Andalucia Rustica

Buscar más

Pueblos de Cáceres

Plasencia

Pueblos de Cáceres

Plasencia

El municipio cacereño de Plasencia está situado al norte de Extremadura, a unos 83 km la norte de Cáceres y a unos 150 al norte de Mérida. Limita con los municipios vecinos de Oliva de Plasencia y Valdeobispo, Cabezabellosa, Casas del Castañar, Aldehuela de Jerte, Carcaboso, Gargüera, Galisteo, Malpartida de Plasencia y Riolobos.

Fundada en el año 1186 por el rey Alfonso VIII, quien le otorgó el escudo de la ciudad con el lema Ut placeat Deo et hominibus -para agradar a Dios y a los hombres- de donde procede su actual nombre. Este mismo año se comenzó la construcción de la muralla defensiva. En 1189, el Papa Clemente III concede a la ciudad la sede Episcopal. En 1195, las tropas de Abu Yaqub Yusuf al-Mansur tomaron la ciudad en la batalla de Alarcos, siendo reconquistada un año más tarde por el rey Alfonso VIII, finalizando la construcción de la muralla hacia el 1201, de la que destaca su sistema de seguridad con doble amurallamiento defensivo separado por un foso y reforzado con torreones conocidos como cubos. En este siglo, también se comenzó con la construcción de la Catedral Vieja, así como los primeros palacios y casas señoriales más importantes de la ciudad.

En el s. XV, clave en la historia de la ciudad, Plasencia es cedida por el rey Juan II a la familia de los Estúñigas y pasa de una jurisdicción de realengo a otra de señorío, entre los años 1442 y 1488.

El 20 de octubre de 1488, la ciudad de Plasencia vuelve al seno real y el rey Fernando el Católico jura a las puertas de la catedral defender siempre la libertad y fueros placentinos.

El XVI fue fue un siglo de esplendor en la ciudad, produciendose un notable crecimiento de población. Se construyó el Palacio Municipal y la Catedral Nueva o Plateresca por orden del obispo D. Gutiérrez Álvarez de Toledo, hijo de los primeros Duques de Alba; el Acuducto o el Palacio del Marqués de Mirabel, que fue culminada en 1578. Plasencia jugó un papel clave en la conquista y evangelización del Nuevo Mundo. Plasencia contó con Universidades, dependientes de Jesuítas y Dominicos.

En el siglo XIX, Plasencia vive una etapa en la que se ve envuelta en acontecimientos de gran importancia histórica como la Guerra de la Independencia.

En 1901 la reina María Cristina otorgó el título de LA MUY BENÉFICA, por el comportamiento humanitario con los soldados repatriados de la guerra de Cuba en 1898.

Monumentos / Que ver en Plasencia

Catedral Vieja y Nueva: Plasencia cuenta con dos catedrales solapadas. La Catedral Vieja data de finales del s. XIII y fue restaurada en el s. XV. En ella se encuentra el Museo Catedralicio que acoge pinturas, esculturas, ornamentos religiosos y restos arqueológicos de los rís Jerte y Alagón.

La Catedral Nueva se finalizó en 1578. Cuenta con dos fachadas renacentistas de estilo plateresco. La principal de 1558 es obra de Juan de Álava; la otra fachada está datada entre 1538 y 1548 y es atribuida tradicionalmente a Diego de Siloé.

Palacio del Marqués de Mirabel. Es uno de los edificios civiles con más atractivo histórico-artístico de Plasencia, construido por los que fueron Duques de Plasencia, Don Álvaro de Zúñiga y Doña Leonor de Pimentel en el s. XV. Su interior ofrece un magnífico patio neoclásico de dos pisos con arcos de medio punto y una importante muestra de piezas arqueológicas italianas de época romana, azulejos provenientes del Monasterio de Yuste y una interesante colección de la caza del Duque de Arión con piezas de finales del s. XIX, que se puede visitar. En su fachada podemos observar un balcón de estilo plateresco, único en la ciudad.

