Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Sevilla

Peñaflor

Pueblos de Sevilla

Peñaflor «Fluir de Culturas»

Peñaflor se encuentra situado en la margen derecha del río Guadalquivir, en la zona más oriental de la provincia de Sevilla. Limita con las poblaciones de Lora del Río (Sevilla) y Palma del Río (Córdoba). Forma parte de la comarca de la Vega Alta del Guadalquivir y dista 75 km de Sevilla y 56 km de Córdoba, disponiendo de buenas comunicaciones por vía férrea y por carretera con ambas ciudades.

El hecho de que esté ubicado entre el valle del Guadalquivir y las estribaciones de Sierra Morena convierte a Peñaflor en un lugar idóneo para realizar por la vecina sierra rutas de senderismo y cicloturismo. Al mismo tiempo, su relativa proximidad a Córdoba y Sevilla permite realizar una visita a estas ciudades y conocer su rico patrimonio histórico y monumental. Además, se pueden conocer Carmona y Écija, dos ciudades con un rico conjunto histórico-artístico cercanas a esta localidad (40 km).

Lugar de contrastes, donde las tierras de secano se mezclan con el regadío, las huertas de naranjos con las dehesas, las ganaderías de reses bravas con la caza de conejos, liebres, perdices o jabalíes. En su flora predomina la vegetación mediterránea: encinas, alcornoques, acebuches, coscojas y monte bajo, especies entre las que nacen exquisitos espárragos trigueros.

Historia de Peñaflor

Por los hallazgos arqueológicos podemos decir que Peñaflor estuvo habitado desde el siglo VIII a.C, coincidiendo con el periodo cultural del Bronce Final. En el yacimiento arqueológico de La Viña y Pared Blanca (Declarado Bien de Interés Cultural) se ha constatado la presencia humana en dicha época. Asimismo, en las estribaciones de la sierra, a unos 6 o 7 km de la localidad, se conservan restos de dos poblados amurallados que pueden datarse en la misma fecha. El primero de ellos, La Cerquilla, conserva buena parte de la muralla y dos torreones cónicos, formados por acumulación de piedras, que vigilan la entrada.

Conocido ya con el nombre de Celti en el periodo ibérico-turdetano (siglos V-II a.C) alcanzó durante la época romana un extraordinario avance económico (comercio del aceite a través del Guadalquivir e industria alfarera), llegando a acuñar en el siglo I a.C moneda propia, con una efigie en el anverso y un jabalí sobre punta de lanza y la inscripción “Celtitan” en el reverso. A partir de 74 d.C, gracias a un decreto del emperador Vespasiano, la ciudad adquiere el rando de municipium Municipium Flavium Celtitanum, una categoría que influirá en el notable desarrollo urbanístico del siglo II d.C como pudo constatarse en las últimas excavaciones realizadas en el yacimiento arqueológico de la Viña (Celti).

A raíz de la época visigoda (Siglo VI d.C), la antigua ciudad de Celti entra en un periodo de decadencia que se prolonga varios siglos, hasta que vuelve a renacer durante el dominio musulmán, sobre todo en la etapa almohade, aunque con emplazamiento y nombre distintos a los del periodo romano. De estos años se conservan en el término municipal restos de varios castillos: Almenara, Toledillo y Peñaflor, este último situado en la propia localidad, en el barrio de la Morería.

En el siglo XIII, una vez producida la conquista castellana, en un punto cercano a la localidad que ya comienza a citarse en los documentos históricos como Peñaflor se levantó el torreón mudéjar de Villadiego, en el que hoy se encuentra la ermita de la Virgen de este nombre. Como dato histórico a tener en cuenta, en 1319 en este torreón se reunió por primera vez la Hermandad General de Andalucía, que comprendía, a la sazón, los consejos de Córdoba y Sevilla.

El siglo XVIII es el otro gran momento histórico que conoció Peñaflor, además del que ya vivió en época romana. En este siglo al amparo del crecimiento demográfico y del resurgir agrícola general que se produce en España se levantaron los monumentos más significativos del pueblo, como la iglesia de San Pedro Apóstol, el Convento de San Luis del Monte o las ermitas de la Encarnación y de los Santos Mártires, sin olvidar otros edificios civiles, como dos casas palacios.

