Andalucia Rustica

Buscar más

Parques Naturales de Andalucía

Reserva Natural Laguna de Zóñar

Parques Naturales de Andalucía

Reserva Natural Laguna de Zóñar

La Reserva Natural Laguna de Zóñar posee una superficie protegida de 370 hectáreas, situadas íntegramente en el término municipal de Aguilar de la Frontera, provincia de Córdoba, y distribuidas en las 66 hectáreas correspondientes al Área de Reserva Natural de la Laguna de Zóñar y 304 hectáreas correspondientes de la Zona Periférica de Protección. Se trata de un humedal de carácter permanente y aguas ligeramente salobres, procedentes básicamente del aporte subterráneo. Con sus 17 metros de profundidad, es el único lago de Andalucía. En la Laguna de Zóñar tuvo la Malvasía su último refugio en Europa Occidental en el año 1977, con únicamente 22 ejemplares. Desde esta laguna, gracias a las distintas medidas y planes de protección, comenzó su recuperación.

Este es el humedal más importante de de las denominadas Zonas Húmedas del Sur de Córdoba, formado por los Parajes Naturales Embalse de Cordobilla y Embalse de Malpasillo, y las Reservas Naturales de Laguna Amarga, Laguna del Conde o Salobral, Laguna de los Jarales, Laguna del Rincón y la Laguna de Tíscar. La similitud entre ecosistemas, proximidad geográfica y su interconexión ecológica han motivado una gestión integrada de dichos espacios naturales.

Rodeado por un cinturón de vegetación de ribera formado básicamente por carrizos, espadañas, juncos y tarajes, numerosas aves acuáticas nidifican o utilizan como cuartel de invierno la laguna, entre las que destacan el aguilucho lagunero, el ánade real, el avetorillo y sobre todas estas especies, la amenazada malvasía.

La riqueza de los valores ambientales de la Laguna de Zóñar motivó su inclusión entre los Humedales de Importancia Internacional por el Convenio RAMSAR en 1982 y Zona de Especial Protección de Aves (Z.E.P.A.) por la Comunidad Europea en 1988, y declarada Reserva Natural por la Ley 11/1984 por el Parlamento de Andalucía. Con esta última figura de protección se pretende la protección y conservación en estos espacios, de forma compatible con las actividades científicas y educativas.

La Consejería de Medio Ambiente ha puesto a su disposición una red de senderos, un observatorio de uso público y un área recreativa. Para obtener el mayor partido y planificar fácilmente la visita, cuentan con el Centro de Visitantes de Laguna Zóñar, donde encontrarán información sobre la Reserva Natural de Zóñar, las actividades que pueden realizar en ella y las normas de comportamiento, o con las Oficinas de la Reservas y Parajes de las Zonas Húmedas del Sur de Córdoba.

Majuelo
Crataegus monogyna Jacq.

El majuelo es un arbusto caducifolio que puede llegar a alcanzar los 5 m. Su tronco es pardo grisáceo, y sus ramas son también de color gris, aunque las jóvenes suelen estar teñidas de color pardo o rojizo.

Posee unas espinas cortas pero gruesas. Las flores son blancas y olorosas y se agrupan en ramilletes. Su fruto es rojo, carnoso y con un solo hueso, madura a finales del otoño.

Conocido también como espino albar, sus flores se usan para mejorar la circulación sanguínea y como sedantes ligeros. Su fruto es comestible aunque de sabor muy ácido.

Álamo Blanco
Populus alba L.

El álamo blanco es un árbol caducifolio que puede llegar a alcanzar hasta 30 metros de altura. Su tronco es liso, robusto y de color gris pálido. Su sistema radical está compuesto de largas raíces secundarias que dan lugar a gran cantidad de renuevos que brotan alrededor del pie adulto.

De sus hojas lo más llamativo es el tono casi blanco de su envés, que hace contraste con el verde oscuro de su haz. Las flores masculinas son grandes y rojizas y las femeninas amarillo verdosas.

Sus requerimientos en cuanto al tipo de suelo no son muy limitantes, ya que aunque prefiere suelos frescos y ricos en nutrientes, puede vivir en suelos pobres y calizos. Soporta bien tanto el frío como el calor, siempre que tenga una buen reserva de agua.

La madera de álamo es muy utilizada tanto en carpintería ligera e imaginería como para la fabricación de pasta de celulosa. Se cultiva como árbol ornamental, necesitando amplios espacios ya que poseen unas raíces, muy agresivas y es una gran competencia para otras especies. Por su magnífico sistema radicular se ha usado también para corrección de dunas.

Retama loca
Osyris alba L.

Arbusto perenne muy ramificado de hasta 2 m. de altura. Sus flores son pequeñas y verdes y sus frutos son carnosos y rojizos de casi un centímetro de diámetro.

Vive en zonas secas y soleadas sobre cualquier tipo de suelo formando parte del matorral mediterráneo, acompañando a encinas y alcornoques.