Palacio Episcopal. Fachada de estilo renacentista, decorada con un dintel en la portada principal. Sobre el frontis de la puerta se encuentra un motivo con las armas del obispo que la construyó, Vargas Carvajal (de 1523 a 1559). La parte posterior fue realizada a finales del s. XVIII.

Iglesia de Santa Ana (Auditorio). Fundada por el obispo Gutiérrez Vargas de Carvajal en el año 1555, fue iglesia y convento de los Jesuítas. La fachada principal es plateresca, en el centro cuenta con una imagen de Santa Ana, la Virgen y el Niño. Cubierta por artesones con forma de medio cañón. Hoy en día se ha reconvertido en un magnífico auditorio.

Acueducto de San Antón. Obra de Juan de Flandes, fue construido a mediados del s. XVI y se realizó para traer agua desde las sierras de Cabezabellosa y El Torno, en sustitución de otra vieja cañería denominada «Cañería de los Moros».

Casa Palacio de los Monroy. Es el palacio más antiguo de Plasencia, fue construido a principios del s. XIV por Don Nuño Pérez de Monroy, Abad de Santander. En él se alojarían, entre otros personajes, el rey Fernando el Católico y San Pedro de Alcántara. Su portada del gótico primario está guarnecida por dos leones de alto relieve. En una de sus torres se encuentra el escudo de los Carvajales.

Casa del Dean o de los Paniagua Loaisa. Casa-Palacio del s. XVII, en ella habitaron algunos de los deanes de la Catedral, destaca su magnífico balcón en ángulo, con columnas de estilo corintio y el escudo compuesto de rosas y flor de lis de Don Antonio Paniagua de Loaisa, haciendo referencia a sus apellidos. Tanto las rejas como la balaustrada del balcón son un claro ejemplo dle estilo de rejería español de la época.

Casa de las Argollas. Está situada en la calle del Rey. De esta casa, salió el cortejo de Juana la Beltraneja para casarse con el rey portugués Alfonso V en 1475. En esta misma calle se encuentran la Casa de los Trejo Barrantes del s. XVi y el Palacio de los Trejo y Vargas.

Complejo Cultural Santa María (Museo Etnográfico Textil «Perez Enciso»). El Complejo Cultural de Santa María fue fundado en el 1300 por Dª Engracia de Monroy. Dentro de este edificio, se inauguró en 1989 el museo etnográfico que debe su nombre al propietario de la mayor parte de la colección. Con más de 5000 piezas, rinde homenaje al patrimonio etnográfico y la sabiduría popular cacereña.

En sus salas se exponen, tanto útiles representativos del proceso textil, como la indumentaria típica cacereña con trajes tradicionales de Montehermoso, Cabezabellosa y Torrejoncillo.

Torre Lucía. Forma parte del amurallamiento placentino y en ella encontraremos el Centro de Interpretación de la Ciudad Medieval de Plasencia.

Murallas y Puertas. Muchos de los lienzos de las murallas placentinas, construidas con mampostería de sillarejo magistralmente recuperados, datan de la época de fundación de la ciudad de Plasencia, a finales del s. XII y principios del XIII. De los más de 71 cubos que llegó a tener el amurallamiento placentino se conservan hoy 20 y 4 puertas, las de Coria, Sol, Berrozana y Cañón de la Salud y dos postigos, los de Salvador y Santa María.

Plaza Mayor y Palacio Municipal. Edificado en el s. XVI con estilo de transición del gótico al renacimiento y presidiendo la Plaza Mayor, podemos ver el magnífico Palacio Municipal, con una doble arcada renacentista en su fachada y en su costado izquierdo un escudo de Carlos V. Sobre la torre campanario se observa el abuelo Mayorga, popular personaje de la ciudad, que da las horas a visitantes y ciudadanos de Plasencia.

