pegalajar es enriquecida por su carácter de pueblo agrícola y serrano, que ha tenido tradicionalmente como base la ganadería local y los productos de huerta. Destacan sus embutidos, producto de la matanza del cerdo, como son las morcillas, chorizos, butifarra o lomo en orza, sin perder de vista platos como pipirrana, gazpacho, andrajos, migas con bacalao, conejo al ajillo….

El aceite es elemento central de su gastronomía y de su cultura, así como la artesanía que utiliza como materia prima elementos autóctonos como mimbre, esparto o madera.

El municipio forma parte de la zona de producción de un producto que sobresale por su calidad: el Aceite de Oliva Virgen Extra.

Se comercializa con la etiqueta de calidad de: La Denominación de Origen “Sierra Mágina”.

Cómo llegar a Pegalajar

La mejor forma de llegar a los municipios del parque son los automóviles, desde Jaén capital, la entrada mas corta es por la carretera N-321 desviándose a Mancha Real, por donde se puede partir por carreteras comárcales o locales a Jimena, Pegalajar o Torres, localidades ya todas del parque.

Desde Granada y Almería la principal carretera de acceso es la N-324 por la que se llega a Huelma. Desde aquí por la comarcar C-325 se llega  a Belmez de la Moraleda o siguiendo la N-324 a Cambil, pero es mas cómodo por la autovía de Granada.

Desde el norte y una vez en Úbeda, la comarcar C-325 lleva, tras cruzar el paraje natural Alto Guadalquivir, a Jodar en cuyo castillo radica el centro de recepción e Interpretación del Parque. Desde esta localidad se puede acceder a Bedmar por la C-328, y de ahí a Jimena y Albanchez de Úbeda.

Centro de Interpretación de la Caminería

El Centro de Interpretación de la Caminería se ubica en un tramo de la antigua carretera general Bailén-Motril (N-323), en el lugar de La Cerradura (Pegalajar). Forma parte ineludible del discurso interpretativo, que enlaza con otros elementos significativos de Sierra Mágina, como es la Cultura del Agua, a través de un secular caz que bordea el camina. También el arbolado que lo flanquea constituye otro elemento tradicional de las vías de comunicación, constituyendo este entorno por sí un elemento interpretativo singular.

La relación de hitos del equipamiento de este Centro de Interpretación recorren un periodo de veinte siglos de caminería, que nos da una visión general de caminos, caminantes y su entorno. A través de ellos se transmite la historia en movimiento, de tránsito de arrieros, pastores, viajeros, ejércitos o pueblos enteros, de gentes que vivieron o pasaron por aquí mismo, donde lees estas líneas.

La Cerradura ha sido desde la más remota antigüedad lugar de paso. Así lo atestiguan los diversos miliarios romanos encontrados en el lugar, recuerdo de la importante vía de comunicación que desde Cástulo (cerca de Linares) se dirigía a Acci (Guadix) y Cartagonova (Cartagena). Y también lugar de descanso del viajero, donde se ubicaron ventas de parada y cambio de postas y que serían el germen de la Aldea actual.

Distancias desde Pegalajar

Jaén 36 km
Jimena 26 km
Bedmar 34 km
Úbeda 50 km
Huelma 38 km
La Guardia de Jaén 39 km

Fuentes y Manantiales de Pegalajar

  • Pila del Puerto
  • Fuente de la Sima
  • Fuente de la Rana
  • Fuente del Peñón
  • Fuente de la Plata
  • Fuente del Cañaón
  • Fuente de la Pileta
  • Manantial del Piojo
  • Fuente del Sacristán
  • Fuente del Albercón
  • Fuente de los Berros
  • Fuente del Tío Ratón
  • Fuente de Alejandrillo
  • Fuente Alta del Puerto
  • Fuente de los Canónigos
  • Fuente de las Siete Pilillas
  • Mina del Camino de Bercho
  • Fuente del Barranco del Toro
  • Fuente del Barranco del Toro II
  • Nacimiento del Barranco de la Encina
  • Fuente del Barranco del Puerto de la Hiruela
  • La Fuentesilla
  • Fuente de Lora
  • Fuente del Negro
  • Fuente de la Reja
  • Fuente de la Teja
  • Fuente del Pájaro
  • Pilar de la Laguna
  • Fuente de El Toril
  • Pilar de la Paloma
  • Fuene de Zarzalejo
  • Fuente de la Patera
  • Fuente de la Ermita
  • Fuente de la Dehesa
  • Fuente de la Rallada
  • Fuente de los Clarillos
  • Fuente de los Hornillos
  • Fuetne de los Corderos
  • Fuente de los Charcones
  • Fuente de la Casería del Peral
  • Fuente de la Cuesat de las Azadillas

Valle del Río Guadalbullón

El Valle del Río Guadalbullón es el principal paso histórico entre las provincias de Jaén y Granada, a partir del siglo XIII este entorno fue frontera entre los reinos castellanos y nazaríes, este contacto entre dos culturas se vio inmerso en una época de numerosos conflictos, aún así, se llevó a cabo una convivencia entre personas que realizaban intercambios de ganado, horalizas, frutas, semillas, etc, como también textiles, especias, utensilios agrarios y de todo tipo. Estas permutas culturales se mantuvieron durante más de 200 años. En cuanto a las características ambientales de este paisaje, se pueden diferenciar cuatro bloques principales con propiedades muy diferenciadas. La alta montaña, representada por las cumbres de Sierra Mágina y las cotas septentrionales de la Sierra Sur presentan vegetación rastrera de arbustos almohadilados como la Sabina y el Cojín de monja, muy adaptados a las severas condiciones de humedad y temperatura que se dan en la montaña. El Águila Real y la Chova piquirroja dominan los cielos de estas cumbres formadas por rocas calizas y dolomías.

La media montaña, formada por laderas con pendientes medias y altas, y ocupadas por los bosques más abundantes en estas latitudes de influencia mediterránea, como son los pinares de repoblación del siglo XX y los encinares autóctonos. Estas masas vegetales se acompañan de numerosas especies arbustivas como Majuelos, Coscojas, Acebuches, Rosales silvestres, Romeros, Retamas etc, y de especies arbóreas menos abundantes pero que enriquecen la biodiversidad de estos ecosistemas como Quejigos, Endrinos, Tejos en franjas altas y húmedas y Arces etc.

Las zonas agrícolas, que ocupan generalmente las laderas bajas y partes llanas, estaban ocupadas hasta finales del siglo XX por cultivos de cereal, alternados con viñedos, olivares y plantaciones de almendros, aunque la tendencia hasta la actualidad es el monocultivo de olivar que observamos. Las técnicas modernas de laboreo impiden la presencia de otras especies vegetales en las parcelas de cultivo, aunque si existe una gran diversidad faunística de mamíferos, aves y reptiles. El valle del Río Guadalbullón, es la división natural entre los dos sistemas montañosos que observamos (Sierra Magina y la Sierra Sur de Jaén), suponiendo una solución de continuidad entre las sierras más meridionales de la provincia de Jaén. Esta zona presenta tierras fértiles para su utilización como huertas de hortalizas y frutales, y han hecho sin duda que estuvieran pobladas desde la antigüedad como lo atestiguan los numerosos restos arqueológicos encontrados.


0 comentarios