Andalucia Rustica

Buscar más

Provincias de Andalucía

Provincia de Sevilla

Provincias de Andalucía

Provincia de Sevilla – Andalucía

La provincia de Sevilla, situada en la mitad occidental de Andalucía, se extiende a orillas del Guadalquivir arropada entre sierras y abriéndose a un fértil valle. La suavidad de sus temperaturas medias, las moderadas lluvias y las muchas horas de sol, convierten a Sevilla y su provincia en un destino turístico apto para cualquier época del año.

Una moderna y amplia red de carreteras (A-4, A-92 y A-49) comunica la provincia sevillana con el resto de la geografía andaluza, a lo que suma el aeropuerto internacional de San Pablo y la línea de alta velocidad AVE, una auténtica revolución en el ámbito ferroviario.

Paisajes, gastronomía, fiestas, tradiciones, monumentos y ocio se confabulan para convertir a esta tierra en un paraíso para los viajeros, en un destino de excepción.

Arte y Cultura

Desde los primeros pobladores paleolíticos que habitaron las terrazas fluviales hasta los sevillanos del siglo XXI, Sevilla siempre ha sido una verdadera encrucijada de culturas. En toda la provincia existen vestigios que nos hablan del más remoto pasado, desde los prehistóricos dólmenes de Valencina, pasando por el tesoro de El Carambolo, hasta el conjunto arqueológico de Itálica, la primera colonia romana fundada en Hispania.

La llegada de los musulmanes traería consigo un florecimiento urbano que aún hoy en día es visible a nuestros ojos en la propia fisonomía de muchos pueblos de la provincia. Durante este periodo surgirían fortalezas, castillos y murallas que se conjugarían con la arquitectura mudéjar tras la reconquista cristiana.

Durante el siglo XVI Sevilla viviría su etapa de máximo esplendor al convertirse en Puerto de Indias, y por tanto, receptora de las riquezas del Nuevo Mundo. Esta situación, cimentó una particular y brillante versión sevillana del barroco, estilo que ha dotado a ciudades como Carmona, Marchena, Écija u Osuna, de una suntuosidad, riqueza y carácter difíciles de igualar.

Osuna - Provincia de Sevilla

Artesanía

La dilatada tradición artesanal de la provincia sevillana se manifiesta en un amplio abanico de labores que abarca desde la cerámica tradicional, a trabajos en piel, restauración y fabricación de muebles, manufacturas textiles y bordados. Entre los productos más característicos generados por los talleres artesanales que se ubican en toda la geografía provincial, destacan el bordado religioso a mano, ligado al mundo de las Hermandades y Cofradías; los mantones de manila, la azulejería, cántaros, búcaros y otros objetos producidos por maestros alfareros.

Una de las artesanías más relevantes en Sevilla y su provincia es la guarnicionería. La estrecha vinculación de esta tierra con el caballo queda reflejada perfectamente en la elaboración de una amplia gama de productos equinos como monturas, cabezadas, zufres, barrigueras. Los municipios del Bajo Guadalquivir (Lebrija o Las Cabezas de San Juan, entre otros) destacan en estas labores. Los típicos enrejados de los balcones sevillanos, los faroles, verjas son producto de las tradicionales fraguas de la provincia. El mimbre y el esparto son materiales que también se trabajan artesanalmente.

Fiestas y Tradiciones de la Provincia de Sevilla

Si hay algo que seduce a todo aquel que visita la provincia de Sevilla es el carácter abierto y alegre de su gente, algo que se trasluce en las expresiones festivas de esta tierra. El bullicio del Carnaval da paso a la solemnidad de la Semana Santa, con desfiles procesionales de gran resonancia y vistosidad en toda la provincia.

Con la primavera se produce toda una explosión festiva. Es el tiempo de las Cruces de Mayo, que en localidades como Lebrija cuentan con peculiaridades que le han valido la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional; las romerías, de alcance local y comarcal, entre las que destaca la tradicional peregrinación de muchas Hermandades sevillanas a la aldea de El Rocío; las ferias que se prolongarán hasta el otoño.

Solemnes procesiones del Corpus, veladas y fiestas del día de San Juan anuncian la llegada de un verano repleto de festivales flamencos y culturales como el Festival Flamenco Potaje Gitano, en Utrera, el de Joaquín el de la Paula en Alcalá de Guadaíra, Castilblanco de los Arroyos acoge durante julio una de las fiestas más singulares de la provincia, la Fiesta del Agua. La fiesta de los toros está muy arraigada en toda Sevilla.