En la Plaza Mayor y sus soportales, semanalmente todos los martes, la ciudad y la comarca celebran un original e interesante mercado, que nos recuerda épocas medievales. En uno de los laterales del Ayuntamiento se sitúa la Cárcel Antigua, construida en el s. XVII, con una fachada de sillería, donde figura un interesante escudo del rey Felipe IV.

Otros Monumentos

  • Iglesia de la Magdalena
  • Iglesia de San Martín
  • Iglesia de San Esteban
  • Monasterio de la Encarnación
  • Centro Cultural Las Claras
  • Casa del Doctor o Arcedianno de Trujillo
  • Puerta de Trujillo
  • Ermita de la Salud
  • Casa de las Dos Torres
  • Casa de los Carvajal Girón
  • Casa del Cardenal Don Bernardino
  • Iglesia de San Nicolás
  • Museo de la Caza del Duque de Arión
  • Convento de San Vicente Ferrer
  • Parador de Turismo
  • Casa de los Toledo Cadena
  • Convento de las Capuchinas
  • Casa de los Almaraz
  • Casa de las Infantas
  • Convento de San Ildefonso
  • Convento de las Carmelitas descalzas
  • Iglesia del Salvador
  • Casa de las Argollas
  • Casa de los Quijada Almaraz
  • Colegio de la Compañía de Jesús
  • Plaza de Torre Lucía
  • Iglesia de San Pedro
  • Casa Consistorial
  • Cárcel Pública

Gastronomía de Plasencia

Entre los platos típicos del municipio podemos destacar las sopas canas, patatas en escabeche, judías verdes estilo Plasencia, revuelto de criadillas, solomillo de jabalí, lagarto en salsa verde con ajo y perejil y truchas placeat (con jamón, huevo duro y champiñón, en caldo de pescado) son algunos de los platos tradicionales de los que podrán disfrutar en Plasencia y el Valle del Jerte.

Los postres típicos de Plasencia están basados en frutas de la tierra, destacando especialmente las cerezas, con su propia denominación de origen.

Dulces tradicionales extremeños como las perrunillas, buñuelos de viento, rosquillas de alfajores, pasteles borrachos, galletas de higos, pestiños, hornazos y mantecados.

Fiestas y Tradiciones

Martes Mayor. Declarada de Interés Turístico de Extremadura, tiene lugar durante el primer martes de agosto en la capital del Jerte desde hace más de cuarenta años, reúne en cada edición a más de 30.000 visitantes.

Agricultores, ganaderos, artesanos y comerciantes del área de influencia de Plasencia se dan cita desde primeras horas de la mañana del martes en las diversas plazas del recinto amurallado de la ciudad para presentar y ofrecer sus productos a los numerosos visitantes, cumpliendo con la tradición medieval de esta fiesta.

Así, cada Martes Mayor se convierte en la expresión festiva de los mercados de los martes, cuyos origenes se remontan a finales del siglo XII coincidiendo con la fundación de la ciudad que, desde su nacimiento en 1186, estuvo muy ligada al comercio.

Semana Santa. Declarada Fiesta de Interés Turístico de Extremadura, representa una de las principales exposiciones de imaginería religiosa de Extremadura. Es una manifestación a caballo entre lo religioso y lo puramente artístico, que proporciona a los creyentes un motivo de reflexión, y a los demás la posibilidad, única, de ver las calles recorridas por unas imágenes que durante el año reposan en museos, iglesias y conventos.

Aúna devoción y fe desde la religiosidad popular, tradición, diversidad y colorido en todos los rincones de este municipio cacereño, donde esta maravilla que es la Semana Santa, supone uno de los mayores y más auténticos atractivos turísticos con la salida en procesión de once Cofradías y Hermandades Penitenciales.

Feria de la Tapa. Durante el mes de octubre, tradicionalmente se celebra en Plasencia la Feria de la Tapa, un acontecimiento muy esperado y agradecido por los ciudadanos y turistas en el que se pueden degustar más de 100 tapas que compiten entre sí, para conseguir diversos galardones.