Sus usos son más extendidos son el medicinal como astringente y para hacer escobas.

Torvisco
Daphne gnidium L

El torvisco es un arbusto de ramas largas que puede llegar a medir hasta 2 m de altura. Sus ramas salen de la base casi sin ramificarse y están prácticamente cubiertas por hojas.

Sus flores se agrupan al final de las ramas y son de color blanquecino, amarillento o incluso rosado. Su fruto es una drupa carnosa rojiza.

Se suele ver como especie acompañante de encinas.

Es una especie considerada como venenosa dado el potente efecto purgante de su corteza y de sus hojas, llegando a producir ampollas e inflamación de la piel tras un prolongado contacto.

Matagallo
Phlomis purpurea L.

El matagallo es un matorral heliófilo perenne muy ramoso cubierto de una especie de borra blanquecina. Puede alcanzar hasta 1 metro de altura.

Sus hojas son compuestas, gruesas y muy rugosas, siendo su haz verde y su envés blanquecino y algodonoso. Sus flores son de rosadas y aparecen agrupadas en los nudos al final de las ramas.

Se cría en las laderas soleadas de la mitad del sur de la Península Ibérica, tolerando bien los suelos pedregosos.

Sus tallos se han utilizado para la fabricación de mechas para lámparas de aceite. Es un conocido diurético.

El Acebuche
Olea europea var. Sylvestris Brot.

El acebuche es un pequeño árbol que rara vez alcanza los 10 metros de altura. Es el antecesor silvestre de nuestro olivo, al que se asemeja mucho, sobretodo en la forma de sus hojas, más pequeñas, lanceoladas y de color verde oscuro que, al igual que aquel, conserva durante todo el año. Su fruto también similar y es conocido como acebuchina. De menor tamaño y poco carnoso, es vital como reserva alimenticia para muchas aves que lo consumen durante la época invernal.

Al igual que el olivo, posee una madera muy dura y resistente. Sus hojas son usadas en medicina natural para disminuir la tensión arterial y combatir la fiebre. El nombre latino Olea, parece derivar del celta olew o eol que significa aceite.

El Algarrobo
Ceratonia siliqua L.

El algarrobo es un árbol de hasta 10 metros de altura, que mantiene las hojas durante todo el año. Posee un corto y grueso tronco irregular, de corteza lisa y color grisáceo. Sus ramas son largas, gruesas y más o menos horizontales. Su fruto es una legumbre alargada y carnosa, de color pardo rojizo y comestible.

El nombre genérico Ceratonia, deriva del griego ceratos, que significa cuerno, por la forma a la que recuerdan sus frutos, así como su consistencia rígida. Es un árbol de múltiples utilidades. La corteza y las hojas son ricas en taninos, utilizado para curtir el cuero. De las semillas se obtienen sustancias usadas por la industria cosmética y su fruto, muy rico en azúcares, fue usado como alimento de enorme importancia en épocas de hambrunas. De sus semillas conocidas como quilates deriva la actual unidad de peso de metales preciosos, que eran empleadas en la antigüedad para pesar las joyas y los medicamentos.

Senderos de la Reserva Natural Laguna de Zóñar

Sendero de la Carrizosa

Longitud del trazado: 2,5 km
Duración (ida y vuelta): 45 minutos
Grado de dificultad: Baja

El sendero atraviesa una serie de ecosistemas íntimamente relacionados entre sí como son olivares y viñedos fruto de la mano del hombre, así como retazos de la primitiva vegetación mediterránea y la propiamente ribereña de la Laguna de Zóñar.

Atravesará en su inicio un olivar recuperado, junto a lentiscos, coscojas, aladiernos y encinas, especies mediterráneas que se han plantado en todo este lugar con el fin de restaurar la vegetación original y frenar la erosión.

En su recorrido bordeará el entorno del arroyo Caño del Lobo cuya aportación contribuye a la alimentación de la laguna. Aquí observará una vegetación típica de ribera compuesta de carrizos, tarajes, cañas, zarzas, álamos y sauces entre otros elementos representativos de este medio.

Sendero del Observatorio

Longitud del trazado: 300 m
Duración (ida): 15 minutos
Grado de dificultad: Baja

El sendero atraviesa una serie de ecosistemas íntimamente relacionados entre sí. En un primer tramo encontrará un olivar recuperado donde lentiscos, coscojas, acebuches, retamas, etc. Han sido plantados con el fin de frenar la erosión restaurando la vegetación original.

La zona contigua, más abierta, está compuesta en una gran parte por herbáceas, llamadas nitrófilas, o amigas del nitrógeno, ya que se alimentan del nitrógeno del suelo procedente de los excrementos de aves y mamíferos. Conejos, zorros o tejones entre otros, habitan este medio que sirve de conexión con la laguna.

En su tramo final, junto al observatorio y bordeando el perímetro de la laguna encontrarás un cinturón de carrizos, lugar de nidificación y refugio de una variada fauna acuática.

Sendero de las Fuentes de Zóñar


0 comentarios