Morón de la Frontera - Provincia de Sevilla

Gastronomía

La cocina sevillana tiene una base esencialmente mediterránea: uso de aceites de oliva de una calidad suprema, como los que se amparan bajo la Denominación de Origen Aceite de Estepa; mostos y vinos tradicionales de crianza o envejecidos, como los que se producen en la zona del Aljarafe o aquellos que son reconocidos con el distintivo de Vinos de la Tierra y que corresponde a los caldos de Los Palacios y Sierra Norte de Sevilla; una gran variedad de frutas y hortalizas frescas, arroces de las marismas, legumbres, miel, pescados frescos de las costas cercanas, carnes de aves de corral, de caza mayor y menor, embutidos.

Otro elemento esencial en la mesa de la provincia es el pan que en localidades como Alcalá de Guadaíra, Las Cabezas de San Juan o El Cuervo cuenta con una larga tradición artesanal. El recetario sevillano es largo e imaginativo, y no hay mejor manera de aproximarse a él que probando pequeñas porciones de su cocina a modo de tapa, algo muy habitual en toda la provincia.

Mantecados, polvorones, pestiños, gañotes, rosas o roscos son algunas de las delicias reposteras sevillanas. Famosos son también los anises y licores de la Sierra Norte.

Naturaleza y Turismo Activo en la Provincia de Sevilla

Un considerable número de espacios protegidos de gran interés se reparten a lo largo de la provincia, ofreciendo incontables posibilidades para disfrutar al aire libre de los paisajes y actividades más variadas. Destacan por su importancia floral y faunística los parques naturales de la Sierra Norte, el más extenso de la provincia, con frondosos bosques y dehesas donde pasta el toro bravo; y de Doñana, privilegiado enclave de marismas con una exuberante avifauna junto al Parque Nacional de Doñana, declarado Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad.

La provincia hispalense cuenta además con reservas, parajes y monumentos naturales que bien merecen una visita. Entre ellos, y sólo por destacar algunos, se encuentran las zonas húmedas de Lantejuela, Utrera, Lebrija-Las Cabezas y el Gosque, en Martín de la Jara; los embalses de Cordobilla y Malpasillo, en Badolatosa; el Peñón de Zaframagón con su colonia de buitres leonados, en Coripe; el Brazo del Este, Cañada de los Pájaros y Dehesa de Abajo en Puebla del Río; las Cascadas del Huesna y Cerro del Hierro, en San Nicolás del Puerto; o el Corredor Verde  del Guadiamar.

Además de su interés natural, estos espacios son el escenario perfecto para desarrollar un sinfín de actividades como el senderismo, paseos a caballo, escalada, piragüismo, pesca, caza, deportes aéreos. El golf es otra de las prácticas deportivas que pueden realizarse en el territorio sevillano gracias a la existencia de modernos campos de golf dotados de todas las infraestructuras y facilidades necesarias.

Los deportes náuticos también pueden llevarse a cabo, a pesar de ser Sevilla una provincia de interior, gracias a puertos como el de Gelves. Parques temáticos como el de Isla Mágica o la Reserva Natural de El Castillo de las Guardas, ofrecen otras alternativas al ocio en la provincia de Sevilla.

Rutas por la Provincia de Sevilla

Ruta de la Campiña

La Campiña, la comarca de mayor extensión, se caracteriza por su monumentalidad, fiel testimonio de su densa historia, que se da la mano con bellos parajes naturales, fiestas y tradiciones muy personales, y una rica gastronomía que tiene en el mantecado estepeño a su mejor embajador. La Campiña acoge dos rutas turísticas de gran interés: la Ruta Artealia y la Ruta Bética Romana.

Yacimientos arqueológicos, fortalezas, minaretes, iglesias, catedrales, universidades, conventos y fachadas barrocas jalonan el paisaje de los pueblos campiñeses: Alcalá de Guadaíra, Arahal, Cañada Rosal, Carmona, Écija, El Rubio, El Viso del Alcor, Estepa, Fuentes de Andalucía, La Campana, Lantejuela, La Luisiana, La Puebla de Cazalla, Los Molares, Mairena del Alcor, Marchena, Osuna, Paradas y Utrera.

Ruta de la Vía de la Plata

Por el noroeste de la provincia se extiende la Vía de la Plata, un espacio de transición entre los valles del Guadalquivir y el Guadiamar y Sierra morena. Comarca de honda tradición minera, agrícola y ganadera, destaca por su diversidad paisajística, donde se funden amplios campos de cultivos, dehesas donde pastan famosas ganaderías de toros bravos, y montes de gran riqueza cinegética. Sus pueblos, blancos y pequeños son: Aznalcóllar, Castilblanco de los Arroyos, El Castillo de las Guardas, El Garrobo, El Madroño, El Ronquillo, Gerena y Guillena.