Durante el siglo XIX, a partir de la nueva división territorial de España realizada por Javier de Burgos en 1834, Peñaflor pasó a depender de la provincia de Sevilla, habiendo estado hasta ese momento bajo la jurisdicción de Córdoba. En la segunda mitad de este siglo, la economía local revitaliza con la llegada del ferrocarril, que propicia la instalación de una importante fábrica de harinas y la mina de cobre “La Preciosa”, que complementa y diversifica la economía exclusivamente agraria de la había vivido el pueblo hasta ese momento.

La primera mitad del siglo XX no conoce cambios sustanciales en relación con el siglo anterior. Sin embargo, después de que a mediados de siglo se produjeran los cierres de la mina de cobre por escasa rentabilidad del mineral y de la fábrica de harinas por el desvío del cauce del Guadalquivir en la crecida de 1963, Peñaflor conoce nuevas fuentes económicas a raíz de que, en la década de los años sesenta, entro a formar parte de la zona Regable del Bembézar, que trae consigo la fundación de dos poblados de colonización, Vegas de Almenara y La vereda, revitalizándose así la economía de la zona. En la actualidad, la población vive sobre todo de la agricultura, de la industria del espárrago blanco y del sector servicios.

Plaza de España en Peñaflor

Monumentos

Higuerón
Las Minas
Casas Cueva
Casas Palacio
Casa Parroquial
Casa de la Cultura
Fábrica de Harinas
Castillo de Peñaflor
Castillo del Toledillo
Casa de Blas Infante
Castillo de Almenara
Ciudad Romana: Celti
Yacimientos Arqueológicos
Iglesia de San Pedro Apóstol
Ermita de los Santos Mártires
Ermita de la Virgen de Villadiego
Ermita Ntra. Sra. de la Encarnación
Convento de San Luis de los Montes

La Viña (Yacimiento Arqueológico):

La ciudad romana de Celti aparece mencionada varias veces en textos antiguos: Plinio la cita como un oppidum o ciudad que formaba parte del conventus jurídico Hispalense; también aparece en el itinerario de Antonino, ubicada en un punto intermedio de la vía o calzada Astigi-Emerita Augusta (Écija-Mérida). Las excavaciones arqueológicas sistemáticas que se han realizado en el yacimiento han revelado que en él hubo un asentamiento humano ininterrumpido durante más de 1.000 años, desde el siglo VIII a.C hasta el V d.C.

Vestigios Romanos

Capiteles, pedestales y fustes de columnas romanas se encuentran repartidas por el centro del pueblo como elementos protectores de las esquinas de edificios y calles. El más bello ejemplo es un capitel del Alto Imperio en la confluencia de las calles Nueva y Blancaflor. Otros fustes y basas de columnas refuerzan las esquinas de la iglesia.

El Higuerón

Construcción ciclópea prerromana. No está del todo claro el origen y la función de El Higuerón. En relación con su origen, es muy probable que fuera construido durante el periodo ibérico-turdetano, pudiéndose datar de una forma muy general entre los siglos V II a.C. En cuanto a su finalidad, parece que, según los vestigios arqueológicos conservados, se podría tratar de una edificación levantada para servir de contención y defensa ante las crecidas del río.

Se han barajado diversas opiniones sin rigor histórico sobre su origen y función, pero lo que parece claro es que ni fue un puerto o muelle en el que atracaban los barcos en su base se pueden ver restos de edificaciones romanas ni fue una construcción fenicia, como se ha pretendido y divulgado hasta la actualidad.

Recinto amurallado y cuevas

En la parte posterior de la iglesia y sobre las casas de la calle de las Cuevas, se encuentra el castillo almohade, levantado en el siglo XII. Constituía el núcleo de la ciudad medieval y junto a él se encontraba el caserío musulmán, cuyo trazado ha permanecido en el barrio denominado la Morería, de calles estrechas y sinuosas, al que se recomienda una visita. Escasos son los restos del castillo: solo quedan dos lienzos de tapial, los correspondientes a la muralla sur y a la occidental. En la calle de las Cuevas, se conservan varias covachas excavadas en la roca, cuya utilidad fue la de servir de enterramiento en una antigua necrópolis romana.