Festival Internacional de Música Folk. A finales de agosto, todos los veranos se dan cita los mejores grupos de música folk en un entorno tan especial como es la Torre Lucía. Cada año con mayor afluencia de público, se ha convertido en uno de los festivales de referencia del país.

San Fulgencio. El 16 de enero, patrón de la ciudad.

Romería al Santuario de la Virgen del Puerto. Domingo siguiente al de resurrección.

Ferias y Fiestas. Segundo fin de semana de junio.

Valcorchero – Paisaje Protegido Monte Valcorchero – LIC Sierra de Gredos y Valle del Jerte

El Monte Valcorchero es un monte público con una superficie de 1184 ha. en el término municipal de Plasencia y perteneciente a la sierra del Gordo.

La declaración de paisaje protegido se otorga en la comunidad extremeña a aquellos lugares que por sus valores estéticos y culturales son merecedores de una protección especial. En la actualidad sólo hay dos espacios en Extremadura que cuenten con esta figura de protección: el Monte Valcorchero y el Castañar Gallego, en Hervás.

Valcorchero está adornado fundamentalmente por alcornoques que dan su nombre al monte (valle del corcho) aunque también encontramos encinas, robles o fresnos entre otras especies vegetales. Estamos en un espacio de un altísimo valor estético, un paisaje que parece haber sido dibujado para el paseo. Los alcornocales asentados sobre los afloramientos graníticos le dan un carácter abrupto al perfil y fueron los principales responsables de su declaración como paisaje protegido.

Es un monte que tradicionalmente fue usado como tierra de labor, pastos, leña y carboneo. Pero también se usó como cantera para la extracción de granito, siendo el lugar del que provienen muchas de las fachadas de las casas placentinas. Estos usos y aprovechamientos fueron dejando su huella en su fisionomía, aportando un valioso patrimonio etnográfico en forma de casetas, cochineras, fuentes o el viejo camino enlosado, que servía de unión entre la ciudad y el Valle del Ambroz. Otro elemento patrimonial destacado son los restos del acueducto del siglo XVI construido por el cantero Juan de Flandes y que tuvo como misión llevar hasta Plasencia las aguas desde los manantiales de Cabezabellosa.

Dando un salto atrás en el tiempo, la cueva de Boquique nos ofrece aportaciones del hombre al entorno desde el Neolítico, siendo especialmente relevantes las cerámicas decoradas halladas en este yacimiento. Un hermoso monte con un gran valor ambiental y patrimonial que es fácil disfrutar partiendo desde Plasencia y siguiendo alguna de las rutas recomendadas. Una gran opción es salir desde el hospital Virgen del Puerto atravesando el merendero allí existente. Podemos tomar como referencia los restos del antiguo acueducto para llegar hasta el Santuario de Nuestra Señora Virgen del Puerto. Este punto es ideal para contemplar una maravillosa vista de Plasencia. Valcorchero es un pequeño paraíso para la observación de aves, donde en una sola jornada se pueden llegar a ver más de 30 especies diferentes.

Las amplias vistas sobre el valle facilitan la observación de aves en vuelo, como águila real, águila culebrera, buitre leonado, ratonero común, águila calzada o milano real. Pero su espectacular masa forestal, en la que los alcornoques se alternan con pastizales, roquedos graníticos, matorrales (escobas, majuelos, escaramujos, etc.) y pequeñas zonas húmedas (charcas, fuentes y abrevaderos), constituyen un mosaico muy favorable para las aves. Algunas de las especies más representativas serían la collalba negra, el pinzón vulgar, el alcaudón común o la curruca mirlona. Realizar aquí un recorrido con una guía de aves y unos prismáticos puede convertirse en una apasionante jornada.

Distancias desde Plasencia

Cáceres 83 km
Carcaboso 12 km
Tejeda de Tiétar 22 km
Oliva de Plasencia 13 km
Malpartida de Plasencia 10 km

Laguna de Prados de Casa Judios

Fuente: Junta de Extremadura|Diputación de Cáceres


0 comentarios