Ruta de la Sierra Sur

Algámitas, Aguadulce, Badolatosa, Casariche, Coripe, El Coronil, El Saucejo, Gilena, Herrera, La Roda de Andalucía, Lora de Estepa, Los Corrales, Marinaleda, Martín de la Jara, Montellano, Morón de la Frontera, Pedrera, Pruna y Villanueva de San Juan son las poblaciones que componen la Sierra Sur sevillana y su mayor atractivo.

Junto a estos pueblos blancos, donde es posible seguir las trazas árabes, romanas e íberas, encontramos un impresionante entorno natural que combina las suaves ondulaciones de la campiña con relieves cada vez más encrespados. Enclaves naturales como el Peñón de Zaframagón, hogar de una importante colonia de buitres leonados, y la laguna salada del Gosque, son sus joyas naturales. Esta comarca invita a seguir los pasos de José María El Tempranillo, a través de la ruta de este bandolero, y pasear por su futura Vía Verde.

Ruta de la Sierra Norte

La Sierra Norte de Sevilla refleja un perfecto equilibrio entre naturaleza y cultura, estando conformada por localidades que utilizan como armas de seducción tanto sus bosques y montes como sus castillos, ermitas o su sencilla arquitectura popular. Todo ello con un gran protagonista: el Parque Natural que lleva su nombre y que permite actividades como rutas a caballo, senderismo o escalada. Entre sus paisajes de dehesas y bosque mediterráneo destacan parajes como las Cascadas del Huesna, la Rivera del Huéznar y Cerro del Hierro, hábitat de ciervos, jabalíes, nutrias y una extensa avifauna. Los pueblos que encontramos son: Alanís de la Sierra, Almadén de la Plata, Cazalla de la Sierra, Constantina, El Pedroso, El Real de la Jara, Guadalcanal, La Puebla de los Infantes, Las Navas de la Concepción y San Nicolás del Puerto.

Ruta del Aljarafe

“Tierras Altas” como la llamaron los árabes, el Aljarafe, al oeste de Sevilla, presenta un paisaje de suaves lomas, salpicadas de viñedos y olivares, plantas herbáceas y frutales que le han otorgado una extraordinaria riqueza gastronómica. Además esta comarca es rica en tradiciones, cultura, historia y arte. De la Edad del Cobre han llegado a nosotros los túmulos megalíticos de La Pastora, Matarrubillas y Ontiveros.

Los romanos dejaron su herencia en Itálica y las huellas musulmanas se dejan ver en pórticos y ventanas, zócalos y azulejos, y en las ermitas e iglesias mudéjares que salpican la mayoría de sus pueblos: Albaida del Aljarafe, Almensilla, Benacazón, Bollullos de la Mitación, Bormujos, Camas, Carrión de los Céspedes, Castilleja de Guzmán, Castilleja de la Cuesta, Castilleja del Campo, Espartinas, Gines, Huévar del Aljarafe, Mairena del Aljarafe, Olivares, Palomares del Río, Salteras, San Juan de Aznalfarache, Sanlúcar la Mayor, Santiponce, Tomares, Umbrete, Valencina de la Concepción y Villanueva del Ariscal.

Otras de sus joyas arquitectónicas son el palacio de Hernán Cortés y la residencia del Conde Duque de Olivares.

Ruta del Guadalquivir Doñana

Esta comarca, que acompaña al Guadalquivir en su recorrido por Sevilla, acoge tres áreas: la Vega, que da la bienvenida al río en su entrada por Córdoba; Doñana, en el sudoeste; y el Bajo Guadalquivir, al sur y despidiendo al río en su encuentro con el mar. Las riberas de la Vega permiten al visitante conocer los restos arqueológicos a la vez que ofrecen una amplia gama de actividades al aire libre. Los sorprendentes ecosistemas de marismas llegan con Doñana, declarada Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad.

Arrozales y haciendas donde se cría al caballo andaluz conforman el paisaje del Bajo Guadalquivir. Alcalá del Río, Alcolea del Río, Aznalcázar, Brenes, Burguillos, Cantillana, Coria del Río, Dos Hermanas, El Cuervo, Gelves, Isla Mayor, La Algaba, La Rinconada, Las Cabezas de San Juan, Lebrija, Lora del Río, Los Palacios, Peñaflor, Pilas, Puebla del Río, Tocina, Villanueva del Río y Minas, Villaverde del Río y Villamanrique de la Condesa, son sus pueblos.

Fuente: Guía Práctica Provincia de Sevilla


0 comentarios