Almenara

Construcción defensiva de época musulmana, ubicada junto al km 7 de la carretera SE-140, de Peñaflor a Puebla de los Infantes. Se sitúa cronológicamente en el periodo almohade, en el siglo XII. Las primeras referencias que se conocen son de las crónicas árabes, que relatan las incursiones o razzias de tropas cristianas en el siglo XII. Alfonso VIII, en 1182, se apoderó del castillo de Setefilla y, en 1189, tomó el de Almenara, aunque poco después éste caería de nuevo en manos musulmanas. A partir de 1238, con la conquista de Peñaflor pasó definitivamente a los castellanos. En la actualidad se encuentran en un lamentable estado de deterioro y abandono. Itinerarios para visitarlo:

a) El primero parte del km 4.700 de la SE-140, a la izquierda de la carretera. Se inicia en la cancela con el nombre de “El Castillo”; a continuación, se desciende en línea recta hacia el arroyo, del que parte una vereda en dirección norte hasta llegar al pie del cerro en que está emplazado el castillo.

b) El segundo parte del km 7.900 de la SE-140. Después de pasar la primera cancela situada a la izquierda de la carretera, se continúa por el camino en dirección suroeste hasta llegar a un zahurdón; desde este punto se sigue el camino hacia el sur y se llega al castillo. Es un itinerario fácil. Antes de iniciar ambos itinerarios, en el km 1 de la SE-140, se puede observar a la izquierda de la carretera un pequeño tramo del acueducto romano que partía desde la fuente de Almenara y, después de recorrer 4.5 km, suministraba agua potable a la ciudad de Celti.

Ermita de Villadiego

El origen de la ermita es el torreón medieval de Villadiego, de finales del siglo XIII o comienzos del XIV. De estilo mudéjar, es de planta octogonal y está coronado con almenas. Su interior tiene dos plantas cubiertas con bóvedas, la inferior es semiesférica y la superior vaída. Adosado al torreón se encuentra el edificio de la ermita, igualmente mudéjar, cuyo presbiterio tiene bóveda esquifada o de paños sobre trompas con arcos de herradura. Un arco ojival de amplia luz comunica el presbiterio con la nave central del templo. La planta de éste es de tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares. En el patio de la entrada se ubica una colección de piezas arqueológicas romanas. La ermita está consagrada a la Virgen de Villadiego, cuya imagen se venera como patrona de Peñaflor. El 14 de agosto, una romería acompaña a la imagen desde la ermita al pueblo, regresando a su ermita el primer domingo de octubre.

Ermita de los Santos Mártires

Construcción del siglo XVIII adosada a una tumba de época romana excavada en la roca. Situada en la calle Blancaflor, está compuesta por una tumba rupestre que hace las veces de capilla. Una pequeña antesala y una agraciada espadaña. La ermita está dedicada a san Crípulo y san Restituto pues es en este lugar donde una leyenda sitúa el martirio que sufrieron los dos santos a mano de los musulmanes en el siglo IX, durante el Emirato de Córdoba. En el siglo XVII, el Ayuntamiento los declaró patronos de Peñaflor, al atribuir la finalización de una epidemia de peste a la intercesión de los dos santos. En 1995, se recuperó por los vecinos de la calle Blancaflor, en colaboración con la asociación cultural Circulo Amigos de Peñaflor, la festividad en su honor con la celebración de una verbena el 10 de junio.

Ermita de la Encarnación

Edificio del siglo XVIII. Tiene planta rectangular de una sola nave cubierta con artesonado de madera. El presbiterio tiene cúpula barroca decorada con yeserías, fechada en 1766, según inscripción que reza en la propia cúpula. El retablo barroco alberga la imagen titular de la ermita, la Virgen de la Encarnación, que, tras amenazar ruina en el edificio, fue trasladada a la iglesia de San Pedro, donde actualmente se encuentra. La portada lateral, también barroca, es de 1778. Después de haber sido restaurada, la ermita está destinada a salón de usos múltiples, donde se celebran conferencias, exposiciones, conciertos, etc.

Fábrica de Harinas

Fábrica fundada en 1870, a raíz de la llegada del ferrocarril a Peñaflor. El primitivo edificio, construido en piedra se incendió en 1924, reconstruyéndose en 1926. A partir de 1963, en que se produce su cierre, entra en un progresivo abandono, vuelve a arder en 1980, que ha ocasionado el lamentable aspecto que presenta hoy. En su siglo de historia estuvo siempre movida por energía hidráulica producida por el Guadalquivir.

Fábricas de Harinas y Tejidos de Yute - Peñaflor

Casas palacios

Dentro de la arquitectura civil destacan la Antigua casa cuarte y la Casa rectora, ambas del siglo XVIII. Sus plantas responden a la estructura típica de una casa de la época en torno a un patio central, con dos plantas. La planta alta presenta una galería que cumple la función de distribución de dependencias. Las fachadas, a pesar de su gran austeridad, representan el barroco sevillano del final del periodo, en su transición hacia el arte neoclásico. En la primera, destacan su portada labrada en piedra, mientras que la portada de la Casa rectoral está construida en ladrillo.

Fuente: Panel informativo Ayto. de Peñaflor

Gastronomía de Peñaflor

En la gastronomía de Peñaflor destacan sus Alcauciles a la andaluza (aceite, pimienta, ajo, alcauciles).

Cómo llegar a Peñaflor

Salida de Sevilla por la N-IV hasta Carmona, A-457 hasta Lora del Río e incorporación a la C-431 hasta llegada a Peñaflor.

Salida de Córdoba por la C-431 pasando por Villarrubia, Almodóvar y Posadas hasta la llegada a Peñaflor.

Salida de Madrid por la M-30 e incorporándose a la N-IV pasando por Pinto, Valdemoro, Seseña Nuevo, La Guardia, Tembleque, Villarta de San Juan, Manzanares,Valdepeñas, Santa Cruz de Mudela, Almuradiel, Santa Elena, Carboneros, Guarromán, Andujar, Villa del Río, Montoro, Pedro Abad, Las Quemadas, salida de la N-IV e incorporación a la N-432, e incorporación a la A-431, Córdoba, Villarrubia, Almodóvar y Posadas hasta la llegada a Peñaflor.

Salida de Málaga por la N-331 pasando por Verdiales y Casabermeja, salida e incorporándose a la A-92 por Fuente de Piedra, La Roda de Andalucía y Lora de Estepa, incorporación a la A-340, SE-757 e incorporación a la A-388 pasando por Herrera, Matarredonda y Marinaleda, incorporación a la N-IV hasta llegada a Écija, la A-453 pasando por Palma del Río, incorporación a la A-431 hasta la llegada a la localidad.

Fiestas y Celebraciones de Peñaflor

Cabalgata: 5 de Enero
Las Candelas: 1 de Febrero
Día de Andalucía: 28 de Febrero
Carnaval: 17 y 18 de Febrero
Semana Santa: Del 25 de Marzo al 1 de Abril
Feria de Vegas de Almenara: Del 11 al 13 de Mayo
Corpus Christi: 3 de Junio
Romería y Feria: Del 14 al 17 de Agosto
Festividad de la Encarnación: 8 de Septiembre
Todos los Santos: 1 de Noviembre
Día de la Constitución: 6 de Diciembre
Día de la Inmaculada Concepción: 8 de Diciembre
Navidad: 25 de Diciembre

Distancias

Sevilla 87 km
Priorato 10 km
Carmona 45 km
Lora del Río 19 km
La Campana 31 km

Fuentes y Manantiales de Peñaflor

  • Fuente del Pez
  • Fuente Oñarda
  • Fuente de Almenara
  • Fuente del Arroyo de la Hoz
  • Fuente de la Huerta de Malapié
  • Fuente del Castillo de Almenara
  • Fuente de Ntra. Sra. de Villadiego
  • Manantial del Cerro de la Atalaya

Presas y Embalses en Peñaflor

Plaza de Avenzoar

Peñaflor

Biblioteca Municipal

Peñaflor


0 comentarios